Polémica: Francisco y la cadena de televisión EWTN

7:00 p.m. | 13 oct 21 (AM).- El Papa fue noticia hace poco cuando condenó los constantes ataques que sufría desde un medio católico. El comentario fue interpretado como una referencia a EWTN, la cadena de televisión católica más grande, que da tribuna a algunos de los más firmes detractores del Papa. Esto puede ser una sorpresa para muchos. Para su audiencia joven-adulta, EWTN es “donde su abuela ve la misa” y reza el rosario. Entonces, ¿cómo este medio conocido por sus programas de oración se vio involucrado en la difusión de ataques al Papa, descritos por él mismo como “obra del diablo”? Para entenderlo, la vaticanista Colleen Dulle se remonta a los orígenes y la evolución de EWTN (que se fusionó con el Grupo ACI -ACI Prensa- en el 2014).

——————————————————————————————–

La imagen dominante de la iglesia en la televisión estadounidense

La Eternal Word Television Network (EWTN) fue creada por la Madre Angélica, una religiosa clarisa pobre que había fundado un monasterio en Alabama, EE.UU. (1962). Con el pasar de los años, la Madre Angélica empieza a tener seguidores por sus charlas grabadas sobre espiritualidad. Éstas se convirtieron en libros espirituales y apariciones en canales de televisión cristianos y locales hasta 1980, cuando la Madre Angélica fundó EWTN. La nueva cadena empezó a emitir desde un garage-estudio en el mismo Alabama, en 1981.

La programación de la cadena, de cuatro horas diarias, incluía el programa de entrevistas de la Madre Angélica “Mother Angelica Live” y una emisión de la misa dominical, junto con repeticiones de contenidos católicos, como “La vida vale la pena” de Fulton Sheen, contenidos no religiosos como “The Bill Cosby Show” y programas protestantes que la Madre Angélica aprobaba. Su emisión diaria del rosario no comenzó hasta 1987; la cadena empezó a emitir la misa diaria en 1991.

A medida que la cadena de la Madre Angélica se expandía, los obispos de Estados Unidos decidieron intentar desarrollar una cadena competidora. De 1982 a 1994, la Conferencia Nacional de Obispos Católicos (anterior a la actual Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU.) invirtió 30 millones de dólares en la Red de Telecomunicaciones Católicas de América, según un artículo del New York Times de 1997. El intento de los obispos de entrar en la difusión televisiva fracasó finalmente porque “no fue capaz de adaptarse rápidamente a su entorno”. Parte de ese entorno cambiante fue un giro decisivo en la dirección de EWTN, que se dio a partir de una exhibición del Vía Crucis en la Jornada Mundial de la Juventud en Denver en 1993, en la que se eligió a una joven para representar a Jesús.

Al día siguiente, la Madre Angélica denunció la exhibición como “una abominación al Padre Eterno” y pasó a criticar durante media hora a la “Iglesia liberal de Estados Unidos” y las reformas que habían seguido al Concilio Vaticano II. “Su único propósito es destruir”, dijo la Madre Angélica en “Mother Angelica Live”. “Es hora de que alguien diga algo sobre todas estas pequeñas grietas que han provocado durante los últimos 30 años en la iglesia”.

Al mes siguiente, la Madre Angélica y las hermanas de su convento abandonaron sus hábitos modificados posteriores al Vaticano II en favor del estilo anterior al mismo. El conflicto de la Madre Angélica con los obispos también se intensificó: después de imponerse al esfuerzo de difusión de los obispos, la Madre Angélica se volvió más enérgica contra los obispos en general, a quienes consideraba demasiado liberales. En un momento dado, pidió “obediencia cero” al cardenal de Los Ángeles, Roger Mahony, después de que éste publicara una carta pastoral sobre la liturgia que la Madre Angélica interpretó como un énfasis insuficiente en la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Las misas diarias transmitidas por EWTN también dieron un giro hacia lo más tradicional, eliminando gradualmente la música contemporánea e incorporando más latín.

El contenido de la cadena, que inicialmente incluía la cobertura de iniciativas de justicia social y programación de inspiración ecuménica, acabó dominado por programas sobre la doctrina católica. Como escribió el jesuita James Martin, en una columna en 1995, mientras que EWTN era una bendición para los que se quedaban en casa y querían rezar siguiendo las misas y los rosarios televisados, también se convirtió en un espacio que difundía frecuentes ataques contra la “iglesia liberal”. Y aunque, como señaló el padre Martin, “todo el mundo está enfadado por algo en la Iglesia”, el encono de la Madre Angélica fue especialmente dañino porque su imagen de la Iglesia -que el padre Martin describió como “amarga, intransigente, defensiva”- se convirtió en la “imagen dominante de la iglesia en la televisión estadounidense”. Y así ha continuado.


La Eternal Word Television Network (EWTN) hoy

La Madre Angélica cedió el control de EWTN a una junta de laicos en el año 2000, en medio de una visita apostólica del arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves, a quien el Vaticano le encargó investigar la titularidad de la emisora y sus vínculos con el monasterio de la Madre Angélica, así como la autoridad de ésta sobre ambos. Su informe final nunca se publicó. Al año siguiente, tras sufrir un derrame cerebral, la Madre Angélica también dejó de emitir su programa, “Mother Angelica Live”. Pasó el resto de su vida en el monasterio de clausura que había fundado, y murió en 2016.

Hoy en día, el dominio de EWTN entre los medios es evidente no sólo en los Estados Unidos, sino en todo el mundo, incluso entre los obispos estadounidenses que alguna vez se enfrentaron a la emisora. EWTN es la mayor red de medios de comunicación religiosos del mundo, que llega a unos 250 millones de personas en 140 países. Tiene una personal de 30 trabajadores que cubren sólo el Vaticano, superando con creces a otros medios de comunicación en lengua inglesa, y es propietaria de otras publicaciones católicas, como el periódico National Catholic Register y la Catholic News Agency (CNA, derivada del Grupo ACI – ACI Prensa, con oficina central en Lima, Perú) que compite en Estados Unidos con el Catholic News Service, propiedad de los obispos. El National Catholic Register es también la publicación más leída por los obispos estadounidenses, según una encuesta reciente.

El legado de la Madre Angélica en EWTN ha sido asegurado por un grupo de adinerados donantes conservadores, como documentó la jefa de redacción de National Catholic Reporter, Heidi Schlumpf, en una serie de investigación de 2019 sobre EWTN, pero continúa de manera más visible a través del protegido y biógrafo de la Madre Angélica, el presentador de EWTN Raymond Arroyo, que conduce el programa semanal “The World Over”.

Los comentarios del Sr. Arroyo, al igual que los de la Madre Angélica, son críticos con cualquier aspecto “liberal” de la Iglesia y con frecuencia se presentan como el punto de vista de un “verdadero” católico, con la misma mordacidad por la que la Madre Angélica era alabada por sus seguidores. En un pontificado centrado en la aplicación de las decisiones del Concilio Vaticano II y que a menudo ha dado prioridad a lo pastoral y evangélico sobre lo doctrinal, la antipatía del Sr. Arroyo se ha centrado, como es lógico, en el papa Francisco.

Los invitados recurrentes del Sr. Arroyo en el programa han incluido a prominentes críticos de Francisco, incluido el cardenal Raymond Burke, que suscribió una lista de “dubia” sobre la apertura del papa Francisco para permitir que los católicos divorciados y vueltos a casar reciban la comunión en algunos casos, y el cardenal Gerhard Müller, el ex jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano, que no fue renovado por Francisco para otro mandato en el 2017. Dos años después, el cardenal Müller publicó un “manifiesto de fe” en la Catholic News Agency, propiedad de EWTN, y en otros medios que han sido críticos con el Papa, argumentando en contra de sus enseñanzas sobre la Comunión para los divorciados y vueltos a casar.

En 2018, el ex nuncio apostólico en Estados Unidos, el arzobispo Carlo Maria Viganò, publicó un documento incendiario (desde entonces ampliamente desacreditado), publicado por la Catholic News Agency y otros medios de comunicación críticos con el papa Francisco, alegando que había gestionado irregularmente los casos de abusos cometidos por el excardenal Theodore McCarrick y que por eso exigía su renuncia al pontificado. Poco después, el cardenal Müller apareció en el programa de Arroyo, instando al Papa a “reconciliarse” con el arzobispo Viganò. Otros invitados al programa de Arroyo han sido Joseph Shaw, presidente de la Sociedad de Misa Latina del Reino Unido, que firmó una “corrección filial” dirigida al Papa en relación con sus enseñanzas sobre la comunión de los divorciados y vueltos a casar, y Alexander Tschugguel, que robó estatuas indígenas amazónicas de mujeres embarazadas durante el sínodo del Amazonas y las arrojó al río Tíber, alegando falsamente que eran ídolos andinos.

Christopher Lamb, corresponsal de The Tablet en el Vaticano, escribió en The Outsider, su libro que relata la resistencia anti-Francisco: “En esta batalla, algunos sectores de los medios de comunicación católicos se han erigido como una autoridad paralela que juzga, como un emperador romano que da el pulgar hacia arriba o hacia abajo, si Francisco se ajusta a su comprensión de la ‘verdad’ católica”. Lamb también entrevistó a Michael Warsaw, presidente y director ejecutivo de EWTN, para The Outsider. “Creo que es injusto sugerir que ‘The World Over’ presenta sólo invitados que se manifiestan negativamente sobre el papa Francisco”, dijo Warsaw. “La naturaleza de ese programa es examinar de manera crítica los acontecimientos tanto dentro como fuera de la Iglesia en un formato que es similar a los medios de noticias seculares con una serie de invitados que ofrecen sus opiniones y perspectivas personales sobre los temas del día”.

Además, dijo a Lamb, “The World Over” no es necesariamente representativo de todo lo que hace EWTN, calificándolo como “simplemente un programa semanal en medio de toda una red que consiste en muchos tipos diferentes de contenido”. Warsaw también rechazó las impresiones de que su cadena se opone al Papa por considerarlas “sencillamente absurdas”, y dijo al Sr. Lamb que “estamos unidos al Papa para acompañar y llevar a la gente a comprender la belleza, la verdad y la bondad que se encuentran en la Iglesia”.

Al Sr. Arroyo también se le une regularmente en las transmisiones un grupo que se autodenomina “The Papal Posse” -el sacerdote neoyorquino Gerald Murray, antiguo capellán de la Marina estadounidense y abogado canónico, y Robert Royal, un escritor católico que fundó el think tank Faith and Reason Institute y el blog The Catholic Thing- que intercambian sus ataques al Papa y han concedido entrevistas a invitados anti-Francisco como Steve Bannon, quien argumentó en directo que su propia política populista representa mejor la enseñanza social católica que el Papa.

¿Existe alguna diferencia entre esto y el sano escepticismo que los periodistas deberían tener hacia quienes ocupan posiciones de autoridad? En opinión de Lamb, la cuestión se reduce a la integridad periodística. “Si una empresa de medios de comunicación publica el expediente del arzobispo Viganò en su totalidad, como lo hicieron Lifesite News y el National Catholic Register, tienen la responsabilidad de informar a los lectores por qué lo hacen y si han podido verificar alguna de las acusaciones”, escribió.

El papa Francisco dijo en sus recientes comentarios que su principal preocupación no es que se le ataque personalmente, sino que las personas que se erigen como tales autoridades paralelas a él o al Vaticano están dividiendo a la iglesia en su conjunto: “Yo personalmente merezco ataques e insultos porque soy un pecador, pero la Iglesia no los merece“. En ese sentido, es sorprendente que muchos de los ataques a Francisco hayan procedido de personas y organizaciones, incluidos el Sr. Arroyo y sus colegas de EWTN, que fueron entusiastas partidarios de los papados de Benedicto XVI y Juan Pablo II, y que, de hecho, se cuidaron mucho de no criticar a los papas anteriores. Esta realidad sugiere que el ataque público y la hostilidad contra Francisco están al servicio de una agenda más amplia en EWTN, una que sigue alineada con la desconfianza de la Madre Angélica hacia el Vaticano II y hacia aquellos en la Iglesia de quienes dijo que su “único propósito es destruir”.

Antecedentes en Buena Voz Noticias
Fuente

Traducción libre del artículo “Explainer: The story behind Pope Francis’ beef with EWTN” de Colleen Dulle, publicado en America Magazine / Foto: Episcopado de Inglaterra

Puntuación: 5 / Votos: 1

Buena Voz

Buena Voz es un Servicio de Información y Documentación religiosa y de la Iglesia que llega a personas interesadas de nuestra comunidad universitaria. Este servicio ayuda a afianzar nuestra identidad como católicos, y es un punto de partida para conversar sobre los temas tratados en las informaciones o documentos enviados. No se trata de un vocero oficial, ni un organismo formal, sino la iniciativa libre y espontánea de un grupo de interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *