Manual práctico para líderes empresariales católicos

20120419-empresarios.jpg

4.00 p m| CIUDAD DEL VATICANO 18 abr 12 (BV/NCR).-Como el Papa Pablo VI lo dijo en su célebre declaración en las Naciones Unidas, a la Iglesia Católica le gusta pensar de sí misma como una “experta en humanidad.” Ante esto el Vaticano a través del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, ha publicado un documento titulado “La vocación del líder de negocios”, que apunta a una solución intrigante. El documento de 32 páginas está diseñado como un manual práctico, para los líderes empresariales que intentan integrar su fe con su trabajo. Aquí un extracto y el documento

Escrito Por John L. Allen Jr.

Como el Papa Pablo VI lo dijo en su célebre declaración en las Naciones Unidas, a la Iglesia Católica le gusta pensar de sí misma como una “experta en humanidad.” El desarrollo de la enseñanza social católica en los últimos 120 años es un buen ejemplo, ya que la Iglesia ha tratado de imponer su tradición moral para influir en las cuestiones de justicia económica.

Sin embargo, cada vez que la Iglesia trata de decir algo sobre la economía, se enfrenta a un “maldito seas”.

A veces a la Iglesia se le acusa de ser abstracta, de crear castillos en el aire y de proponer propuestas de políticas específicas, que están fuera de su competencia, saltando los límites entre Iglesia y estado, y confundiendo su juicio prudencial con certeza dogmática.

A pesar de las críticas la Iglesia apuesta por un nuevo documento por parte del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, titulado “La vocación del líder de negocios”, que apunta a una solución intrigante.

La Iglesia no puede tener que ofrecer respuestas concretas, tal vez es suficiente para enmarcar las preguntas correctas. La idea es ser didáctico. Piense en ello como la doctrina social católica.

El documento de 32 páginas está diseñado como un manual práctico, para los líderes empresariales que intentan integrar su fe con su trabajo. Fue presentado el 30 de marzo por el cardenal Peter Turkson, un ghanés que se desempeña como presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, en una asamblea de 2.000 empresarios católicos en Lyon, Francia.

Aunque el texto cuenta con el respaldo del consejo, se presenta como una “reflexión” por los estudiosos y expertos en lugar de una nota o documento formal. El equipo de redacción fue dirigido por Michael Naughton, director de la John A. Ryan Instituto para el pensamiento social católico de la Universidad de St. Thomas en Minnesota, y Sor Helen Alford de la Universidad Angelicum de Roma. También incluyó el economista italiano Stefano Zamagni, principal contribuyente de Caritas in Veritate.

Una nota distintiva es el texto es la concepción de empresa: “Cuando las empresas y la economía de mercado funcionen correctamente y se centren en servir al bien común”, dice, “contribuirán en gran medida con el material e incluso con el bienestar espiritual de la sociedad”.

El documento reconoce que la empresa no sólo tiene que rellenar el vientre o las arcas de los trabajadores, sino también cultivar la virtud.

Entre otras cosas, el documento dice que el negocio éticamente responsable es un “vehículo de participación cultural” y una fuerza de “paz la prosperidad”, que tiene “un papel especial que desempeñar para el desarrollo de la creación”, y que a través de un trabajo creativo, la gente no termina “haciendo más”, sino “siendo más”.

El documento también dice en voz alta, algo que puede parecer increíblemente obvio, especialmente para los estadounidenses, ya que es como un credo capitalista. Que la ganancia financiera es un objetivo perfectamente legítimo de los negocios, aunque no sea el de uno sólo.
“Si la riqueza financiera no se ha creado”, dice el documento, “no se podría distribuir y las organizaciones no se podrían mantener”.

En términos de método, el documento apoya a: “Ver-Juzgar-Actuar” para discernimiento moral iniciado por el cardenal Joseph Cardijn y su movimiento de los Jóvenes Trabajadores Cristianos en el siglo 20.
“Ver-Juzgar-Actuar” fue adoptado por el Papa Juan XXIII en su encíclica social 1961 Mater et Magistra , y ha sido una piedra angular de la doctrina social católica desde entonces.

El documento cuenta con seis principios prácticos para las empresas, como la solidaridad con los pobres “por estar atento a las oportunidades para servir a las poblaciones desfavorecidas y marginadas”, y “administración de los recursos, ya sean de capital, humano, o del medio ambiente.”

Una señal temprana del éxito es que la reacción en la blogosfera parece positiva. Los conservadores parecen apreciar la visión fundamentalmente positiva de los negocios que se ejecutan a través del documento, mientras que los liberales han aplaudido la sugerencia de que las empresas necesitan un chequeo de moral.

Tal vez el elemento más llamativo del texto, sin embargo, viene en su apéndice. Allí se encuentra una “Lista de verificación de Discernimiento para el Líder de Negocios”, compuesto por treinta preguntas, que ascienden a un examen de conciencia, teniendo como base la enseñanza social católica.

Algunos son bastante amplios, como por ejemplo, “¿He estado viviendo una vida dividida, separando los principios del Evangelio de mi trabajo?” Y “¿Estoy recibiendo los sacramentos con regularidad y con la atención a la forma en que apoya e informo mis prácticas comerciales? “

Otros son más concretas, y con una mordida real. Por ejemplo:
¿Estoy creando riqueza, o estoy participando en la búsqueda de rentas? (Esa es la jerga para tratar de hacerse rico mediante la manipulación del entorno político y económico.)
¿Sigo la misma norma de la moralidad en todas las ubicaciones geográficas?
¿Estoy buscando la manera de entregar retornos justos para los proveedores de capital, salarios justos a los empleados, precios justos a los clientes y proveedores, y los impuestos justos a las comunidades locales?

Sabemos que quizás no todos los profesionales de negocios respondan con sinceridad y si eso ocurre, el resultado podría ser una nueva profundidad moral en lo que ha sido considerado como un reino básicamente amoral.

“La vocación del líder de negocios”, puede ser uno de los textos más raros que ha hecho el Vaticano: Algo que no sólo está dividiendo a los vaticanistas y a otros intelectualoides de la Iglesia. Uno podría imaginar, por ejemplo, los retiros para líderes de negocios a raíz de este documento, que culminó en un examen de conciencia. También se espera que se convierta en una piedra angular de la educación de negocios, especialmente en lugares católicos. Hay unas 1.800 Iglesias afiliadas colegios y universidades de todo el mundo, aproximadamente 800 de los cuales tienen programas de negocios, y este texto sería una adición de peso para sus planes de estudio.

Para volver al punto de partida, la verdadera novedad de la “vocación del líder de negocios” es el que se las arregla para llevar la enseñanza social católica, sin que en realidad queden flotando y quede en propuesta. En cambio, haciendo estas preguntas difíciles y confiando en la inteligencia y la buena voluntad de los empresarios al responderlas, se puede llegar a obtener respuestas sinceras reflexionadas y morales.

Documento en Inglés

Imagen: Diseño Buena Voz

Puntuación: 3.75 / Votos: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *