Abuso y manipulación, también entre religiosas

1:00 p.m. | 14 ago 20 (LCC).- La Iglesia ha puesto su atención en la cuestión de los abusos, tanto a nivel de reflexión como de medidas y protocolos operativos. Por ahora, el esfuerzo se centra sobre todo en el abuso sexual y psicológico de los niños a manos de los sacerdotes. Sin embargo, otros espacios también urgen de cuidado, como las congregaciones femeninas. En su mayor parte no adopta la forma de violencia sexual y no involucra a menores, pero eso no lo hace menos importante o sin consecuencias significativas. Por la experiencia pastoral recopilada, generalmente involucra el abuso de poder y de conciencia, acompañado de la tendencia de algunas superioras de “permanecer en su mandato a cualquier precio”.

——————————————————————————————–

El atractivo del poder en las congregaciones femeninas

El aire de renovación provocado por el Concilio Vaticano II y los subsecuentes decretos del Magisterio no fue experimentado de la misma manera por todas las congregaciones religiosas. Algunas han logrado ponerse al día y reformarse, otras no lo han logrado, ya sea por falta de ímpetu, ya sea porque están convencidas de que las costumbres que se practicaban antes pueden constituir todavía el modo ideal de gobierno. La historia nos enseña, desgraciadamente, que sin el esfuerzo de confrontación y búsqueda de nuevos caminos, se corre el riesgo de perder la frescura del carisma, iniciando una lenta pero imparable decadencia.

También hay que añadir que la dinámica de la vida religiosa femenina es muy diferente a la de los hombres en muchos aspectos. Los estudios y las numerosas posibilidades pastorales de quienes han conducido las Órdenes permiten a los religiosos varones vivir con mayor apertura y autonomía, incluso en cuestiones que afectan a la vida en común y a sus votos religiosos.

Además, la respuesta y el entusiasmo vocacional que una joven experimenta al comienzo de su camino no siempre permiten evaluar con precisión la diferencia entre los distintos institutos religiosos. La disposición y la inocencia típicas de quienes se encuentran al comienzo de su experiencia vocacional pueden hacer que a veces coincidan con un superior que tenga la habilidad de identificar almas generosas y vulnerables a la manipulación. Poco a poco, la fidelidad al carisma se convierte en fidelidad a los gustos y preferencias de una persona concreta que decide arbitrariamente quién puede o no puede aprovechar las oportunidades de formación o de estudio, lo que se considera como una especie de premio que se concede a los más fieles y dóciles, en detrimento de los que expresan una actitud diferente. Esto puede conducir a formas de chantaje y de poder sin límites.

Estas situaciones son desgraciadamente bien conocidas y extendidas, hasta el punto de que han sido consideradas por la curia romana. En una entrevista concedida a la revista Donne Chiesa Mondo, el cardenal João Braz de Aviz, Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, se expresó claramente: “Hemos tenido casos, no muchos afortunadamente, de superioras generales que, una vez elegidos, nunca han renunciado a su puesto. Han eludido todas las reglas. Una incluso quiso cambiar las constituciones para poder seguir siendo superiora general hasta su muerte.

Y en las comunidades hay religiosas que tienden a obedecer ciegamente, sin decir lo que piensan. Muchas veces el miedo entra en juego, especialmente en el caso de las mujeres religiosas. Pueden tener miedo de la superiora. Cuando se trata de una verdadera obediencia, por el contrario, es necesario decir lo que el Señor sugiere en su interior, con valor y verdad para ofrecer a la superiora más luz para decidir”.

La situación de algunas comunidades religiosas

Es curioso que en el contexto cultural actual, en el que la autoridad es impopular y una fuente de estrés (hasta el punto de que muchos superiores generales de congregaciones masculinas piden que se les releve de su cargo pronto), en algunos institutos femeninos se tiende a lo contrario, a prolongar a toda costa el mandato recibido.

En una congregación (actualmente sujeta a gestión externa) la misma hermana fue consejera general durante 12 años, y luego superiora general durante 18 años, y consiguió que la eligieran de nuevo vicaria general, “dirigiendo” el capítulo, para poder seguir gobernando de facto en los años siguientes.

Esa situación plantea la cuestión de si el ejercicio del gobierno se considera una forma de asegurar privilegios que se excluyen de otros miembros, como, por ejemplo, en el caso que nos ocupa, llevar familiares a la comunidad, acogerlos y cuidarlos sin cargo, “utilizando” las enfermeras religiosas, que ciertamente no están en condiciones de actuar de otra manera. En algunos casos los familiares también han sido enterrados en las tumbas de la congregación. Las jóvenes religiosas, en su mayoría de otra nacionalidad, reciben así el mensaje de que el poder es un atajo que facilita los favores a los miembros de la familia y que el imperativo de “dejar al padre y a la madre” era sólo para ellas.

En otro instituto, la superiora, sin consultar a nadie, llevó a su madre a la comunidad hasta su muerte, permitiéndole compartir los espacios comunitarios durante unos veinte años. Cada verano dejaba la comunidad para llevar a su madre de vacaciones.

Ser superiora parece garantizar otros privilegios exclusivos, como disfrutar de la mejor atención médica, mientras que una simple religiosa no puede ni siquiera ir al oftalmólogo o al dentista, porque “hay que ahorrar dinero”. Los ejemplos se refieren, lamentablemente, a todos los aspectos de la vida ordinaria: desde la ropa hasta la posibilidad de tomar vacaciones, tener un día libre o, más sencillamente, poder salir a pasear; todo debe estar sujeto a la decisión (o al capricho) de la misma persona.

Si se pide una prenda de vestir necesaria, hay que esperar la decisión del consejo, o la solicitud se rechaza “por razones de pobreza”. Al final, algunas religiosas se dirigen a los miembros de la familia. Les resulta aún más triste saber que el armario de la superiora está lleno de ropa comprada con el dinero de la comunidad sin consultar a nadie, mientras que otras apenas tienen una muda de ropa.

Estos son ejemplos que pueden parecer desconcertantes y difíciles de creer para quienes viven en congregaciones masculinas, y ante los cuales uno puede limitarse a sonreír. Desafortunadamente para algunas hermanas esta es la realidad diaria, una realidad que en su mayoría no pueden dar a conocer, porque no saben a dónde acudir por miedo a las represalias.

La gestión patrimonial de un instituto como propiedad personal es otro tema doloroso para algunas congregaciones femeninas, donde la complicidad entre la superiora general y la tesorera (también de por vida, a pesar de los límites de edad) termina por permitirles el control total de los bienes.

Como en el relato de Giovanni Verga, La roba, todo acaba concentrado en las manos de una persona (que hace de la congregación una preocupación familiar, contratando a personas sin las competencias necesarias, pero con las que tiene vínculos familiares), a pesar de las prescripciones del derecho canónico y de las reglas del propio instituto. Ser la superiora general puede ser la instancia suprema; nadie puede verificar la gravedad de la situación. Esto va en detrimento de las que vendrán después, sobre todo de las religiosas jóvenes.

Un mensaje elocuente

¿Qué idea de la vida religiosa se retrata en estos casos? Evidentemente, gobernar es sinónimo de privilegio, en detrimento de los más débiles. Algunos de estos institutos no tienen novicias en Italia desde hace más de 50 años. ¿Podría ser por casualidad? Ciertamente, las vocaciones están en decadencia, pero ¿por qué al mismo tiempo en otros países hay comunidades que no están en decadencia?

En todo caso, la falta de vocaciones no parece haber suscitado interrogantes al respecto, ni ha dado lugar a la necesidad de actualizar la pastoral de búsqueda de vocaciones, valorando los carismas de las hermanas más capaces. Contrariamente a las orientaciones expresadas por la Iglesia desde hace muchos años, se sigue practicando la costumbre de importar novicias de otros países, utilizando a las jóvenes como “parches”, sin garantizarles necesariamente una mejor formación. Las recién llegadas, en su mayor parte, son incapaces de defenderse, tanto por las dificultades lingüísticas como por la absoluta incapacidad de orientarse fuera de la casa religiosa en la que permanecen encerradas y en la que viven como una prisión, más que como en una comunidad.

El cardenal João Braz de Aviz recuerda también los casos de abusos sexuales sufridas por los novicias a manos de las formadoras, situación más rara que en las congregaciones masculinas, pero quizá, por esta misma razón, más dolorosa. El cardenal espera también en este campo la valentía de aclarar y proteger a los más débiles como una misión propia de la Iglesia.

El drama de las que dejan una congregación

Lo anterior, aunque se informe anónimamente, es desafortunadamente para algunas religiosas la dolorosa realidad cotidiana, situación que también ha sido claramente reconocida por el Magisterio. El documento New Wine in New Wineskins, que hace un balance de la vida religiosa después del Concilio, no deja de señalar situaciones problemáticas por falta de confianza y dependencia total: “Quien ejerce el poder no debe alimentar actitudes infantiles que puedan inducir a comportamientos privados de responsabilidad […]. Lamentablemente, hay que reconocer que situaciones de este tipo son más frecuentes de lo que estamos dispuestos a aceptar y denunciar, y se dan sobre todo en Institutos femeninos. Esta es una de las razones que parece motivar numerosos abandonos, que para algunas, es la única respuesta a situaciones que se han vuelto insoportables”.

Pero incluso el momento de dejar la vida religiosa, ya de por sí difícil y doloroso, trae consigo más sufrimiento, en su mayoría desconocido para los que pertenecen a congregaciones masculinas. El Cardenal de Aviz mencionó la trágica condición en la que se encuentran estas religiosas: en muchos casos no han recibido ninguna ayuda; por el contrario, se ha hecho todo lo posible para evitar que encuentren dónde vivir.

El problema se ha vuelto tan grave que el papa Francisco ha decidido construir una casa para aquellas que, especialmente las no italianas, no tienen a dónde ir. “He estado”, dijo el cardenal, “visitando a estas exreligiosas. Encontré allí un mundo de heridas, pero también de esperanza. Hay casos muy duros, en los que las superioras les han retenido los documentos a las monjas que quieren dejar el convento, o que habían sido expulsadas. Estas personas entraron en el convento como monjas y se encuentran en estas condiciones.

Ha habido casos de prostitución para mantenerse. ¡Son exmonjas! Las monjas Scalabrinianas se han encargado del cuidado de este pequeño grupo. Algunos casos son realmente difíciles, porque estamos frente a personas heridas con quienes es necesario reconstruir la confianza. Debemos cambiar la actitud de rechazo, la tentación de ignorar a estas personas, de decir “ya no es nuestro problema”. Y luego, a menudo estas exreligiosas no son acompañadas de ninguna manera, no se dice una palabra para ayudarlas… todo esto debe cambiar absolutamente”.

Algunas hermanas permanecen en su Instituto sólo porque no imaginan otra forma de vida. No conocen la ciudad, el idioma, no han podido obtener títulos académicos. Es una situación de chantaje psicológico que causa gran tristeza. Por otra parte, algunas han dejado la congregación pero no han dejado de lado el deseo de consagrarse al Señor, y buscan un camino que pueda respetar su dignidad.

Es llamativo cómo algunas formas de consagración que permiten una mayor libertad a los que pertenecen a ella, como el Ordo Virginum, registran un número creciente de entradas. En varios casos se trata de antiguas religiosas que han abandonado su congregación, a menudo por las razones antes mencionadas. Buscan una autonomía y una coherencia de vida que no sea incompatible con la consagración (salir, ejercer una actividad pastoral, estudiar, enseñar), autonomía que les ha sido negada. Esto constituye un mensaje que no puede ser ignorado en lo que respecta al futuro de la vida religiosa femenina.

Dando voz a los que no la tienen

La problemática de los abusos incluye múltiples casos de diferente gravedad, pero todos ellos deben ser abordados para que la voz de la Iglesia sea creíble. Tratar estos casos no significa reducir la realidad de la vida religiosa de las mujeres a esto. Nadie niega el papel y la importancia del trabajo realizado por tantas religiosas al servicio de los más pequeños -como, aunque sólo sea para permanecer en el tema, el ministerio de las monjas Scalabrinianas antes mencionadas- ni se quiere poner “en el mismo saco” a todos los liderazgos y sus modalidades en congregaciones femeninas.

Por el contrario, la existencia misma de tales estilos diferentes de liderazgo puede ser útil para promover formas de consagración cada vez más imbuidas del vino nuevo del espíritu evangélico. Al mismo tiempo, aborda el gran sufrimiento, a nivel afectivo, psicológico y espiritual, que la traición de tal espíritu conlleva para muchos. Las jóvenes que habían dejado todo con entusiasmo para seguir al Señor se encuentran ahora solas, abandonadas y en muchos casos desesperadas, en una situación de vacío emocional, relacional y profesional. ¿Dónde pertenecen estas almas atrapadas? ¿Quién responderá a su grito de ayuda?

Para un sacerdote, la ordenación y los estudios siguen siendo una garantía de que tendrá un respaldo y una posibilidad de incardinación, ambos imposibles para una mujer religiosa. ¡Cuán lejos está todo esto de la forma en que el papa Francisco nos dirigió al convocar el Sínodo de los Jóvenes! En el último pasaje recordó la recomendación de San Benito a sus abades “de consultar también a los jóvenes antes de cualquier elección importante, porque es a menudo a los más jóvenes a quienes el Señor revela la mejor solución”.

Y qué lejos está de la característica de la vejez, la de ser la preparación para el encuentro con Dios. El cardenal Carlo Maria Martini señaló a este respecto: “Hay al menos dos tipos de adultos: los que se dejan llevar por la vorágine de los compromisos, y los que saben tomarse el tiempo para madurar sus principios. Sólo estos últimos merecen plenamente el título de adultos. Cuanto más se crece en responsabilidad, más necesarios son los momentos de retiro y de silencio. Luego está la etapa de la dependencia de los demás, la que nunca quisiéramos, pero que llega, para la que debemos prepararnos”.

Cuando, por otra parte, uno se aferra a su posición durante demasiado tiempo, surge la sospecha de que no se espera nada más de la vida: es un mensaje de nihilismo práctico. El papa Francisco observa con tristeza el cierre al futuro por parte de los sacerdotes y religiosos apegados a su papel, incapaces de delegar, de dar espacio, de preparar a alguien que pueda reemplazarlos: “Se contentan con tener algún poder y prefieren ser generales de ejércitos derrotados antes que simples soldados de un escuadrón que sigue luchando. ¡Cuántas veces soñamos con planes apostólicos expansionistas, meticulosos y bien diseñados, típicos de los generales derrotados!”.

Es también por esas razones que el documento New Wine in New Wineskins (Para Vino Nuevo, Odres Nuevos) pide la elaboración de normas a nivel general para “atenuar los efectos a mediano y largo plazo de la difundida praxis de cooptación a roles de responsabilidad de miembros de precedentes gobiernos generales. Dicho de otro modo, normativas que impidan mantener cargos más allá del plazo canónico, sin permitir que se recurra a fórmulas que, en realidad, eluden lo que las normas tratan de evitar” (N. 22).

Por lo tanto, no solo es cuestión de lidiar con estos casos dolorosos -aunque ésta sigue siendo una tarea prioritaria e indispensable-, sino también de preparar intervenciones eficaces para verificar y supervisar el modo en que se ejerce el gobierno, para que no se repitan estos abusos y para que se ofrezca a quienes desean consagrarse al Señor un estilo más evangélico de vivir la autoridad y la vida comunitaria.

La gran atención que con razón se presta al abuso de los niños no debe impedir una respuesta adecuada a estas situaciones, aunque no reciban el mismo clamor mediático. También aquí se trata de dar voz a los que no la tienen.

Antecedente en Buena Voz Noticias:
Fuentes:

Artículo “Authority and Abuse Issues among Women Religious” de Giovanni Cucci SJ. Tomado de La Civiltà Cattolica. Traducción libre de Buena Voz Noticias / Foto: Getty

 

Puntuación: 5 / Votos: 1

Buena Voz

Buena Voz es un Servicio de Información y Documentación religiosa y de la Iglesia que llega a personas interesadas de nuestra comunidad universitaria. Este servicio ayuda a afianzar nuestra identidad como católicos, y es un punto de partida para conversar sobre los temas tratados en las informaciones o documentos enviados. No se trata de un vocero oficial, ni un organismo formal, sino la iniciativa libre y espontánea de un grupo de interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *