Archivo de la etiqueta: Virreinato

Joaquín de la Pezuela

[Visto: 1902 veces]

Don Joaquín de la Pezuela nació en 1761 en Naval, reino de Aragón.  Miembro de una ilustre familia, recibió instrucción militar en el colegio de artillería de Segovia. Sirvió en el ejército Real desde los veintiún años, donde llegó a ser promovido a la clase de oficial. Entre sus acciones militares en Europa destaca su participación en el bloqueo y sitio contra la plaza de Gibraltar, y su presencia en diversas batallas contra el ejército francés. En 1793, contrajo matrimonio con doña Ángela Cevallos. Para 1803, a los cuarenta y dos años, fue ascendido por su mérito a la clase de coronel.

Durante el gobierno del Virrey Avilés, llegó al Perú destinado a organizar el nuevo cuerpo de artillería. Fue por Pezuela, en su calidad de sub-inspector interino y comandante general, que se creó el departamento de esta arma en el Perú, y se instaló en Lima. En 1811, a los cincuenta años,  ascendió a brigadier. Dos años más tarde, en 1813, Pezuela fue designado como el sucesor del general Goyeneche al mando del ejército realista en el Alto Perú. Bajo su mando, el ejército realista derrotó a la expedición rioplatense de Manuel Belgrano tanto en Vilcapuquio como en Ayohuma. Asimismo, encargó a su segundo al mando, Juan Ramírez, de sofocar la rebelión que había estallado en agosto de 1814 en la ciudad del Cuzco.

 En 1815, venció a la tercera expedición argentina enviada por José Rondeau en la batalla de Viluma. Ese mismo año, el virrey Abascal solicitó su relevo del mando del virreinato a favor de Pezuela. El 7 de julio de 1816, tras un largo recorrido por tierra desde el Alto Perú, Pezuela ingresó a Lima. En agosto del mismo año, asumió oficialmente el cargo como virrey del Perú.

Durante su gobierno, se enfrentó  a los avances del ejército de San Martín hacia Chile y a una lucha sin éxitos por evitar la pérdida de la Capitanía General. La lucha contra las tropas patriotas del sur se vio agravada por sus problemas personales con el nuevo general en jefe del Alto Perú, José de la Serna, además de las discrepancias que mantenían en la forma de conducir la guerra contrarrevolucionaria. En 1817, las tropas realistas fueron derrotadas en la batalla de Chacabuco y en abril de 1818, la batalla de Maipú selló la independencia de Chile.

La pérdida de Chile afectará la imagen de Pezuela no solo frente a los generales realistas, sino también frente a la población limeña. Por otro lado, en septiembre de 1819, se perdió Nueva Granada a manos de Simón Bolívar. Al año siguiente, en 1820, zarpó de Chile la Expedición Libertadora, comandada por San Martín. Tras su desembarco en Pisco y el restablecimiento de la Constitución de Cádiz en España, Pezuela envió a sus representantes a entablar negociaciones con San Martín para el cese de hostilidades, con el fin de obtener más tiempo en espera de refuerzos. No obstante, las negociaciones no tuvieron éxito.

A fines de diciembre de 1820, el batallón realista “Numancia” desertó y se unió al bando patriota. Esta acción dañó la autoridad del virrey. Asimismo, fue utilizada por los generales realistas del Alto Perú –además de otras discrepancias- como argumento para destituir a Pezuela. Así, el 29 de enero de 1821, se produjo el motín de Aznapuquio, donde se nombró a José de la Serna como nuevo Virrey.

 

Bibliografía consultada y de utilidad para el tema

LYNCH, John. Las Revoluciones Hispanoamericanas. 1808-1826 . Barcelona: Ariel, 2010.

RODRÍGUEZ CASADO, Vicente y LOHMANN VILLENA, Guillermo (eds.). Joaquín de la Pezuela, Virrey del Perú 1816-1821. Memoria de Gobierno. (Sevilla: 1947)

MENDIBURU, Manuel de. Diccionario Historico-Biográfico: parte primera que corresponde a la época de la dominación española. 8 vols. Lima: Impr. de J. Francisco Solis, 1874-1890.

VARGAS UGARTE, Rubén. Historia General del Perú. Tomo VI. Lima: Editorial Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Mestizos reales en el virreinato del Perú: indios nobles, caciques y capitanes de mita

[Visto: 4559 veces]

Autor: Scarlett O’Phelan Godoy
Editorial: Fondo Editorial del Congreso del Perú
Año: 2013
Pág: 295

Índice

Presentación
Introducción

I.  ¿Indios nobles o mestizos reales? Memoriales, legitimidad y liderazgo entre la Colonia y la Independencia.

1. “Hijos de españoles e indias”: la primera generación de mestizos reales
2. De diferente “calidad”: los mestizos reales del siglo XVII
3. Memoriales y mestizos reales en el siglo XVIII
4. Dos dirigentes mestizos del siglo XVIII: Juan Santos Atahualpa y José Gabriel Túpac Amaru
5. Juan Santos Atahualpa, el Apu Inca del Cerro de la Sal
6. José Gabriel Túpac Amaru, indio de sangre real y tronco principal
7. Un triángulo de conflicto: la disputa por el marquesado de Oropesa
8. Dos ingas frente a las Cortes de Cádiz (1808-1814)

II. Repensando el Movimiento Nacional Inca del siglo XVIII

1. Dos años claves: 1725 y 1745
2. Linajes y probanzas de nobleza
3. El saber ilustrado
4. El privilegio de la educación: monasterios y universidades
5. Virreyes militares y curacas militares

III. Indios nobles e indios del común en el Perú Borbónico

1. Indios nobles e indios del común antes de la gran rebelión

2. Indios nobles e indios del común después de la gran rebelión
3. Indios nobles en el Perú y España: la disolución de los cacicazgos

IV “Ascender al Estado eclesiástico”. La ordenación de indios en Lima a mediados del siglo XVIII

1. Indios legítimos y de demostrada nobleza
2. Congrua y capellanías
3. La ordenación a título de lengua
4. El idioma índico y la secularización del clero

V. Indios nobles y advocaciones religiosas en el Perú colonial

1. Contrarreforma y advocaciones
2. Curacas y devociones
3. Reflexiones finales

VI. Linaje e Ilustración. Don Manuel Uchu Inca y el Real Seminario de Nobles de Madrid (1725-1808)

1. Los indios nobles que llegaron a España
2. Fray Calixto Túpac Inca y el privilegio de la educación
3. Los centros de enseñanza regentados por los jesuitas
4. El Real Seminario de Nobles de Madrid
5. Don Manuel Uchu Inca y sus condiscípulos
6. Don Dionisio y don Manuel Uchu Inca Yupanqui frente a las Cortes de Cádiz

VII. “Señores de sus Cédulas”. Los indios capitanes de las mitas de Huancavelica y Potosí, siglo XVIII

1. No solo caciques, también capitanes de mita
2. Sobrevivir entre dos mundos
3. De mitayos a mingas

Bibliografía

Sigue leyendo

Lecturas prohibidas. La censura inquisitorial en el Perú tardío colonial

[Visto: 963 veces]

Autor: Pedro Guibovich Pérez
Editorial: Fondo Editorial PUCP
Año: 2013
Pág: 313

Índice

Agradecimientos

Introducción
¿Decadencia o evolución?: El Santo Oficio peruano en el periodo tardío colonial
EL comercio de libros
Los controles sobre la circulación de los libros
Bibliotecas y lectores
Otros infractores: Nordenflicht, Vidaurre y Rozas
Las herramientas de la delación: edictos y catálogos
Imprenta y censura
La alianza del trono y el Santo Oficio
Libros prohibidos en la Inquisición
El legado de la censura: la Inquisición y la cultura colonial
Conclusiones
Apéndice documental
Bibliografía

Sigue leyendo

Plata del Perú, riqueza de Europa. Los mercaderes peruanos y el comercio con la Metrópoli en el siglo XVII

[Visto: 961 veces]

Autor: Guillermo Lohmann Villena
Editorial: Fondo Editorial del Congreso
Año: 2004
Pág.: 290

Índice:

Siglas empleadas: ix

20130818-plata-del-peru-riqueza-de-europa-389-mpe17055844_815-o.jpg

Clave de la signatura de los protocolos del Archivo General de la Nación utilizados: xi
Presentación: xix
Introducción: xxiii
ApéndiceI. Los Mañara
II. Tomás Mañara de Leca
III. Domingo de Garro
IV. Lope de Munibe
V. Gregorio de Ybarra
VI. Pedro de Avedaño Villela
VII. Andrés Martínez de Amileta

Documentos
Índice onomástico

Sigue leyendo

Entre el siglo XVII y el Siglo XVIII

[Visto: 628 veces]

Para el siglo XVII, el gobierno virreinal tuvo que afrontar varios problemas referentes a la defensa del territorio provenientes, especialmente, de naciones extranjeras. El inicio de la colonización del territorio americano del norte, por parte de Inglaterra en 1620, significó un problema para la Corona española debido a la necesidad que tuvieron de crear nuevos espacios para proteger sus fronteras. Por otro lado, la Guerra de los Treinta años supuso un fuerte gasto para el Imperio Español, llevando al fin de la Unión Ibérica y al surgimiento de Holanda como una potencia marítima.

Al iniciar el siglo XVIII, España buscaba un nuevo Rey. La dinastía de los Habsburgo agonizaba en la persona del enfermizo y débil monarca, Carlos II, y todo venía anunciando el ocaso del esta Monarquía que había dominado medio orbe desde los días de Carlos I de España, V de Alemania. Carlos II, muy distinto al primero, por razón de sangre y por avenirse mal su austeridad con la desenvoltura de las costumbres de la corte francesa, se inclinó por el segundo hijo del Emperador Leopoldo II de Austria para que lo suceda en el trono; no obstante, cuando su enfermedad lo llevó más cerca a la tumba, extendió su testamento y en él designaba para sucederle en todos sus dominios al nieto de Luis XVI, el Delfín de Francia, Felipe de Borbón.

Felipe V, un joven de 17 años, entró en Madrid en un día lluvioso de febrero de 1701. Sus nuevos súbditos, superaron sus reservas y dirigieron sus miradas hacia él para convertir la causa de los Borbones en una causa española. A ellos, no les gustaba el círculo de franceses que rodeaban al nuevo monarca, pero mostraron respeto al Rey. De este modo, Felipe V inició su reinado sin contar con una oposición abierta.

La Guerra de sucesión, larga y sumamente violenta, que se inició primero en Italia y luego continuó en España, no llegó a tener repercusiones muy notables en América, salvo la mayor hostilidad de parte de ingleses y holandeses, enemigos de la Monarquía. Así, el cambio dinástico se realizó en América sin brusquedad y la vida colonial prosiguió su ritmo de siempre, sin que se introdujera reformar alguna. Con la nueva monarquía, una nueva era se daba inicio para el Imperio Español.

Fuentes consultadas:

Lynch, John. La España del siglo XVIII. Barcelona: Crítica, 2010

Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo IV. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Melchor Portocarrero Lasso de la Vega, Conde de la Monclova. XXIII Virrey del Perú, (1689-1705) [Primera parte]

[Visto: 4644 veces]

Don Melchor Portocarrero Lasso de la Vega, tercer Conde de la Monclova, llevaba dos años gobernando el Virreinato de México, cuando recibió orden de trasladarse al Perú. Había nacido en Madrid el 4 de Julio de 1636. Hijo segundo del matrimonio de don Antonio Portocarrero con doña María de Rojas Manrique de Lara. Por muerte del primogénito que no dejó sucesión, vino a recaer en Melchor el título de Conde de la Monclova. Contrajo matrimonio con doña Antonia Jiménez Urrea, emparentada con los Condes de Aranda y como fruto de su unión tuvo de ella seis hijos, de los cuales uno de ellos nació en Lima.

 

20130818-460px-melchorporotcarrerolassodelavega.jpg

Su condición de militar y la necesidad de relevar al Duque de la Palta motivaron su nombramiento y su traslado de México al Perú. Su embarcación partió para Acapulco el 18 de Abril de 1689 y el 11 de Mayo se embarcó en la nave que había de conducirle a Panamá y luego a Paita. Desde Paita, escribía el 23 de Junio al Cabildo de Lima, anunciándole su próxima llegada. Monclova, cuidó de que las cosas prosiguiesen por los carriles que ya se habían trazado con anterioridad y trató de gobernar el Virreinato del Perú con discreción. Le tocó gobernar una época de indecisión y de marcada decadencia, con motivo del cambio de dinastía y las interminables guerras de inicio del siglo XVIII.

 

Una de las primas acciones que tuvo que realizar fue reconstruir la ciudad. A Monclova le correspondió devolver a la Plaza su anterior aspecto, construyendo los portales, así de escribanos como de botoneros. La obra de la reconstrucción del Palacio exigió más tiempo y no vino a quedar terminada hasta la siguiente centuria. Por otro lado, la Catedral tardó también en ser reparada. El comercio exterior, por su parte, tropezaba con las exigencias cada vez mayores del fisco y por la rivalidad y política del Consulado de Sevilla.

Durante su periodo de gobierno, tampoco se vieron libres las costas de la piratería de ingleses y franceses, si bien sus correrías no fueron tan devastadoras como en los años anteriores. En 1696 tuvo noticias el Virrey de la probable entrada en el mar del Sur de algunos navíos franceses y adoptó las disposiciones necesarias para combatirlos. Por su parte, la Corona de Portugal, desde su rompimiento con España, había adoptado en América una táctica que le dio innegables resultados. Sin llegar a una declaración de guerra, aprovechó el abandono en que se encontraban las fronteras orientales de los dominios españoles para ir introduciéndose en la selva.

 

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo IV. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Melchor de Navarra y Rocafull, Duque de la Palata. XXII Virrey del Perú, (1681-1689)

[Visto: 4736 veces]

Para reemplazar a don Melchor de Liñán y Cisneros, Arzobispo de Lima y Virrey interino, la corte de España puso los ojos en don Melchor de navarra y Rocafull, Duque de la Palata, Príncipe de Massa, descendiente de los Reyes de Aragón y Navarra y mimbro de la Junta que presidiera doña Mariana de Austria en la menos edad de su hijo don Carlos II. Casado con doña Francisca Toralto y Aragón, Princesa de Massa y Marquesa de Tola.

Llegado a Cartagena el 2 de Marzo, hubo de detenerse y tuvo que poner en ejecución la orden que había recibido de construir los fuertes. Antes de su salida para Panamá, envió al Perú a un gentilhombre con carta para el Arzobispo, el cual arribó a Lima en la noche del 7 de Junio. El Duque debió llegar a Paita en Septiembre. Por tierra se encaminó a Lima y el 19 de Octubre, después de tocar en Bocanegra, hizo su entrada en el Callao, seguido de su esposa y demás familia. El Duque de la Palata, como la mayoría de los virreyes, trajo consigo un numeroso y lúcido séquito de damas y caballeros.

20130818-palata1.jpg

Entró a gobernar con indudable deseo de dar a los asuntos del Virreinato la más acertada dirección y en muchos de ellos, puede decirse, según Vargas Ugarte, que logró su propósito. Al Duque se le había instado, antes de salir de España, para que aplicase toda su atención al asunto de los indios y lo resolviese. Determinó encomendar la numeración de los indios a los corregidores, tanto para evitar los gastos que el censo debía de demandar, como por haberse persuadido que eran los más apropiados para el trabajo. El Virrey tomó algunas medidas para aliviar el rigor de la mita y asimismo para facilitar la extracción de los tributos.

Los piratas, por su parte, volvieron a sembrar el desconcierto durante el gobierno del Duque de la Palata. Por otro lado, los imprevistos asaltos a las poblaciones ribereñas de la extensa costa del Perú y el asedio puesto más de una vez al puerto del Callao hicieron que se pensase en amurallar la ciudad de Lima. El proyecto era ya antiguo. El Duque de la Palta se encontró con gran número de papeles relativos a este asunto y con no pocos y monteas de la futura muralla.

Entre otros sucesos de su época destacan el terremoto de Lima del 20 de Octubre de 1687, ocupa el primer lugar. Pocas veces, se vio la ciudad tan fuertemente sacudida como ese entonces. El Virrey, tuvo que refugiarse en unos toldos en la plaza principal. El pánico fue tal que todos abandonaron sus habitaciones improvisadas que en plazas y huertos se levantaron.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Melchor de Liñán y Cisneros, Arzobispo de Lima. XXI Virrey del Perú, (1678-1681)

[Visto: 2676 veces]

Oriundo de la villa de Torrelaguna, en el arzobispado de Toledo, fue hijo de Francisco de Liñán de Cisneros e Isabel González. En la Universidad de Alcalá de Henares estudió Artes y Teología, doctorándose en esta última materia. Luego de recibir las órdenes sacerdotales, ofició de cura en las villas de Santa María de Buitrago y de Torrelaguna. En 1660 pasó a la villa y corte de Madrid, donde tuvo a su cargo la parroquia de San Salvador, en la que se mantuvo hasta 1664. Al mismo tiempo ejerció como Calificador del Santo Oficio. Su desempeñó en tales responsabilidades le sirvió de trampolín para pasar a América envestido de las más altas dignidades

20130817-473px-melchor_de_linan_y_cisneros.jpg

El 7 de Julio de 1678, Castellar recibió la Real Cédula en que se le exoneraba del gobierno de Virreinato del Perú y se le entregase al Arzobispo don Melchor de Liñán y Cisneros. La cédula de nombramiento de este último es del 8 de Marzo de dicho año. Al recibir la noticia de su relevo, Castellar no se hallaba bien de salud y parece que se retiró a Surco en busca de algún alivio, en compañía de su esposa. Poco después, salió a Paita y este lugar permaneció catorce meses, para volver nuevamente en 1689. Aquí permaneció hasta que el juicio que se le seguía dio por concluido.

En 1680, don Melchor de Liñán y Cisneros había recibido una carta de Panamá, con el anuncio del asalto de los piratas y sus acometidas. En Julio de dicho año, hizo que saliese la armada, llevando por General a don Santiago Pontejos, con 727 soldados, a borde de la Capitana, Almiranta y una fragata y un chinchorro. Este socorro solo sirvió para abastecer y dotar de las armas y munición necesaria a los puertos de Paita, Guayaquil y Panamá y, al mismo tiempo, para obtener el sometimiento de los indios del Darién.  Las amenazas no solo venían por mar y de los filibusteros, sino también éstas surgieron en tierra y las causaban los bandeirantes del Brasil, que, al igual que los piratas ingleses, obraban muchas veces por su cuenta pero se hallaban respaldados por las autoridades de su país.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Baltasar de la Cueva Enríquez, Conde de Castellar. XX Virrey del Perú, (1674-1678)

[Visto: 3344 veces]

A la muerte del Conde de Lemos quedó gobernando la Audiencia, presidida por don Álvaro de Ibarra. Su mandato duró hasta el 15 de Agosto de 1674, día en que entró al palacio virreinal el Conde de Castellar. El Conde de Castellar estuvo a la cabeza del Virreinato del Perú hasta el 7 de Julio de 1678, e inesperadamente tuvo que entregar el mando al Arzobispo de Lima, don Melchor de Liñán y Cisneros, quien fue nombrado interinamente y asumió tanto el poder civil como el eclesiástico hasta la llegada del Duque de la Palata, el 7 de Noviembre de 1681.

20130817-560px-castellar5.jpg

Cuando en Madrid de se tuvo noticia de la muerte del Conde de Lemos, el Consejo, luego de barajar algunos nombres, decidió nombrar como nuevo Virrey del Perú a don Baltasar de la Cueva Enríquez Arias de Saavedra, hijo segundo del Duque de Alburquerque, que, habiendo seguido primero la carrera eclesiástica, como era frecuente entre los segundos, la abandonó para dedicarse al servicio del Rey. El Conde de Castellar estaba casado con su prima, doña Teresa María Arias de Saavedra, Condesa de Castellar y Marquesa de Malagón, títulos que le correspondieron como consorte.

Retrasó su llegada a Lima, pero, además, contrariamente a lo que había hecho su antecesor, hizo su viaje por tierra, desde Paita arribando a Trujillo, algo achacoso de salud, en los primeros días de Julio. Desde ese lugar, el día 18 escribió a la Audiencia y seis días más tarde entraba a Lima su embajador, Tomás de Valdés. El 5 de Agosto llegó por tierra el Conde de Castellar hasta la chacra de Bocanegra y el día 15 hizo su entrada pública a Lima.

Vargas Ugarte considera que este Virrey, que con tanto fausto y aparato entraba en la ciudad de Lima, luego se mostró el más llano y sencillo, rompiendo con todas las etiquetas palaciegas. Así, abrió las puertas de su sala de despacho a todos y se mostró pronto a escuchar así al Oidor como al pobre oficial o al indio. Su laboriosidad no puede ponerse en duda, aunque ella fuera solo de gabinete. La impuso también a los demás tribunales, comenzando por la Audiencia y veló por que la resolución de los negocios y fallos no sufrieran dilatación. Como el mismo Virrey declarara, su principal cuidado fue poner orden y concierto en la administración pública.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo

Pedro Fernández de Castro, X Conde de Lemos. XIX Virrey del Perú, (1667-1672)

[Visto: 5709 veces]

Para mayor información sobre el Conde de Lemos:

Basadre Grohmann, Jorge. El Conde de Lemos y su tiempo (Bosquejo de una evocación y una interpretación del Perú a fines del siglo XVII). Lima : Huascarán, 1948

——-

Don Pedro Antonio Fernández de Castro, décimo Conde de Lemos y séptimo Marqués de Sarriá, octavo Conde de Castro y Duque de Taurisano, nació en Monforte de Lemos y fue bautizado en la iglesia de San Vicente de aquella villa el 20 de Octubre de 1632. Contrajo matrimonio con su prima, doña Ana Francisca de Borja y Centellas, viuda del quinto Marqués de Távara e hija de los duques de Gandía.

Su elección como Virrey del Perú fue muy disputada. Un extenso pliego de instrucciones acompañó la Real Cédula de su nombramiento, dada el 21 de Octubre de 1666. Se le dieron las facultades que ordinariamente se otorgaban a los virreyes y se le autorizó para llevar consigo a cien personas. Sin embargo, este número fue sumamente superado. El 3 de Marzo abandonó el Conde la bahía de Cádiz a bordo de uno de los galeones que mandaba el Príncipe de Monte Sarcho y, después de una travesía cómoda, llegó a Cartagena el 27 de Abril. Continuó su viaje y llegó a Portobelo el 28 de Mayo. El 27 de Junio salió para Panamá, donde permaneció un tiempo.

20130818-463px-lemos1.jpg

Desde la muerte de Conde de Santisteban hasta el recibimiento del Conde de Lemos, quedó gobernando la Audiencia don Bernardo de Iturrizara. Un año y meses duró su gobierno y de todo lo realizado dio cuenta al Conde de Lemos. En este tiempo, llegó la noticia de la muerte del Rey Felipe IV y se ordenaron los lutos acostumbrados. El 19 de Octubre, se levantaron pendones por el nuevo Monarca, Carlos II.

Desde la toma de Jamaica por los ingleses, esta isla se convirtió en la guardia de todos los que pirateaban por el Caribe. Uno de ellos, de apellido Mansfield, alcanzó a poner pie en las tierras del istmo de Panamá. Herny Morgan, al parecer, formó parte de la expedición de Mansfield. En Junio de 1668, hizo su aparición en la bahía de Portobelo, al frente de 9 barcos y cerca de 500 hombres armados. Cuando estas noticias llegaron a Panamá, don Agustín de Bracamonte reunió los hombres que pudo y se encaminó a Portobelo para desalojar a los piratas. Ya se habían firmado las paces con Inglaterra y hasta Jamaica habían llegado los rumores, pero Morgan se hizo el desentendido y puso las proas de sus buques hacia Chagres en Diciembre de 1670. Las noticias de este nuevo movimiento llegaron al Perú. Así, el Conde de Lemos remitió a Panamá dos compañías de 200 hombres y municiones para el abastecimiento de la ciudad.

El Conde de Lemos, desde un inicio, prestó especial interés a los indios. Sabía de la importancia de éstos para el Reino y consideraba que no se les hacía la justicia necesaria. Tan reconocidos quedaron los indios por las solicitudes enviadas por el Virrey al Monarca, que en Septiembre de 1669 dirigieron una carta a la Reina agradeciendo la administración del Conde de Lemos.

Durante el gobierno del Conde de Lemos, no se vieron únicamente horcas en Puno, aprestos de guerra en el callao y devotas procesiones. También se sucedieron fiestas y regocijos, como nunca los viera la ciudad de Lima, siempre pronta al bullicio. Joven durante su gobierno, pues contaba con cuarenta años, la salud del Virrey no era robusta.

 Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Sigue leyendo