Archivos Mensuales: junio 2016

LEY 30477. GLOSARIO DE TÉRMINOS EN OBRAS DE SERVICIOS PÚBLICOS

[Visto: 1523 veces]

Muchas autoridades y servidores locales no conocen términos básicos que son de uso regular en la ejecución de obras de servicios de públicos, en especial las nuevas autoridades políticas y los trabajadores que se ubican en las dependencias administrativas. De allí que la Ley 30477, Ley que regula la Ejecución de Obras de Servicios Públicos autorizadas por las Municipalidades en las áreas de dominio público, haya incluido un Glosario de Términos precisando la definición de muchos de ellos. Tanta importancia le ha dado al asunto que en su artículo 1.2, la propia ley indica que el glosario forma parte de ella. Así, queremos aportar en su difusión.

  1. Acometida de conexión. Tramo de una red de servicio que posibilita el suministro a un predio o espacio público determinado.
  2. Alcantarillado. Sistema de drenaje superficial de una carretera construido en forma transversal al eje o siguiendo la orientación del curso de agua. Puede ser de madera, piedra, concreto, metal y otros. Por lo general se ubica en quebradas, en cursos de agua y en zonas que lo requieren para el alivio de cunetas.
  3. Ampliación de redes. Son los trabajos de ampliación de redes de servicios públicos, como las redes de agua potable, alcantarillado sanitario y pluvial, y disposición sanitaria de excretas, transmisión y distribución de electricidad, así como alumbrado público, gas natural y telecomunicaciones, con la finalidad de brindar un servicio óptimo a los usuarios.
  4. Áreas de dominio público. Son todos aquellos bienes estatales, destinados al uso público como playas, plazas, parques, infraestructura vial, vías férreas, caminos, carreteras y otros, cuya administración, conservación y mantenimiento corresponde a una entidad; y aquellos destinados al cumplimiento de los fines de responsabilidad estatal o cuya concesión le corresponde al Estado. Tienen el carácter de inalienables e imprescriptibles. Sobre ellos el Estado ejerce su potestad administrativa, reglamentaria y de tutela conforme a ley.
  5. Autoridad competente. La entidad pública encargada de la administración y gestión de la infraestructura vial pública.
  6. Autorización de ejecución de obra. Documento que otorga el gobierno local mediante el cual autoriza la ejecución de obras y, en general, todo tipo de intervención que se ejecute en las áreas de uso público dentro de su jurisdicción. La autorización de ejecución de obra se emite luego de verificar que la utilización u ocupación de los bienes y áreas de uso público no sea contraria a las disposiciones sobre ornato y seguridad establecidas por cada gobierno local.
  7. Buzón. Estructura de forma cilíndrica, generalmente de un metro y veinte centímetros de diámetro. Son construidos en mampostería o con elementos de concreto, prefabricados o construidos en el sitio. Puede tener recubrimiento de material plástico o no. En la base del cilindro se hace una sección semicircular encargada de hacer la transición entre un colector y otro.
  8. Cableado. Conjunto de cables de señales ópticas o de radio frecuencia o de energía eléctrica.
  9. Cableado aéreo. Conjunto de cables instalados utilizando de soportes postes, torres o estructuras.
  10. Caja colectora. Estructura que recoge las aguas de una cuneta para encauzar a una alcantarilla.
  11. Cala. Apertura del suelo o pavimento llevada a cabo para descubrir un servicio existente que es necesario reparar.
  12. Cámara. Construcción en el subsuelo que alberga los empalmes, dispositivos o elementos de conexión de la red eléctrica o de telecomunicaciones u otro, que permite el cambio de dirección y distribución de los cables.
  13. Canalización. Apertura del suelo o pavimento cuyo objetivo es la instalación de un nuevo servicio en el subsuelo o la sustitución de una ya existente. En su trayecto se construyen cámaras, buzones, estaciones de regulación, se instalan válvulas, postes, etc.
  14. Catastro de redes de servicios públicos. Registro organizado de toda la infraestructura de las redes de servicios públicos en una base cartográfica georeferenciada, que incluyen ductos, conductos, cámaras, postes, cableado aéreo y subterráneo, y todas las instalaciones que son utilizadas para prestar el servicio público requerido.
  15. Certificado de Conformidad de Obra. Documento que otorga la municipalidad a través del cual certifica la conclusión de la obra autorizada luego de constatar el cumplimiento del proyecto y de las especificaciones técnicas, así como la eliminación del desmonte o material excedente y la reposición de la infraestructura y mobiliario preexistente.
  16. Concesión. Otorgamiento de la ejecución y explotación de determinadas obras de infraestructura o la prestación de determinados servicios por un plazo establecido.
  17. Concreto. Mezcla de material aglomerante y agregados fino y grueso. En algunos casos, se agregan aditivos para proporcionarle cualidades que no poseen y, en otros, para mejorar los que poseen.
  18. Concreto armado. Concreto que tiene armadura de refuerzo y en el cual tanto el acero y el concreto actúan juntos para resistir esfuerzos. Para la presente norma son consideradas estructuras de concreto armado las cámaras, buzones, subestaciones eléctricas subterráneas, etc.
  19. Conexión domiciliaria. Conexión de un servicio público a un predio urbano o a un espacio público determinado, desde la red principal hasta la fachada o vereda adyacente, que incluye o no la instalación de un elemento de control o registro de consumo del servicio.
  20. Contratista. Proveedor que celebra un contrato con una entidad del Estado.
  21. Cunetas. Canales abiertos construidos lateralmente a lo largo de la carretera, con el propósito de conducir los escurrimientos superficiales y subsuperficiales procedentes de la plataforma vial, taludes y áreas adyacentes a fin de proteger la estructura del pavimento.
  22. Ejecución conjunta de obras. Cuando dos o más obras se realizan al mismo tiempo en una misma vía pública.
  23. Ejecución continua de obras. Cuando dos o más obras no pueden realizarse simultáneamente o en conjunto por cuestiones técnicas, pero sí pueden articularse de modo tal que, al término de una obra, empiece inmediatamente la siguiente.
  24. Ejecución en traslape de obras. Cuando dos o más obras puedan realizarse por cuestiones técnicas en periodos diferentes, pero la segunda obra empieza antes que termine la primera obra.
  25. Especificación técnica. Parte del expediente técnico en el que se detallan la descripción de los trabajos, los materiales, los equipos y procedimientos de construcción, el control de calidad, la medición y la forma de pago.
  26. Estacionamiento. Espacio pavimentado destinado al aparcamiento vehicular.
  27. Infraestructura vial pública. Todo camino, arteria, calle o vía férrea, incluidas sus obras complementarias, de carácter rural o urbano de dominio y uso público.
  28. Intervención. Es la obra, trabajo u operación ejecutada en las áreas de dominio público a cargo de las empresas prestadoras de servicio, con la finalidad de ampliar, mantener, refaccionar o reparar su infraestructura.
  29. Mantenimiento de redes. Trabajo realizado por las empresas públicas, privadas y mixtas prestadoras de servicios públicos, dentro de una programación, que tienen el objeto de mantener en buen estado las redes y conexiones domiciliarias.
  30. Manual de reposición de pavimentos. Documento técnico y explicativo que establece los procedimientos constructivos, parámetros técnicos, distancias de seguridad y tiempos de ejecución por partidas incluyendo las pruebas que se realizan, desde el inicio hasta el final de la intervención, para la correcta reposición de los pavimentos afectados por las empresas privadas, mixtas y públicas prestadoras de servicios públicos.
  31. Mobiliario urbano. Conjunto de elementos instalados en ambientes de uso público, destinado al uso de las personas.
  32. Obra. Construcción, reconstrucción, remodelación, demolición, renovación y habilitación de bienes inmuebles, tales como edificaciones, estructuras, excavaciones, perforaciones, carreteras y puentes, entre otros, que requieren obras civiles así como dirección técnica, expediente técnico, mano de obra, materiales o equipos.
  33. Obras de drenaje. Conjunto de obras que tienen por fin controlar y/o reducir el efecto nocivo de las aguas superficiales y subterráneas sobre la vía, tales como: alcantarillas, cunetas, badenes, subdrenes, zanjas de coronación y otras de encauzamientos.
  34. Pavimento. Estructura construida sobre la subrasante de la vía, para resistir y distribuir los esfuerzos originados por los vehículos y mejorar las condiciones de seguridad y comodidad para el tránsito. Por lo general, está conformada por las siguientes capas: subbase, base y rodadura.
  35. Pista o calzada. Parte de una vía destinada al tránsito de vehículos, compuesta por uno o más carriles. No incluye la berma.
  36. Poste. Elemento de concreto armado, madera u otro material que soporta la red aérea de telecomunicaciones o electricidad.
  37. Puesto de Medición Intemperie (PMI). Es un armado más de la línea aérea, y no se debe considerar como una subestación eléctrica aérea.
  38. Reconstrucción. Renovación completa de una obra de infraestructura vial, previa demolición parcial o completa de la existente, pudiendo modificarse sus características originales.
  39. Red vial metropolitana. Conjunto de vías que sirven directamente al área urbana metropolitana.
  40. Reposición. Acción y efecto de reponer a su estado original o en mejor condición las áreas de dominio público afectadas por las obras de las empresas prestadoras de servicio público.
  41. Señalización de obra. Sistema de avisos que permite advertir una actividad o situación determinada, suministrando una indicación, una obligación relativa a la seguridad o la salud en el perímetro y área de influencia de la obra o intervención, mediante un cartel de identificación que contenga un color, una señal luminosa, una señal acústica, una comunicación verbal o señal gestual.
  42. Servicio público. Servicio de interés general cuyo uso está a disposición del público a cambio de una contraprestación tarifaria, sin discriminación alguna, y dentro de las posibilidades de oferta técnica que ofrecen los operadores.
  43. Servicio público local. Aquel que está contenido en el numeral 2 del artículo 73 de la Ley 27972, Ley Orgánica de Municipalidades.
  44. Sistema de Utilización. Conjunto de instalaciones eléctricas de media tensión, que comprende desde el punto de entrega hasta los bornes de baja tensión del transformador, destinado a suministrar energía eléctrica a un predio. Estas instalaciones pueden estar ubicadas en la vía pública o en propiedad privada, excepto la subestación, que siempre deberá instalarse en la propiedad del interesado. Se entiende que queda fuera de este concepto las electrificaciones para usos de vivienda y centros poblados.
  45. Subbase. Capa que forma parte de la estructura de un pavimento que se encuentra inmediatamente por debajo de la capa de base.
  46. Subestación. Conjunto de instalaciones, incluyendo las eventuales edificaciones requeridas para albergarlas, destinado a la transformación de la tensión eléctrica y al seccionamiento y protección de circuitos eléctricos.
  47. Trabajo de emergencia. Trabajo correctivo, para restablecer la prestación de los servicios públicos afectada por siniestros, desperfectos o averías de las instalaciones o por hechos accidentales. Asimismo, es el trabajo correctivo de situaciones que representen riesgos para el tránsito peatonal o vehicular, que pongan en peligro la vida o la propiedad de las personas o del propio servicio público. Son calificados por las empresas prestadoras de servicios y los gobiernos locales según la naturaleza de la afectación
  48. Vereda o acera. Parte de una vía urbana destinada exclusivamente para el paso de peatones. Pueden ser de concreto simple, asfalto, laja de piedra, unidades intertrabadas (adoquines) o cualquier otro material.
  49. Vía. Camino, arteria o calle.
  50. Vías arteriales. Son vías que permiten conexiones interurbanas con fluidez media, limitada accesibilidad y relativa integración con el uso de las áreas colindantes. Son vías que deben integrarse con el sistema de vías expresas y permitir una buena distribución y repartición del tráfico a las vías colectoras y locales. En su recorrido no está permitida la descargada de mercancías. Se usan para todo tipo de tránsito vehicular. Eventualmente, el transporte colectivo de pasajeros se hará mediante buses en vías exclusivas o carriles segregados con paraderos e intercambios.
  51. Vías colectoras. Son aquellas que sirven para llevar el tránsito de las vías locales a las arterias, dando servicio tanto al tránsito vehicular, como acceso a las propiedades adyacentes. El flujo de tránsito es interrumpido frecuentemente por intersecciones semaforizadas, cuando empalman con vías arteriales y con controles simples con señalización horizontal y vertical, cuando empalman con vías locales. El estacionamiento de vehículos se realiza en áreas adyacentes, destinadas especialmente a este objetivo. Se usan para todo tipo de vehículo.
  52. Vías expresas. Son vías que permiten conexiones interurbanas con fluidez alta. Unen zonas de elevada generación de tráfico, transportando grandes volúmenes de vehículos livianos, con circulación de alta velocidad y limitadas condiciones de accesibilidad. Eventualmente, el transporte colectivo de pasajeros se hará mediante buses en carriles segregados con paraderos en los intercambios. En su recorrido no es permitido el estacionamiento, la descarga de mercancías ni el tránsito de peatones.
  53. Vías locales. Son aquellas que tienen por objeto el acceso directo a las áreas residenciales, comerciales e industriales y circulación dentro de ellas.
  54. Zona rural. Es el área establecida en los instrumentos de planificación territorial que está fuera de los límites urbanos o de expansión urbana.
  55. Zona urbana. Es el área destinada a usos urbanos, comprendida dentro de los límites urbanos establecidos por los instrumentos de planificación territorial.

Obras publicas


FIN DE LA 2° VUELTA. LAS RUTAS POLÍTICAS AL 2018 EN LA REGIÓN LIMA

Etiquetas :

Categoría : Política

[Visto: 661 veces]

Los resultados electorales

Culminada la segunda vuelta, las Elecciones Nacionales 2016 arrojan los siguientes resultados:

  • La Presidencia de la República para el período 2016-2021 recae en Pedro Pablo Kuczynski (PPK) al ganarle la segunda vuelta a Keiko Fujimori de Fuerza Popular por un ajustadísimo 50.1% a 49.9%. PPK llega al gobierno por una amplia coalición de fuerzas políticas y sociales cuya principal coincidencia era evitar el retorno del fujimorismo al poder, y tiene el triple reto de resolver los graves problemas de desaceleración económica, inseguridad y corrupción que vive el país, de gobernar sin mayoría en el Congreso y de atender las promesas electorales ofrecidas a tantos sectores específicos.
  • Fuerza Popular alcanza la mayoría absoluta en el Parlamento al lograr 73 congresistas de un total de 130. Logran representación parlamentaria Frente Amplio (20 congresistas), Peruanos por el Kambio (18), Alianza para el Progreso (9), APRA (5) y Acción Popular (5).
  • Las organizaciones políticas que pasaron la valla del 5% fueron Fuerza Popular, Frente Amplio, Peruanos por el Kambio, Acción Popular, Democracia Directa y los partidos que integraron las alianzas de Alianza para el Progreso y Alianza Popular. Asimismo, conservarían la inscripción los partidos que se retiraron antes de las elecciones.

En el ámbito de la Región Lima, los resultados se dieron de la siguiente manera:

  • En Lima Provincias, Fuerza Popular logró el 54% de los votos válidos en primera vuelta, y el 61% en segunda vuelta, convirtiéndose en la principal fuerza política de la Región Lima.
  • El Frente Amplio logra el 16.6% y Peruanos por el Kambio el 15.7% de los votos. No obstante, ambas fuerzas carecen de historia y trayectoria política en la región. Salvo Alianza para el Progreso, las demás fuerzas nacionales son residuales en la región y en cambio los movimientos regionales tienen un mejor posicionamiento.
  • Fuerza Popular logra las cuatro curules disponibles de la Región Lima, convirtiéndose en la única representación congresal en los siguientes cinco años.
  • Varios personajes regionales no lograron su objetivo de ser congresistas (Ricardo Chavarría, Marcial Palomino, Liliana Torres, Angel Manero y Luis Castillo), pero se posicionan de cara a las elecciones del 2018.

Las fuerzas políticas

  • Fuerza Popular tiene un doble registro en la Región Lima: su votación en las elecciones nacionales y su votación en las elecciones regionales. En las elecciones nacionales del 2011 y 2016 obtuvo el 34.49% y 54.28% de los votos válidos respectivamente, pero en las elecciones regionales del 2010 y 2014 obtuvo el 9.06% y 12.91% de los votos válidos respectivamente. Es decir, tiene alta votación nacional pero baja votación regional. Es una organización cuyo inconveniente es no tener un candidato regional “natural” (su líder visible y reconocido es congresista reelecto), tanto así que tuvo que invitar a José Cataño y Marino Llanos en las elecciones del 2010 y 2014, y tal parece que tendrá que hacer lo mismo nuevamente. Para el 2018 puede suponerse que su votación regional mejorará atendiendo a su mayoría congresal, a su posicionamiento político como principal partido nacional, y a su estrategia de acumulación para el 2021 que pasa por buenos resultados en las regionales y municipales del 2018. Las palabras de su lideresa al aceptar la derrota de que “recibimos el encargo de ser oposición” y “defenderemos los intereses del pueblo contra los lobbys y el poder de las grandes empresas” perfila el posicionamiento futuro de FP.
  • Alianza para el Progreso sufrió el fenómeno inverso: tuvo una buena participación regional el 2014 y un fracaso electoral el 2016. En las últimas elecciones regionales logró 57,658 votos (11.8% de votos válidos) pero este año apenas logró 24,919 votos (6.48%) de los cuales 12,629 fueron de Ricardo Chavarría, que lidera Fuerza Regional, quien seguramente retornará al arbolito. Tiene consejeros regionales y alcaldes provinciales y distritales de modo que puede recuperarse. Tiene el problema de que su líder regional Marcial Palomino no parece contar con la legitimidad interna para lograr una nominación sin sobresaltos. El alcalde de Barranca Elgar Marreros es voceado como el otro pretendiente al trono.
  • Los restantes partidos nacionales no han tenido una presencia importante en la región y no parece que eso vaya a cambiar. En el caso del Frente Amplio, la segunda fuerza más votada en la región en la primera vuelta, tiene una oportunidad inmejorable para trabajar y crecer, más no debe olvidar que en las elecciones regionales del 2014 tuvo el 0.81% de votos válidos. Y PPK, si bien ser gobierno le dará una fortaleza política en esta nueva etapa, su falta de inserción en la región limita hacer alguna predicción de su futuro.

En cuanto a los movimientos regionales:

  • La Familia. Es la actual fuerza gobernante, y se dan las siguientes circunstancias: no ha crecido otro líder a la estatura política de Nelson Chui, puede afectarle un natural desgaste por el ejercicio del gobierno, y debe planificar una estrategia para la sucesión. Esto último le crea un dilema que debe superar: o la Familia participa con candidato propio o es parte de una gran coalición. La decisión que tome está directamente relacionada al mayor o menor éxito de la actual gestión regional. Pero también es muy cierto que ya tiene que mirar políticamente el 2018, y no quedarse solo en la visión de hacer gestión ni esperar hasta el último año para tomar las decisiones políticas pertinentes.
  • Patria Joven. Aquí se ha dado una situación extraña. Su fundador Javier Alvarado, tuvo que dejar el movimiento para fundar Triunfa Perú, un partido que no logró inscribir. Lo más lógico es que postule nuevamente con Patria Joven por estar vigente y ser una marca reconocida en la región. Hasta ahora ha logrado sortear larguísimos procesos judiciales sin sentencia en su contra. En el último año y medio ha sido el personaje político con mayor protagonismo opositor así que el ex–Presidente Regional con toda seguridad volverá a postular a Gobernador Regional, como paso previo a su no negada pretensión (aunque más lejana) de ser candidato a la Presidencia de la República.
  • Fuerza Regional. Su principal activo sigue siendo su líder Ricardo Chavarría. En las elecciones del 2014, su movimiento pasó por fuertes apuros organizativos aunque quedó en un expectante quinto lugar. Sin embargo, no se sabe si volverá a ser candidato regional. Tal vez podría decidirse por una postulación más accesible: la alcaldía provincial de Huaral, en la que tiene amplio favoritismo.
  • Unión Cívica Lima “La Cholita”. Esta agrupación logró un buen posicionamiento en la sierra y en el sur de la región, aunque necesita trabajar más en las 3 grandes provincias norteñas. Fue la sexta más votada el 2014. Su lideresa tiene una larga experiencia política y puede convertirla en una fuerza política ascendente con una adecuada estrategia.
  • Si se compara el nivel de preferencias entre partidos nacionales y movimientos regionales en nuestra región, tenemos que los partidos políticos logran el 100% de los votos válidos en las elecciones del 2002, el 57% el 2006, el 37,2% el 2010, y el 39,3% el 2014. Por su parte, los movimientos no existieron el 2002, obtienen 43% el 2006, 62,8% el 2010 y 60,7% el 2014. Estos datos revelan que en las dos últimas elecciones, los movimientos regionales contaron con un alto respaldo de los votantes, tendencia que se repetiría el 2018. Sólo Fuerza Popular parece cuestionar esta hegemonía.

Los escenarios futuros

  1. El nuevo gobierno nacional iniciará con varios desafíos: ¿tendrá a Fuerza Popular como una oposición frontal u obstructiva, o en una suerte de gobierno compartido dada la afinidad económica y programática? ¿tendrá una relación distante con la calle y las regiones o buscará un respaldo popular activo para balancear su debilidad en el Congreso? ¿podrá PPK unir todas las fuerzas posibles en torno a la lucha contra la inseguridad ciudadana y la desaceleración económica o será desde el inicio un gobierno aislado zarandeado al vaivén de la lucha por el poder? ¿podrá PPK mantener cohesionada su pequeña fuerza política en la gestión gubernamental o será un gobernante débil con facciones internas luchando entre sí? ¿creará PPK el Ministerio de la Descentralización o se inclinará al creciente centralismo que el gobierno de Humala retomó? En medio de esta incertidumbre es importante para los gobiernos regionales dos temas: poner en la agenda nacional la profundización de la descentralización como Política de Estado y tener la audacia de reorientar la gestión liderando en su territorio los temas urgentes de la seguridad ciudadana y la recuperación económica.
  2. El siguiente proceso político que se avecina son las revocatorias de autoridades cuyo trámite se inicia en enero de 2017. Parece muy difícil que pueda activarse un proceso de revocatoria regional, pero con seguridad habrá más entusiasmo para los niveles provincial y distrital. Si bien será una oportunidad para valorar la percepción ciudadana frente a sus actuales alcaldes y regidores, y para canalizar el descontento frente a lo realizado o no por ellos en los primeros dos años, no parece que eso vaya a variar las correlaciones regionales descritas en los puntos anteriores.
  3. La prohibición de reelección consecutiva, dará lugar a no pocos alcaldes distritales intentar postular a la alcaldía provincial respectiva, y a los alcaldes provinciales intentar postular a algún cargo Pero el salto de autoridad provincial a regional no será fácil porque supondrá exhibir una exitosa gestión municipal y una proyección de su imagen en las 9 provincias. Hasta la fecha, ninguno de los nueve alcaldes provinciales ha avanzado en construir esa imagen regional.
  4. Culminado este proceso electoral, todos los ojos volverán al espacio regional y local. Es seguro que empezarán de inmediato los perfilamientos hacia el 2018 y las estrategias de crítica y desgaste a las gestiones en el GRL y municipalidades. En realidad, 28 meses tampoco es mucho tiempo si de estrategias políticas se trata: con certeza, cada fuerza ya irá proyectando su propia estrategia.
  5. En las elecciones del 2014 detrás de los 3 grupos más votados La Familia, Patria Joven y Fuerza Popular, quedaron muy pegados otras tres fuerzas: Alianza para el Progreso, Fuerza Regional y Unidad Cívica Lima, en ese orden. Entre el primero más votado y el sexto más votado hubo apenas 7.82% de votos válidos de diferencia (38,246 votos). Me atrevo a decir que la gran mayoría de las próximas autoridades regionales y locales saldrá de este pelotón.
  6. Las demandas regionales más urgentes e importantes en la actualidad se ubican en la seguridad ciudadana, la prosperidad económica, la lucha contra la corrupción, y una mayor infraestructura vial, de salud, educativa, y de servicios públicos. Por ello, frente a los espacios ya lanzados resulta casi una obligación construir un proyecto político democrático y popular que enarbole esas banderas, en una amplia coalición de fuerzas que inicie ya el camino por el poder regional el 2018.

Email: vicentesanchezv@gmail.com

Camino 2018


Suscripción

Ingrese su correo electrónico para notificarlo de las actualizaciones de este blog:

22 subscribers

Categorías

Enlaces

Archivos