El Papa a la Rota Romana: “La justicia no es un mero acto burocrático”

10:00 a m| 9 feb 18 (VATN/BV).- En sus saludo a los jueces, oficiales, abogados y colaboradores del Tribunal Apostólico de la Rota Romana, el Santo Padre invitó a reflexionar sobre un aspecto significativo de su servicio judicial, es decir, el de la centralidad de la conciencia, que es al mismo tiempo el de cada uno de ellos y el de las personas a las cuales asisten: “Su actividad se expresa también como ministerio de la paz de las conciencias y exige ser ejercitada con toda conciencia”. Luego agregó, “la estrecha conexión entre el ámbito de la conciencia y aquel de los procesos matrimoniales de los cuales cotidianamente se ocupan, exige evitar que el ejercicio de la justicia sea reducido a un mero fin burocrático”.

—————————————————————————

Expertos de la conciencia de los fieles cristianos

En relación a la declaración de nulidad o validad del vínculo matrimonial, afirmó el Santo Padre, ustedes se presentan en cierto sentido como expertos de la conciencia de los fieles cristianos. “En este rol –recordó el Papa– están llamados a invocar incesantemente la asistencia divina para realizar con humildad y mesura la difícil tarea confiada por la Iglesia, manifestando así la conexión entre la certeza moral, que el juez debe alcanzar ex actis et probatis, y el ámbito de su conciencia, conocido únicamente por el Espíritu Santo y por Él asistido”.

Así mismo, Francisco recordó que, el ámbito de la conciencia ha sido muy importante en los dos últimos Sínodos de los Obispos, y ha tenido una importancia significativa en la Exhortación Post-Sinodal Amoris Laetitia. “Esto ha derivado –precisó el Pontífice– de la conciencia que el Sucesor de Pedro y los Padres sinodales han madurado a cerca de la urgente necesidad de escucha, por parte de los Pastores de la Iglesia, de las instancias y de la espera de los fieles a los cuales les han restituido la propia conciencia muda y ausente por largos años y en seguida, han sido ayudados por Dios y por la vida a reencontrar un poco de luz, dirigiéndose a la Iglesia para obtener la paz de sus conciencias”.

El rol decisivo de la conciencia

Por otra parte, el papa Francisco refiriéndose a las opciones fundamentales que los novios deben afrontar para acoger y construir la unión conyugal, resaltó la importancia del rol decisivo de la conciencia en el proyecto de Dios y la formación de la conciencia en los jóvenes. “Al respecto, me gusta remarcar -afirmó el Pontífice– que en los dos Documentos en forma de motu proprio, emanados para la reforma de los procesos matrimoniales, he exhortado a instituir el estudio pastoral diocesano para así realizar el proceso no sólo más rápido, sino también más justo, con la debida conciencia de causas y motivos que están al origen del fracaso matrimonial”.

Por ello, señaló el Obispo de Roma, es necesaria una continua experiencia de fe, esperanza y caridad, para que los jóvenes vuelvan a decidir, con conciencia segura y serena, que la unión conyugal abierta al don de los hijos es un gozo grande para Dios, para la Iglesia y para la humanidad.

En este sentido, afirmó el Sucesor de Pedro, es urgente y preciosa la acción pastoral de toda la Iglesia para recuperar, salvaguardar, custodiar una conciencia cristiana, iluminada por los valores evangélicos. “La voz de los Obispos y la sucesiva Exhortación Apostólica Amoris Laetitia –puntualizó el Papa– han asegurado un punto primordial: la necesaria relación entre la regla de la fe, es decir, la fidelidad de la Iglesia al magisterio intocable sobre el matrimonio, así como sobre la Eucaristía, y la urgente atención de la Iglesia a los procesos psicológicos y religiosos de todas las personas llamadas a la opción matrimonial y familiar”.

Catecumenado matrimonial

Por ello, acogiendo la voz de los Padres sinodales, señaló el papa Francisco, he recomendado la institución de un catecumenado matrimonial, entendido como itinerario indispensable para los jóvenes y para las parejas destinadas a hacer revivir sus conciencia cristianas, sostenidas por la gracia de dos sacramentos, el bautismo y el matrimonio; teniendo presente que la formación de la conciencia es misión de todos, ministros y fieles bautizados.

“En este sentido –agregó el Pontífice– la unión conyugal puede afirmarse verdadera sólo si la intención humana de los esposos está orientada a lo que quiere Cristo y la Iglesia. Para hacer siempre más consciente de esto a los futuros esposos, es necesario el aporte, además de los Obispos y sacerdotes, también de otras personas comprometidas en la pastoral, religiosos y fieles laicos corresponsables en la misión de la Iglesia”.

La conciencia y los procesos matrimoniales

Antes de concluir su discurso, el papa Francisco recordó a los Jueces la estrecha relación entre el ámbito de la conciencia y el de los procesos matrimoniales de los cuales cuotidianamente se ocupan sin caer en la burocracia. “Debemos impedir que la conciencia de los fieles en dificultad por cuanto se refiere a su matrimonio se cierre a un camino de Gracia. Este objetivo se alcanza con un acompañamiento pastoral, con el discernimiento de las conciencias y con la obra de nuestros Tribunales. Esta obra debe desarrollarse en la sabiduría y en la búsqueda de la verdad: sólo así la declaración de nulidad produce una liberación de las conciencias”.

ENLACE: Discurso del Papa en la inauguración del Año judicial del Tribunal de la Rota Romana (29 de enero de 2018)

 

¿Qué es, y para qué sirve, la Rota Romana?

La Rota Romana es uno de los tres tribunales de la Sede Apostólica y por tanto con jurisdicción en causas de cualquier lugar de la Iglesia Universal. Existe desde 1331 y actualmente -como los otros dos tribunales: La Sagrada Penitenciaría y el Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica, tiene su sede en el Palacio de la Cancillería, en Roma.

Sus funciones fundamentalmente -por el mayor volumen de trabajo que representa- son de apelación desde los otros tribunales diocesanos o metropolitanos de la Iglesia Universal. Contrariamente a lo que se cree, no juzga sólo sobre causas de nulidad.

Ya se habla de su existencia en 1331, en tiempos de Juan XXII; era el órgano por el que el Papa administraba justicia y su nombre puede venir de “mesa redonda” (rota), o de que los asuntos se trataban por turno rotatorio de los jueces. Tres tareas tiene este Tribunal “Superior”: defender los derechos de la Iglesia, en grado de apelación por regla general; cuidar de la unidad de la jurisprudencia, y prestar ayuda, con sus propias sentencias, a los tribunales inferiores (Pastor bonus, art. 136)

Aunque cada una de las tres tareas es importante, quizá porque sin duda a la Rota Romana llegan desde todo el mundo una abundantísima cantidad de sentencias inferiores relativas a la declaración de nulidad de un matrimonio, quizá por eso se identifica “popularmente” la tarea de la Rota Romana con el trabajo sobre los procesos matrimoniales.

ENLACE: Discurso del Papa a la Rota Romana sobre nulidades matrimoniales (2017)

 

Fuentes:

Vatican News / Aleteia

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *