Archivo de la etiqueta: Virreinato

Diego de Benavides y de la Cueva, Conde de Santisteban. XVIII Virrey del Perú, (1661-1666)

[Visto: 2813 veces]

En 1659 fue nombrado para suceder a Alba de Liste el Conde de Santisteban, pero éste no llegó a hacerse cargo del Virreinato del Perú hasta el 30 de Julio de 1661. El Conde de Alba permaneció en Lima hasta el siguiente año y el día 2 de Diciembre se embarcó en la armada para Tierra Firme con sus dos hijos.

20130817-419px-santisteban1.jpg

Don Diego de Benavides y de la Cueva, Conde de Santisteban y Marqués de Solera, había entrado en Palacio como menino en 1612 y, después de haber estudiado en Salamanca, pasó a servir en el ejército de Milán, como simple soldado, mereciendo al poco tiempo la capitanía del tercio de Saboya y luego agraciado por el Rey Felipe IV, en vida todavía de su padre, con el Marquesado de la Solera, en 1637. Estaba casado con doña Ana de Silva y Manrique y la trajo al Perú como a sus dos hijos. En Lima, le nació un tercer hijo. El Conde de Santisteban salió de Cádiz en Noviembre de 1659 en los galones de don Pablo de Contreras, pero, a corta distancia del puerto, sufrieron tan recio temporal, que hubieron de volver.

El 10 de Enero de 1600 volvió a hacerse a la vela y con el próspero viaje arribó a Cartagena, de donde pasó a Portobelo y de aquí a Panamá, llegando a Paita por el mes de Abril de 1661. Santisteban prefirió dirigirse a Lima por tierra y el 6 de Junio abandonó Paita y el 12 de Julio se encontraba en Chancay. El día de 30 de dicho mes, asumió el mando del Virreinato.  Muy poco tiempo después de su entrada a Lima, ocurrió el alzamiento de los mestizos de la Paz. En ese momento, era Corregidor de la ciudad don Cristóbal de Canedo. Los desórdenes, como la amenaza que se cernía sobre los vecinos hizo que éstos reaccionaran y trataran de poner algún orden.

Al compararlo con su predecesor y también con su sucesor, el Conde de Santisteban resulta una figura desdibujada y sin mucho relieve.  El Conde de Santisteban falleció en Lima el 17 de Marzo de 1666 y el día 31 del mismo mes se celebraron sus solemnes exequias en Santo Domingo, donde fue enterrado su cuerpo.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Luis Enríquez de Guzmán, Conde de Alba de Liste. XVII Virrey del Perú, (1655-1661)

[Visto: 3976 veces]

Nació a inicios del siglo XVII. Fue hijo de don Luis Enríquez de Almansa y Rojas, conde de Almansa y de Vila Flor, y de doña Juana Ignacia Quaresma Peçanha, hija de Manuel Quaresma, veedor de la hacienda real de Sebastián I de Portugal y del Consejo de Estado del Reino de Portugal. Don Luis Enríquez de Guzmán, Conde de Alba de Liste, con grandeza de España, había entrado en México en 1650. Estaba casado con doña Hipólita de Córdoba y de Cardona y de este matrimonio tuvo tres hijos.

20130817-418px-enriquezdeguzman-condedealbadealiste.jpg

El Conde de Alba llegó al Perú, y días antes de entrar en el mando, el 14 de Febrero de 1655, tuvo lugar el levantamiento de los indios de Chile. Éstos, de acuerdo con los que vivían entre los españoles, franquearon el Bío Bío, llegaron hasta el Maule y desde ese río hasta Chiloé lo arrasaron todo. Asimismo, durante su gobierno, el  13 de Noviembre tuvo lugar un terrible terremoto que estremeció Lima y destruyó gran parte del Callao, causando grandes daños materiales y pérdidas humanas. Pasó grandes apuros para mitigar el desastre y conseguir devolver todo a la normalidad.

El Conde de Alba de Liste, al igual como lo había hecho Salvatierra, envió visitadores a Huancavelica, unos tras otros y el resultado fue que muchos mineros fuesen condenados por haber infringido las órdenes dadas para que no se labrasen los estribos y otras zona vedadas. En Potosí, no andaba mejor la situación. Ni Chinchón, ni Mancera, ni Salvatierra pusieron por obra lo mandado por la Corona de que se hiciese nuevo repartimiento de indios para la mita en aquel asiento.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

García Sarmiento de Sotomayor, Conde de Salvatierra. XVI Virrey del Perú, (1648-1655)

[Visto: 3751 veces]

Para suceder al Marqués de Mancera, el Rey eligió a don García Sarmiento de Sotomayor y Luna, Conde de Salvatierra y a la sazón Virrey de México, en donde había entrado el 13 de Noviembre de 1642. El 8 de julio de 1647, se le comunicó su nombramiento para el Perú y arribó al Callao con su esposa el 28 de Agosto de 1648. Fue hijo de don Diego de Sarmiento y Sotomayor, Primer Conde de Salvatierra y de doña Leonor Sarmiento de Luna. En 1631, se le nombró Maese de Campo de un tercio de infantería que se creó en Galicia y luego se le trasladó a Sevilla en calidad de Asistente. Por último, se le envió a México con el cargo de Virrey. Contrajo matrimonio con doña Antonia María de Acuña y Guzmán, Marquesa del Valle de Cerrato, pero de su matrimonio no se tuvo sucesión.

20130817-400px-salvatierra1.jpg

Salvatierra no dejó en su paso por México honda huella. Entró a Lima el 20 de Septiembre, saliendo de Monserrate a caballo y bajo palio, cuyas varas llevaban los regidores. Los días que siguieron hubo toros en la plaza y en el cabildo y en Palacio se hicieron los agasajos de costumbre. En los cinco años que duró su gobierno, según el Padre Vargas Ugarte, era imposible que hiciese alguna variación en su manejo y así se limitó a continuar por la senda de su antecesor, acudiendo al reparo de las quiebras que ofrecía la máquina del Estado. Cuando entregó el gobierno en 1651, tuvo la satisfacción de haber tenido un periodo tranquilo y sin alteraciones.

Salvatierra prestó atención al problema del indio, el cual tardaría mucho en resolverse, debido a que eran muchos los aún interesados en tenerlos de servicio. Si bien la mita no pesaba sobre la población indígena tanto como antes, ésta se seguía manteniendo. Un acontecimiento importante durante su gobierno fue el terremoto del 31 de Marzo de 1650 que sobrevino en el Cuzco. Los daños materiales fueron crecidos, aun cuando las pérdidas de vidas no fueron muchas.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Pedro Álvarez de Toledo y Leiva, I Marqués de Mancera. XV Virrey del Perú, (1639-1648)

[Visto: 3800 veces]

Al Conde de Chinchón le sucedió en el gobierno del Virreinato del Perú don Pedro de Toledo y Leiva, Comendador de Esparragal en la Orden de Alcántara y primer Marqués de Mancera. Después de haber servido en la milicia, tanto en Italia como en África, fue nombrado Consejero de Guerra y, estando desempeñando este cargo, fue nombrado Virrey del Perú en el año de 1638. Llegó al Perú en compañía de su segunda esposa, doña María Luisa de Salazar y Enríquez y de la cual tuvo dos hijos.

20130817-mancera1.jpg

Salió de Cádiz en los galeones de don Jerónimo Gómez de Sandoval, el 20 de Mayo de 1639 y, gracias a una feliz travesía, pudo entrar en Lima el 18 de Diciembre del mismo año. Unos veinte días después, su secretario se presentaba al Cabildo de la Ciudad para solicitar que se moderasen los gastos del recibimiento y que, al ser igual el costo, prefería que la Virreina entrase en carroza, ofreciéndose pagar el exceso de su peculio, si lo hubiese.

Como buen militar, el Marqués de Mancera dedicó preferente su atención a la defensa del reino y a ellos dedica buena parte de su Relación. Lo primero que trajo su atención, fue la Plaza del Callao, la cual se hallaba en estado lamentable. Fortificado el Callao, fue necesario mirar por la defensa de los demás puertos. Arica, tenía el primer lugar por servir de depósito a la plata que bajaba de Potosí y del Alto Perú, y ser la escala necesaria de todos los navíos que se dirigían o provenían de Chile. En su tiempo, tampoco se le daba la debida atención a Buenos Aires. Fue Mancera el primero en percatarse de la importancia estratégica de dicha zona.

Entre los sucesos del periodo del Marqués de Mancera se pueden destacar los siguientes. La elevación al rango de villa del puerto de Pisco, en la cual en 1621 la Compañía de Jesús abrió un colegio. En el año 1644 llegaron al Perú los primeros religiosos de la Orden de los Mínimos o de San Francisco de Paula. En 1647, un terremoto asoló a Santiago de Chile. Debido a esto, todas las Iglesias quedaron derribadas, al igual que los conventos. Lima, acudió en auxilio de los damnificados de Santiago.

Fuente consultada:

Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Luis Jerónimo Fernández de Cabrera, IV Conde de Chinchón. XIV Virrey del Perú, (1629-1639)

[Visto: 5140 veces]

Don Luis Jerónimo Fernández de Cabrera y Bobadilla, cuarto Conde de Chinchón, había nacido en Madrid el 20 de Octubre de 1589 y era hijo de don Diego Fernández de Cabrera y de doña Inés Pachecho, hija del Marqués de Villena. Por muerte de su padre, ocurrida el 23 de Septiembre de 1608, heredó el título y las cuantiosas posesiones de su mayorazgo e hizo su ingreso en la fastuosa corte de Felipe III. Allí conoció a su primera esposa, doña Ana de Osorio, hija de don Pedro Álvarez Osorio, Marqués de Salinas, don Luis de Velasco.

20130817-408px-chinchon.jpg

 No obstante, no fue duradera su felicidad, pues a poco moría su esposa, sin haberle dejado descendencia.  Pensó entonces en contraer nuevas nupcias y no mucho tiempo antes de su elección como Virrey del Perú, en 1528, se desposó con doña Francisca Enríquez de Rivera.

Nombrado Virrey el Conde, salió de Cádiz el 7 de Mayo de 1628 y, con feliz navegación aportó a Cartagena el 19 de junio. De aquí pasó a Panamá, lugar en donde hubo de detenerse algún tiempo y el 25 de Septiembre volvía a hacerse rumbo al sur. Tras llegar a Paita, decidió continuar su viaje por mar., dilatando su entrada a Lima hasta el 14 de Enero de 1629. Con el Conde, vino un séquito numeroso de criados y servidores y no poco personajes provistos para algún oficio.

Chinchón, en plena madurez, se entregó a las labores propias de su cargo con decisión y buen tino. Su periodo de gobierno no se señaló por ningún hecho sobresaliente. Fue un gobernante discreto y acertado, celoso del cumplimiento de sus deberes e inclinado a hacer justicia a sus subordinados. En los diez años que le tocó gobernar el Virreinato del Perú, nada vino a turbar la tranquilidad del Reino; sin embargo, es importante mencionar que los tiempos no eran los de mayor prosperidad.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Diego Fernández de Córdoba, Marqués de Guadalcázar. XIII Virrey del Perú, (1622-1629)

[Visto: 1824 veces]

Don Diego Fernández de Córdoba, primer Marqués de Guadalcázar gobernaba Nueva España desde el 28 de Octubre de 1612 y, satisfecho el Rey Felipe III, lo nombró en 1620 como Virrey del Perú para suceder a Esquilache.  El Príncipe de Esquilche no aguardó a su sucesor. Dejó el gobierno en manos de la Audiencia, presidiada por el Oidor Decano don Juan Jiménez de Montalvo y el último día de 1821, salió del Callao rumbo a Panamá.  El Marqués de Guadalcázar, al igual que Esquilache, no aguardó a su sucesor y en los primeros días de Febrero salió en dirección a Acapulco.

20130817-421px-diegofernandezdecordoba.jpg

Llegó a Piata el 27 de Abril de 1622. Resolvió hacer un viaje por tierra, por la poca seguridad que ofrecía el mar infestado por los piratas. El 5 de julio de 1622, debió llegar al Callao, en donde el Ayuntamiento le había preparado un suntuoso hospedaje para él y sus dos hijas. Su esposa, doña María Ana Riederer de Baar, Condesa de Barajas, dama alemana, había fallecido en México. Acudieron a darle la bienvenida no solo los comisarios nombrados por la ciudad, sino otros muchos caballeros, la Real Audiencia y los demás Tribunales.

Guadalcázar en su Memoria dice que la defensa del puerto y las condiciones de la armada quedaban en muy diferente estado del que las halló a su entrada, pero las diferencias eran notorias. Puso su atención principal en guarnecer el presidio, para lo cual se habían señalado 500 hombres; de ellos, doscientos solían embarcarse en la armada que subía a Arica y bajaba a Panamá y los restantes quedaban en tierra.

Pasado el peligro de la incursión del pirata L’Hermite, Guadalcázar pudo dedicarse a los asuntos internos y no dejó de adoptar algunas medidas oportunas. La situación económica de la metrópoli exigió la demanda de un donativo generoso. No era la primera vez que se hicieron pedidos semejantes a los reinos de ultramar y, obviamente, no sería la última. Como las escuelas de primeras letras fueran multiplicándose, el 15 de Noviembre de 1626, dictó unas Ordenanzas para el régimen de las mismas.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Francisco de Borja y Aragón, Príncipe de Esquilache. XII Virrey del Perú (1616-1621)

[Visto: 3285 veces]

El 18 de Diciembre de 1615 hacía su entrada a la Ciudad de Lima don Francisco de Borja y Aragón, Conde de Mayalde, Comendador de Azuaga y Príncipe de Esquilache, por su matrimonio con su prima doña Ana de Borja. Su nombramiento como Virrey del Perú se realizó en julio de 1614, pero diversas causas dilataron su toma de posesión.

20130817-principe_de_esquilache.jpg

Francisco de Borja y Aragón era hijo de don Juan de Borja y de doña Francisca de Aragón y nieto de San Francisco de Borja, cuarto Duque de Gandía, quien con la santidad de su vida había de reparar los escándalos que manchaban su apellido. Había nacido en Génova. Contrajo matrimonio con doña Ana de Borja, hija de Pedro de Borja, cuarto Príncipe de Esquilache y de doña Isabel Pignatelli, hija del Duque de Monteleón, de modo que por sí y por su consorte estaba enlazado con las casas más ilustres de España y de Nápoles.

Al llegar a Lima, el Virrey había traído en su compañía un sequito más que regular, pues la licencia se extendía a sesenta criados y veinticuatro criadas para su mujer. Vino también con él don Diego de Rojas y Borja, su primo, pero hubo de dejarle en Panamá como Maese de Campo, vista la necesidad que había de asegurar aquella plaza.

Una de las primeras atenciones del Príncipe de Esquilache fue la atención a la defensa del Reino. Esto se debió a la reciente incursión de los piratas holandeses. Su presencia, había  puesto una vez más en evidencia la necesidad de guarnecer la costa y de equipar convenientemente la armada. Asimismo, durante su gobierno se favoreció la reglamentación de los repartimientos para evitar los abusos cometidos a los indios. En el plano educacional, en 1620 creó en Lima el Colegio del Príncipe, el cual funcionó para la educación de los hijos de indios nobles. Por otro lado, en Cuzco creó en 1619 los colegios de San Francisco de Borja, para los hijos de caciques y San Bernardo, exclusivo  para los hijos  de conquistadores.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Juan de Mendoza y Luna, Marqués de Montesclaros. XI Virrey del Perú (1607-1615)

[Visto: 4568 veces]

México había sido la escuela en donde hacían su aprendizaje los virreyes del Perú.  Don Juan de Mendoza y Luna, tercer Marqués de Montesclaros y de Castil de Vayuela, Señor de las villas de La Higuera, de las Dueñas, del Colmenar, del Cardoso y El Vado y Valconete, nació en Guadalajara, en el año de 1571. Al momento de arribar al Perú, contaba con 36 años de edad. Hijo de don Juan de Mendoza y doña Isabel Manrique de Padilla, de la mejor nobleza de Castilla la Nueva.

20130817-409px-juandemendozayluna.jpg

Felipe III, que no obstante sus pocos años, lo hizo Asistente de Sevilla en 1600, le nombró para el Virreinato de México, en 1603 y gobernó hasta el 2 de julio de 1607. Se embarcó en Acapulco el 6 de Agosto de 1607, en compañía de su esposa que acababa de perder el segundo vástago de su unión. Al término de su gobierno, partió con su consorte que no debía hallarse bien de salud, debido a que dos días después de su salida de Cartagena, falleció en la travesía a La Habana. El Marqués, arribando a la Península, contrajo segundas nupcias.

Montesclaros desplegó en el tiempo que gozó el mando una actividad poco común. Debiólo, sin duda, a su juventud, pero también a su ánimo resulto y a su visión neta y pronta de las cosas, y, finalmente, a la conciencia que tuvo de su autoridad.

El Marqués inició su gobierno con una medida que, tal vez, no fue muy del agrado de los regidores de Lima. Con motivo de las fiestas de su recibimiento y más todavía por el deseo de informarse bien en la materia les pidió postergasen la elección de alcaldes ordinarios que solía hacerse el primero de año.

Durante su gobierno,  entre otras cosas, realizó: la fomentación de la flota, el Primer Censo de la Ciudad de  Lima. Asimismo,  construyó el Puente de Piedra sobre el río Rímac y la Alameda de los descalzos. Una de sus mediadas más importantes es su lucha por la protección de los indios. Por otro lado, realizó una denuncia al Rey de España por las excesivas riquezas que poseían las órdenes religiosas. Cabe mencionar también que, durante su gobierno, fue descubierta la mina de mercurio de Huancavelica.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Gaspar de Zúñiga y Acevedo, Conde de Monterrey. X Virrey del Perú (1604-1606)

[Visto: 4137 veces]

Gaspar de Zúñiga y Acevedo nació en Monterrey, castillo de Verín, provincia de Orense, en 1560 y falleció en Lima el 10 de febrero de 1606. Gobernó el Virreinato de México desde el 5 de Noviembre de 1595 hasta el 27 de Octubre de 1603.

20130816-gaspardezugnigayacevedo.jpg

A Luis de Velasco le sucedió el Conde de Monterrey que a la sazón se hallaba gobernando el Virreinato de México. El nuevo Monarca, Felipe III, había extendido su nombramiento el 19 de mayo de 1603, pero el Conde no llegó a entrar a Lima sino un año más tarde.  En la Ciudad de Lima se disponía todo para su recibimiento. El 6 de Diciembre se encontraba en la chacra de don Juan Dávalos y, finalmente, hizo su entrada en Lima el 8 del mismo mes a las dos de la tarde, habiéndole tomado el juramento acostumbrado el Alcalde don Fernando de Córdoba y Figueroa.

A pesar de su deteriorada salud, Gaspar de Zúñiga se entregó a las tareas propias de su oficio con el celo y la atención de quien tenía conciencia de sus deberes. En el breve periodo que gobernó el Conde de Monterrey no dejaron de ocurrir algunos hechos que son importantes de mencionar. Debido a la proximidad de la Cuaresma, el Cabildo resolvió atrasar las tradicionales celebraciones por el ingreso del Virrey a la Capital. El 15 de Abril, el Cabildo resolvió hacerlas y dispuso se corriesen toros y hubiesen juegos de cañas con libreas en honor al Conde.

En Noviembre de 1604, fuertes temblores de tierra causaron en la provincia de Arequipa graves daños. Durante este tiempo también se ha de colocar la fundación del Colegio de San Ildefonso, de la Orden de San Agustín, poco antes de terminar el gobierno del Conde de Monterrey.

El año de 1606 no fue de felices augurios para el Conde. Su salud ya quebrantada se resintió con lo calores del verano y una calentura persistente lo clavó en el lecho sin que los médicos pudieran controlarla. A pesar de que se buscó su salida de la Capital para calmar los males, no se consiguió lo que todos deseaban. El viernes diez de Febrero a las cuatro de la tarde, falleció. Moría pobre y sin dejar lo necesario para su entierro, pero sus albaceas resolvieron hacerle las honras con toda la pompa que su dignidad correspondía y gastaron en ellas cerca de veinte mil pesos, suma que luego se pagó de la Real Hacienda con aprobación del Monarca. El día doce se trasladó su cuerpo a la Iglesia de la Compañía, en donde al siguiente se celebraron las exequias.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Luis de Velasco y Castilla , IX Virrey del Perú (1596-1604)

[Visto: 4218 veces]

Luis de Velasco y Castilla nació en Carrión de los Condes (Palencia) en 1539 y  gobernó como Virrey de Nueva España entre 1590-1595 y 1607-1611 y como Virrey del Perú durante los años 1596 y 1604. Fue hijo del Virrey del mismo apellido, a quien se le conoce como el Viejo, y de doña Ana de Castilla.

Pasó con su padre a la Nueva España y en este lugar permaneció hasta 1586, en que regresó a la Corte. Realizó un viaje a Italia como parte de la embajada que el rey Felipe II envió al Gran Duque de Florencia y no mucho después fue nombrado como Virrey de México. Su gobierno en México fue desde el 27 de Enero de 1590 hasta el 5 de Noviembre de 1595. En dicho Virreinato, contrajo matrimonio con doña María de Mendoza y de este matrimonio tuvo tres hijos: Francisco, Antonio y Mariana de Ircio y Velasco.

20130816-429px-luisdevelascoii.jpg

El 6 de junio de 1595, el Monarca español extendía su nombramiento de Virrey del Perú y se escribía a todos los cabildos de las ciudades para que le prestaran obediencia como tal y le reconociesen en su doble calidad de Presidente de la Audiencia de los Reyes y Capitán General en tierra y mar. El nuevo Virrey decidió llegar a Lima por tierra, enviando en un navío su recámara al Callao y a mediados de Mayo se encontraba en Santa. Su entrada a la ciudad capital se produjo el 23 de Junio con la pompa y magnificencia acostumbradas.

Luis de Velasco llegó al Virreinato del Perú en todavía edad temprana para mostrar actividad en el gobierno. No obstante, debía permanecer a esa clase de hombres que se consideran viejos antes de tiempo, porque a los tres años de la toma de posesión, cuando tenía sesenta años, ya escribía al Rey suplicándole que en atención a su “mucha edad, poca salud y falta de fuerzas” se dignase relevarle del mando. Es importante mencionar que, durante este tiempo, el salario que percibía el Virrey no era tan crecido como para asegurar una holgada pensión en su vejez.

Como era frecuente en los hombres de gobierno que escogía Felipe II, Luis de Velasco era un hombre recto y de conciencia; poseía bastante práctica en asuntos administrativos y su experiencia en el Virreinato de la Nueva España le había dado ocasión de conocer la legislación vigente. Durante su periodo, pese a la incursión de los holandeses, se gozó un periodo de paz y quietud. No hubo que hacer mayor esfuerzo para gobernar el Virreinato.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo