Culmina cumbre antiabusos: nuevas normas y guías, declaraciones y comentarios

4:00 p m| 27 feb 19 (VN/RD).- “Escuchar y proteger a los menores abusados, explotados y olvidados, donde sea que se encuentren”, fue el compromiso de Francisco en su discurso conclusivo. El P. Federico Lombardi, moderador del encuentro, comentó que la cumbre fue tan solo un punto de inflexión y anunció medidas a corto plazo: i) se emitirá un decreto papal (Motu Proprio) sobre protección de menores, ii) habrán modificaciones en las leyes vaticanas, iii) se publicará un manual para los obispos, y iv) se crearán comités especializados de apoyo a los episcopados.

En las presentaciones finales de la cumbre se resaltó la necesidad de una gestión transparente y funcional para la Iglesia. El cardenal Marx afirmó que “una administración plenamente funcional es un ladrillo en la lucha contra los abusos”, y la transparencia es obligatoria para verificar que “los procedimientos sean conformes con la misión y la naturaleza de la Iglesia”. Y a propósito del cierre del encuentro, seguimos el caso del cardenal Pell, ex prefecto de la Secretaría de Economía Vaticana, quien fue trasladado a la cárcel, condenado por delitos de agresión sexual y abuso de menores.

—————————————————————————

Los 8 mandamientos de Francisco para acabar con los abusos en la Iglesia

“El objetivo de la Iglesia será escuchar, tutelar, proteger y cuidar a los menores abusados, explotados y olvidados, allí donde se encuentren”. Es el compromiso lanzado por el papa Francisco en su discurso conclusivo de la cumbre antiabusos que ha reunido a 190 responsables de la Iglesia universal durante cuatro días en Roma.

Para alcanzar esta meta, Francisco dijo a los presidentes de las Conferencias Episcopales y a los líderes de la vida religiosa masculina y femenina que “ha llegado la hora de colaborar juntos para erradicar dicha brutalidad del cuerpo de nuestra humanidad, adoptando todas las medidas necesarias ya en vigor a nivel internacional y a nivel eclesial”.

Para ello, señaló que hay que ir más allá de “todas las polémicas ideológicas y las políticas periodísticas que a menudo instrumentalizan, por intereses varios, los mismos dramas vividos por los pequeños… Hago un sentido llamamiento a la lucha contra el abuso de menores en todos los ámbitos, tanto en el ámbito sexual como en otros, por parte de todas las autoridades y de todas las personas, porque se trata de crímenes abominables que hay que extirpar de la faz de la tierra”, clamó.

-De la protección al acompañamiento

En este contexto, enumeró ocho mandamientos para “erradicar dicha brutalidad del cuerpo de nuestra humanidad”:

1. La protección de menores. “El objetivo principal de cualquier medida es el de proteger a los menores e impedir que sean víctimas de cualquier abuso psicológico y físico. Por lo tanto, es necesario cambiar la mentalidad para combatir la actitud defensiva-reaccionaria de salvaguardar la Institución, en beneficio de una búsqueda sincera y decisiva del bien de la comunidad, dando prioridad a las víctimas de los abusos en todos los sentidos”.

2. Seriedad impecable. “La Iglesia no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquiera que haya cometido tales crímenes. La Iglesia nunca intentará encubrir o subestimar ningún caso”.

3. Una verdadera purificación. “La Iglesia se cuestionará cómo proteger a los niños; cómo evitar tales desventuras, cómo tratar y reintegrar a las víctimas; cómo fortalecer la formación en los seminarios. Se buscará transformar los errores cometidos en oportunidades. Aprender a acusarse a sí mismo, como personas, como instituciones, como sociedad. En realidad, no debemos caer en la trampa de acusar a los otros, que es un paso hacia la excusa que nos separa de la realidad”.

4. La formación. “La exigencia de la selección y de la formación de los candidatos al sacerdocio con criterios no solo negativos, preocupados principalmente por excluir a las personas problemáticas, sino también positivos para ofrecer un camino de formación equilibrado a los candidatos idóneos, orientado a la santidad y en el que se contemple la virtud de la castidad”.

ENLACE: Discurso completo del papa Francisco al cierre del Encuentro “La protección de los menores en la Iglesia”

5. Reforzar y verificar las directrices de las Conferencias Episcopales. “Reafirmar la exigencia de la unidad de los obispos en la aplicación de parámetros que tengan valor de normas y no solo de orientación. Ningún abuso debe ser jamás encubierto ni infravalorado (como ha sido costumbre en el pasado), porque el encubrimiento de los abusos favorece que se extienda el mal y añade un nivel adicional de escándalo”.

6. Acompañar a las personas abusadas. “La Iglesia tiene el deber de ofrecerles todo el apoyo necesario, valiéndose de expertos en esta materia”.

7. El mundo digital. “Es necesario oponernos absolutamente, con la mayor decisión, a estas abominaciones, vigilar y luchar para que el crecimiento de los pequeños no se turbe o se altere por su acceso incontrolado a la pornografía, que dejará profundos signos negativos en su mente y en su alma. Es necesario comprometernos para que los chicos y las chicas, de modo particular los seminaristas y el clero, no sean esclavos de dependencias basadas en la explotación y el abuso criminal de los inocentes y de sus imágenes, y en el desprecio de la dignidad de la mujer y de la persona humana”.

8. El turismo sexual. “Las autoridades gubernamentales deben dar prioridad y actuar con urgencia para combatir el tráfico y la explotación económica de los niños”.

ENLACE: Briefing tras la conclusión del encuentro sobre “La protección de los menores en la Iglesia”

 

Medidas concretas de la Iglesia en el corto plazo

Francisco aprobó la creación de un “grupo de expertos” para ayudar a conferencias episcopales en dificultades para encarar estos temas, entre otras medidas propuestas para los próximos meses en la lucha contra la pederastía, que responden a las medidas discutidas por los 190 participantes del encuentro anti-abusos que culminó en el Vaticano.

El moderador del encuentro Federico Lombardi anunció en un encuentro con la prensa que está “en camino” un vademecum para ayudar a los obispos del mundo en la lucha contra la pederastía. Lo corroboró el secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Charles Scicluna, que aclaró que no será “una enciclopedia”, sino un compendio de reglas “muy simple y breve”.

Además, se espera un nuevo decreto papal (Motu Proprio) sobre la protección a los menores y personas vulnerables para reforzar la prevención y la lucha en la Curia romana y en el Estado de la Ciudad del Vaticano. Esto, acompañado de la aprobación de “una nueva ley del Estado de la Ciudad del Vaticano y las líneas guía para el Vicariato de la Ciudad del Vaticano sobre el mismo argumento”.

Scicluna explicó además que la Santa Sede también tiene previsto “reformar la cuestión del secreto pontificio”. “El secreto pontificio sirve para garantizar la libertad de la Iglesia, pero en el caso de los abusos sexuales no se puede aplicar”, reconoció el también arzobispo de Malta, que considera además que resulta “contraproducente” por lo que requiere una reforma: “No se trata de un valor absoluto, no estamos hablando del secreto de confesión, se puede negociar”.

La tercera propuesta concretada tras la aprobación del papa Francisco, agregó Lombardi, será la creación de “un grupo de expertos para ayudar a conferencias episcopales en dificultades para encarar estos temas”. En su discurso de cierre, Francisco había pedido hoy adoptar “todas las medidas necesarias” para “erradicar la brutalidad” de la pederastía por parte de sacerdotes al cerrar la cumbre de cuatro días con la que la Iglesia busca marcar un “punto de no retorno” en la lucha a los ataques sexuales a menores de parte de miembros del clero.

ENLACE: Declaraciones de P. Lombardi, moderador del Encuentro Protección de Menores

 

Card. Marx: transparencia es decisiva para credibilidad de la Iglesia

“El abuso sexual de niños y jóvenes se debe, en gran medida, al abuso de poder en el ámbito de la administración. En este sentido, la administración no ha ayudado a cumplir la misión de la Iglesia, sino que, por el contrario, la ha oscurecido, la ha desacreditado y la ha hecho imposible”. Es uno de los pasajes centrales de la relación del cardenal Reinhard Marx, arzobispo metropolita de Múnich y Frisinga y presidente de la Conferencia Episcopal alemana.

En su intervención durante el Encuentro sobre “La protección de los menores en la Iglesia” en curso en el Vaticano, el prelado se ha centrado en su informe sobre el tema “Transparencia como comunidad de creyentes”. En su relación, el presidente de la Conferencia Episcopal alemana recuerda que al drama de los abusos se agregan otras lacerantes heridas: “Los archivos que podrían documentar los hechos terribles e indicar los nombres de los responsables han sido destruidos o ni siquiera se han creado. En vez de los culpables, fueron amonestadas las víctimas y se les impuso el silencio”.

La administración –afirma el purpurado- estandariza procesos y procedimientos”. Se trata de acciones de “importancia decisiva para el éxito de las acciones conjuntas, también de las de la Iglesia”. Los procedimientos administrativos, observa el card. Marx, deben ser administrados de modo “que las personas se sientan aceptadas en los procedimientos administrativos, que se sientan apreciadas, que puedan fiarse del sistema, que se sientan seguras y tratadas de forma justa y que sean aceptadas y que se escuchen sus críticas legítimas” (click aquí para leer las declaraciones completas del cardenal Marx).

 

Desde Chile a Estados Unidos: así valoran los presidentes de las conferencias episcopales la cumbre antiabusos

Concluido el encuentro, varios presidentes de Conferencias Episcopales han valorado la cumbre:

-Perú

“Estoy convencido que la Iglesia –y la Iglesia somos todos: obispos, cardenales, el Papa, los sacerdotes, los fieles– tiene que actuar decididamente con claridad y transparencia, porque se tiene que erradicar la cultura del abuso. Ha habido una especie de ‘cultura del abuso’, y el abuso no es solamente sexual, es abuso de poder, es dominio, ¡el abuso tiene mil rostros! Entonces, es desterrar esa ‘cultura del abuso’ para implantar la ‘cultura del cuidado’ del menor, del cuidado del indefenso. Eso está en el Evangelio: la prioridad son los menores, los débiles”, expresó el Presidente del Episcopado Peruano, Monseñor Miguel Cabrejos (leer más aquí, enlace al Vatican News).

-Chile

“Falta acompañar y tener cercanía con las víctimas. Algunas no se han sentido suficientemente acompañadas por nosotros y tenemos que escuchar, saber y entender cómo podemos mejorar”. Esta es la conclusión del obispo Fernando Ramos, secretario general de la Conferencia Episcopal, quien sustituyó al presidente del Episcopado, Santiago Silva Retamales, en la cumbre antiabusos. Para el también administrador apostólico de Rancagua, es necesario cambiar la tipificación penal de los abusos en el código de derecho canónico y apoyar a las diócesis más pequeñas, según una conversación con La Tercera.

-Estados Unidos

“La cumbre vaticana sobre la protección de menores y la crisis del abuso sexual clerical reafirmó la firme creencia de los obispos estadounidenses de que los prelados y cardenales que abusan de niños o encubren el abuso deben rendir cuentas”. Así lo ha señalado el cardenal arzobispo de Galveston-Houston y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, Daniel DiNardo, en declaraciones Catholic News Service. Para DiNardo, lograr que los obispos cumplan los protocolos requiere “la participación y colaboración activa de los laicos”.

-Francia

“Toda nuestra Iglesia, desde nuestras parroquias hasta el Vaticano, debe comprender que el sufrimiento experimentado y expresado por las víctimas es la base de nuestra acción para hoy y mañana”. Lo dice el arzobispo de Marsella y presidente de la Conferencia Episcopal Francesa, Georges Pontier. “Escuchar a estas personas, pero también acompañarlas en su dolorosa vida, es el primer deber de la Iglesia. Y solo con ellos podemos trabajar para que la Iglesia se convierta en una ‘casa segura'”, añadió.

-Paraguay

“Debemos reconocer, avergonzarnos y pedir perdón porque nuestra conducta frente a los abusos ha respondido más a la lógica de la autopreservación de la Iglesia que al espíritu del Evangelio”. De esta manera se expresa el obispo de Villarrica y presidente de la Conferencia Episcopal de Paraguay, Adalberto Martínez Flores, que denuncia que, “no en pocos casos, se ha tolerado y se ha encubierto, profundizando el dolor de las víctimas, siendo motivo de escándalo para los pequeños y poniendo en riesgo la credibilidad y la misión evangelizadora de la Iglesia”.

ENLACE: Declaraciones completas de presidentes de las conferencias episcopales

 

Enlaces complementarios, información de la cumbre antiabusos:

 

El cardenal Pell entra en la cárcel

El que fuera prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede, George Pell, pasará su primera noche en prisión después de que fuera puesto bajo custodia policial tras darse a conocer que ha sido condenado por un delito de agresión sexual y otros cuatro de abusos a dos menores durante los años 90. El purpurado ha sido trasladado a una prisión preventiva de Melbourne, situada en el distrito de negocios de la ciudad cerca de la Corte del condado donde hoy ha participado en la vista en la que se le dio a conocer el auto del juez.

Pell, de 77 años, acudió el miércoles para escuchar la sentencia a la Corte de Melbourne y salió detenido después de que revocaran la libertad bajo fianza de la que gozaba. “Este delito justifica el encarcelamiento inmediato”, dijo el fiscal Mark Gibson en una sala de audiencias abarrotada, que estaba llena de periodistas, abogados y miembros del público. “Se trataba de dos niños vulnerables”, añadió.

Mientras los abogados de Pell preparan el recurso de apelación, le presentaron al juez responsable del caso en la Corte de Melbourne diez declaraciones escritas en defensa de la inocencia del purpurado, incluidas una del ex primer ministro australiano John Howard. “Ninguno de ellos cree que es capaz de esto”, dijo a la corte Robert Richter, abogado que representa a Pell.

Sin embargo, el juez Peter Kidd desestimó esta petición y el próximo 13 de marzo anunciará la condena que impondrá al prelado que se enfrentaría a diez años de cárcel por los cinco cargos por los que fue declarado culpable. El cardenal fue recibido con gritos y abucheos a su entrada en los tribunales. “¡Eres una basura, eres diabólico, eres un monstruo!”, le increparon.

 

Enlaces relacionados:

 

Fuentes:

Revista Vida Nueva / Religión Digital / Vatican News / Oficina de prensa de la Santa Sede

Puntuación: 5 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *