41 preguntas que plantea la encíclica social de Francisco

6:00 p.m. | 7 oct 20 (AM/VN).- La nueva encíclica del Papa busca interpelar al lector. Quiere que todo aquél que la tenga en sus manos se deje cuestionar por cada uno de los temas que plantea en relación a la fraternidad universal y la amistad social. Con ese recurso pedagógico, Francisco propone hasta 41 preguntas a lo largo del texto que van más allá de un mero examen de conciencia para los hombres y mujeres “de buena voluntad” del siglo XXI. Interrogantes que esperan una respuesta, no sobre el papel, sino en el día a día de quien se enfrenta a ellas, desde una cuestión que hila todo el documento: “¿Quién es mi prójimo?”. La revista Vida Nueva reunió estas cuestiones y las presenta en 25 bloques temáticos. Reunimos también enlaces a otras guías de lectura para Fratelli Tutti.

——————————————————————————————–

1. ¿Ignorar la historia? Al comenzar su análisis de la realidad en Fratelli tutti, Francisco advierte de caer en “una especie de ‘destruccionismo’ donde la libertad humana pretende construirlo todo desde cero”. Desde ahí, comparte una de las preguntas que ya lanzó a los jóvenes en la exhortación Christus vivit: “Si una persona les hace una propuesta y les dice que ignoren la historia, que no recojan la experiencia de los mayores, que desprecien todo lo pasado y que sólo miren el futuro que ella les ofrece, ¿no es una forma fácil de atraparlos con su propuesta para que solamente hagan lo que ella les dice?”.

2. ¿Qué significa hoy la democracia? En esta misma línea, el Papa expone que “un modo eficaz de licuar la conciencia histórica, el pensamiento crítico, la lucha por la justicia y los caminos de integración es vaciar de sentido o manipular las grandes palabras”. Desde ahí, se lanza: “¿Qué significan hoy algunas expresiones como democracia, libertad, justicia, unidad? Han sido manoseadas y desfiguradas para utilizarlas como instrumento de dominación”.

3. ¿Es posible reconocer al vecino? Bergoglio se muestra preocupado porque “un mundo unido y más justo sufre un nuevo y drástico retroceso”. “En esta pugna de intereses que nos enfrenta a todos contra todos, donde vencer pasa a ser sinónimo de destruir, ¿cómo es posible levantar la cabeza para reconocer al vecino o para ponerse al lado del que está caído en el camino?”, escribe.

4. ¿Igualdad de derechos? El Papa cuestiona si la proclamación de los derechos humanos hace 70 años se ha traducido en que la dignidad de todos los seres humanos sea protegida. “Hoy persisten numerosas formas de injusticia, nutridas por visiones antropológicas reductivas y por un modelo económico basado en las ganancias. Una parte de la humanidad vive en opulencia, otra parte ve su dignidad desconocida y sus derechos fundamentales ignorados o violados”, argumenta. En este punto, se pregunta: “¿Qué dice esto acerca de la igualdad de derechos fundada en la misma dignidad humana?”.

5. ¿Los medios católicos hacen fraternidad? Al abordar el papel de los medios de comunicación en el mundo de hoy, lamenta que “los fanatismos que llevan a destruir a otros son protagonizados también por personas religiosas, que pueden formar parte de redes de violencia verbal en espacios de intercambio digital”. A renglón seguido plantea: “¿Qué se aporta así a la fraternidad que el Padre común nos propone?”.

6. ¿Quién es mi prójimo? Francisco reproduce parábola del Buen Samaritano, que sirve de hilo conductor para la encíclica. Así, hace suyas las preguntas del pasaje de Lucas (Lc. 10, 25-37).

7. ¿Con quién te identificas? Al ahondar en los personajes de la parábola del Buen Samaritano, el Papa propone al que está al otro lado que se ponga en la piel de uno de ellos, especialmente del hombre apaleado en el camino: “¿Con quién te identificas? Esta pregunta es cruda, directa y determinante. ¿A cuál de ellos te pareces? Nos hace falta reconocer la tentación que nos circunda de desentendernos de los demás; especialmente de los más débiles”.

8. ¿Nos inclinaremos para curar las heridas? A partir de la parábola, Francisco divide la sociedad en dos tipos de personas: “las que se hacen cargo del dolor y las que pasan de largo”. Toca elegir. “¿Nos inclinaremos para tocar y curar las heridas de los otros? ¿Nos inclinaremos para cargarnos al hombro unos a otros?”. A continuación, el Papa anima a posicionarse: “Este es el desafío presente, al que no hemos de tenerle miedo”.

9. ¿Y si hubiera ganado la venganza? En el mundo actual “las disputas internas e internacionales y los saqueos de oportunidades dejan a tantos marginados, tirados a un costado del camino”. “En su parábola, Jesús no plantea vías alternativas, como ¿qué hubiera sido de aquel malherido o del que lo ayudó, si la ira o la sed de venganza hubieran ganado espacio en sus corazones?”. Y añade en su meditación: “Él confía en lo mejor del espíritu humano y con la parábola lo alienta a que se adhiera al amor, reintegre al dolido y construya una sociedad digna de tal nombre”.

10. ¿Será el herido la justificación de nuestras divisiones? El Papa propone también al lector ponerse en el lugar de los salteadores, especialmente en su huida tras cometer el delito: “La pregunta podría ser: ¿Dejaremos tirado al que está lastimado para correr cada uno a guarecerse de la violencia o a perseguir a los ladrones? ¿Será el herido la justificación de nuestras divisiones irreconciliables, de nuestras indiferencias crueles, de nuestros enfrentamientos internos?” (click aquí para leer el artículo completo).

Cinco cosas a considerar para leer Fratelli Tutti

1. No es para leer en la playa. En primer lugar, hay formas de asimilar la nueva encíclica: hojearla o leerla lentamente en pequeños trozos. No recomiendo tratar de leer el documento de 43.000 palabras, escrito en una prosa papal majestuosa, como se haría con un libro, digamos durante un fin de semana. Podría dar algo de sueño. Y, si bien leer las ideas importantes o síntesis te preparará para el próximo cóctel católico, si quieres entender a Francisco, tómate tu tiempo. No intentes leer más de un capítulo en una sola sesión. Dale tiempo al texto para marinarlo. Cada capítulo toma tiempo para ser digerido.

2. Ya han escuchado mucho de esto antes. La segunda cosa que hay que señalar de la encíclica es que gran parte de ella repite lo que Francisco ha dicho antes. Las citas constituyen más de una cuarta parte de la encíclica, con 288 notas a pie de página para llevar a sus fuentes. Aquí el Papa es como un columnista que, después de siete años de escribir, ha decidido recopilar su trabajo y presentar sus pensamientos de una manera completa y sistemática.

3. No te va a sorprender. La tercera cosa que hay que señalar de la encíclica es que no hay grandes polémicas. Evita mencionar los temas sobre los que a los medios de comunicación les gusta escribir. Más bien la encíclica expresa fuertes opiniones sobre la pena capital, la guerra y la economía, pero el Papa escribe con matices. No ofrece soluciones simples, sino que fomenta el diálogo y la inclusión: Todo el mundo debe participar en la conversación y en el proceso de toma de decisiones para hacer frente a los desafíos del mundo.

4. Es una afirmación de valores, no una prescripción de soluciones. La cuarta cosa que hay que señalar de la encíclica es que, aunque hace propuestas específicas, se trata más de actitudes y valores que de programas. En su meditación sobre el “Buen Samaritano”, concluye, “La decisión de incluir o excluir a los heridos que yacen a lo largo del camino puede servir como criterio para juzgar cada proyecto económico, político, social y religioso”. Para Francisco, por ejemplo, la amabilidad no es sólo una virtud personal, sino algo que debe impregnar la cultura. Esto debería conducir a una “cultura del encuentro”, dice, donde la gente “debería sentir pasión por conocer a los demás, buscar puntos de contacto, construir puentes, planificar un proyecto que incluya a todos” (click aquí para leer el artículo completo).

Información relacionada:
Antecedentes en Buena Voz Noticias
Fuentes:

Revista Vida Nueva / America Magazine / Foto: Oficina de Prensa del Vaticano

 

Puntuación: 5 / Votos: 2

Buena Voz

Buena Voz es un Servicio de Información y Documentación religiosa y de la Iglesia que llega a personas interesadas de nuestra comunidad universitaria. Este servicio ayuda a afianzar nuestra identidad como católicos, y es un punto de partida para conversar sobre los temas tratados en las informaciones o documentos enviados. No se trata de un vocero oficial, ni un organismo formal, sino la iniciativa libre y espontánea de un grupo de interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *