¿Por qué un ‘nuevo’ mandamiento?

20120717-mandamientos.jpg

1.00 p m| LONDRES 19 jul 12 (BV/THINKING FAITH).-El discurso de Jesús en la Última Cena tal como se presenta en el Evangelio de Juan, ha cautivado a los lectores, sin embargo, también los desconcierta. En el cuarto evangelio, el texto contiene desconcertantes pausas, interrupciones y repeticiones. Varias explicaciones para esta extraña estructura, tiene Raymond Brown, quien adopta la sencilla propuesta de sugerir que el texto fue editado dos veces por el evangelista y luego reelaborado por otra persona de la comunidad de San Juan.

Uno de los resultados es que a veces dos versiones de la misma la unidad se imprimen al lado de la otra en situaciones ligeramente diferentes, una duplicación de los pasajes en lugar de preferir una con la que estamos familiarizados en el Pentateuco. Brown menciona que “lo que se dice en el último discurso en el XIV 1.31 es en gran parte, lo que se dice en el XVI 4-33”. Y Perkins sugiere que el discurso “parece haber sido ampliado en la edición del Evangelio, y bien puede representar situaciones diferentes de la comunidad de Juan “

Como ejemplo de esto, es interesante observar que en el transcurso del discurso de la Última Cena, Jesús instruye a sus apóstoles en dos lugares diferentes de amar a otros como Él los ha amado, y que el contexto es diferente en cada caso. El primer pasaje se encuentra en Juan 13:33-36:

33 Hijitos, estaré con vosotros un poco más de tiempo. Me buscaréis, y como dije a los judíos, ahora también os digo a vosotros: adonde yo voy, vosotros no podéis ir. 34 Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; que como yo os he amado, así también os améis los unos a los otros. 35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros. 36 Simón Pedro le dijo: Señor, ¿adónde vas? Jesús respondió: Adonde yo voy, tú no me puedes seguir ahora, pero me seguirás después.

Este es el único pasaje en el Evangelio de Juan (Jn 13:33-36) en el que Jesús menciona el “nuevo” mandamiento que se le da a los apóstoles. En el segundo pasaje donde Jesús ordena a sus discípulos a amarse unos a otros “como yo os he amado” (Jn 15:12-17), no se refiere a esto como un “nuevo” mandamiento. El contexto posterior no es la inminente partida de Jesús, pero habla de dar la vida por cualquiera de sus discípulos, y les ofrece esto como un ejemplo de cómo tienen que ser el uno al otro en el futuro (Jn 15:12-17): ‘Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que este, que el dar la vida por sus amigos …. Éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros.”

¿Por qué llamarlo “nuevo”?
Son varias las razones propuestas para explicar por qué Jesús emitió un “nuevo” mandamiento a sus seguidores. La razón más simple, es que se lo añade a los Diez Mandamientos dados a Israel por Dios por medio de Moisés. Una razón más atractiva, pero poco probable, es que exhorta a que este es el “Gran Mandamiento” cuando lo da como respuesta a la pregunta sobre cual es el Mandamiento más importante. Sin embargo, el mandamiento nuevo no es sólo que los discípulos de Jesús han de amarse unos a otros, pero que van a hacerlo “como yo os he amado”. Esto parece ser un título nuevo e importante a la enseñanza moral de Jesús. Parece que la norma y el ejemplo supremo de amor cristiano es ser el amor que Jesús se mostró a, y para,sus seguidores, e históricamente esto se expandió hacia las espiritualidades de gran alcance de la imitación y seguimiento de Cristo. Perkins, por lo tanto, explica que “este mandamiento es” nuevo “ya que se basa no en los mandamientos de amor de la tradición judía (por ejemplo, Lev 19:19; 1QS 1:9-11).

Es importante tener en cuenta que el discurso de la Última Cena de Jesús en el Evangelio de Juan a veces espera que la pasión y muerte de Jesús llegue, y en otras ocasiones, parece mirar hacia atrás a partir después de la Resurrección de Jesús después de haber completado su tarea, de modo que, como CH Dodd explicó una vez, “en un sentido real, es el Cristo resucitado y glorificado quien habla”. Tal vez esto nos permite entender por qué el mandamiento de “amarnos unos a otros” parece casi exclusivo para los discípulos, en contraste con el Gran Mandamiento, que ordena que uno debe amar al prójimo sin excepción. En este discurso, es como si el Cristo resucitado se dirigiera a la comunidad a la que Juan escribió su evangelio, y la está instruyendo sobre cómo manejar sus problemas y cuestiones. Juan en su evangelio y sus cartas (como su autor o la fuente) escribe situaciones de necesidad de amor mutuo y unidad entre los discípulos de Jesús, parece probable que estas coyunturas fueron sobre todo par ala comunidad de Juan, y que el discurso de la Cena es una súplica del Señor resucitado para remediar esta triste situación.

La ley del nuevo pacto
Por último, existen algunas interpretaciones muy atractivas del “nuevo” mandamiento con el nuevo pacto.
Raymond Brown, señala que el evangelista al hablar del amor como el mandamiento nuevo, “está pensando en la Última Cena, como en términos del pacto”. Como hemos visto anteriormente en el pasaje de “Los Diez Mandamientos”, el pacto y los mandamientos están estrechamente conectados: ” Y Dios dijo a Moisés: Escribe tú estas palabras; porque conforme a estas palabras he hecho pacto contigo y con Israel. Y él estuvo allí con Dios cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos.” (Ex 34, 27-28; cf Dt 4,13).
Del lado de Israel su pacto con el Señor era obedecer los mandamientos con fidelidad, a cambio de que el Señor siga protegiendo y favoreciendo a su pueblo hasta la Tierra Prometida. Sin embargo, como resultado de la infidelidad regular de Israel al pacto incluso en el desierto y, posteriormente, en la tierra prometida, Dios finalmente permitió que Israel sea conquistada y transportada al exilio.

31 “Vienen días —afirma el Señor— en que haré un nuevo pacto con el pueblo de Israel y con la tribu de Judá. 32 No será un pacto como el que hice con sus antepasados el día en que los tomé de la mano y los saqué de Egipto, ya que ellos lo quebrantaron a pesar de que yo era su esposo —afirma el Señor—.33 “Éste es el pacto que después de aquel tiempo haré con el pueblo de Israel —afirma el Señor—: Pondré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. 34 Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: “¡Conoce al Señor!”, porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande, me conocerán —afirma el Señor—. Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados.” (Jeremías 31:31-34)

Este nuevo pacto entre Dios y su pueblo elegido, predicho por Jeremías, no es otro que el que Jesús afirmó estar inaugurando en la Última Cena, cuando de acuerdo con Marcos, tomó la copa de vino y proclamó: “Esto es mi sangre del nuevo pacto, que es derramada por muchos.”(Mc 14:24), que se repite en Lucas, con las palabras: “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por vosotros”.(Lc 22:20; cf . 1 Corintios 11:25).

El Concilio Vaticano II conectado el nuevo pacto con su mandamiento nuevo de la siguiente manera, en su Decreto sobre la Iglesia, después de citar Jeremías 31:31-34,

Cristo instituyó este nuevo pacto, el Nuevo Testamento, es decir, en su sangre (cf. 1 Co 11,25), convocando un pueblo formado por Judíos y Gentiles, que se unificarán no según la carne, sino en el Espíritu. Este será el nuevo Pueblo de Dios … Su ley es el mandamiento nuevo del amor, como Cristo los amó (cf. Jn 13:34). Su fin es el reino de Dios, que se ha comenzado por el mismo Dios en la tierra, y que ha de ser prorrogado hasta que sea llevado a la perfección por Él en el final de los tiempos.

Jesús es, pues, el mediador designado por Dios, para el nuevo pacto (Hebreos 12:24), y al igual que la Alianza del Sinaí mediada a través de Moisés contenía los Diez Mandamientos como una parte integral de la voluntad de Dios, ahora el nuevo pacto requiere un mandamiento nuevo, como su ley fundamental. La otra parte contratante, el nuevo pueblo de Dios, ahora tenemos que amarnos unos a otros, como Jesús nos amó. “El modelo de los discípulos es el amor de Jesús supremo acto de amor, su sacrificar su vida”. Esto fue definitivamente sellado cuando Jesús envío su Espíritu para formar la comunidad del nuevo pacto, la Iglesia de Cristo.

Luego, todo el mundo sabrán “que son mis discípulos, por el amor que tienen los unos a los otros.”(Jn 13,35).

Jack Mahoney, SJ es Profesor Emérito de Teología Moral y Social en la Universidad de Londres, y un escritor regular para Thinkingfaith.org.

RE Brown, El Evangelio según San Juan , Anchor Bible, 2 vols (Londres: Geoffrey Chapman, 1971) I, pág. XXXIX.
Brown, I, p. xxv.
P. Perkins, El Evangelio según San Juan, Nuevo Comentario Bíblico de Jerónimo , 61:169.
Perkins, 61:179.
Perkins, 61:179.
Brown, vol II, 585; Charles H. Dodd, Interpretación del Cuarto Evangelio (Cambridge: CUP, 1960), p. 423.
Brown, II, p. 612.
Lumen Gentium, § 9
Brown, II, p. 682.

Puntuación: 5 / Votos: 1

Buena Voz

Buena Voz es un Servicio de Información y Documentación religiosa y de la Iglesia que llega a personas interesadas de nuestra comunidad universitaria. Este servicio ayuda a afianzar nuestra identidad como católicos, y es un punto de partida para conversar sobre los temas tratados en las informaciones o documentos enviados. No se trata de un vocero oficial, ni un organismo formal, sino la iniciativa libre y espontánea de un grupo de interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *