El Papa escribe a los nuevos cardenales: sean humildes, la púrpura no es un premio

Papa Francisco y carta a los nuevos cardenales

11.00 p m| 27 ene 15 (AGENCIAS/BV).- “Mantenerse en humildad en el servicio no es fácil cuando se considera el cardenalato como un premio, como culmen de una carrera, una dignidad de poder”, advirtió Francisco en la carta enviada a cada uno de los 20 nuevos cardenales que recibirán el anillo cardenalicio durante el Consistorio del 14 febrero. Con las nuevas designaciones, el pontífice argentino sigue trabajando en la modificación de equilibrios internos del Colegio Cardenalicio, órgano más importante de la Iglesia, al hacerlo un poco menos eurocentrista.

—————————————————————————
“Pido al Señor que te acompañe en este nuevo servicio -escribe Francisco-, que es un servicio de ayuda, apoyo y especial cercanía a la persona del Papa y por el bien de la Iglesia. Y justamente para ejercer esta dimensión de servicio, el cardenalato es una vocación. El Señor, mediante la Iglesia, te llama una vez más a servir; y te hará bien al corazón repetir en la oración la expresión que Jesús mismo sugirió a sus discípulos para mantenerse en humildad: ‘Digan: somos siervos inútiles’, y esto no como fórmula de buena educación, sino como verdad después del trabajo, cuando hayan hecho todo lo que se les ordenó”.

“Mantenerse en humildad en el servicio –añade Francisco– no es fácil cuando se considera el cardenalato como un premio, como culmen de una carrera, una dignidad de poder o de distinción superior. De aquí tu empeño cotidiano para mantener lejos estas consideraciones y, sobre todo, para recordar que ser cardenal significa incardinarse en la Diócesis de Roma para dar en ella testimonio de la Resurrección del Señor y darla totalmente, hasta la sangre, si es necesario”.

El Papa concluye la carta aconsejando festejarlo sin mundanidad. “Muchos se alegrarán por esta vocación nueva, y como buenos cristianos, harán fiesta -porque es propio del cristiano alegrarse y saber festejar-“.

“Acéptalo con humildad”, pidió, y “solo hazlo de modo que, en estos festejos, no se insinúe el espíritu de mundanidad que aturden más que la ‘grapa’ (un tipo de licor) en ayunas, desorienta y separa de la Cruz de Cristo”.

Por último, se despidió exhortando a que se preparen “con la oración y un poco de penitencia” y tengan “mucha paz y alegría”


Los nuevos cardenales de Francisco llegan de la periferia

El Papa confirmó su voluntad de abrir la Iglesia a las regiones más alejadas de su centro institucional con el nombramiento de 15 nuevos cardenales electores, de los cuales tres vienen de Asia, tres de América Latina, dos de Oceanía y dos más de África.

El domingo 4 de enero, durante la oración del Angelus, Jorge Bergoglio anunció la nominación el próximo 14 de febrero de 20 nuevos purpurados, de los cuales 15 tienen menos de 80 años y podrán, por tanto, votar en caso de cónclave. Dos días antes de la ceremonia solemne de investidura, el Papa examinará junto con todo el Colegio Cardenalicio, convocado para un consistorio, la reforma de la Curia Romana, uno de los mayores desafíos de su pontificado.

De la Curia, equivalente al gobierno del Vaticano, solo ha nombrado como cardenal a uno de sus miembros, el francés Dominique Mamberti, exministro de Exteriores de la Santa Sede.

Cuatro europeos (dos italianos, un español, el arzobispo de Valladolid, Monseñor Ricardo Blázquez Pérez, y un portugués, el patriarca de Lisboa, Monseñor Manuel José Macário do Nascimento Clemente) estarán entre los nuevos cardenales electores. Pero Francisco ha vuelto a innovar, como ya hizo en febrero de 2014, eligiendo a prelados de diócesis de las que nunca había salido ningún cardenal.

El arzobispo de Rangún, Monseñor Charles Maung Bo, se convertirá así en el primer cardenal birmano de la historia de la Iglesia. Con Monseñor Francis Xavier Kriengsak Kovithavanij, de Bangkok y Monseñor Pierre Nguyên V’n Nhon de Hanoi, el Papa ha reforzado la presencia asiática en el seno del colegio cardenalicio.

El obispo de Tonga, Monseñor Soane Patita Paini Mafi, se convertirá por su parte en el primer cardenal proveniente del archipiélago oceánico de Tonga. A los 53 años, será al mismo tiempo el cardenal más joven del colegio cardenalicio. El año pasado, el papa creó el primer cardenal haitiano de la historia durante su primer consistorio.

Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia (México), Daniel Fernando Sturla Berhouet, arzobispo de Montevideo, José Luis Lacunza Maestrojuán, obispo de David (Panamá), José de Jesús Pimiento Rodríguez, arzobispo emérito de Manizales (Colombia) y Luis Héctor Villalba, arzobispo emérito de Tucumán (Argentina) representarán el continente latinoamericano.

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, ha justificado la ausencia de cardenales estadounidenses y canadienses argumentando que “su número ya era consistente en el órgano y continúa estable”. África tampoco ha sido olvidada: el pontífice ha nombrado al arzobispo de Santiago de Cabo Verde, Monseñor Arlindo Gomes Furtado, y al de Adis Abeba, Berhaneyesus Demerew Souraphiel.

El Papa ha confirmado que no se siente ligado a la tradición de las sedes cardenalicias, que suelen recaer en grandes ciudades, y urbes como Bruselas o Venecia no tienen cardenal en este momento.

El colegio cardenalicio crece con cinco nuevos miembros no electores, nombrados por el Papa en recompensa a su trabajo en el seno de la Iglesia.

El próximo 14 de febrero, la asamblea de cardenales pasará a contar con 228 miembros de los cuales 125 son electores en caso de cónclave. Tras ese consistorio, habrá 34 cardenales electores elegidos por Juan Pablo II, 60 nombrados por Benedicto XVI y 31, por Francisco. De ellos, 57 provienen de Europa, 17 de Estados Unidos y Canadá, 19 de América Latina, 15 de África, 14 de Asia y 3 de Oceanía.

Con las nuevas designaciones, el pontífice argentino sigue trabajando en la modificación de equilibrios internos del Colegio Cardenalicio, órgano más importante de la Iglesia, al hacerlo un poco menos eurocentrista. En febrero de 2014, durante el primer consistorio de su pontificado, el Papa Francisco nombró a 19 nuevos cardenales, entre ellos, una decena de “la periferia”, según la fórmula que gusta emplear.


Listado completo:

1 – Dominique Mamberti, Arzobispo titular de Sagona, Prefetto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica.

2 – Manuel José Macário do Nascimento Clemente, Patriarca de Lisboa (Portugal).

3 – Berhaneyesus Demerew Souraphiel, C.M., Arzobispo de Addis Abeba (Etiopía).

4 – John Atcherley Dew, Arzobispo de Wellington (Nueva Zelanda).

5 – Edoardo Menichelli, Arzobispo de Ancona-Osimo (Italia).

6 – Pierre Nguyên Văn Nhon, Arzobispo de Hà Nôi (Viêt Nam).

7 – Alberto Suárez Inda, Arzobispo de Morelia (México).

8 – Charles Maung Bo, S.D.B., Arzobispo de Yangón (Myanmar).

9 – Francis Xavier Kriengsak Kovithavanij, Arzobispo de Bangkok (Thailandia).

10 – Francesco Montenegro, Arzobispo de Agrigento (Italia).

11 – Daniel Fernando Sturla Berhouet, S.D.B., Arzobispo de Montevideo (Uruguay).

12 – Ricardo Blázquez Pérez, Arzobispo de Valladolid (España).

13 – José Luis Lacunza Maestrojuán, O.A.R., Obispo de David (Panamá).

14 – Arlindo Gomes Furtado, Obispo de Santiago de Cabo Verde (Archipiélago de Cabo Verde).

15 – Soane Patita Paini Mafi, Obispo de Tonga (Islas de Tonga).

También se incorporarán al colegio cardenalicio cinco arzobispos y obispos eméritos “que se han distinguido por su caridad pastoral en el servicio a la Santa Sede y a la Iglesia”. Ellos son:

1 – José de Jesús Pimiento Rodríguez, Arzobispo emérito de Manizales (Colombia).

2 – Luigi De Magistris, Arzobispo titular de Nova, Pro-Penitenciero Mayor emérito (Italia).

3 – Karl-Joseph Rauber, Arzobispo titular de Giubalziana, Nuncio Apostólico (Túnez).

4 – Luis Héctor Villalba, Arzobispo emérito de Tucumán (Argentina).

5 – Júlio Duarte Langa, Obispo emérito de Xai-Xai (Mozambique).


Fuentes:

AICA / Infobae / Religión Digital

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *