Concluye Sínodo sobre la Familia. Se aprueba ‘Relatio Synodi’

Sínodo sobre la familia. Relatio Synodi

10.00 p m| 21 oct 14 (AGENCIAS/BV).- Por petición del Papa Francisco, se divulgó la Relatio Synodi, el documento final que consta de 62 puntos y que fue aprobado el 18 de octubre por los padres sinodales. Cada uno de los puntos fue sometido a votación. El informe servirá para seguir trabajando en preparación para el Sínodo Ordinario de 2015, que profundizará aún más en temas sobre la familia. Acompaña la reseña el análisis de Thomas Reese, sacerdote y periodista del National Catholic Reporter, sobre lo que nos deja el Sínodo y un extracto del mensaje de cierre del Papa Francisco.

—————————————————————————
Enlaces de Interés

Relatio Synodi con resultado de votaciones punto por punto

Discurso del Papa Francisco en el final del Sínodo de los Obispos sobre la Familia

Mensaje final del Sínodo de los Obispos sobre la Familia

Jorge Costadoat: “Terminó el Sínodo, continuará el discernimiento”

“El Papa espera más apertura de los obispos”

Kasper agradece la “discusión libre, abierta y realista” que se dio en el Sínodo de los Obispos

How the synod process is different under Pope Francis

Francisco, el ganador del Sínodo

Fr. Rosica on the Synod: A “Work in Progress”

Otro detalle que solicitó el mismo Francisco, como muestra de transparencia y claridad, fue adjuntar al documento de la Relatio Synodi una tabla en la que se puede ver el número de votos a favor y en contra que recibió cada punto del documento. Para la aprobación, era necesario alcanzar dos tercios de los votos. Tal y como se puede ver en dicha tabla, hay tres puntos que no han alcanzado dicha mayoría. Son los puntos 52, 53 y 55, referentes al acceso a la comunión de los divorciados vueltos a casar, a la comunión espiritual y sobre las personas homosexuales.


Sínodo 2014: una victoria para Francisco y su apertura
De Thomas Reese, publicado en el National Catholic Reporter

De la forma en que la mayoría está analizando y debatiendo sobre la Relatio Synodi o informe final del Sínodo sobre la familia, existe el peligro de perderse el panorama por centrarse solo en detalles. Es cierto, la postura de bienvenida hacia los homosexuales dio marcha atrás de lo expresado en primera instancia en la Relatio post disceptationem del 13 de octubre, y la comunión aún no ha sido concedida a los católicos divorciados y vueltos a casar. Pero por comparar el informe final con el documento anterior, no vayamos a olvidar el panorama: El Sínodo fue una victoria para la apertura y la discusión en la Iglesia, y el documento final es una invitación dirigida a todos para que se unan al debate. Eso es exactamente lo que el Papa Francisco quiso.

Los obispos, como pastores abordaron un conflicto fundamental: Cómo hacer de la Iglesia una madre amorosa, y al mismo tiempo un maestro riguroso. Dilema con el que todos los padres pueden sentirse identificados.

Es cierto que hubo algunos tradicionalistas ideológicos que no querían ningún cambio. Aquellos que el Papa se refiere en su discurso final como los intelectuales que tienen “la certeza de lo que sabemos y de lo que todavía tenemos que aprender y lograr”.

Pero la mayoría de los obispos son pastores que se preocupan de que si parecen demasiado abiertos a los cambios entonces la gente va a pensar que todas las uniones sexuales son iguales y no hay razón para casarse en la Iglesia. Estos obispos simplemente necesitan más tiempo para descubrir la manera de ser un padre amoroso y también un maestro riguroso. Durante demasiados años solo se han preocupado por la rigurosidad.

Es cierto que hubo obispos africanos que temían cómo se podría percibir una actitud de bienvenida hacia los homosexuales en sus culturas. Piensan que de repente podrían apoyarse en eso los musulmanes conservadores para hacer propaganda contra la Iglesia.

Al mismo tiempo, estamos viendo un cambio en la Iglesia africana. Por ejemplo, el presidente de la conferencia episcopal de Nigeria dejó claro en el Sínodo que si bien los obispos nigerianos se oponen al matrimonio homosexual, también se oponen a la criminalización de los homosexuales. Y en África eso es muy importante.

Algunos están retratando el informe final como una derrota para Francisco. Yo no lo creo, y seguramente él tampoco lo cree así. Si quería ser un dictador, simplemente habría ordenado todo para que salga como deseaba. Más bien, invitó a los obispos a una abierta discusión colegiada.

A diferencia de nosotros, los periodistas, el Papa no se ha obsesionado sobre el contenido del informe, sino que se ha centrado en el proceso. Marcó la pauta al comienzo, alentando a los obispos a hablar libremente. Al final, al resumir el Sínodo, demostró que había estado escuchando atentamente, y como buen jesuita, a discernir el Espíritu en el proceso.

Este no es el final del proceso. El informe y el discurso de cierre de Francisco se convertirán en el punto de partida para una discusión mucho más profunda sobre la familia durante el próximo año hasta la Asamblea en octubre del 2015. El Sínodo fue una gran victoria para la apertura y para Francisco.


Papa Francisco: Cinco tentaciones a evitar. Palabras en su discurso en el final del Sínodo de la Familia

– La tentación del endurecimiento hostil, esto es el querer cerrarse dentro de lo escrito (la letra) y no dejarse sorprender por Dios, por el Dios de las sorpresas (el espíritu); dentro de la ley, dentro de la certeza de lo que conocemos y no de lo que debemos todavía aprender y alcanzar. Es la tentación de los celantes, de los escrupulosos, de los apresurados, de los así llamados “tradicionalistas” y también de los intelectualistas.

– La tentación del “buenismo” destructivo, que a nombre de una misericordia engañosa venda las heridas sin primero curarlas y medicarlas; que trata los síntomas y no las causa y las raíces. Es la tentación de los “buenistas”, de los temerosos y también de los así llamados “progresistas y liberalistas”.

– La tentacion de transformar la piedra en pan para romper el largo ayuno, pesado y doloroso (Cf. Lc 4, 1-4) y también de transformar el pan en piedra, y tirársela contra los pecadores, los débiles y los enfermos (Cf. Jn 8,7) es de transformarlo en “fardos insoportables” (Lc 10,27).

– La tentación de descender de la cruz, para contentar a la gente, y no permanecer, para cumplir la voluntad del Padre; de ceder al espíritu mundano en vez de purificarlo e inclinarlo al Espíritu de Dios.

– La tentación de descuidar el “depositum fidei”, considerándose no custodios, sino propietarios y patrones, o por otra parte, la tentación de descuidar la realidad utilizando ¡una lengua minuciosa y un lenguaje pomposo para decir tantas cosas y no decir nada!


Fuentes:

NCR / Ecclesia / AICA / VIS

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *