Camino Sinodal: Penúltima Asamblea sostiene rumbo de reforma

7:00 p.m. | 21 set 22 (CX/VN).- La cuarta asamblea general del Camino Sinodal alemán ha concluido con cierta serenidad tras superar la crisis tras el rechazo de uno de los textos más esperados. El encuentro de tres días inició con la votación de la propuesta de reforma de la moral sexual eclesial, que no alcanzó la mayoría necesaria entre los obispos. Luego de esto, sí se aprobaron 7 textos que se suman a las propuestas ratificadas en asambleas previas. Uno de ellos plantea la creación de un Consejo Sinodal, de obispos y laicos, que supervise la aplicación y evolución de iniciativas sinodales. Otro se refiere a la mujer y ministerios ordenados. El Camino Sinodal alemán culminará con su quinta y última Asamblea en marzo del 2023.

——————————————————————————————–

La cuarta asamblea plenaria del Camino Sinodal de Frankfurt terminó el 10 de septiembre con una serie de resoluciones de reforma de gran alcance. En el encuentro anterior, a inicios de este año, los debates y propuestas se enfocaron en la gestión del poder en la iglesia local, el clericalismo y una función de codecisión de los laicos. Incluso se aprobó un texto que considera su participación en la elección de obispos. En esta cuarta asamblea, según informó la agencia de noticias católica alemana KNA, la reforma apuntó a la posición de las mujeres y los transexuales en la Iglesia, a la moral sexual, a los sacerdotes homosexuales y a la futura estructura eclesial de liderazgo nacional. Además, se reportó que todos los textos que implican cambios en la doctrina fueron formulados como propuestas para ser consideradas por el Papa y no como cambios dogmáticos independientes de la Iglesia alemana.

La información de KNA agregó que varias propuestas no pudieron ser discutidas porque algunos debates, que se volvieron emotivos, llevaron más tiempo del previsto. No obstante, Irme Stetter-Karp, presidenta del Comité Central de Laicos Católicos Alemanes, dijo: “Hemos conseguido mucho, y no vamos a parar aquí”. Por su parte, el presidente del episcopado se mostró relativamente satisfecho: “Se han conseguido 7 consensos positivos y que marcarán tendencia, que tienen un efecto de referencia para las personas que aún se sienten vinculadas a la Iglesia”, señaló mons. Georg Bätzing.

La asamblea de Frankfurt sólo se estancó en una ocasión. Al principio, cuando se sometía a votación un texto fundamental sobre la renovación de la moral sexual católica, una minoría de obispos impidió su aprobación, informó la KNA. Sólo 33 de los 60 obispos presentes votaron a favor, lo que no fue suficiente para alcanzar la mayoría episcopal de dos tercios requerida. Hubo una gran decepción entre la mayoría; incluso algunos miembros de las minorías sexuales abandonaron la reunión en señal de protesta.

El presídium de la conferencia sacó lecciones del disgusto. El tiempo de intervención se duplicó a dos minutos. Los representantes de la minoría conservadora, entre los que se encontraban varios obispos, pudieron exponer sus preocupaciones de forma más matizada, y se produjo un intenso debate en el que, al parecer, cambiaron algunas opiniones, informó la KNA. Además, mons. Bätzing introdujo una medida. Antes de cada votación sensible, convocó a los obispos a una consulta separada de 20 minutos a puerta cerrada. Tras esa pausa en los procedimientos, los obispos volvieron a la sesión plenaria y no bloquearon ninguna otra votación.

La KNA informó de que de este modo, y a través de importantes discursos durante el encuentro, Bätzing, copresidente del Camino Sinodal, pudo influir en el curso de la asamblea. Consiguió rebajar la aspereza que había aparecido tras el disgusto del primer día y también protegió a los miembros conservadores de las críticas polémicas.

Así, las demás propuestas han encontrado mayorías superiores al 90%. Una de ellas plantea la creación de un consejo sinodal interdiocesano permanente (segunda lectura) que sostenga la experiencia del Camino Sinodal y permita que se tomen decisiones de forma corresponsables (laicos y obispos). También ha sido importante el visto bueno al documento sobre las mujeres en los ministerios y en diferentes cargos de la Iglesia –con la inclusión del deseo de la admisión de las mujeres a los ministerios ordenados–, ya que había dudas de que pudiera repetirse el rechazo generado en el texto sobre la homosexualidad.

Los más de 200 delegados reunidos durante tres días en Frankfurt han votado propuestas de acción en torno a los cuatro temas en los que se organiza el Camino Sinodal: “Poder y división de poderes en la Iglesia”, “La existencia sacerdotal hoy”, “La mujer en los ministerios y oficios en la Iglesia” y “Vivir en relaciones exitosas”.

El documento que tuvo mayor nivel de aprobación puso en discusión la posición de los transexuales en la Iglesia católica. El emotivo debate se centró en el argumento que pedía más aceptación, con un 94,5% de votos a favor en primera lectura (se hace la precisión que en las asambleas del Camino Sinodal alemán para que las propuestas puedan ser aprobadas deben pasar por dos votaciones. Una primera lectura con respaldo pasa a los grupos de trabajo para considerar sugerencias y correcciones. Una segunda lectura, con la propuesta revisada, pasa a votación para su aprobación definitiva).

El texto pide cambios, entre ellos que en el futuro se pueda omitir el género en el registro de bautismo o utilizar el término “diverso” cuando se bautice a niños con una identidad de género poco clara, informó KNA. Los católicos transexuales deberían tener la oportunidad de cambiar fácilmente su estado civil y sus nombres de pila en el registro de bautismos, según el artículo. “Si a los creyentes transexuales o intersexuales se les niega el sacramento del matrimonio, deberían poder hacer bendecir su pareja”, decía el texto, que ahora revisará un grupo de trabajo.

Y entre las otras propuestas trabajadas, se aprobó un documento que pide una reevaluación de la homosexualidad en la Iglesia católica tras el sufrimiento causado en este colectivo; también se ha pedido acabar con las sanciones contra los divorciados vueltos a casar o las parejas de gays y lesbianas empleados en instituciones de la Iglesia. Se han presentado los primeros borradores sobre la normalización de la situación de los sacerdotes no heterosexuales. La próxima cita será del 9 al 11 de marzo de 2023.

Según el portal Katholisch.de, Mons. Bätzing explicó que lo que “está en juego es el futuro de la Iglesia en Alemania”. Además, garantizó que lo trabajado en el Camino Sinodal se ofrecerá al próximo Sínodo y se entregará con la documentación de la visita ad limina de los obispos alemanes al papa Francisco. En los debates, los participantes de la mayoría reformista se refirieron con frecuencia al papa Francisco. El cardenal Reinhard Marx, uno de los pioneros del Camino Sinodal, subrayó que Francisco quiere una “Iglesia sinodal” y que la Iglesia en Alemania está avanzando por ese camino. Varios oradores afirmaron que las propuestas de reforma, que son de gran alcance para los estándares de la Iglesia católica mundial, constituyen un importante impulso para la Iglesia en otras culturas y países.

Algunos detalles de las votaciones

Si la cuestión de la moral sexual generó tensiones en el primer día de la cuarta asamblea del Camino Sinodal alemán; la segunda jornada ha terminado de forma más serena con la aprobación de la primera lectura de la propuesta para “reevaluar la homosexualidad en la Iglesia”. El 92% de todos los delegados y el 83% de los obispos presentes en el aula han votado a favor lográndose una amplia mayoría que hace que el nuevo texto prosiga su camino hasta la votación definitiva, previsiblemente, en la quinta asamblea. Antes de esta votación, según informan desde la organización los obispos se retiraron en privado para realizar una consulta interna sobre un borrador revisado.

“La homosexualidad no es una enfermedad” se lee en el texto aprobado en el que se entona el mea culpa al confesar que la Iglesia ha causado sufrimiento a las personas homosexuales a través de su enseñanza y su acción pastoral. Un segundo borrador reconoce que el magisterio actualmente vigente, según el cual la homosexualidad practicada es pecado, sólo puede ser modificado de forma vinculante por el Papa o por un concilio. Si bien, reclama cuestiones como que a ninguna persona se le deba negar el cargo eclesiástico o la ordenación sacerdotal a causa de su homosexualidad.

Por último, hubo notable consenso cuando se propuso el camino del ministerio ordenado para las mujeres. De hecho, el 92% de los delegados votaron a favor de solicitar al Papa que examine las ideas de reforma a este respecto en la Iglesia universal. Una iniciativa, además, que sale adelante con el voto positivo del 82% de los obispos alemanes. El documento aprobado incluye, concretamente en su introducción, la intención de pedir al Papa que examine el documento del magisterio Ordinatio sacerdotalis, de 1994, en el que se estipula que la ordenación sacerdotal es solo para hombres. Asimismo, apunta que su intención es acabar con el “sexismo” en la Iglesia.

Información adicional
Publicaciones recomendadas en Buena Voz Noticias
Fuentes

Revista Vida Nueva (2 y 3) / Crux Now / Videos: Episcopado Alemán / Foto: Sebastian Gollnow – DPA

Puntuación: 5 / Votos: 1

Buena Voz

Buena Voz es un Servicio de Información y Documentación religiosa y de la Iglesia que llega a personas interesadas de nuestra comunidad universitaria. Este servicio ayuda a afianzar nuestra identidad como católicos, y es un punto de partida para conversar sobre los temas tratados en las informaciones o documentos enviados. No se trata de un vocero oficial, ni un organismo formal, sino la iniciativa libre y espontánea de un grupo de interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *