Francisco en países bálticos: una visita por la paz, la unidad e inclusión de minorías

4:00 p m| 28 set 18 (VI/VN/LN).- El Papa culminó su gira de cuatro días por Lituania, Letonia y Estonia, y se convirtió en el segundo pontífice que llega a los países bálticos. Antes estuvo Juan Pablo II en 1993, en un contexto diferente, marcado por la recuperación de su independencia de la Unión Soviética, dejando atrás años de opresión y sufrimiento desde la ocupación de sus territorios en años de la II Guerra Mundial. Ahora, son tres naciones libres con variadas tradiciones culturales y religiosas, aunque siempre con la amenaza rusa en sus fronteras.

En ese sentido, para estos países, la visita del Papa no solo es importante por los mensajes de aliento y paz, sino también un respiro de tranquilidad. En Lituania, Francisco dejó mensajes sobre las memorias por la represión durante la ocupación soviética y la invasión nazi, pero también la advertencia ante posibles brotes de ideologías totalitarias. En Letonia, promovió la inclusión de las minorías ante quienes quieren rechazarlas, por motivos de seguridad o económicos, y en Estonia advirtió del riesgo de poner toda la confianza en el progreso tecnológico.

—————————————————————————

“Aún viniendo como pastor de la Iglesia católica, quisiera abrazar a todos y ofrecer un mensaje de paz, buena voluntad y esperanza para el futuro”, decía el Papa en un videomensaje que, en vísperas del viaje, envió a los siete millones de personas que viven en los países bálticos, ubicados en la periferia de Europa y acechados por el nuevo expansionismo ruso.

Fueron cuatro días en los que el Papa, desde Vilna, la capital de Lituania, se desplazó a Letonia y a Estonia. Lituania, donde se quedará dos días, es el único de los tres países bálticos con una amplia mayoría católica, que representa el 80% de su población de poco más de tres millones de habitantes; Letonia es mayoritariamente luterana (21% católicos), al igual que Estonia, donde también vive una amplia porción de ortodoxos a raíz de la fuerte presencia de rusos y los católicos son apenas el 0,5% de la población.

En el 25° viaje de su pontificado, Francisco se convirtió en el segundo pontífice que viaja a esta zona del mundo que Juan Pablo II visitó en septiembre de 1993, después del colapso del comunismo y a tan sólo pocos días de la retirada de las últimas tropas soviéticas. Entonces, el papa polaco que ayudó a derribar el Muro de Berlín y a la disolución de la Unión Soviética fue recibido como un héroe.

Desde esa visita triunfal, mucho cambió en los países bálticos, que padecieron la dominación rusa por casi dos siglos y la violencia de la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial y que ahora temen el nuevo expansionismo de Moscú. No por nada estos tres pequeños países en 2004 adhirieron a la OTAN e ingresaron en la Unión Europea , y hace unos años pasaron a formar parte de la zona euro.

Lituania, Letonia y Estonia, en efecto, se sienten amenazadas por Rusia no sólo por su historia, sino porque vieron cómo invadió impunemente a Crimea en mayo de 2014 y se preguntan si algo similar podría repetirse con ellos. En este sentido, la visita del Papa representa para ellos un reaseguro de su pertenencia en el ámbito de Europa occidental.

 

Francisco en Lituania

1) No a las “ideologías totalitarias” que acaban con “la capacidad de albergar” (22 de setiembre)

En Vilna, la capital lituana, Francisco se reunió con las autoridades del país, a las que ha ofrecido un discurso centrado en el centenario de la independencia del Imperio ruso que celebran este años las tres repúblicas bálticas. El siglo pasado desde entonces ha estado marcado por “múltiples pruebas y sufrimientos” que llevaron a “detenciones, deportaciones e incluso al martirio”, dijo el Papa, aplaudiendo el “alma fuerte” de este pueblo, que le permitió “resistir y construir”.

Aunque presenta hoy una población más homogénea que Letonia y Estonia, Lituania fue durante siglos un ejemplo de sociedad multicultural. “Supo hospedar, acoger y recibir pueblos de diversas etnias y religiones. Todos han encontrado en estas tierras un lugar para vivir: lituanos, tártaros, polacos, rusos, bielorrusos, ucranianos, armenios, alemanes; católicos, ortodoxos, protestantes, viejos católicos, musulmanes, judíos”, enumeró Francisco. La convivencia entre estos diversos grupos fue pacífica hasta que llegaron “las ideologías totalitarias”, lamentó el Papa.

ENLACES: Reseña en Vida Nueva / Discurso completo

 

2) “Se puede proteger sin atacar, ser prudentes sin desconfiar de todos” (22 de setiembre)

“Hemos construido demasiadas fortalezas en nuestro pasado, pero hoy sentimos la necesidad de mirarnos a la cara y reconocernos como hermanos, de caminar juntos descubriendo y experimentando con alegría y paz el valor de la fraternidad”. El papa Francisco echó mano de su exhortación apostólica Evangelii Gaudium en la oración del tercer misterio del Rosario que dirigió durante su visita al santuario de la Madre de la Misericordia de Vilna. Francisco explicó que son muchos y de diverso origen y religión los que visitan cada día el santuario de la Madre de la Misericordia de Vilna y celebró la “fluidez” de las comunicaciones y la “libertad de circulación” que existen hoy entre muchos países.

ENLACES: Reseña Vatican Insider / Oración completa

 

3) A los jóvenes de Lituania: “Vayan contra la corriente del individualismo” (22 de setiembre)

“No permitan que el mundo les haga creer que es mejor caminar solos. No cedan a la tentación de ensimismarse, de volverse egoístas o superficiales ante el dolor, la dificultad o el éxito pasajero”. Es el mensaje que el Papa Francisco transmitió a los jóvenes lituanos, reunidos en la plaza que se encuentra ante la Catedral de la ciudad de Vilna, en la que se encuentra una particular atracción turística: la “piedra mágica”.

Según una tradición popular, desde se punto partió la histórica cadena humana de protesta que el 23 de agosto de 1989 conectó Vilna con Riga y Talin, y que marcó el comienzo de la liberación de los estados bálticos de la dominación soviética. Según la leyenda, si das la vuelta alrededor de la piedra (en la que está escrita la palabra “stebuklas” (“milagro” en lituano), se cumplen tus deseos.

ENLACES: Reseña Vida Nueva / Discurso completo

 

4) Homilía: “Pongan a las minorías, migrantes, jóvenes y ancianos en el centro” (23 de setiembre)

Que el pueblo lituano no pierda su memoria. O al menos, que esta no sea selectiva. Fue una idea constante en todas las intervenciones del papa Francisco en su primera jornada de viaje en los países bálticos, mensaje que ha primado también en la eucaristía celebrada a primera hora del domingo 23 en un parque de Kaunas, la segunda ciudad más importante del país.

En la ciudad lituana, el Papa recordó como “Lituania entera lo puede testimoniar con un escalofrío ante la sola mención de Siberia, o los guetos de Vilna y de Kaunas, entre otros; y puede decir al unísono con el apóstol Santiago, en el fragmento de su carta que hemos escuchado: ambicionan, matan, envidian, combaten y hacen la guerra”. Francisco recordó también el pasado de Europa, para indicar nuevamente el camino evangélico: “no hay que perseguir el poder y la gloria, sino que hay que entregarse por los pobres y los más pequeños, por los olvidados”.

ENLACES: Reseña Vatican Insider / Homilía completa

 

5) “No olviden a sus mártires” (23 de setiembre)

“La violencia ejercida sobre ustedes por defender la libertad civil y religiosa, la violencia de la difamación, la cárcel y la deportación no pudieron vencer su fe en Jesucristo, Señor de la historia”. El Papa Francisco, antes de dejar Kaunas y volver a Vilna, se reunió con los sacerdotes, los religiosos, los consagrados y los seminaristas lituanos en la catedral, el primer y gran edificio gótico del país, que encierra 600 años de historia.

Francisco comenzó con una larga introducción “Viene a la mente una palabra para comenzar: no se olviden, tengan memoria, son hijos de mártires, ¡esta es su fuerza! Y que el Espíritu del mundo no les venga a decir algo diferente de lo que vivieron sus antepasados. Recuerden a sus mártires, tomen su ejemplo: ¡no tenían miedo!”.

ENLACES: Reseña Vida Nueva / Discurso completo

 

Francisco en Letonia

6) Aliento frente a la sombra rusa: “Sigan apostando por la independencia” (24 de setiembre)

Tras la ceremonia del bienvenida en el aeropuerto de Riga, el primer acto del Papa en tierras letonas le ha llevado hasta el Palacio presidencial, donde dirigió un discurso de hondo calado político, bajo la mirada del presidente Raimonds Vējonis. Allí, ante los miembros del Gobierno, del cuerpo diplomático y diversos representantes de la sociedad civil, Francisco siguió el mismo esquema que en Lituania: poner el valor el enorme esfuerzo del país para sobrevivir al zarpazo de los totalitarismos del siglo XX.

“Todo vuestro país ha estado marcado por duras pruebas sociales, políticas, económicas y también espirituales —fruto de las divisiones y conflictos del pasado—, pero que hoy se ha convertido en uno de los principales centros culturales, políticos y portuarios de la región”, ensalzó el Papa argentino que echó mano del salmo 30 para reflejar esta “alegría” que hoy expresa el pueblo letón: “¡Has cambiado mi lamento en baile”.

ENLACES: Reseña Vida Nueva / Discurso completo

 

7) “¿Somos cristianos residentes o turistas?” (24 de setiembre)

“Que no deje de sonar la música del Evangelio”. Este es el deseo que el papa Francisco ha transmitido durante sus palabras en el marco de la oración ecuménica celebrada en la Catedral Luterana de Santa María, en Riga, Letonia. El Santo Padre ha comenzado su alocución insistiendo en la alegría por el encuentro “en esta tierra que se caracteriza por realizar un camino de reconocimiento, colaboración y amistad entre las diversas iglesias cristianas, que han logrado generar unidad manteniendo la riqueza y la singularidad que les es propia. Me animaría a decir que es ‘un ecumenismo vivo’. Sin ninguna duda, una razón para la esperanza y la acción de gracias”.

ENLACES: Reseña Vatican Insider / Oración completa

 

8) “Hoy, en nombre de la libertad, se somete a los ancianos a la soledad y a la miseria” (24 de setiembre)

La catedral católica de Santiago de Riga que el papa Francisco ha visitado este lunes, 24 de septiembre, durante su viaje a Letonia testimonia la atribulada historia de los cristianos en esta república báltica. Fue construida en el siglo XIII y, tras la Reforma, pasó a manos de los luteranos. Luego la recuperaron los jesuitas, volvió a estar controlada por los protestantes e incluso las tropas napoleónicas hicieron de ella un almacén cuando ocuparon el país en su fallido intento de invadir Rusia. Solo se convirtió de nuevo en un templo católico en 1923 tras ser aprobada la restitución en un referéndum popular.

“Aunque suene paradójico, hoy, en nombre de la libertad, los hombres libres someten a los ancianos a la soledad, al ostracismo, a la falta de recursos, a la exclusión, y hasta a la miseria”, dijo, denunciando a continuación que el “supuesto tren de la libertad” ha puesto en el “furgón de cola” a quienes “lucharon por conquistar derechos”. Se han visto convertidos en “espectadores de una fiesta que es de otros”.

ENLACES: Reseña Vida Nueva / Discurso completo

 

9) “Que todos en Letonia sepan que estamos dispuestos a acoger sin discriminaciones” (24 de setiembre)

“En tiempos donde pareciera que vuelve a haber modos de pensar que nos invitan a desconfiar de los otros, que con estadísticas nos quieren demostrar que estaríamos mejor, seríamos más prósperos, habría más seguridad si estuviéramos solos, María y los discípulos de estas tierras nos invitan a acoger, a volver a apostar por el hermano, por la fraternidad universal”. Una nueva invitación a acoger, a no encerrarse, a no aislarse. Es lo que hizo el papa Francisco en la última cita de su tercera jornada en los países bálticos. Después de haber pasado la mañana en Riga, el Papa se dirigió en helicóptero a Aglona, un centro urbano con menos de mil habitantes en el sur del país.

ENLACES: Reseña Vatican Insider / Discurso completo

 

Francisco en Estonia

10) “En nuestras sociedades tecnócratas se pierde la alegría del vivir” (25 de setiembre)

Demasiada confianza en el progreso tecnológico “puede provocar que se pierda la capacidad de crear vínculos interpersonales”. En nuestras “sociedades tecnocráticas” se pierde “el sentido de la vida, de la alegría de vivir”, “el bienestar y el vivir bien no siempre son sinónimos”. El Papa Francisco pasó de Lituania, de mayoría católica, a Letonia, en donde la mitad de la población declara no creyente.

Concluye su viaje a los países bálticos con un día en Tallin, en Estonia, una nación en la que el 70% de la población no profesa ninguna religión. Una vez más, dirigiéndose a las autoridades políticas en el monumental palacio presidencial, se refirió a los peligros de una sociedad que pierde el sentido de la vida y la propia identidad.

ENLACES: Reseña Vatican Insider / Discurso completo

 

11) “Los jóvenes están indignados por los escándalos sexuales y económicos en la Iglesia” (25 de setiembre)

Algunos jóvenes “sienten la presencia de la Iglesia como algo molesto y hasta irritante. Les indignan los escándalos económicos y sexuales ante los que no ven una firme condena, el no saber interpretar adecuadamente la vida y la sensibilidad de los jóvenes por falta de preparación, o simplemente el rol pasivo que les asignamos”. Francisco se reúne en Tallin con los jóvenes cristianos de las confesiones evangélica, ortodoxa y católica en la Kaarli Lutheran Church, que se encuentra sobre una colina. Hablando con ellos se refiere a los escándalos que hieren a la Iglesia y alejan a las jóvenes generaciones de ella.

ENLACES: Reseña Vida Nueva / Discurso completo

 

12) “Amenazas y despliegue de tropas: así se rechaza a Dios” (25 de setiembre)

En el último acto de su gira de cuatro días, el papa Francisco ha celebrado una misa ante 10.000 personas en la Plaza de la Libertad de Tallin, la capital de Estonia. En este lugar que conmemora a los 5.000 estonios caídos hace un siglo durante la lucha por la independencia contra el Imperio ruso, Jorge Mario Bergoglio ha dedicado su homilía a hablar de libertad.

“Ustedes saben de luchas” por ella, comentó el Pontífice al recordar la impresionante cadena humana formada por más de 2 millones de habitantes de los países bálticos a finales de los años 80 del siglo pasado para pedir su independencia de la Unión Soviética. Han pasado ya casi tres décadas desde que las repúblicas bálticas rompieron las amarras con Moscú, a la que vuelven a mirar con desconfianza desde que se produjo la anexión rusa de Crimea en 2014.

ENLACES: Reseña Vatican Insider / Homilía completa

 

Enlaces relacionados:

 

Fuentes:

Vatican Insider / Vida Nueva / Vatican News / La Nación / Oficina de Prensa del Vaticano

Puntuación: 5 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *