03/01/22: Neuropolítica y el Neuromarketing: Herramientas de comunicación Siglo 21

[Visto: 140 veces]

 

La Neuropolítica y el Neuromarketing nacen de una nueva iniciativa científica, en la que se aplican las técnicas de investigación de las neurociencias a la investigación de la Política Tenemos 100.000 millones de neuronas y, cada una de ellas, 1.000 conexiones que forman un circuito determinado. La neurociencia nos indica que lo importante es la configuración de estas conexiones pues las decisiones “libres” que tomamos en nuestra vida cotidiana tienen que ver en un 80% con la información subconsciente. Decidimos en función de una gran cantidad de información que tenemos en nuestro cerebro y de la que desconocemos su existencia. La zona consciente de nuestro cerebro es muy pequeña y la experiencia vital (nuestra escala de valores acumulada) que determina nuestras decisiones (intelectuales, emotivas y racionales) es muy vulnerable a nuestros prejuicios, es así que quienes trabajamos en el campo de la consultoría social y política y comunicacional debemos actualizar nuestras herramientas ,no podemos olvidar que  ésta es una Ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados y como tal no puede ser subestimada en la aplicación de técnicas nuevas y efectivas ,especialmente si trabajamos  en base a encuestas reales de aceptación, en las que  técnicas de medición de la actividad cerebral (como el EGG electroencefalograma  capaz de determinar cambios en la actividad cerebral que pueden ser útiles para diagnosticar trastornos cerebrales, especialmente o  el fMRI  un examen en el cual se generan imágenes del interior del cerebro mediante campos magnéticos fuertes para observar la actividad del cerebro al medir la cantidad de sangre que fluye a las distintas partes del mismo) Los entrevistados responden a distintos estímulos (un ejemplo son  los anuncios publicitarios que se leen directamente  por su impacto en la  actividad cerebral. El cerebro responde intuitivamente a los estímulos, por eso nunca miente incluso si se trata del marketing tradicional, ya sea comercial, político o social. Existen investigaciones muy recientes hechas por neurólogos, en relación a  la respuesta de la mente a los estímulos de las campañas políticas. En primer lugar, describe la diferencia entre mentes organizadas y cristalizadas y mentes desorganizadas al analizar las diferencias sobre el impacto de las campañas en viejas y nuevas democracias:  los cerebros de los votantes de las democracias consolidadas están más organizados, y perciben la información política de las campañas de las campañas de marketing electoral activando el “sistema del estado predeterminado”, mientras que los de las nuevas democracias aún carecen de una mente cristalizada y, por eso, su cerebro es más vulnerable a los intentos de persuasión de la moderna mercadotecnia política, puesto que ante los estímulos procedentes de la información electoral su mente cierra o anula ese “estado predeterminado” y activa las áreas propias para la realización de tareas cognitivas. Estas también, describen los efectos que los procesos de framing tienen sobre el cerebro de los votantes intentando explicar el carácter del cerebro político como un cerebro emocional y por qué el uso creciente de la comunicación emocional en la persuasión política se encuentra en consonancia con las investigaciones que sostienen que las emociones son más fuertes que las ideas en la mente de los electores. Asimismo, describe las investigaciones sobre comunicación negativa y su impacto en la decisión de voto en relación con los avances realizados al respecto desde el neuromarketing político.

 

Puntuación: 0 / Votos: 0