Diego de Benavides y de la Cueva, Conde de Santisteban. XVIII Virrey del Perú, (1661-1666)

[Visto: 2577 veces]

En 1659 fue nombrado para suceder a Alba de Liste el Conde de Santisteban, pero éste no llegó a hacerse cargo del Virreinato del Perú hasta el 30 de Julio de 1661. El Conde de Alba permaneció en Lima hasta el siguiente año y el día 2 de Diciembre se embarcó en la armada para Tierra Firme con sus dos hijos.

20130817-419px-santisteban1.jpg

Don Diego de Benavides y de la Cueva, Conde de Santisteban y Marqués de Solera, había entrado en Palacio como menino en 1612 y, después de haber estudiado en Salamanca, pasó a servir en el ejército de Milán, como simple soldado, mereciendo al poco tiempo la capitanía del tercio de Saboya y luego agraciado por el Rey Felipe IV, en vida todavía de su padre, con el Marquesado de la Solera, en 1637. Estaba casado con doña Ana de Silva y Manrique y la trajo al Perú como a sus dos hijos. En Lima, le nació un tercer hijo. El Conde de Santisteban salió de Cádiz en Noviembre de 1659 en los galones de don Pablo de Contreras, pero, a corta distancia del puerto, sufrieron tan recio temporal, que hubieron de volver.

El 10 de Enero de 1600 volvió a hacerse a la vela y con el próspero viaje arribó a Cartagena, de donde pasó a Portobelo y de aquí a Panamá, llegando a Paita por el mes de Abril de 1661. Santisteban prefirió dirigirse a Lima por tierra y el 6 de Junio abandonó Paita y el 12 de Julio se encontraba en Chancay. El día de 30 de dicho mes, asumió el mando del Virreinato.  Muy poco tiempo después de su entrada a Lima, ocurrió el alzamiento de los mestizos de la Paz. En ese momento, era Corregidor de la ciudad don Cristóbal de Canedo. Los desórdenes, como la amenaza que se cernía sobre los vecinos hizo que éstos reaccionaran y trataran de poner algún orden.

Al compararlo con su predecesor y también con su sucesor, el Conde de Santisteban resulta una figura desdibujada y sin mucho relieve.  El Conde de Santisteban falleció en Lima el 17 de Marzo de 1666 y el día 31 del mismo mes se celebraron sus solemnes exequias en Santo Domingo, donde fue enterrado su cuerpo.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Puntuación: 3.67 / Votos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *