Archivo por meses: julio 2013

Compendio de los sucesos ocurridos en el Ejército del Perú y sus provincias

[Visto: 414 veces]

Primera Parte

14.       Salí de Desaguadero el 12 y llegué a la ciudad de La Paz el 14 enviando la tropa en derechura para Laja a esperarme en Calamarca. Me apeé en la casa del Intendente Marqués de Valde Hoyos, recibí en la ciudad el juramento Teniente Coronel Juan Saturnino Castro (que fue después pasado por las armas por traidor). Pedí un emprésito a los pudientes de la ciudad que me la dieron de 50 mil pesos y dejando en ella un destacamento de 150 hombres con 3 piezas de artillería ligera.

21.       En el ejército de mi mando organizado según se ve en el plan primitivo de batalla citado, había muchos oficiales espantadizos, desafectos a la causa del Rey, y contaminados por los sediciosos juramentos despedidos de quienes fue preciso irme deshaciendo políticamente porque de otro modo todo estaba para dar un estallido.

25.       Salí de Vilcapujio para Condocondo el 12 de setiembre, y las avanzadas que estaban colocadas en el camino real de Potosí, las pasé al camino del Despoblado amenazando dirigirme por la espalda de aquella villa, para tomarla y caer sobre el enemigo por la suya

Sigue leyendo

Compendio de los sucesos ocurridos en el Ejército del Perú y sus provincias

[Visto: 409 veces]

Primera Parte

5.     El Señor Virrey de Lima por los partes de Goyeneche, y sus renuncias del mando, resolvió en junta de guerra que tuvo el 8 de abril de 813 que le relevase el Teniente General D. Juan [de] Henestrosa a la más posible brevedad. Este jefe ya sea porque instruido del estado del Ejército, o por otros motivos se desavino con el Virrey, y sucedió lo que dio lugar a que celebrándose otra junta de guerra en 14 de dicho mes de abril de 813 se me nombrase para mandar el Ejército.

6.    El 28 [de abril de 1813] salí del Callao embarcado en la corbeta corsaria Wultur con la instrucción que me dio el Virrey para sosegar las competencias de los Intendentes de Arequipa y Puno con los cabildos constitucionales y particulares de ambas ciudades, en donde el fuego de la independencia obrara con mucha actividad.

(En CDIP. Tomo XXVI)

Sigue leyendo

Compendio de los sucesos ocurridos en el Ejército del Perú y sus provincias

[Visto: 392 veces]

 

Primera Parte

  1. El 24 de setiembre de 1812 sucedió la desgraciada acción del Tucumán, en que la vanguardia del Ejército del Rey en número de 3,000 hombres fue batida, y se retiró a Salta, con cerca de la mitad perdidos acompañados de su Jefe el Brigadier don Pío Tristán; sin embargo de que los revolucionarios de Buenos Aires, no tenían en aquella ciudad la mitad de fuerzas a la orden del caudillo Belgrano.
  2. Este atacó en Salta a Tristán el 20 de febrero de 813 con iguales fuerzas a corta diferencia, y habiéndole batido segunda vez se metió en la ciudad; capituló: entregó las armas; y fue juramentada la oficialidad y tropa, de no volver a tomar las armas contra los de Buenos Aires, retirándose todos a sus casas; excepto los que teniendo su honor conocieron la nulidad del juramento prestado a uno enemigos del Rey y de su Patria revolucionados para quitarle sus derechos, y hacerse independientes.

(En CDIP. Tomo XXVI)

Sigue leyendo

CORRIDA QUINTA DE TOROS,

[Visto: 357 veces]

 

el 29 de Diciembre de 1806, que ofrece el Cabildo al recibimiento

y celebridad del Virrey Abascal

 

OCTAVA

¡Con que verdad nos dice este contento

Que ya, en Lima felice, tu ventura

Llegó por fin a ver su complemento

En el Héroe que tanto la procura!

Triunfa: respira ya con nuevo aliento:

Al honor que su mano te asegura

Corresponde tu fé; y en tu memoria

Vive tan inmortal como en su gloria.

 

Bernandino Ruiz

(De El Parsano Peruano, por José Toribio Polo, Lima 1862, pág. 6) En CDIP Tomo XXIV, pág. 129

Sigue leyendo

SONETO

[Visto: 514 veces]

Deten un poco el paso caminante,

No corras tan veloz y presuroso,

Al hacerse un recuerdo generoso,

Del peruano más fuel y más constante.

Hallábase en el puesto más brillante

Del congreso más sabio y más glorioso;

Ya difunto, es objeto lastimoso

Para su patria noble y siempre amante

Ella ofrece con ánimo sincero

A la ínclita memoria de MORALES

El honor de que empiezas a instruirte.

Admira, compasivo pasajero,

Tan triste y ostentosos funerales,

Y con esto, ya podrás partirte.

(En Honores Patrios consagrados a la tierna memoria del Señor Vicente Morales y Duárez)En  CDIP Tomo XXIV. Pág.116

Sigue leyendo

Los Gatos (Fábula)

[Visto: 3342 veces]

 

Una Gata parió varios gatitos,

Uno blanco, uno negro, otro manchado:

Luego que ellos quedaron huerfanitos

Los perseguía un perro endemoniado;

Y para dar el golpe á su enemigo

No había mas remedio que juntarse,

Y que la dulce unión fuese su abrigo.

Van pues á reunirse, y al tratarse

Sobre quien de ellos debe ser cabeza,

Maullando el blanco dixo: “A mi me toca

Por mi blancura, indicio de nobleza”.

El Negro contestó: “Calla la boca;

El mas diestro y valiente mandar debe”.

“Malo, dixo el manchado, si esto dura

Temo que todo el Diablo se lo lleve;

Unión, y mande el digno”. “Eso es locura”

Gritó el blanco, y el Negro le replica;

Se dividen por fin en dos partidos,

La ira y la turbación se multiplican,

Se arañan, gritan, y á sus alaridos

Acude mi buen perro y los destroza.

Si á los gatos al fin nos parecemos,

Paysanos, esperamos otra cosa?

Tendremos libertad? Ya lo veremos…

Mariano Melgar

(Poesías de Dn. Mariano Melgar, Latin American Mss. Manuscripts Department) En CDIP. Tomo XXIV. Pag. 141

Sigue leyendo

30 de Julio, 1820: Las Heras solicita al Ministro de Guerra el envío del reto de prisioneros que fueran pedidos al Comandante General de Artillería

[Visto: 366 veces]

(Documento N° 198)
N° 138

Valparaíso, Julio 30 de 1820

Haviéndole [sic] ordenado al Com.ᵗᵉ G.ᶦ de Artillería  del Exto. Remitiese a ése Estado Mor, los ocho prisioneros de grra, existentes en el cuerpo de su mando que V.S. solicitó en comunicación anterior, demostrándolos en relación; este Gefe [sic] en nota de 27 último me dice que de estos individuos hay dos en este Puerto, en la Compañía de obreros, quales son Man.ᶦ Calderón, y Man.ᶦ Seballos, y los restantes en la Cap.ᶦ más siendo necesarios estos en la compañía en q.ᵉ están según me lo expone el citado Gefe [sic] en su enunciada nota, sólo espero la resolución de V.S p.ᵃ determinar marchen en su destino actual, y siendo por el contrario disponer su entrega.

Tengo el honor de asegurar a V.S. las consideraciones más distinguidas q.ᵉ me merece.

J.ᴻ Greg.ᵒ de las Heras

Sor. Cor.ᶦ Mtro. de Estado en el Departamen. ᵗᵒ de la Grra. de esta Repúb.ᶜᵃ

Sigue leyendo

Producción historiográfica y difusión histórica en el Perú: José Agustín de la Puente Candamo y su visión general de la Independencia

[Visto: 416 veces]

Acticulo escrito para el blog de Historia para Maestros:
http://blog.pucp.edu.pe/item/177770/producci-n-historiogr-fica-y-difusi-n-hist-rica-en-el-per-jos-agust-n-de-la-puente-candamo-y-su-visi-n-general-de-la-independencia

 

No hace mucho se comenzaron a celebrar los bicentenarios de los acontecimientos que llevaron a la Independencia de los diversos países latinoamericanos. Debido a esto, se han ampliado las investigaciones sobre el tema. No obstante, en un momento en que la producción historiográfica tiende a la especialización, se han dejado de lado –muchas veces-, las visiones generales, sobre todo, en el caso peruano.  Por lo dicho, el libroLa Independencia del Perú de José Agustín de la Puente Candamo, -reeditado por el Congreso de la República este año-, es un aporte importante para comprender este proceso central en la construcción nacional.

20130728-foto_3.jpg

Son pocos los historiadores que logran vincular la investigación y la difusión histórica. Uno de ellos es, sin duda, don José Agustín.  Con sus 91 años, ubicar a José Agustín de la Puente y a su producción historiográfica en un solo contexto resulta muy complicado. En la Universidad Católica obtuvo el grado de bachiller en Humanidades con la tesis Planes monárquicos de San Martín en 1941, y llegó a ser, en 1945, miembro fundador de la Sociedad Peruana de la Historia. Para 1947 obtuvo el grado de doctor en Historia por la Universidad Católica con la tesis  San Martín y el Perú. Planteamiento doctrinario.

Su interés por la disciplina histórica lo llevó a continuar  sus estudios en España. A su retorno, se incorporó a la docencia universitaria al lado del R.P. Rubén Vargas Ugarte, S.J. –su asesor de tesis-, en la cátedra de Historia del Perú II, curso que dictó hasta 1968 para el antiguo bachillerato en Letras y luego para Estudios Generales Letras . Actualmente, sigue dictando este curso bajo el nombre de El Perú en los Tiempos Modernos. Tanto en los seminarios de Historia dictados en el Instituto Riva-Agüero como en el dictado de clases en la Universidad Católica, el Dr. De la Puente se ha preocupado por difundir el conocimiento histórico.

En líneas generales, don José Agustín comprende que la enseñanza de la historia cumple una función social estrechamente relacionada con la identidad nacional. Para este historiador, la Emancipación “comprende la fundación del Estado independiente del Perú; es la iniciación de las grandes instituciones que suponen la base de la nueva organización política; es la vigencia del Perú” (De la Puente Candamo 1993:11). Y no solo se trata de una cuestión de principios. Es innegable que las ideas del Dr. de la Puente impregnan la percepción que la sociedad peruana tiene acerca de la Independencia. ¿Cuáles son las razones de esto?

Quizás son tres los puntos centrales de su visión sobre la Independencia que permiten que esta se arraigue con facilidad en el discurso cotidiano. En primer lugar, considera que la Independencia es mucho más que solo el triunfo militar en múltiples batallas, o la fundación del Estado peruano.  Así, sostiene que:

“Hay en la Emancipación un múltiple contenido social: es la afirmación del hombre que ha   nacido en nuestro territorio, y de su derecho para el gobierno; es la reacción contra el mal funcionario […] es una manifestación más del espíritu crítico en la vida intelectual, social, política; […] es una manifestación de  algo cercano a la madurez de esa comunidad que llamamos Perú; es el enaltecimiento de las calidades del mundo americano” (De la   Puente Candamo 1993:11).

En segundo lugar, enfatiza que el proceso de la Independencia fue una guerra civil. Esto implica acercar a los estudiantes y lectores al fenómeno humano de este proceso. Así, resalta las razones y las inquietudes de los diversos actores que lucharon por y contra ella. En otras palabras, se trata de la necesidad de acercarnos a la experiencia humana y cotidiana. De este modo, considera a la Independencia como un asunto tanto personal como social. Un ejemplo que utiliza con frecuencia para ilustrar el sentimiento de la sociedad peruana es el de una familia. Al ser una guerra civil, la Emancipación une o divide a padres e hijos, a hermanos, a parientes y amigos. Fue, así, un conflicto desgarrador para la sociedad peruana, mas no una guerra entre España y América.

Finalmente, siempre ha buscado presentar un panorama general de la Emancipación peruana. Como ya se mencionó, el Dr. de la Puente ahonda en el pensamiento de la época precursora e independentista, los conflictos sociales y políticos, el rol de las instituciones, de los personajes importantes, del hombre común, en síntesis, de todo el pueblo peruano. De este modo, no limita sus argumentos ni sus textos a los principales actores de la Emancipación, sino más bien les proporciona una voz a los diversos actores.

Mediante una cuantiosa cantidad de información de diversa naturaleza, recopilada a lo largo de sus años de investigación, el Dr. de la Puente ha llegado a publicar más de 70 escritos entre los cuales se incluyen libros, artículos, monografías, conferencias y charlas. De este modo, don José Agustín se ha convertido en un importante divulgador, que sabe hablar en un lenguaje asequible para el público no especializado. Por ello, su ejemplo proporciona una invitación para que los historiadores retomen este interés y respondan al imperativo de la producción de textos de difusión histórica.

 

Referencias bibliográficas

De la Puente Candamo, José Agustín

2013      La Independencia. Lima: Congreso de la República del Perú.

1993      La Independencia. Historia general del Perú. Volumen 6. Lima: BRASA.

Sigue leyendo

Conservadores en la Iglesia Católica

[Visto: 772 veces]

El siguiente post fue redactado para el curso “Historia de la Iglesia en el Perú y América Latina” en el semestre 2013-1

El Concilio Vaticano II trajo una serie de modificaciones positivas a la Iglesia Católica; no obstante, dentro de ésta misma, existen sectores que están en contra de las reformas efectuadas. El presente trabajo busca explicar los sectores conservadores en la Iglesia Católica mediante los textos de John Allen Opus Dei. Una visión objetiva de la realidad y los mitos de la fuerza más polémica dentro de la Iglesia Católica; William Swatos, Jr. Religion & Democracy in Latin America; y Psychoanalysis and Latin American History de Margaret Torado Williams. Se buscará responder a las siguientes preguntas: ¿Cómo se define “conservador” en la Iglesia Católica? y  ¿Por qué hay conservadores en la Iglesia?

El texto de Allen, presenta en la primera parte una breve biografía de Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. El autor, que presenta una visión favorable de dicho movimiento, sostiene que en 1946, Escrivá se trasladó a Roma donde “dirigió la expansión de la nueva entidad que creía que Dios le había encomendado que fundara”. Asimismo, sostiene que “vivió el ‘drama’ del Concilio Vaticano II y la tendencia liberal que adoptó la Iglesia después, que no siempre sentó bien a Escrivá”.Tras exponer ciertos acontecimientos de su vida que no son de mucho interés para el presente trabajo, el autor pasa a exponer ciertas controversias que surgieron en torno a Escrivá, resumiendo los argumentos a favor y en contra. Así, afirma que algunos críticos sugieren que Escrivá carecía de las virtudes de un santo, sosteniendo que era vanidoso, controlador y un poco paranoico, mientras que otros sostienen lo contrario. De este modo, como ejemplo entre otros, el autor presente el testimonio de Miguel Fisca, quien fuera miembro del Opus Dei, describiendo a Escrivá como una figura muy complicada y desconcertante que emitía juicios durísimos.Otras críticas hacia Escrivá radican en la actitud que tuvo con el régimen franquista en España. Esto se debe en parte debido a que la expansión más notable del Opus Dei se produjo entre el final de la guerra civil española y la muerte de Escrivá en 1975.Por otro lado, como menciona el autor, varios críticos con el Opus Dei han declarado que Escrivá se desencantó con el Concilio Vaticano II por la liberalización que desencadenó en el seno del catolicismo romano y se enfadó con los dos papas del Concilio, Juan XXIII y Pablo VI.Como conclusión de este capítulo, Allen sostiene que el problema más importante para la evaluación de Escrivá es que cualquier reacción sobre él tiende a pasar por numerosos filtros. Asimismo, sus defensas pueden hacer más daños que bien. En su apasionamiento, algunos miembros del Opus Dei tienden a hacer sobresalir a Escrivá sobre los demás.Por su parte, el texto de Swatos, Religion & Democracy in Latin America, siguiendo el planteamiento de Klaiber, propone que el término ‘conservador’ así como el uso de ‘progresista’, depende del contexto histórico en que se utilice. Así, el uso del término tradicionalista, se enfoca en quienes adoptan ciertas tradiciones de la Iglesia, pero que no están cercanos a los valores fundamentales de Vaticano II. En este caso, tradicionalistas son definidos como seguidores de la teología de reconciliación o la teología del movimiento Sodalicio.El autor considera que, para entender las tensiones entre los liberales, los tradicionalistas y los conservadores, uno debe de entender que para la Iglesia Católica conservadores y tradicionalistas, movimientos insurgentes y la radicalización de la Iglesia no solo cambiaron la fábrica social de la sociedad, pero también el mismo centro de autoridad de la Iglesia. Sobre el movimiento sodalicio en Lima, el autor hace mención que apareció en la Universidad Católica en 1973. El movimiento, y fundador se opusieron a los planteamientos de la teología de la liberación, llegando a atacar a los liberales. En América Latina, el movimiento sodalicio combina tanto la búsqueda por mantener las tradiciones de la Iglesia y la crítica al activismo social.

Así, concluye que en el Perú pocos negarán que la Iglesia Católica sea compleja y muchos llegarán a concordar que se encuentra dividida cuando se trata de política. El sodalicio ha creado un espacio para los tradicionalistas y conservadores quienes se oponen a una actividad social para ejercer su oposición hacia ésta. Así, la teología de la reconciliación ha emergido como un discurso de una ideología alternativa a la teología de la liberación.Para finalizar, el texto de Margaret Torado, Psychoanalysis and Latin American History expone la metodología de la psicohistoria como una herramienta para profundizar no solo en el pensamiento de los personajes históricos que se planean estudiar, sino también –y quizás más importante-, el pensamiento de la sociedad en la cual están insertos. La psicohistoria –sostiene el autor-, trabaja en una variedad de formas. Su uso más común se encuentra en las biografías. Por otro lado, para la autora, tanto la Iglesia como el Estado en América Latina desde el periodo colonial han logrado potenciarse mediante el uso de símbolo. A manera de conclusión, podemos sostener que existen grupos conservadores en América Latina –y en el Perú-, debido a que son una respuesta frente a los cambios propuestos para la Iglesia luego del Concilio Vaticano II. Como ya se explicó previamente, los conservadores insisten en retener no solo relaciones sociales previas al Concilio Vaticano II, así como también las actitudes. Muchos de estos grupos, tienden a ser fundamentalistas y muy cerrados hacia la sociedad y sus necesidades.

 


Extirpación de idolatrías

[Visto: 3623 veces]

El siguiente post fue redactado para el curso “Historia de la Iglesia en el Perú y América Latina” en el semestre 2013-1

La extirpación de idolatrías en el Nuevo Mundo, especialmente en el territorio andino, ha sido muy estudiada en los últimos años, lo cual ha generado algunos debates sobre el tema. En este caso, se expondrán los textos de Nicolas Griffiths La cruz y la serpiente. La represión y el resurgimiento religioso en el Perú colonial y Política eclesiástica y extirpación de idolatrías: discursos y silencios en torno al Taqui Onqoy de Gabriela Ramos. Ambos textos, en términos generales, tratan sobre el impacto de la extirpación de idolatrías en el virreinato del Perú y su trasfondo político e ideológico.

Griffiths inicia su texto considerando que la extirpación de idolatrías fue principalmente un instrumento de represión que se caracterizaba por denuncias, acusaciones, interrogatorios, investigaciones, sentencias entre otros medios.Sin embargo, la represión por la fuerza de la religión nativa era algo tan viejo como la misma conquista. En el caso del territorio andino, este autor considera que el ascenso del movimiento del Taki Onqoy en 1564-1565 desencadenó los procesos de idolatría conducidos por Cristóbal de Albornoz.La Corona española siempre se negó a someter a los indios a los rigores y procesos del Santo Oficio de la Inquisición, debido a su reciente instrucción en la fe. Así, un decreto real de 1575 estableció que los procesos por idolatría que no fueran de carácter criminal, pertenecían a la jurisdicción de las autoridades eclesiásticas, y no las civiles.Sobre este punto, el autor hace mención a las técnicas de represión aplicadas por Albornoz, las cuales alcanzaron su madurez de altura en la segunda década del siglo XVII. Así, la principal adición al aparato represivo fue la creación del cargo del visitador general de las idolatrías.Cabe resaltar que, al contrario de la Inquisición, la Extirpación cumplió una función judicial y pastoral. Mientras las campañas de extirpación entre 1609 y 1622 estuvieron acompañas de una bien organizada política pedagógica, las campañas de 1649 a 1670 parecen haberse caracterizado por un declive de la actividad misionera.Para el autor, el que la Extirpación no se convierta en una institución se debió a que ésta dependía de la voluntad de individuos poderosos. Por otra parte, el autor sostiene que las frecuentes denuncias de los excesos cometidos por los visitadores es considerado como un testimonio de su voluntad de recuperar sus gastos y poder convertir sus esfuerzos en económicamente rentables. Así, el declive de las campañas no puede ser atribuido a una pérdida de interés por parte de las autoridades eclesiásticas.Más delante en su texto, Griffiths considera que la religión andina fue interpretada por conforme a la dicotomía entre idolatría y superstición. Así, idolatría significaba no solo el culto de ídolos, sino también el culto a cualquier criatura u objeto de creación. De este modo, la idolatría fue definida como una subdivisión de la categoría de superstición.Por su parte, Gabriela Ramos en su texto rescata la importancia del Taqui Onqoy en el proceso de extirpación de idolatrías emprendido por Cristóbal de Albornoz. La autora sostiene que en la información sobre Albornoz de 1569 se mencionan las virtudes de éste como persona que ha llevado adelante de manera eficiente y digna de conocimiento el adoctrinamiento de la población nativa; sin embargo, no se hace mención alguna al Taqui Onqoy.

No obstante, la información recogida un año después, aparece por primera vez el Taqui Onqoy en las preguntas del interrogatorio además de una descripción del movimiento. Para el año 1577, se realizó en el Cuzco una tercera información de los servicios de Albornoz. Cómo en el caso anterior, su mérito central consistió en haber sido quien descubrió el citado movimiento. En la información de 1584, las preguntas aluden también a la calidad de persona y demás actos realizados por Albornoz, así como la reafirmación de haber sido el primero en descubrir el Taqui Onqoy, además de hacer una descripción con nuevos elementos sobre el movimiento.Sobre los testigos, la autora considera que antes de que llegara el visitador, la conducta de los curas habría sido permisiva en torno a la cantidad de idolatrías e ídolos.A manera de conclusión, la autora sostiene que es necesaria hacer una lectura crítica que proponga una metodología distinta para poder comprender mejor el fenómeno del Taqui Onqoy, el cual, para ella, ha sido sobredimensionado debido a los sesgos de carácter político e ideológico a finales del siglo XVI.Como opinión personal, considero que el movimiento del Taqui Onqoy si tuvo una importancia resaltante durante el siglo XVI. No obstante, es posible que por intereses personales –ya sean políticos o ideológicos-, los actores que se opusieron al movimiento lo hayan maximizado. La importancia de un ascenso en la carrera eclesiástica para algunos funcionarios llevó a resaltar la participación de Albornoz en su lucha contra dicho movimiento.