Publicaciones católicas: Nuevos caminos para un mundo digital

5:00 p m| 10 jul 19 (VATN).- Numerosos representantes de la industria editorial católica de todo el mundo se reunieron en Roma para discutir estrategias ante el entorno de continuos cambios que plantea la era digital. Conferencias, debates y grupos de trabajo enfocaron las conversaciones en la aparición de nuevas tecnologías, la mayor presencia de Internet en todos los continentes, el actual contexto cultural, y el comportamiento del consumidor -tema conducido por el especialista Nick Morris, fundador de Canvas8-, sin dejar de lado temas como la misión pastoral y eclesial del editor católico.

—————————————————————————

El “comienzo de un nuevo camino juntos”. Esta es la esperanza del Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini, en las Jornadas Internacionales de Editoriales Católicas en Roma que se realizaron del 26 al 29 de junio, en el Centro de Congresos Auditorio Aurelia. Además, queda el compromiso de hacer esta actividad un acontecimiento a repetir con una fecha fija.

“El primer balance es la belleza de encontrarse en persona, de compartir experiencias, dificultades y el compromiso de construir proyectos juntos”, afirma Ruffini. “Los proyectos –explica– deben partir de la consideración de nosotros mismos como editores en un sentido moderno y contemporáneo, lo que significa no sólo ser ‘los que publican libros’, sino creadores de cultura fundada en nuestra fe”. Un enfoque que “reúne muchas cosas” y que “significa crear un entorno en el que se pueda encontrar, leer, pero también ver una película, un documental. En definitiva, tratando de vincular las diferentes formas de ser editores”.

Lo digital, por tanto, “es un lenguaje de nuestro tiempo y debemos hablar el lenguaje de nuestro tiempo”, señala Ruffini: “utilizamos lo digital, utilizamos todos los medios a nuestra disposición para hablar entre nosotros. Sólo hay una cosa que distingue al hombre del resto de la creación, y es el lenguaje. Lo digital es el lenguaje de nuestro tiempo. Tomémosla por eso y pongámosla al servicio del hombre”.

“Estar en el mundo”, entonces, “significa no escapar de esto. Hay quienes piensan que ser editores o lectores católicos significa ser una parte pequeña, más o menos relevante del mundo. Estamos en el mundo, el catolicismo significa ser universal. Nuestra aspiración es ser ‘significativos’ para todos y por lo tanto ser mejores que otros editores también en la construcción de esta interrelación”.

Lo importante, por tanto, no es percibirse a sí mismo como una minoría, sino explotar las especificidades de la editorial católica. Tal vez las librerías en general tienen menos sentido que en el pasado, pero las que funcionan son las que crean un lugar de agregación, donde se venden libros, pero también se hacen otras cosas, se realizan encuentros culturales, se escucha música, también son cafés. “Tienes que ser tan bueno como requiere nuestro tiempo”, afirma Ruffini. Así que no nos consideremos una minoría, sino que seamos nosotros mismos los que nos pidamos ser “gustosos”. En un mundo insípido es absurdo que no haya mercado de la sal, si somos deliciosos, encontraremos quién compra nuestros libros y quién ve nuestras películas.

-La experiencia francesa

“Nosotros, como editores católicos, queremos ser un puente entre la Iglesia y el mundo”, dijo Jean-Marie Montel, presidente de la Federación de Medios de Comunicación Católicos de Francia, a Vatican News.

“Creo que es muy importante como editoriales proponer convicciones, valores que comunicamos y que derivan de la Escritura, del Evangelio, dirigiéndonos a un público que debemos escuchar. Ser editores católicos -señaló- significa no sólo ser católicos, sino también dirigirse al mundo porque ser católico implica ser universal. Así que nos dirigimos a todos, al mundo, encontrando autores, profetas, valorándolos, ayudándolos a crecer, difundiéndolos ampliamente, por todos los medios: con libros, con papel, a través de revistas, incluso a través de lo digital. Porque -concluyó- lo digital no es nuestro enemigo, sino una enorme oportunidad para llegar al mayor número de personas en muy poco tiempo”, afirmó Montel.

De Europa a África, Ipeleng Thlankana, redactor jefe de la revista Reality, puso en práctica la experiencia de las publicaciones católicas en Sudáfrica. “En una escala del 5 al 10, le daría un 6º grado especialmente a la prensa escrita, en comparación con la digital: la digital -explicó- es muy popular entre los jóvenes adultos, que leen, pero prefieren hacerlo en los medios digitales, pero hay un compromiso: lees. El objetivo final de la publicación católica -añadió- es enseñar, influir y, obviamente, difundir el Evangelio, sobre la fe católica, comunicándola mejor. Porque si la comunicación es mejor, la gente puede entender, teniendo un mejor acceso”, concluyó.

-Alimentando la fe

Una referencia a lo “esencial” de nuestra vida frente al individualismo de hoy vino del Padre Marko Ivan Rupnik, teólogo jesuita, artista y director del Centro Aletti. “Nos encontramos ante un egoísmo cultural o etnocentrismo, que se expresa en el amor exagerado a nuestra cultura, porque estamos en una fase de transición de una época a otra: hay -observó- una cierta inseguridad que, en lugar de ayudarnos a los cristianos a abrir la vida que hemos recibido, a salir hacia los demás, nos lleva a caer en la trampa de defendernos a nosotros mismos, a lo que hemos producido, a lo que es nuestro. Y de esto el mundo ya está cansado”.

En ese contexto “la editorial católica -afirma el teólogo jesuita- debe tener más presente el hecho de alimentar la fe, de alimentar esa vida que los bautizados reciben con el Bautismo y que, para los que no son bautizados, manifiesta una cierta belleza. Porque la belleza es amor realizado. Y el mundo -concluyó- está fascinado por ello”.

Carmen Magallón presidente de la Casa Editorial Romana habla sobre la situación de las casas editoriales en España y afirma que existe una gran tradición, que comenzó con las editoriales de los grupos religiosos, ahora tienen como desafío llegar al gran público, no concentrarse solamente en España. Cuáles en concreto son estos desafíos para alcanzar al gran público con la web o con los e-book, Carmen ha dicho que es un reto que les ofrece una gran oportunidad de llegar incluso a los jóvenes que cada día leen más los libros digitales, que los en papel.

 

La espiritualidad es el camino para llevar a las jóvenes generaciones hacia la religión

Comentario de Nick Morris, fundador de la consultora especialista en comportamiento del consumidor Canvas8, sobre las posibilidades de las editoriales católicas: En la misión de acercar la religión a los más jóvenes, es importante considerar la espiritualidad, que es una noción muy importante para ellos.

 

Fray Julio Cesareo: cambio de mentalidad para publicaciones católicas

“Si Facebook fuera una nación, estaría mucho más poblada que la India”, dice Fray Julio Cesareo, ilustrando el valor de la Jornada. “El sector -explica el Director Editorial de la Librería Editora Vaticana- tiene que hacer frente a la dinámica contemporánea para adaptar su misión de anuncio al espíritu de los tiempos.

-¿Cuál es el objetivo concreto de las Jornadas Internacionales de la Edición Católica?

El objetivo es trabajar en red tratando para repensar la visión. La idea es reflexionar juntos sobre el hecho de que el servicio evangélico que estamos llamados a realizar a través de nuestros libros no necesita correr detrás de emergencias, modas y tendencias culturales. En cambio, necesitamos entender mejor estos procesos para convertirnos de alguna manera en protagonistas.

Se trata de estar al servicio de la humanidad, que ha cambiado mucho con respecto a las décadas anteriores, manteniendo intacta la necesidad de la fe y del encuentro con el Señor. La continua expansión de las redes sociales está bajo la mirada de todos, así como la desintegración de las fronteras entre los diferentes medios de comunicación. Sin embargo, a pesar de que todo esto ha puesto en crisis los modelos tradicionales de producción y consumo, debemos vivir sin miedo en el entorno digital contemporáneo en busca de una relación con los demás.

-¿Qué necesita un editor católico?

En primer lugar, es necesario tomar conciencia de ello. La conciencia de una visión eclesial de nuestro tiempo. Es necesario leer los signos de los tiempos, recordando que Dios habla a través de lo que sucede y que por lo tanto bajo los hechos hay una melodía que el Señor está tocando. Este es el tema sobre el que el director del Centro Aletti, el teólogo y artista jesuita Marko Ivan Rupnik, disertó, y en particular, abordó el papel de la publicación religiosa en el contexto cultural actual y, por tanto, sobre cómo el libro puede seguir siendo un instrumento de comunicación de belleza, esperanza y confianza. Somos conscientes de que el editor católico también necesita conocer en profundidad las herramientas de nuestro tiempo, los medios y las posibilidades que los medios de comunicación ofrecen para ser más versátiles. Esto es importante para hacer negocios, especialmente a la luz de la complejidad del mercado actual.

-¿Cuál es la visión final que propone?

El anuncio cristiano es una invitación a un informe. Una relación en Dios, con Cristo y con nuestros hermanos y hermanas. Y como tal no puede ser una comunicación que sea igual para todos, al contrario, es única para cada uno. Por lo tanto, creemos que la atención al destinatario es de fundamental importancia, especialmente para nosotros, los actores católicos, que quizás no siempre somos muy dinámicos a la hora de llevar esta verdad a la práctica. Por eso, escuchamos atentamente la intervención de un “laico”: Nick Morris, fundador de Canvas8, una realidad que ayuda a las empresas a calibrar su oferta a las necesidades y expectativas de los consumidores. No hay que tener miedo de ser amigable con el cliente porque este enfoque también le sirve al editor católico para responder mejor a las necesidades de la gente.

 

Fuente:

Vatican News

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *