Archivos Mensuales: junio 2020

INTI RAYMI: A PROPÓSITO DE SU CELEBRACIÓN. SOMOS HIJOS DE LA MADRE TIERRA Y EL PADRE SOL

Etiquetas :

Categoría : General

[Visto: 459 veces]

Autora: Maricarmen Gayoso Angelux

La sociedad Inca, basada en una economía agrícola y en un sistema de trabajo colectivo, alternaba sus faenas de siembra y cosecha con sus actividades religiosas. La armonía con los dioses estaba directamente ligada con la fecundidad de la tierra. Por ello, de acuerdo con las estaciones, se elaboró un calendario de cuatro fiestas principales. La más popular fue el Inti Raymi o Fiesta del Sol y era la más importante de la cultura inka, porque daba inicio al año nuevo andino. El solsticio de invierno es el momento cuando el Sol termina su alejamiento de la tierra y empieza un nuevo ciclo de acercamiento a nuestro planeta.

Reverenciar al Sol por su luz y calor, era de esperarse entre los pueblos de altas cumbres y frío extremo. Pero, la finalidad del Inti Raymi era que el Sol sea considerado como la deidad suprema del imperio, porque los inkas se reconocían como los hijos del Padre Sol y desde los Cuatro Suyos debían percibirlos como seres semidivinos.  Así, esta celebración se convirtió en un símbolo del poder religioso, político y militar. Por eso los españoles la prohibieron y para 1551, ya había desaparecido. La historia señala que en 1572 el “Punchao” o Estatua del Sol, fue capturada por Francisco de Toledo. El último reducto del dios había sucumbido.

¿Cómo se celebraba el Inti Raymi?

La fiesta del Inti Raymi fue instituida por el Inka Pachacútec, quien expandió el Estado Inka hasta convertirlo en un Imperio. Se realizaba cada 21 de junio, que era el final de la cosecha y la entrada del solsticio de invierno. Contaba con la participación total de la población. Los nobles realizaban sacrificios de llamas en las diferentes huacas o lugares sagrados que eran ofrendadas a la Madre Tierra.

Como parte de una preparación física y espiritual estricta, tres días antes se ayunaba, no se comía sino un poco de maíz blanco, crudo, unas pocas hierbas y agua pura. Se prohibía encender el fuego en la ciudad y se practicaba la abstinencia sexual.

El día central, el Inka y su familia, eran conducidos a la Plaza Mayor de Huacaypata. El emperador portaba su Maskay Pacha o corona imperial, su túnica con aplicaciones de oro, piedras finas, plumería y aretes suntuosos.  Todos esperaban descalzos la salida del Sol.

Los curacas, de los Cuatro Suyos, llegaban a participar con sus mejores galas. Por lo tanto, era también una festividad con alto contenido político porque reiteraba la alianza de los pueblos sometidos al estado inca. Así, los representantes de los pueblos conquistados reiteraban su lealtad al emperador. Los curacas llegaban con las mejores ofrendas que habían traído de sus regiones.

El cronista y sacerdote Bartolomé de las Casas, lo describe así: “Todos estaban allí muy callados, esperando que saliese el Sol, y así en cuanto éste apuntaba los coros comenzaban a entonar con mucho concierto y orden un canto a media voz meneando cada uno de ellos un pie a manera de compás. A medida que se levantaba el Sol, su canto era más y más alto. El Inka lo dirigía con su propia voz. Esperaban a que saliese el Sol, estaban todos descalzados y con grande atención mirando al Oriente y asomando el Sol se ponían todos de cuclillas (que entre estos indios es tanto como ponerse de rodillas) para adorarle, y con los brazos abiertos y las manos alzadas y puestas en derecho del rostro dando besos al aire le adoraban con grandísimo afecto, en reconocimiento de tenerle por su dios y padre natural.

Y continuaba el cronista: “Los curacas hacían al Sol la misma adoración que los Inkas. Se estaban cantando desde que salía el Sol hasta que se encubría del todo, y como hasta el mediodía el Sol iba saliendo, ellos iban acrecentando, las voces. Cuando el Sol había llegado al mediodía, las voces hacían gran estruendo, e iba enseguida bajando a medida que el Sol descendía. Era, pues, perfecta la correspondencia entre el canto y el camino que seguía el Sol. Al atardecer, el canto hacíase lento y triste, con voces cada vez más débiles, hasta que cesaban con el último resplandor solar, lo cual coincidía con las expresiones de humildad y acatamiento que eran las continuas reverencias que todos le hacían”.

Así, antes del amanecer, la multitud que llegaba de los 4 suyos se ponía en cuclillas y con los brazos extendidos recibía los primeros rayos solares para nutrirse de su energía y de su luz. Momento en que el Inka,  que era el supremo sacerdote aquel día y quienes lo acompañaban hacían la oración: “Oh Hacedor, Sol y Trueno, sed siempre mozos, no envejezcáis; todas las cosas estén en paz, multipliquen las gentes y haya comidas y todas las demás cosas vayan siempre en aumento”. Y cogía dos vasos de chicha de jora, con el izquierdo saludaba y bebía y con el derecho vaciaba a una gran fuente revestida de oro que conectaba con el Koricancha o Templo del Sol, a fin de aplacar la sed del dios.

Posteriormente, se realizaba la ceremonia del Mosoc Nina o fuego sagrado, porque era “dado de la mano del Sol”. Para ello, el Willaq Huma o sumo sacerdote, ofrendaba llamas de color negro, y a una de ellas, le sacaban el corazón, para realizar la predicción del año. Si salía latiendo era presagio de buen año para el imperio. E inmediatamente, el gran sacerdote con un medallón de oro que tenía, puesto en dirección de un copo de algodón preparado, refractaba al sol y se encendía el nuevo fuego, que era donde se quemaba la ofrenda y se asaba toda la carne.

Para su conservación, el fuego sagrado era entregado a los sacerdotes y delegado a las Vírgenes del Sol, quienes lo custodiaban todo el año como llama votiva en el Koricancha, hasta el siguiente Inti Raymi. Era la llama o fuego sagrado del imperio, símbolo de luz y vida. Y era el renacimiento del Sol, que iniciaba el tiempo circular inca, pues no concebían el tiempo de forma lineal. Por eso, en algunas zonas también es conocido como Wawa Inti Raymi o fiesta del nacimiento del Sol.

Con el brindis general comenzaba el desfile de canto y baile. Luego proseguía el banquete donde se comía carne asada y el sacerdote repartía el sanku o panecillo con la sangre de la llama sacrificada, que era preparado junto con la chicha sagrada, por las Vírgenes del Sol. Era el único momento del año, en que el inka se mezclaba con su pueblo. La ceremonia terminaba con las ofrendas al Dios Supremo, Apu Kon Ticci Pachayachachic Wiracocha, que estaba por sobre la deidad solar. La fiesta duraba 15 días.

La Festividad Contemporánea

Con motivo del cuatricentenario del nacimiento del Inca Garcilaso de la Vega se produjo un repunte del indigenismo, y el historiador don Humberto Vidal Unda propuso coincidir el día del Cusco, con la celebración del Inti Raymi como fiesta principal. Así quedó instaurado un 24 de junio de 1944, con la presencia del Presidente de la República Manuel Prado y Ugarteche.

Hoy la gran fiesta en la fortaleza de Sacsayhuamán es puramente evocativa, para el turismo nacional e internacional. Es un colorido espectáculo de participación masiva, a cargo de cientos de artistas, que nos evoca un pasado glorioso. Son resaltantes los momentos en los que el Inka es desplazado en su litera o cuando habla con su Padre Sol y hay un silencio reverencial. Faustino Espinoza Navarro reconstruyó el Inti Raymi, basándose en las descripciones de los Comentarios Reales del Inca Garcilaso de la Vega (1612), y compuso su primer guión en quechua.

Sin embargo, varios países de la América andina, como: Perú, Ecuador, Bolivia y el norte de Argentina, han vuelto a retomar su celebración el mismo 21 de junio para tener mejores cosechas y animales. Se espera el contacto con los primeros rayos de luz del sol, para nutrirse con su energía, se medita con su luz y se pide por la restauración del equilibrio entre la naturaleza, el ser humano y el cosmos.

Los Hijos de la Madre Tierra

Es la perfecta oportunidad para renovar el vínculo con la Madre Tierra, la Pachamamita que todo lo da y todo lo produce, brindándole también los frutos que brotan de sus entrañas. La ofrenda a la “pacha”, se realiza haciendo un hoyo sobre ella, donde se le brinda la papa, el haba o la quinua; así también, bebidas como la chicha, el vino y el alcohol.

En estas zonas altoandinas, se pide ayuda para la abundancia en la próxima siembra y cosecha, así como la multiplicación de cabras, ovejas, llamas, vicuñas y guanacos. Se agradece al Taita Inti (Padre Sol) por dar luz a la Pachamamita (Madre Tierra) y por permitir que sus cultivos maduren para el bien de toda la comunidad.

También es común el encendido del fuego sagrado alrededor del cual se realizan los rituales, porque la ceremonia es capaz de regresar al hombre al equilibrio. Todas estas manifestaciones como el resurgimiento y revaloración de nuestra cultura, y de la apertura de nuevas agrupaciones y panacas (los linajes familiares y su descendencia), también ahora en las ciudades, marca un regreso hacia nuestra herencia ancestral.

Del Tibet a Sudamérica

A partir del 2012, y como manifestación del cambio de la polaridad de la kundalini planetaria o energía que determina la conciencia humana, las personas que habitan a su alrededor van a ser bendecidas por su efecto de elevación espiritual. Y eso, no sólo significó un cambio del poder espiritual del hombre a la mujer. Significó por, sobre todo, el traslado del poder espiritual desde el Tibet e India a Sudamérica. Por lo que, los pobladores de América tendrán más facilidad en despertar su propia kundalini, activar sus centros energéticos y alcanzar el pleno desarrollo de su potencial. Además, con las explosiones solares y el aumento de la resonancia Schumann, pueden ocurrir despertares espontáneos en personas que no practican ninguna técnica de meditación o de sanación, pero que son puros de corazón.

Hacia un Nuevo Pacto Universal con la Pachamama

El Inti Raymi hoy, significa un momento de conexión espiritual con el sol físico, que está en conexión con el sol de Sirio, a su vez, con el sol de Pléyades, Alción y con lo que los mayas llamaban Hunab Ku (dador del movimiento y la medida): el centro de toda la galaxia, que conocemos como el gran Sol Central Espiritual. Esta conexión con la luz es un reflejo de tu propia luz, el sol espiritual de tu corazón. Es, por lo tanto, una oportunidad de descubrirte en tu esencia, esa presencia luminosa que habita en ti y que se renueva y te renueva. Este portal solar dura del 21 al 24 de junio. Momento de enviar esa luz a la Madre Tierra y toda la humanidad.

En medio de los acontecimientos actuales es preciso también rescatar todas las tradiciones originarias de nuestros pueblos para comprometernos en un Nuevo Pacto Universal, que reconsidere el Amor a Dios, a nuestro prójimo como a uno mismo, el amor al Sagrado Femenino en perfecto equilibrio con el Sagrado Masculino, y el Amor a la Madre Tierra, a la Pachamama y a todo lo que está sobre ella y en sus profundidades. Volveremos a convertir nuestra relación con la pachamamita como una relación sagrada. Sólo así seguiremos siendo dignos hijos de la Madre Tierra y para que se nos renueve nuestro privilegio legítimo de permanecer como habitantes de ella.

Recuerden: “Se pedía restauración del equilibrio entre la naturaleza, el ser humano y el cosmos”.

Y en esta ocasión que coincide con el eclipse anular de Sol, solo indicarles que se refuerza el hecho de sanar definitivamente todo lo que no haya sido resuelto hasta la fecha. Etapa para iluminar las áreas que no se hayan podido ver o aceptar, para cerrar definitivamente ciclos y poder iniciar otros liberados de toda carga anterior que ya no corresponde mantener en el nuevo ciclo. Feliz Año Solar Andino, ¡¡con sus 5 mil 28 años de historia, cultura y tradición!!

Fuente: Facebook de Maricarmen Gayoso Angelux. 20/06/2020.


NEUROCIENCIA PARA EL BIENESTAR (EN CASA)

Etiquetas :

Categoría : Neurociencia

[Visto: 238 veces]

Autora: Nazareth Castellanos. Doctora en Neurociencia.

Tiempos difíciles como los que ha generado la Covid-19 también son buenas oportunidades para incorporar hábitos saludables a nuestra vida diaria. Sentirse bien es importante, más que nunca.

Los mandatarios más ambiciosos han cedido a parar sus países, la industria ha frenado sus motores, la cultura ha bajado el telón y la población mundial aprueba un severo confinamiento. ¿El motivo? Todos reconocemos que la prioridad es estar bien. En estos días la neurociencia puede aportar recetas para el bienestar, apoyándose en la evidencia de que el estilo de vida esculpe nuestro cerebro día a día. Situaciones como las ahora vividas son una lupa para observar y medir cómo es nuestro bienestar y una oportunidad para aprender rutinas que inseminan una buena calidad de vida. Algunas de las recetas neurocientíficas del bienestar (en casa) son estas:

CUIDA TU POSTURA. Nuestro cuerpo escenifica nuestros estados mentales, pero la postura de nuestro cuerpo escribe también el guion de nuestra mente. Diversos grupos de investigación observaron que, cuando nuestra postura es inclinada, encorvada o encogida, nuestra capacidad de memoria y atención es más débil, nos fijamos más en lo negativo y somatizamos más el estrés. Técnicas que nos pueden ayudar a dar cuenta de la postura y corregirla son las basadas en yoga, taichi o chi-kung. Recientes estudios científicos han mostrado que realizar chi-kung mejora la comunicación neuronal, activa las áreas cerebrales involucradas en las emociones y la idea de nosotros mismos, y regula el sistema neuroendocrino, clave para la gestión del estrés.

Consejo: para evitar que nuestro cerebro se fije más en lo negativo y cree hábitos de miedo, se propone realizar al menos 15 minutos diarios de estiramientos o prácticas de yoga, taichi o chi-kung.

RESPIRA BIEN Y LENTO. Nuestro cerebro sabe en cada momento cómo estamos respirando, pero lo novedoso (para las neurociencias) es que esa información es utilizada por nuestras neuronas para potenciar o empobrecer nuestra atención y memoria. La Universidad de Chicago mostró que la respiración nasal influye en la respuesta emocional del cerebro, poder que no tiene la respiración bucal. Ralentizar la respiración nos permite potenciar nuestras capacidades cognitivas y asentar el bienestar en nuestro cuerpo.

Consejo: para que nuestro cerebro no amplifique la sensación de dolor, modere la respuesta emocional y se potencie la atención y memoria, se propone respirar por la nariz (un truco para conseguirlo es acostumbrar a la lengua a descansar en el paladar) y realizar 10 minutos de respiración nasal lenta (seis respiraciones por minuto).

CORAZÓN CONTENTO. Recientemente se han publicado varios artículos científicos que muestran que interpretamos la realidad según sea el diálogo entre el cerebro y el corazón, hasta el punto de influir en el sesgo racial, la percepción del dolor o la visualización de una escena. La música del corazón hace bailar al cerebro. Pero ¿interpreta siempre la música deseable? Nuestro corazón escribe una sinfonía con cada pulso cardiaco, y cuanto más flexible sea (mayor variabilidad cardiaca tenga, en lenguaje científico), mayor inteligencia cognitiva y emocional tendremos. Lo bello es que esta sinfonía es la adecuada cuando estamos contentos, o nos divertimos, según muestra un estudio reciente. La neurociencia más vanguardista nos sugiere, por tanto, que la alegría armoniza el baile entre el corazón y el cerebro.

Consejo: para que nuestro cerebro interprete el mundo que nos rodea de forma más saludable y siga a un corazón armonioso, se propone recrearse en las noticias alegres, buscar el lado positivo de cada situación, reírse de uno mismo y divertirse un rato cada día.

SILENCIO CEREBRAL. Uno de los artículos más célebres de la ciencia moderna rezaba así: una mente divagante es una mente infeliz. La cantidad de recuerdos, imaginaciones y diálogos que asaltan nuestra mente es incalculable. O al menos lo era hasta hace unas décadas, cuando la Universidad de Washington midió la disipación de energía que supone estar en dicha ensoñación, sin tener control sobre la atención consciente. Rara vez estamos en el presente. Los beneficios de una vida presente se podrían resumir en una mejora del sistema nervioso, inmune, endocrino y cardiovascular. Es decir, en todo.

Consejo: para que nuestro cerebro esté más calmado y nos sintamos más satisfechos, sea consciente de algunos de los actos que componen su día (la ducha, las sensaciones del cuerpo al estar sentado, asomarse a la ventana a aplaudir o cantar) y disfrute del silencio (prescindiendo un rato de la música, televisión o el habla).

Estamos ante una situación compleja que tiene un evidente lado dramático, aunque es también una oportunidad para adquirir hábitos saludables, para conocer y conocerse mejor, pero sobre todo para afianzar los pilares de lo que más importa: estar bien.

Publicado el 03/05/2020 en: https://elpais.com/elpais/2020/04/30/eps/1588262914_206573.html?rel=str_articulo#1592670109990


REFLEJOS, SEÑOR PRESIDENTE

Etiquetas :

Categoría : Neurociencia , Política

[Visto: 549 veces]

Cuando un arquero, ante los ataques incesantes a su portería, se defiende hasta con las uñas incluso con reacciones automáticas más veloces que su vista, decimos que es un guardameta con reflejos.

En neurología, lo que hace ese arquero se llama reflejo condicionado, que se desarrolla a partir de la continua experiencia y aprendizaje en la defensa de su arco. A esa reacción compleja y veloz se le llama “movimiento balístico”: es rápido, previamente aprendido, perfeccionado y responde a estímulos extremos.

El punto es que esa capacidad no es privativa de los deportistas de élite. También se le puede exigir a los políticos, y específicamente a un Jefe de Estado. En este caso, se trataría de la capacidad de un gobernante para reaccionar oportunamente en la toma de decisiones ante una situación límite. El Perú pasa ahora por una situación límite, Señor Presidente. Y el país reclama sus reflejos.

Ya hay más de siete análisis nacionales e internacionales que estiman que la economía nacional caería -15%. Es una cifra brutal y sin embargo el país sigue aguantando estoico el confinamiento. Algunos agoreros, despistados como siempre, hablaron de caos en las calles y masas enfervorizadas bajándose al gobierno. No ha sucedido y no sucederá por razones que ahora no es el tema explicar. Pero sí hay agotamiento, los ciudadanos y las familias están exhaustas del largo encierro, y en todos los niveles sociales, el mensaje es uno sólo: no espere hasta el 30 de junio. ¡Abra ya la economía! ¡Hasta el Colegio Médico pide que la levante antes del 30!!

El Perú ya no respeta la cuarentena. Han sido los más pobres los primeros en entender que en estos tiempos no hay ni puede haber un Estado que les regale los panes por 90 días seguidos, que la idea de burócratas o políticos buenos alimentando al pueblo desde sus oficinas ya el chavismo venezolano se ha encargado de pulverizar. Está mal que salgan sin distancia social, sin cuidado por su salud y la de los demás, pero prefieren ejercer su libertad, aunque sea en forma desordenada, para conseguirse los frejoles. ¿Y qué hace la autoridad? La reprime, le quita su ínfimo capital, la mueve de una calle a otra. Lo que es más absurdo, muchos trabajan en las galerías aledañas que están cerradas. ¿No es muchísimo mejor un control biosanitario en esos locales que en la calle?

La pandemia ha desnudado el peor rostro de nuestra sociedad: la atroz desigualdad, la corrupción inacabable y un sistema de salud prehistórico. Y en su solución no hay recetas previas. Por eso es indispensable una coordinación entre los diversos niveles de gobierno. Lo real es que ahora no lo hay. La inmensa espalda económica del Poder Ejecutivo puede producir la ilusión de que a punta de chequera pueden avanzar las cosas. Lo real es que los sectores y ministerios, ahora centralizados y burocratizados más que nunca en comparación con los anteriores cuatro gobiernos, no parecen tener la capacidad para gobernar país tan complicado como el nuestro. Llama la atención que el gobierno no requiera más la participación del sector privado que, aunque su principal gremio no parece entender al resto de la población en esta pandemia, sí tiene en la experiencia de los Panamericanos un gran referente de capacidad ejecutiva reciente que el resto de la sociedad valora.

Y lo más importante, valore Señor Presidente, el comportamiento de la mayoría de la población que ha respetado la orden de confinamiento. Lo han hecho todos los sectores sociales, en todas las regiones. El golpe a las economías personales y familiares ha sido durísimo, pero hay aún mucha voluntad de seguir adelante. Por eso, no cometa el error de tener como única palanca para enfrentar esta crisis a su burocracia nacional. No basta ahora con tener el respaldo pasivo de la población (el apoyo estadístico a su gestión): tiene que liderar una reconversión ciudadana, tanto comunicacional como cultural, para que los propios ciudadanos adquieran los nuevos hábitos biosanitarios. Abrir la economía tendrá inevitablemente un impacto en la situación sanitaria. Pero los ciudadanos tendremos que aprender a cuidarnos, no a esperar la solución de Papá Estado, que, a cuatro días del Día del Padre, no lo parece tanto. Le corresponde sí a su gobierno mejorar la capacidad de atención médica y combatir con la máxima energía la corrupción estatal y la insanía delincuencial de aquellos que encarecen el oxígeno, las medicinas y otras cosas.

Reflejos Señor Presidente. Y en el Día del Padre, un saludo y un abrazo a cada padre peruano, que ahora ya no es de un solo género. Saldremos adelante, con libertad e igualdad.


POBRES ASINTOMÁTICOS. INVISIBLES PARA EL ESTADO. (*)

Etiquetas :

Categoría : General

[Visto: 379 veces]

Autor: Julio Failoc Rivas.
Durante todo este tiempo de la pandemia, hemos sido invisibles para el Estado. Ellos no saben que existimos, porque solo están preocupados por los pobres sintomáticos, tal como lo están haciendo con los pacientes del COVID 19. Solo tratan y le hacen seguimiento a los pobres que tienen síntomas, y dejan a su libre albedrío a los asintomáticos, como si estos no fueran a contagiar al resto de las gentes de sus males y descontentos.
En todo el país existimos una legión de profesionales independientes confinados en nuestras casas, que otrora éramos algo así como la clase media, los que vivíamos algo cómodamente de nuestros servicios profesionales, para lo cual emitimos cada cierto tiempo –y en algunos casos, los que trabajaban para el Estado, mensualmente- un recibo de honorarios.
Pero la cosa no quedaba allí, sino que también el Estado nos retenía, y nos retiene, hasta ahora, el 8% del total de los ingresos, sin ninguna contraprestación por nuestros aportes. Dicho en otras palabras, no recibimos nada a cambio, porque los que percibimos rentas de cuarta categoría, no tenemos derecho a un seguro de salud, ni vacaciones, ni gratificaciones y menos una renta básica para nuestros días de jubilación.
Los que percibimos ingresos de cuarta, siempre hemos sido los patitos feos para el Estado, el cual solo nos toma en cuenta cada año para vigilar si hemos hecho o no la declaración jurada anual, y si por casualidad, alguien se olvidó de pagar sus impuestos, no solo les cobran con intereses, sino que embargan sus cuentas del banco a la mala.
No podemos calificar para un crédito “Mi Vivienda” si ganamos más de tres mil soles, como tampoco podemos acceder a un crédito decente de un banco porque no estamos en planillas o porque no tenemos un ingreso seguro. Esto nos obliga a vivir en viviendas alquiladas donde las rentas son relativamente onerosas y de pago puntual. Es verdad que algunos hemos logrado adquirir una casa, a punto de esfuerzo y de privaciones, pero no es el caso de la mayoría.
Al 30 de junio se cumplirán tres meses y medio de no haber recibido un solo centavo de ingresos. Tres meses y medio de alquileres, de agua, de luz, de teléfono e internet, de autoavalúo, de tarjetas de crédito u otras deudas impagas por la cuarentena.
Señor Presidente, no estamos exigiendo un bono de nada, ni una canasta de alimento y menos la condonación de los servicios que hemos recibido, sino algo que nos parece más justo y digno para nosotros. Devuélvanos el 8% que nos retuvieron por la renta de cuarta categoría.
¿Si a grandes, pequeños y microempresarios, les dieron una tabla de salvataje para que no quiebren, por qué no a los que tributamos puntualmente a cambio de nada y que estamos a punto de quebrar con todas las deudas acumuladas?
(*) Publicado en Prensa Regional el 04/06/2020. Link: https://www.prensaregional.pe/analisis-opinion/pobres-asintomaticos-ii/

A PROPÓSITO DEL CASO RICHARD SWING. EL PAPEL DEL BUFÓN EN LA HISTORIA DEL PODER POLÍTICO

Categoría : Política

[Visto: 497 veces]

Si hiciéramos una mirada a vuelo de pájaro por la historia del poder político, veríamos, seguramente con asombro por su frecuencia, la cercanía entre el todopoderoso gobernante y un sujeto llamado el bufón. El bufón es un personaje cómico, que ha deleitado a los monarcas desde la antigüedad en muchas de las cortes del mundo, y tragicómico a la vez por su naturaleza marginal. Es escuchado y prohibido, es deseado cuando el gobernante lo acoge en su círculo más íntimo, y es odiado precisamente por eso. El bufón ha merecido la atención de filósofos, grandes artistas y por supuesto, de los propios gobernantes, que, en medio de las grandes decisiones políticas, militares y económicas que tomaban a diario, pues, necesitaban un poco de diversión y esparcimiento.

La figura del bufón tiene referencias en el antiguo Egipto, Grecia y Roma. El emperador romano Augusto tenía varios a su servicio y tuvo que desterrar a uno de ellos (Pilades) por alborotar el orden público. Pedro el Grande, el gran zar ruso, contrató como “bufón real” al bufón más famoso de la historia, Jan Lakosta, dándole luego un gran reino dentro de sus dominios. Estuvo a punto de darle Siberia, pero fue disuadido por sus asesores reales de no hacerlo.

En la cultura, no ha sido menor su presencia. Una de las más famosas óperas, repetida en muchos teatros del mundo, es “Rigoletto” de Giuseppe Verdi, basada en la obra de Victor Hugo “El rey se divierte”, a su vez basada en la historia del rey francés Francisco I y el bufón Troboulet. En la ópera, Rigoletto es un bufón que intenta matar a su amo el Duque de Mantua en venganza por seducir a su preciada hija Gilda, siendo ella quien al final da su vida por su amado, cumpliéndose así una maldición previa contra el bufón por incitar al duque a apresar y matar a varios cortesanos. El escritor español Francisco de Quevedo, dejó escrito: “Costumbre antigua de príncipes, tener cerca de sí locos para su entretenimiento”. El famoso pintor de la España del siglo XVII, Diego Velásquez, dejó una galería de enanos y bufones de la corte de los Austrias españoles. El no menos extraordinario escritor inglés, William Shakespeare, en su tragedia “El rey Lear”, incluye a un bufón, quien en medio de la tragedia absoluta en que vive el rey por sus propios errores, lo entretiene a la vez que le hace ver la estupidez de sus acciones. Hasta el filósofo alemán Theodor Adorno haría una definición del bufón: “En el parecido de los payasos con los animales se ilumina el parecido del hombre con el mono: la constelación animal-loco-payaso es uno de los fundamentos del arte”.

En estos días, en nuestro país, una bufonada lanzada por una persona, ufanándose de su cercanía con el máximo mandatario y de haber sacado de su puesto a una ministra, en el contexto de una opinión pública devastada por una pandemia que la encierra en sus hogares y destruye toda su capacidad adquisitiva, ha hecho ver cuán actual y peligrosa puede ser esa relación, de la que parece trascender poco a poco, un vínculo personal de antigua data. Al exponerla al escrutinio público y deslizar sospechas de ilicitud directamente a la primera magistratura, no hace falta adivinar por dónde se romperá la soga, pues tiene que hacerse y pronto.

Lo que sí podemos decir es que la función social del bufón ha cambiado: si en el pasado humanizaba la naturaleza “divina” de los reyes ante sus súbditos, hoy con frecuencia suelen ser, a cambio de pingues favores, parte del lado oscuro dentro del máximo nivel de gobierno. Y eso, ya no es divertido.


LAS PROTESTAS ANTIRACISTAS EN EE.UU QUE HACEN RECORDAR EL DÍA QUE EL PERÚ HUMILLÓ A HITLER

Etiquetas :

Categoría : General

[Visto: 371 veces]

Mientras Estados Unidos se estremece por la ola expansiva de las violentas protestas antiraciales, en rechazo a la absurda muerte del ciudadano negro George Floyd en Minneapolis el lunes 25 de mayo, bien vale recordar nuevamente el pedido que hiciera el uruguayo Eduardo Galeano el 2012, de resaltar e incluir en las aulas y libros del Perú esa “historia de dignidad”, escrita cuando la delegación peruana se retiró de las Olimpiadas de Berlín de 1936 luego de anulársele el partido en que goleó a Austria -el país donde nació Adolf Hitler- por 4-2, anulación que se atribuye a la injerencia del dictador nazi, molesto porque su teoría de la superioridad racial no se expresara en el campo de juego ni en el resultado.

Y es que resulta irónico que el país que derrotó a Alemania y su doctrina totalitaria, supremacista y racista en la Segunda Guerra Mundial, 75 años después sea todavía una sociedad que no ha exorcizado sus propios fantasmas racistas, especialmente contra la población afroamericana. Aunque en esta era Trump prácticamente alcanza a todos los colectivos raciales no blancos.

Se ha contado mucho del partido Perú – Austria del 8 de agosto de 1936. Perú venía de golear 7-3 a Finlandia y la selección peruana, integrada por mestizos y negros, tenía entre sus referentes a Lolo Fernández, Alejandro “Manguera” Villanueva y el “Mago” Juan Valdivieso. Los primeros 90 minutos terminaron 2-2. En el tiempo adicional, el seleccionado nacional le metió 5 goles y el árbitro le anuló tres, quedando el definitivo e inapelable 4-2. El Perú ganó con una clase magistral de futbol que los austriacos no pudieron parar, y lo que es peor, con el propio Hitler de espectador en el palco principal.

Lo que los europeos no pudieron ganar en cancha lo quisieron obtener en mesa. La FIFA anuló el partido y ordenó se repita a puerta cerrada, tribunas vacías y con la policía alemana. Indignada por el fallo, la delegación peruana se retiró de los Juegos Olímpicos, siendo recibidos como héroes el 17 de setiembre de 1936 a su retorno a la capital.

En este caso también hubo muchas fake news (noticias falsas) luego de la decisión peruana. Pero hay tres hechos que fueron irrefutables porque constaron por escrito.

El primero fue que los dirigentes peruanos fueron notificados del reclamo austriaco (hecho después del partido el sábado 8) recién el lunes 10 de agosto a las 8:00 a.m. con citación para las 10:00 a.m. para conocer la respuesta peruana. Llegaron a las 11:30 porque la competencia de ciclismo paralizó el tráfico en el trayecto, y no fue escuchada la respuesta peruana. Los dirigentes peruanos estaban seguros de que el Jurado FIFA rechazaría los írritos fundamentos austriacos.

El segundo fue el fallo del jurado de apelación firmado por el francés Jules Rimet que a la letra decía: “Ha sido imposible impedir que los espectadores entren al terreno de juego y que particularmente uno de ellos ha podido dar un golpe a uno de los jugadores. Estas circunstancias pueden ser consideradas como causantes de haber colocado a los equipos en estado de inferioridad”. ¿Es en serio? ¿“Ha podido dar un golpe”? Eso no es una certeza, es una conjetura. Por cierto, nunca se dijo qué jugador fue agredido.

El lunes 10 de agosto de celebró una reunión extraordinaria del Comité Olímpico Peruano en Lima, que consta en el Libro de Actas del Comité Olímpico Peruano, y se ratificó la decisión de retiro con un saludo al Presidente Oscar Benavides “por su actitud de patrocinar oficialmente el retiro de nuestra delegación como la única solución compatible con la dignidad del país”.

Epílogo. No han faltado quienes han querido desvirtuar la posición peruana. Incluso hay algunos que han puesto en duda la intromisión de Hitler. Pero no hay que olvidar que muchos historiadores europeos han definido los Juegos Olímpicos de Berlín como la vitrina alemana para mostrar al planeta la superioridad del régimen político nazi y su ideología. Además, estaba en pleno vigor la política del Anschluss, que culminaría con la anexión de Austria a Alemania en marzo de 1938. Para Hitler, las Olimpiadas tenían básicamente un significado político, y “darle la mano” a su próximo bocado territorial no era en absoluto descabellado.

Está claro que en este tema el sentimiento nacional fue más relevante que el componente racial. Pero tratándose de un régimen que proclamaba la superioridad de la raza aria en todo orden de cosas (incluso en los deportes), no hay duda que la goleada de 4-2 fue la segunda bofetada que recibió Hitler en menos de una semana. El atleta norteamericano Jesse Owens le propinó la primera al ganar sus tres primeras medallas de oro del 3 al 5 de agosto. Jesse Owens era negro.

En cualquier lugar del mundo, el racismo es despreciable e inaceptable.


Suscripción

Ingrese su correo electrónico para notificarlo de las actualizaciones de este blog:

22 subscribers

Categorías

Enlaces

Archivos