¿Qué significa para el África subsahariana la visita de Francisco?

4:00 p m| 3 set 19 (AM/VN).- El Papa volverá a visitar África del 4 al 10 de septiembre, un continente que ha acogido con gran entusiasmo durante los últimos cincuenta años los viajes de cuatro papas, y donde el catolicismo experimenta un mayor crecimiento que en el resto del mundo. Francisco visitará las capitales de Mozambique, Madagascar y Mauricio, países que fueron colonias de diferentes potencias europeas.

Los tres países de este viaje, que han pasado este año por una dura crisis a causa de dos importantes ciclones y que han padecido conflictos originados en el ámbito político y social, sostienen una actividad de la Iglesia ligada fundamentalmente a la actividad misionera. Francisco llega con un mensaje que invita a la reconciliación y al cuidado del medioambiente. Reunimos información previa a la visita, y el comentario del jesuita Agbonkhianmeghe Orobator, Presidente de la Conferencia de los Superiores Mayores del África y Madagascar.

—————————————————————————

En una entrevista con America Magazine, el Presidente de la Conferencia de los Superiores Mayores del África y Madagascar, Agbonkhianmeghe Orobator SJ, habló sobre el significado de la visita del Papa, no sólo para los tres países que visitará, sino también para la Iglesia católica en este continente de 54 naciones y 1300 millones de personas (17 por ciento de la población mundial).

“Una visita papal siempre es un acontecimiento especial y bienvenido en África”, dijo el padre Orobator, nacido en Nigeria. “Creo que refrescará los corazones de un pueblo que se enfrenta a muchos desafíos”. Y añadió: “Piensen en el ciclón Idai y sus consecuencias devastadoras (en Mozambique) o en las múltiples tragedias a las que ha tenido que hacer frente el pueblo malgache en los últimos tiempos, y las incertidumbres políticas en Mauricio”.

“África se enfrenta hoy a múltiples desafíos, entre los cuales el principal es una grave brecha o falta de liderazgo”, dijo el Padre Orobator. “Todo lo que sale mal en África se debe a este déficit de liderazgo, ya sea corrupción, violencia, pobreza, desempleo, migración o disfuncionalidad política”. Por otra parte, dijo, “África está bendecida con una abundancia de recursos humanos, naturales y materiales. La gente es el mayor activo del continente”.

Dijo que los líderes de África “son como los pastores bíblicos que alimentan su rebaño y lo desorientan, lo destruyen y lo dispersan” (Jer 23,1-4; Ez 34,2-5). Y añadió: “Nuestros supuestos líderes tienen mucho que aprender del estilo de liderazgo pastoral del papa Francisco”.

Desde que fue elegido Papa en 2013, Francisco ha visitado Egipto, Kenia, Uganda, la República Centroafricana y Marruecos, y probablemente visitará el sur de Sudán a principios del próximo año. El Padre Orobator dijo: “Su manera única de guiar e inspirar esperanza, su énfasis en la misericordia y su compasión sin pretensiones por los pobres… esas acciones hablan con fuerza a los africanos”.

Cuando se le preguntó qué podía hacer el papa Francisco para alentar el crecimiento de la Iglesia católica en África, el Padre Orobator dijo: “Es un pensamiento estrecho el percibir y evaluar el crecimiento del cristianismo o de la Iglesia sólo en número. La calidad de la fe y la profundidad del compromiso con el Evangelio son criterios más importantes. En un continente lleno de malas noticias, la pregunta es, ¿cómo puede el Evangelio convertirse en buenas noticias?”

Dijo que el Papa puede ayudar en este proceso “llamando a la Iglesia, en particular a sus líderes, a una forma más ejemplar de dar testimonio del Evangelio y a un liderazgo más profético, que conduzca con el ejemplo en la práctica de las Bienaventuranzas y caminando con los pobres y los marginados, acompañando a los jóvenes en su búsqueda de un rasgo significativo y esperanzador, y encarnando el llamado del Papa a la conversión ecológica y al servicio”.

El padre Orobator también dijo: “Hay muchas personas en África que se sienten excluidas, ya sean migrantes, víctimas de todas las formas de abuso y violencia sexual por género o católicos divorciados o que se han vuelto a casar. Necesitan sentir y saber que la Iglesia es su hogar, no un juez despiadado”. Hablando de “el azote del clericalismo”, dijo que Francisco puede desafiar a los líderes de la Iglesia en África a que se despojen de “lujos y privilegios… para abrazar una manera humilde de vivir el Evangelio y servir al pueblo de Dios”.

Preguntado sobre las tensiones entre cristianos y musulmanes en varios países africanos, incluyendo su tierra natal, Nigeria, el Padre Orobator respondió: “En realidad, la religión ha sido explotada y continúa siendo manipulada e instrumentalizada para intereses políticos y ganancias económicas. La religión no es el problema: charlatanes se hacen pasar por evangelistas, pastores y predicadores”.

Se espera que Francisco tenga reuniones privadas con muchos de los “aproximadamente 400 jesuitas” que están en los tres países que visitará. El Padre Orobator dijo que estos jesuitas están “trabajando en ámbitos tan diversos como la educación básica, primaria y superior, el ministerio pastoral, el retiro y la espiritualidad, el empoderamiento y la transformación social, el acompañamiento de la juventud, la ecología, la evangelización primaria, los medios de comunicación y las capellanías universitarias”.

Informó que “los jesuitas están expandiendo sus huellas apostólicas en Mozambique y ayudando a reconstruir vidas y medios de sustento después del ciclón Idai. En Madagascar, los jesuitas han sido parte importante de la misión evangelizadora de la Iglesia durante más de medio siglo”. Más allá de eso, “trabajan desinteresadamente para poner en práctica las preferencias apostólicas universales de la Compañía de Jesús”.

En su viaje, Francisco visitará primero la República de Mozambique, un país rico en recursos naturales pero clasificado por las Naciones Unidas como uno de los países menos desarrollados del mundo. Limita al este con el Océano Índico, al norte con Tanzania, al noroeste con Malaui y Zambia, al oeste con Zimbabue y al suroeste con Esuatini (Suazilandia) y Sudáfrica.

Fue colonia portuguesa desde principios del siglo XVI hasta su independencia en 1975. Tras una larga guerra civil, en 1994 se celebraron elecciones multipartidistas, pero la violencia política ha continuado esporádicamente. A principios de agosto, el gobierno y el principal grupo opositor firmaron un nuevo acuerdo de paz para este país de 30 millones de habitantes, de los cuales el 70% (incluyendo el 27%) y el 19% musulmanes.

El 6 de septiembre, el Papa viajará desde Maputo, la capital de Mozambique, a Antananarivo, la capital de Madagascar. A unas 250 millas de la costa de África Oriental, Madagascar incluye la cuarta isla más grande del mundo y varias más pequeñas. Tiene una población de 27 millones de habitantes, y se estima que el 41% son cristianos (incluyendo cuatro millones de católicos), y el 7% son musulmanes; cerca de la mitad de la población sigue creencias indígenas. Los diversos ecosistemas del país y la vida silvestre única están amenazados por el rápido crecimiento y desarrollo de la población. Fue colonia francesa de 1897 a 1960, cuando recuperó su independencia; desde entonces ha pasado por varias crisis políticas y ahora es considerada una frágil democracia constitucional. Al igual que Mozambique, está en la lista de la ONU de los países menos desarrollados del mundo.

En la mañana del 9 de septiembre, el Papa volará a Port Louis, la capital de la República de Mauricio, para una visita de ocho horas antes de regresar a Roma. Mauricio es un país insular situado a 1200 millas de la costa sudeste de África. Fue una colonia de los Países Bajos (1638-1710), Francia (1715-1810) y luego Gran Bretaña, de la que se independizó en 1968. Este país multiétnico de 1,2 millones de habitantes tiene un sistema parlamentario y está muy bien posicionado en términos de libertad económica y política. Alrededor de la mitad de su población es hindú, un tercio es cristiana (incluyendo a más de 300.000 católicos) y el 17% son musulmanes.

Aunque el Padre Orobator no estará presente en ninguno de los países que Francisco visitará, expresó su esperanza de que el primer Papa jesuita “anime a la gente, mujeres, hombres y niños propensos a la desesperación. Que reanime sus corazones”. Dijo: “La Iglesia en estos países es vibrante y hace buenas obras entre los pobres”, y espera que la visita del papa Francisco “ayude a renovar su misión en estas tierras y reavivar la luz y la vida del Evangelio de Cristo Resucitado para un pueblo acostumbrado a vivir con numerosas dificultades socioeconómicas y políticas”.

 

La reconciliación y la protección del medio ambiente, ejes del viaje del Papa a África

La reconciliación para superar las divisiones y la protección del medioambiente serán las dos grandes ejes que marcarán el viaje que el papa Francisco realizará a Mozambique, Madagascar y Mauricio.

“Uno de los temas será la reconciliación, la paz y la cultura del encuentro”, explicó este miércoles el nuevo director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, en su primera rueda de prensa tras su nombramiento el pasado 18 de julio. “El otro tema del viaje, que va ligado estrechamente al de la reconciliación, es el del cuidado de la creación. Son países con una riqueza natural extraordinaria”.

Bruni destacó cómo la grave deforestación de Madagascar está relacionada con los niveles de miseria que sufre el país, uno de los más pobres de África, y recordó los recientes ciclones Idai y Kenneth que han golpeado Mozambique, en particular la ciudad de Beira, en el sur del país, donde más de 800 personas murieron y cientos de miles se quedaron sin hogar debido al huracán Idai el pasado mes de marzo.

Francisco no visitará esa región por “problemas logísticos”, indicó el director de la Sala de Prensa de la Santa Sede. “La reconstrucción sigue en curso y un viaje del Papa supondría un peso ulterior”. Que no haya una etapa en Beira no significa que el Papa se olvide de los damnificados por las catástrofes naturales sufridas en Mozambique, a los que envió ayuda y que estarán muy presentes en sus intervenciones a lo largo del viaje.

Durante la semana que durará su visita a Mozambique, Madagascar y Mauricio, países que ya visitó San Juan Pablo II a finales de los años 80 del siglo pasado, con el final del colonialismo todavía muy presente, Francisco pronunciará 15 intervenciones. Utilizará el portugués en su estancia en territorio mozambiqueño y pasará al italiano en las otras dos naciones.

 

Enlaces relacionados:

 

Fuentes:

America Magazine / Revista Vida Nueva / Religión Digital

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *