Multiverso: una propuesta más humana (no de Marvel)

9:00 p.m. | 9 jun 22 (AM/A24).- La noción del multiverso goza actualmente de una inédita popularidad. Taquilleras películas de Marvel la han llevado al centro de las historias de sus personajes. Pero una nueva película, alejada del comic, propone una mirada diferente para el multiverso. No necesariamente espectacular, pero sí muy humano. Si bien “Todo a la vez en todas partes” se presenta como una película de ciencia ficción, queda corto para describir lo que transmite. La protagonista es Evelyn Wang, una mujer adulta con complicadas relaciones familiares -sobre todo con su joven hija- y la aparición del multiverso le da una dimensión especial a la exploración de sus conflictos personales. Reflexión de la escritora Sarah Vincent. Se anunció el estreno en Perú para fines de junio.

——————————————————————————————–

El multiverso está teniendo sus 15 minutos de fama. No es nuevo en la gran pantalla, ni mucho menos; los universos alternativos han hecho su aparición en todo tipo de películas, desde “Yesterday”, en la que el protagonista es el único que recuerda a los Beatles, hasta las películas de “Star Trek”, que tienen lugar en una línea temporal y una historia diferentes a las de distintas series de televisión. Pero últimamente, Marvel parece controlar los dominios de los multiversos, con películas de gran presupuesto como “Doctor Strange en el Multiverso de la Locura” que vienen a definir la forma en que los espectadores piensan (y ven) el multiverso.

Pero la idea del multiverso es algo más que una forma de que Marvel expanda proyectos aparentemente infinitos, utilizando los universos paralelos como un salvoconducto para cualquier tipo de consecuencia permanente en el canon. (Algo como: “No te preocupes: la muerte del personaje ocurrió en una versión diferente de la Tierra, así que no cuenta realmente”). En películas como “Spider-Man: Sin camino a casa” y “Doctor Strange en el Multiverso de la Locura”, el poder infinito y la posibilidad del multiverso se utilizan principalmente como una forma de crear el desarrollo del personaje, pero el multiverso da lo mejor de sí cuando no es el telón de fondo de otro hombre todopoderoso, sino que se utiliza para explorar lo inexpresable.

Con una propuesta diferente tenemos “Everything Everywhere All at Once” (“Todo a la vez en todas partes”), la exitosa película de A24 protagonizada por Michelle Yeoh. Con una recaudación de más de 55 millones de dólares en taquilla, es el mayor éxito de A24 de todos los tiempos y ha superado a superproducciones como “House of Gucci” de Lady Gaga. Al contar una historia sobre las complicadas relaciones entre madre e hija y los traumas generacionales, “Everything Everywhere” cumple la auténtica promesa del multiverso de una manera que Marvel no ha podido. La película se anuncia como una aventura de acción de ciencia ficción sobre la salvación del universo. Esto no es erróneo, pero no alcanza para cubrir el colorido, el humor y la actitud que definen la película. Sin embargo, más que un mero espectáculo de ciencia ficción al estilo de Marvel, la tensión multiversal se convierte en la expresión de un mensaje sobre la familia y la aceptación.

La película sigue a Evelyn Wang, una inmigrante china que está negociando una situación difícil con su marido Waymond, una relación tensa con su hija lesbiana Joy y la responsabilidad filial con su anciano padre Gong Gong, que siempre ha desaprobado sus decisiones. Para aumentar la presión, su negocio de lavandería, en dificultades, está siendo auditado por complicados temas de impuestos. Mientras está en Hacienda (oficina de impuestos), su marido de otra dimensión -llamado Alpha Waymond, de la línea temporal Alpha- toma el cuerpo de Waymond de su dimensión. Le dice tres cosas: que el multiverso es real, que está amenazado por una figura todopoderosa llamada Jobu Tupaki y que Evelyn es la única que puede salvarlo.

Cuidado: A continuación algunos spoilers. Ver más abajo para la reflexión final

Pero queda claro que la película utiliza el multiverso no para la acción de ciencia ficción, sino para explorar el trauma familiar cuando se revela que Jobu Tupaki es en realidad Alpha Joy, la hija de Evelyn. En la línea de tiempo Alfa, Alfa Evelyn presionó demasiado a Alfa Joy; al tratar de liberar el potencial de Alfa Joy, Alfa Evelyn fracturó su mente. El resultado es la asesina y cínica Jobu Tupaki, empeñada en destruir el multiverso. La única persona que puede detenerla, reparando su tensa relación, es Evelyn.

La película se apoya ingeniosamente en la presión y exigencia excesiva que trasciende generaciones. El padre de Evelyn estaba decepcionado con ella y desaprobaba su matrimonio. Ella nunca pudo hacer lo suficiente para complacerle, y descarga este intenso sentimiento de presión en su hija, que a su vez siente que no es suficiente para Evelyn. La película utiliza el multiverso para ilustrar este ciclo mostrando los diferentes caminos que podría haber tomado la vida de Evelyn. En el centro de todos ellos se encuentra un agujero negro (de nuevo, la película es muy extravagante) creado por Jobu Tupaki, que amenaza con absorber toda la realidad y destruir el multiverso.

El agujero negro representa el vacío que siente Joy; la única forma de luchar contra él y salvar el multiverso es superar el cinismo, la ira y el dolor que definen a Jobu Tupaki, llenando el agujero emocional creado por sentir que no podía estar a la altura de su madre. Gran parte de este sentimiento de no ser lo suficientemente bueno proviene de la aceptación a medias de Evelyn de la sexualidad de Joy. Evelyn no quiere que Joy exponga su orientación sexual ante el anciano Gong Gong, por miedo a escandalizarle. Joy intenta hacerlo de todos modos, pero en el momento crucial se olvida de la palabra en mandarín que significa novia, y Evelyn interviene para presentar a la pareja de Joy como una simple amiga.

A medida que Evelyn va desbloqueando su poder en la lucha contra Jobu Tupaki y aprende a saltar a través de las dimensiones, experimenta otras líneas temporales: una en la que nunca se casó con su marido y se hace rica y famosa; otra en la que la vida nunca evolucionó y ella es una roca sensible; otra en la que trabaja con un chef que es controlado por un mapache que le tira del pelo, al estilo de “Ratatouille”. Pero bajo la superficie de las secuencias de artes marciales de alta velocidad, la colorida alta costura de Jobu Tupaki y la rareza de algunos de los universos, se esconde la tensión central de la lucha de Evelyn contra sí misma y su lucha por conectar con Joy.

A través de la experiencia de estas diferentes dimensiones, Evelyn aprende a dejar de lado su resentimiento por la forma en que las cosas podrían haber sido y, en cambio, abraza el amor y la aceptación, liberando la presión que parece haber sentido toda su vida. Sólo a través del multiverso esto es posible, mostrando lo que es, lo que no es y lo que podría haber sido. Al final, el frenético salto de universo crea una añoranza por el mundo ordinario y predecible del que proviene Evelyn, con sus tensiones familiares y sus negocios en dificultades. No parece una coincidencia que en uno de los universos, Evelyn sea gay y tenga que aceptar sus sentimientos. Aunque ese universo también desencadena en un momento jocoso -todos tienen salchichas como dedos, y la pareja de Evelyn es la malvada agente de Hacienda de su dimensión original-, la empatía que le enseña a Evelyn desempeña un papel en su eventual aceptación de la sexualidad de Joy.

Reconectar con su marido y abrazar su filosofía alegre y cariñosa se convierte en la clave de la secuencia de lucha final. En lugar de intentar mutilar y matar a los soldados de Jobu Tupaki, Evelyn utiliza sus poderes para darles lo que desean, usando el amor en lugar del miedo para luchar. Esto le permite finalmente enfrentarse a Jobu Tupaki, diciéndole a Joy que, como su madre, siempre la querrá. Es a través del amor y la comprensión que Jobu Tupaki es derrotada. De vuelta a la dimensión original de Evelyn, se reconcilia con Joy y le presenta a la novia de ésta a Gong Gong.

Reflexión final

Al contar la historia de una inmigrante china y su hija gay, “Everything Everywhere” desvela por fin el verdadero potencial del multiverso para contar diversas historias y comunicar verdades emocionales -la lucha de los inmigrantes, la dificultad de las relaciones familiares, el amor de una madre por su hija- que son más difíciles de expresar por medios más convencionales. No es sólo el telón de fondo para que otro hombre blanco aprenda una lección sobre el poder. Es una forma de explorar todas las fuerzas generacionales que intervienen en la creación de una figura como la de Jobu Tupaki: el amor severo de los padres, la decepción con la realidad poco glamurosa del sueño americano, un deseo cariñoso del éxito de los hijos que puede llevarse demasiado lejos.

Hablando de la importancia de la película, Michelle Yeoh dijo que con los papeles de superhéroes, “siempre son los hombres los que parecen ser los primeros en la fila. ¿Por qué las mujeres mayores no podemos ser superhéroes?”. Para Yeoh, “una de las cosas más importantes como actriz era que esta ama de casa corriente necesitaba su propia voz. Es la mujer con la que te cruzas cuando vas al barrio chino o al supermercado. Podría ser cualquier mujer inmigrante”. Al utilizar múltiples mundos para contar una historia que, en última instancia, trata de los conflictos de una familia que son a la vez profundamente ordinarios y totalmente esenciales, “Todo, en todas partes, todo a la vez” desvela la verdadera promesa de la narración multiversal. Tal vez Marvel pueda tomar algunas notas.

Información adicional
Fuentes

America Magazine / Video y Fotos: A24

Puntuación: 0 / Votos: 0

Buena Voz

Buena Voz es un Servicio de Información y Documentación religiosa y de la Iglesia que llega a personas interesadas de nuestra comunidad universitaria. Este servicio ayuda a afianzar nuestra identidad como católicos, y es un punto de partida para conversar sobre los temas tratados en las informaciones o documentos enviados. No se trata de un vocero oficial, ni un organismo formal, sino la iniciativa libre y espontánea de un grupo de interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *