Miembros de comisión vaticana: Iglesia consagró a mujeres durante un milenio

1:00 p m| 12 feb 19 (AMERICA).- Durante un milenio, las mujeres fueron consagradas como diaconisas para servir en diversas funciones ministeriales y sacramentales, del mismo modo en que lo fueron los hombres. Esta es la conclusión a la que han llegado dos miembros de la Comisión de estudio del Vaticano sobre el diaconado femenino, Phyllis Zagano, profesora de religión en la Universidad de Hofstra y autora de varios libros sobre el papel de las mujeres en la Iglesia católica, y el jesuita Bernard Pottier, profesor del Institut D’Études Théologiques de Bruselas.

—————————————————————————

Según reveló Zagano, las mujeres diaconisas de la Iglesia primitiva ungieron a otras mujeres enfermas y les llevaban la comunión. También participaban en los bautizos, servían a sus comunidades como tesoreras y, al menos en un caso, participaron en una anulación. Sobre el caso específico de la anulación, la profesora Zagano comentó que “había sido una mujer en Siria la que se quejó de que su marido la estaba golpeando. Fue una diaconisa quien examinó los moretones y dio el testimonio al obispo. Bueno, para mí, eso es una anulación, ella está proporcionando la información”.

“Pero decir que todo el mundo hizo lo mismo en todas partes sería poco sincero”, añadió la profesora Zagano.

El padre Pottier dijo que encontró fuertes evidencias de la existencia de diaconisas en los registros e historial de la Iglesia, pero “no en todas partes y no siempre, porque en realidad se trataba de la decisión del obispo”, si las ordenaba o no.

En una entrevista con Michael J. O’Loughlin (America Magazine) el 14 de enero, Zagano y Pottier, quienes son miembros de la Comisión de estudio del Vaticano sobre el diaconado femenino, discutieron su investigación sobre las diaconisas y la Iglesia primitiva. Enfatizaron que los roles en el diaconado femenino variaban mucho dependiendo de la geografía. Los dos miembros de la comisión estuvieron en Nueva York para un simposio en el Fordham Center on Religion and Culture que llevó por tema “The Future of Women Deacons” (El futuro del diaconado femenino), que se reunió a mediados de enero.

La profesora Zagano dijo: “Son un hecho las ordenaciones… la evidencia más interesante es el hecho de que las ceremonias de ordenación (que descubrimos) para las diaconisas eran idénticas a las ceremonias de ordenación para los hombres”.

El Padre Pottier dijo que las mujeres comenzaron a servir como diáconos “muy temprano” en la Iglesia oriental, pero que para el siglo X ese ministerio había terminado. En Occidente, las mujeres sirvieron como diaconisas aproximadamente desde el siglo V hasta el siglo XI o XII.

Phyllis Zagano ha dedicado gran parte de su carrera a estudiar el papel de las mujeres diáconas, más recientemente en Roma por invitación del papa Francisco. “Pude revisar manuscritos originales”, dijo. “Pude ver libros originales del siglo XVII”. Tuvo la oportunidad de releer mucho del material que ya había estudiado e incluso “encontré algunas cosas que resultaron nuevas para mí”.

La escritora reveló que durante su participación en la Comisión del Vaticano sobre el diaconado femenino, a menudo se encontraba en Roma por la mencionada invitación del Papa, hospedándose en su residencia, la Casa Santa Marta. “Fue una experiencia extraordinaria”, reflexionó la catedrática, “porque volvía a casa por la noche, y típicamente en la casa del Santo Padre había un cardenal o un obispo, o cuatro cardenales y cuatro obispos, en la mesa para cenar. Con lo que nuestras conversaciones después de mi trabajo fueron igual de emocionantes para mí”.

Añadió: “(Algunos cardenales) estaban muy interesados en el tema. Otros no estaban tan interesados. Y tuve un par de quejas, la mayoría de África, de que estábamos tratando de llevar una idea estadounidense a África. En ese momento aclaré: Nadie está imponiendo nada a nadie”.

Tanto Zagano como Pottier afirmaron que no tienen completa certeza de lo que hará el Vaticano con el informe de la comisión. El equipo no tenía la tarea de hacer recomendaciones al Papa, sino de investigar la “realidad histórica” de las diaconisas, dijeron.

Al preguntársele sobre sus esperanzas por el papel de la mujer en la Iglesia en el futuro, la profesora Zagano dijo: “Espero que no se le niegue a la Iglesia lo que necesita… realmente creo que la Iglesia necesita más gente en el ministerio”, dijo. “He conversado con obispos y cardenales de Sudamérica. Un obispo dijo que tenían cinco millones de fieles y tan solo 400 sacerdotes”.

 

Antecedentes Buena Voz:

 

Enlaces recomendados:

 

Fuente:

America Magazine

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *