Primeros 100 días del Papa: el inicio de una vasta jornada

100 días de Francisco

5.00 p m| 2 jul 13 (BUENA VOZ).- Los primeros 100 días del Papa no son como los primeros 100 días de algún presidente, primer ministro o de un CEO. Un Papa piensa a largo plazo, y está bajo menos presión al presentar y desarrollar objetivos y programas a corto plazo. La mayoría de los problemas que enfrenta un Papa trascienden lo pragmático y lo político. Requieren una cuidadosa reflexión, oración y consulta, y no aferrarse a procesos políticos establecidos.

En Buena Voz presentamos el análisis, sobre los primeros 100 días de Francisco, de John Thavis, escritor y periodista, especialista en temas del Vaticano y exdirector del Catholic News Service en Roma. El enfoque no está en remarcar sus más importantes actividades o discursos, sino en identificar posturas que van surgiendo.

Para los periodistas los 100 días es un marcador que requiere una evaluación y comentarios. ¿Qué sabemos sobre el Papa Francisco después de 100 días en el cargo? Aparte de la Encíclica ha presentarse este viernes, ningún otro documento importante, algunas citas significativas y ninguna reforma que haya hecho temblar a la Curia Romana.

Pero tenemos una saludable dosis de pensamiento y predicación papal, y una serie de gestos que dicen mucho de las personas dentro y fuera de la Iglesia.

No intento presentar un recuento más sobre “Lo mejor del Papa en los primeros 100 días”, sino más bien me gustaría identificar las más importantes características y posiciones que parecen ir emergiendo:

1. Francisco ha reubicado el papado fuera de la Curia romana

En primer lugar, la elección de vivir en la casa de huéspedes del Vaticano (Santa Marta) en lugar de los apartamentos papales, ha resultado ser una decisión crucial. Los apartamentos papales están rodeados por oficinas de la Curia romana, en el interior del Palacio Apostólico, y allí Francisco habría quedado aislado, cuando lo que él quiere es estar cerca a las personas.

En segundo lugar, el Papa ha nombrado a un grupo de ocho cardenales para que le asesoren en asuntos de gobierno de la Iglesia y en la reforma de la Curia romana. Sólo uno es miembro de la Curia. Con eso queda claro que Francisco tiene la intención de depender menos de gente del Vaticano y más en los obispos del mundo al momento de tomar decisiones.

En tercer lugar, gran parte de la predicación del Papa ha llegado en las misas de la mañana en la casa de huéspedes del Vaticano, en homilías improvisadas que son breves, profundas y con frases efectistas. La burocracia del Vaticano ni siquiera considera estas homilías como parte del verdadero magisterio del Papa. Una de las razones es que a diferencia de los discursos papales formales, estos discursos improvisados no pasan por la maquinaria burocrática habitual. Están menos controlados por la Curia.

2. Francisco ha iniciado su “reforma” del Vaticano evangelizando

Las personas que asisten a las misas matutinas del Papa son grupos de funcionarios y empleados del Vaticano, y sus palabras se dirigen a ellos de una manera particular. En ese sentido, la reforma del Vaticano ya ha comenzado. No en la forma en que el mundo estaba esperando, a través de citas con curiales de alto perfil; aunque eso llegará a su debido tiempo. En cambio, el Papa está evangelizando el Vaticano. Está sentando las bases para la reforma espiritual, predicando el Evangelio en su patio trasero. Para él, la “nueva evangelización” comienza en casa.

3. La visión del Papa sobre el rol de la Iglesia es más sobre influencia externa y menos sobre identidad interna

Él quiere que la iglesia esté presente en la vida de las personas. Para los sacerdotes, eso significa acercarse a sus fieles y sus problemas, como él mismo dijo, los pastores deben tener “olor a oveja”. Para los obispos, significa poner fin a sus afanes de hacer carrera (dijo a los nuncios que en la evaluación de los candidatos a obispo, deben evitar prelados ambiciosos y elegir más bien pastores que están cerca de la gente).

Para los laicos, significa estar dispuesto a vivir el Evangelio y anunciarlo con alegría en palabra y obra, sobre todo a aquellos que sufren. Aunque eso requiere valor, evangelizar no es una carga, y no debe parecer una, dijo el Papa.

4. La agenda del Papa en justicia social  está tomando protagonismo lentamente

Sus desafiantes palabras hacia el sistema económico mundial (“Vivimos en un mundo donde el dinero manda; tenemos que voltear las cosas, como una tortilla: El dinero no es imagen y semejanza de Dios. Sólo la persona es imagen y semejanza de Dios. Hay que darlo vuelta. Ese es el evangelio”) indican que su encíclica planificada, “Bienaventurados los pobres”, no será fácilmente aceptada por los defensores de una economía de libre mercado sin restricciones.

Pero su discurso evangélico-económico no está dirigido solamente a brokers y agencias internacionales. Él quiere que la Iglesia encarne la preocupación por los pobres y los que sufren, y ha advertido a los sacerdotes y obispos a resistir la tentación del modelo de negocio. “Anunciar el Evangelio debe tomar el camino de la pobreza”. Él entiende que la práctica de lo que se predica es la clave para la credibilidad de la Iglesia a los ojos de las personas hoy en día.

5. Tiene confianza en su espontaneidad

Hasta ahora, no solo está dispuesto a improvisar en ambientes “seguros” como la Misa de la mañana o en una audiencia con los niños, sino también en situaciones “riesgosas”, como su conversación con los oficiales de la Conferencia Latinoamericana de Religiosos. He visto a otros papas ir por ese camino (incluso a Benedicto le gustó improvisar en un principio), pero altos funcionarios del Vaticano los convencieron muy rápidamente que un texto preparado es mejor para todos. Me parece que Francisco ha decidido diferente, y creo que la razón es que, para él, ser pastor no va de la mano con ofrecer discursos preparados.


Texto de John Thavis. Publicado en su blog.

Puntuación: 4.33 / Votos: 3

Buena Voz

Buena Voz es un Servicio de Información y Documentación religiosa y de la Iglesia que llega a personas interesadas de nuestra comunidad universitaria. Este servicio ayuda a afianzar nuestra identidad como católicos, y es un punto de partida para conversar sobre los temas tratados en las informaciones o documentos enviados. No se trata de un vocero oficial, ni un organismo formal, sino la iniciativa libre y espontánea de un grupo de interesados.

2 pensamientos en “Primeros 100 días del Papa: el inicio de una vasta jornada

  • 2 julio, 2013 al 11:19 pm
    Permalink

    Excelente artículo: hace ver como el Papa Francisco va guiado en todo por el Espíritu Santo. Mi esperanza es que siga así.

    Responder
  • 5 julio, 2013 al 1:32 am
    Permalink

    Todo esto es muy positivo.

    De todos modos, la piedra de toque de si la Iglesia va a cambiar y dejar de considerarse la infalible intérprete de la "ley natural" pienso que van a ser las cuestiones, no de ética y teología colectivas, por resumirlo mucho, sino las cuestiones de ética y libertad individuales, en particular los derechos de la mujer, la moral sexual y similares.

    Desde luego, está también el tema de tantos dogmas surrealistas e innecesarios al Evangelio, desde la divinidad de Cristo, la Trinidad, la Inmaculada Concepción, la Transustanciación, la Infalibilidad Pontificia… y otra tradiciones, como el Purgatorio, etc. etc. No creo que ningún papa se vaya a atrever con toda la hojarasca de magia con que se ha ido cargando el aparato que ya empezaron a montar los pescadores galileos con la ayuda de San Pablo y finalmente el espaldarazo de Constantino y una serie de concilios e inquisidores de la fe.

    Si alguna vez se vuelve a la verdad de las cosas, al Evangelio sin tapujos nosotros no lo veremos… Pero, es verdad, el papa Francisco es simpático y en los temas de limpieza del templo de mercaderes es posible que lo consiga. En lo demás, habrá que ver.

    Mientras tanto, me alegro por Gustavo Gutiérrez.

    Responder

Responder a Ramón Puig Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *