Cardenal Cupich: “Los católicos no se escandalizan con Francisco”

6:00 p m| 24 nov 17 (NCR/BV).- El cardenal Blase J. Cupich vuelve a salir en defensa del Papa. El arzobispo de Chicago contesta al exteólogo de la Conferencia Episcopal Estadounidense (USCCB), Thomas Weinandy, que acusó a Francisco de crear una “confusión crónica” entre los católicos: “No creo que la gente esté escandalizada por el Papa, más bien se les escandaliza, que es diferente”.

En las mismas declaraciones se refirió al camino de “espiritualidad adulta” para los fieles que inspira Amoris Laetitia y sobre los intereses económicos que existen respecto al control de armas en Estados Unidos. En un ámbito diferente, las declaraciones de otro cardenal, el aleman Reinhard Marx, señalan que el debate sobre la consagración de hombres casados es una cuestión que ya estaría en la agenda de la Santa Sede.

—————————————————————————

Contradiciendo las críticas de algunos analistas católicos conservadores, el cardenal Blase Cupich, Arzobispo de Chicago, defendió al papa Francisco, a quien llamó “una de las personas más populares del planeta”.

“No creo que la gente está escandalizada por el Papa. Creo que se les escandaliza, que es diferente”, dijo Cupich el 6 de noviembre en declaraciones públicas con el columnista E.J. Dionne del Washington Post, en el Instituto de Política de la Universidad de Chicago.

Los comentarios de Cupich fueron en respuesta a una pregunta de Dionne sobre el padre capuchino Thomas Weinandy, quien recientemente hizo pública una carta criticando al Papa por crear una “confusión crónica” entre los católicos.

Weinandy, ex director de la Secretaría de Doctrina de los obispos de Estados Unidos, renunció posteriormente como consultor de ese comité, y el presidente de la conferencia episcopal publicó una declaración afirmando “una fuerte unidad y lealtad al Santo Padre”.

En sus visitas a las parroquias de Chicago, Cupich dijo que encuentra que los católicos están contentos con el papa Francisco, porque habla de sus vidas cotidianas y tiene un enfoque pastoral que permite que el pastor a veces pueda ser guiado por las ovejas. Eso, dijo Cupich, frustra a los católicos tradicionalistas.

El Papa está “llamando a las personas a tener una espiritualidad adulta, en lugar de ser infantilizadas en su espiritualidad”, dijo Cupich entre aplausos. “Para las personas que les gusta decirle a otros qué hacer, eso es una amenaza”.

En Amoris Laetitia, la exhortación apostólica sobre el matrimonio y la familia, el papa Francisco animó a los pastores a guiar las conciencias católicas, no a reemplazarlas. Así, la Iglesia acompaña a las personas en su toma de decisiones, en lugar de dictarlas, dijo Cupich.

“Eso resume mucho sobre las dificultades que tienen las personas”, dijo. “Está tratando de hacer que la gente tenga la libertad interior en su vida para asumir esa responsabilidad al mismo tiempo que avanzan. Eso es una diferencia muy importante”.

Cupich también elogió lo que llamó la “ética consistente de solidaridad” del Papa. “El problema al que nos enfrentamos ahora no es que estemos divididos por cuestiones, sino que las personas mismas se dividen en tribus, en grupos”, dijo. “Necesitamos recomponer ese vínculo común antes de intentar abordar los problemas”.

El verdadero desafío es el libertarismo, que considera a la persona humana solo como un productor y consumidor de bienes y servicios, dijo Cupich, quien agregó que esa postura política consiste en maximizar la libertad del mercado y la elección individual.

En cambio, una persona solidaria busca el bien común. “Tenemos que hablar sobre el impacto que tiene el libertarismo en dividirnos”, dijo. “Porque su esencia no es la solidaridad humana, sino la forma en que logro mis objetivos individuales. Ahí es donde tiene lugar el debate”.

En respuesta a una pregunta posterior de un estudiante quien lo calificó de proelección, Cupich defendió la postura provida de la iglesia, y señaló que también apoya la atención prenatal y posnatal. “Pero no te olvides del bebé”, dijo.

Cupich también elogió a los jóvenes católicos y católicos latinos, llamándolos “regalos para la Iglesia”. Los católicos más jóvenes “no son un problema”, dijo, a pesar del creciente número de millennials que abandonaron la religión organizada. En cambio, tienen “algo que ofrecernos”, y no al revés, dijo Cupich.

“No estoy listo para presionar el botón de pánico”, dijo, aconsejando a padres y abuelos preocupados por la próxima generación a compartir por qué valoran la Iglesia con los jóvenes. “Tenemos que involucrar [a los jóvenes] al nivel de decir: Realmente los necesitamos. Van a ser un gran beneficio para que llevemos a cabo la misión de Jesús”, dijo Cupich. Pero “la espiritualidad no puede vivirse aisladamente por sí misma. Necesita una vida comunitaria. ¿Cómo podemos involucrarlos en esa vida comunitaria?”

Cupich también señaló que la Iglesia necesita “contar mejor la historia latina” y agregó que los latinoamericanos “hacen que nuestra nación sea mejor”. Además pidió una reforma migratoria integral. “No se trata de si vamos a construir un muro o qué estamos haciendo con los estudiantes de DACA”, dijo. “Solo estamos dando vueltas sobre la problemática”.

El evento en la Universidad de Chicago se produjo un día después del tiroteo en una Iglesia en Texas que dejó 26 muertos y 20 heridos. Cupich dijo que el duelo por la pérdida de vidas no es suficiente, que los Estados Unidos tiene que tomar medidas contra las armas de gran potencia como la que se usó en el tiroteo en Texas.

“No necesitamos armas militares en nuestra sociedad”, dijo a los medios locales después del evento. “Se supone que no debemos estar en guerra unos con otros. Asegurémonos de que no tengamos armas que nos declaren la guerra entre nosotros”.

ENLACE: Tiroteo en una iglesia de Texas: hay al menos 26 muertos y varios heridos

Pero las leyes para el control de armas no se han promulgado porque las armas son un negocio lucrativo, dijo. “No seamos ingenuos al respecto: esto es un problema de dinero”, dijo. “No es nada sobre la Segunda Enmienda”.

Cupich ya ha prohibido las armas en los templos arquidiocesanos, pero dijo que no agregaría seguridad adicional, como detectores de metales, porque afectaría “la naturaleza de nuestros lugares de culto”, dijo.

También se opone a los que sugieren que la respuesta para estos atentados es que los fieles también lleven armas a las iglesias. “Eso solo perpetuaría una premisa defectuosa de que necesitamos estar armados para protegernos”, dijo. “Deshagámonos de las armas”.

 

Cardenal Marx pide debate sobre los viri probati

El tema está en la agenda. Lo confirma el cardenal Reinhard Marx. El papa Francisco ya está hablando sobre la consagración de hombres casados, es decir, sobre la posibilidad de ordenar sacerdotes viri probati. “Necesitamos un amplio debate sobre esto”, reconoció el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, como recoge Katholisch.

El debate sobre nuevos enfoques para el sacerdocio es “legítimo”, según Marx. “Debe ser discutido y el papa lo hablará con sus consejeros”, añadió el purpurado el pasado 10 de noviembre en un acto interdiocesano de los católicos de Baviera. Al mismo tiempo, dejó claro que “esto no significa que haya ahora un impulso directo de Roma para abordar esta problemática”.

Sobre otro tema de actualidad en los últimos meses, como es la posibilidad de abrir la puerta al diaconado femenino, el arzobispo de Múnich sostiene que en esta cuestión “no hay movimiento”. El cardenal afirmó que no había oído hablar de conclusiones por parte de la comisión de estudio constituida por Bergoglio.

 

Fuentes:

National Catholic Reporter / Vida Nueva

Puntuación: 5 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*