Argentina: Obispos acuerdan “reemplazo gradual” de aportes del Estado

8:00 p m| 16 nov 18 (AICA/CEA/EC).- Los obispos reunidos en Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) confirmaron que se acordó el “reemplazo gradual de los aportes del Estado” y más bien considerar “alternativas basadas en la solidaridad de las comunidades y de los fieles”, para lo que decidieron crear una comisión episcopal para el sostenimiento de la misión evangelizadora de la Iglesia. También se continuará consensuando con el Gobierno diversas alternativas que facilitarán el traspaso de una modalidad a la otra.

El camino hacia esta renuncia de la Iglesia al aporte del Estado –establecido en la Constitución Nacional- cobró fuerza en medio del debate por la legalización del aborto, cuando se alzaron voces a favor de la “separación” Iglesia-Estado, lo que derivó en la creación de una comisión Gobierno-Episcopado para estudiar el tema. El monto destinado a la Iglesia en 2018 ascendía a 130 millones de pesos (más de 3 millones de dólares), cifra que representa apenas el 7% de su presupuesto total.

—————————————————————————

El Equipo de Prensa y Comunicación de la CEA precisó en un comunicado que los obispos “han confirmado aceptar el reemplazo gradual de los aportes del Estado (asignaciones a los obispados, becas para los seminaristas y parroquias de frontera), por alternativas basadas en la solidaridad de las comunidades y de los fieles, asumiendo el espíritu de las primeras comunidades cristianas, que ponían lo suyo en común”.

Además, se puntualizó que la comisión episcopal para el sostenimiento de la misión evangelizadora de la Iglesia, “trabajará en la creación de un fondo solidario y dará continuidad del diálogo con el Gobierno Nacional, consensuando diversas alternativas que facilitarán este reemplazo”.

Los obispos dedicaron buena parte del plenario episcopal de esta semana a discutir y votar el informe que emitió una comisión formada por la Secretaría de Culto, la Jefatura de Gabinete y la Conferencia Episcopal para aprobar cambios en el sistema de sostenimiento del culto. Esa comisión acordó seguir profundizando esas alternativas y estudiar propuestas, con “el fin de ir resignando de manera gradual las asignaciones que reciben los obispos de parte del Estado nacional”, según se informó en ese momento.

ENLACE: Comunicado de la Conferencia Episcopal Argentina sobre el reemplazo gradual de aportes del Estado

El secretario de Culto de la Nación (nexo entre las diversas comunidades de fe existentes en Argentina y el Estado), Alfredo Abriani, afirmó que la renuncia de la Iglesia al aporte económico del Estado fue “totalmente amistosa”, al negar que haya sido producto de un conflicto con el Gobierno.

Sin embargo, se sabe que la relación entre el Gobierno y la Iglesia se tensó luego de que el presidente Mauricio Macri habilitó en febrero el debate sobre al legalización del aborto, que se sumó al vinculo frío de la Casa Rosada con el Papa. En medio del debate sobre el aborto, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo en una exposición en la Cámara de Diputados ante una pregunta de la diputada Carla Carrizo (Evolución) que el Estado le transferiría este año 130 millones de pesos a la Iglesia para su sostenimiento.

Por el lado de la Iglesia, la renuncia al financiamiento del Estado se corresponde con la prédica de Francisco, quien desde los tiempos en que era arzobispo de Buenos Aires postulaba la conveniencia de mantener una relación distante de las estructuras de poder.

El esquema de los aportes a la Iglesia reconoce su origen en el artículo 2 de la Constitución Nacional, que establece que “el gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano”. A lo largo del tiempo hubo una serie de leyes que reglamentaron ese principio, se estableció una asignación mensual para los obispos, equivalente al 80% de los haberes de un juez nacional de primera instancia.

Según indicaron fuentes oficiales y eclesiásticas al diario La Nación argentino, ese porcentaje se redujo en la práctica en los últimos 15 años y actualmente un obispo percibe 46 mil pesos mensuales, mientras que la asignación de un obispo auxiliar llega a 40 mil pesos (poco más de mil dólares). “La mayoría de ellos lo destinan al funcionamiento de la diócesis”, revelaron en la Conferencia Episcopal.

“La Iglesia no es un partido político, ni del Gobierno ni de la oposición. Es natural que nosotros tengamos en este momento de la vida nacional una preocupación particular por tantísimos hermanos que no llegan a fin de mes, por todos aquellos que están fuera del mercado laboral y por los que más sufren”, dijo Mons. Oscar Ojea, presidente de la CEA.

ENLACE: La Iglesia renuncia al aporte económico del Estado (Sergio Rubin – antecedentes y coyuntura)

 

Aportes del Estado: Abriani lo consideró “un paso importante y positivo”

Alfredo Abriani, consideró como “un paso importante y positivo” la decisión de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) de aceptar el “reemplazo gradual” de los aportes que recibe del Estado, y destacó que las conversaciones que los funcionarios mantuvieron con los obispos se dieron en el marco de una “relación totalmente amistosa”. El funcionario nacional precisó que se está trabajando en la definición de las alternativas que se aplicarán y en “generar el marco legal para poder aplicarlas”.

“No hay plazos ni términos de inicio. Por eso están garantizados los mismos fondos para el año que viene e incluso para el otro. No hay ningún apuro para la implementación por más que algunos quieran ver un conflicto en esto: que el Gobierno le saca a la Iglesia o que la Iglesia renuncia”, sostuvo en declaraciones a la agencia Télam. “No hay nada de eso, es una relación totalmente amistosa en torno a este tema y lo estamos trabajando seriamente”, agregó.

Abriani explicó que durante las conversaciones se evaluaron “varias alternativas, como los modelos de países como Italia, España y Alemania pero se descartaron porque están basadas en el impuesto a las ganancias, lo que acá limitaría mucho el universo de los aportantes”. “Una vez que estén funcionando hay que ver si son efectivas o no y recién ahí veremos en qué momento y gradualmente la Iglesia empieza a resignar el sostenimiento”, añadió.

“Lo que se busca es un cambio de paradigma: pasar de la idea de que el Estado sostiene a la Iglesia al hecho de que el Estado genere los mecanismos o condiciones para que los fieles sostengan a los cultos”, subrayó. Abriani puntualizó que el sostenimiento, unos 130 millones de pesos en 2018, tiene que ver con las asignaciones a los obispados, a los seminaristas y las parroquias de frontera, pero no contempla el aporte a los colegios católicos ni tampoco un corte en los recursos que el Estado destina a organizaciones como Cáritas para la instrumentación de programas sociales.

ENLACE: La Iglesia y el Estado en la Argentina (antecedentes – historia)

 

El Papa dijo que “a la Iglesia la mantienen los fieles”

En medio del debate de los obispos sobre alternativas para lograr el completo autosostenimiento del culto católico en el país y prescindir así del aporte del Estado, el papa Francisco afirmó que a la Iglesia “la mantienen los fieles”. De todas formas, el pontífice se manifestó en contra de tarifar la impartición de los sacramentos.

Reflexionando el pasaje del Evangelio de San Juan en el que Jesús expulsa a los mercaderes del templo, el Santo Padre dijo que en la mente de esos vendedores “está el ídolo del dinero y los ídolos siempre son de oro. Y los ídolos esclavizan”. “Esto nos llama la atención y nos hace pensar en cómo tratamos nuestros templos, nuestras iglesias. Si realmente son casa de Dios, casa de oración, de encuentro con el Señor, si los sacerdotes favorecen eso, o si se parecen a los mercados”, dijo el Papa.

“A veces he visto –no aquí en Roma sino en otra parte– una lista de precios. ‘Pero, ¿cómo, los sacramentos se pagan?’. ‘No, es una ofrenda’. Pero si quieren dar una ofrenda –que la deben dar– que la pongan en la cesta de las ofrendas, escondido, que nadie vea cuánto dan”. Y advirtió: “también hoy hay este peligro”.

Luego se auto interpeló al decir: “Pero debemos mantener la Iglesia. Sí, sí, es cierto. Que la mantengan los fieles, pero en la cesta de las ofrendas, no con una lista de precios”, se respondió el Papa.

 

Enlaces recomendados:

 

Fuentes:

AICA / Conferencia Episcopal Argentina / La Nación / Clarín / Telam

Puntuación: 5 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *