Archivos Mensuales: agosto 2017

CONSEJO NACIONAL DE LA MAGISTRATURA: Y EL CADÁVER SIGUIÓ MURIENDO…

Etiquetas :

[Visto: 887 veces]

Decía César Vallejo en su hermoso poema Masa que el cadáver ¡ay! siguió muriendo, y que recién cuando todos los hombres de la tierra le rodearon, apenado el cadáver se levantó y se echó a andar… Algo así le ocurre al CNM, pues harto conocido es el vía crucis que ha pasado este organismo básicamente por la escasa idoneidad o conducta moral de sus consejeros en los últimos años. Según la Constitución, el CNM se encarga de la selección y el nombramiento de los jueces y fiscales. Y esta es una tarea esencial en un sistema democrático basado en el equilibrio de poderes, más aún en el Perú con una opinión pública tan desconfiada precisamente de sus jueces y fiscales. Por eso cuando en su mensaje a la Nación el Presidente Kucsynski presentó un proyecto de ley sobre el CNM, la primera impresión fue positiva. Esta entidad necesita urgente cambiar. Pero conocida la propuesta, no nos hace sino decir que el cadáver siguió muriendo. ¿Qué dice el proyecto?

Los cambios básicos son reducir a cinco el número de sus miembros, y modificar cómo elegir a los consejeros. Se sacan cinco y entran dos. Quedan fuera los tres que se eligen por los colegios profesionales y los dos por las universidades públicas y privadas, y se integran uno del Poder Ejecutivo y otro del Poder Legislativo. Además el quinto consejero se elegiría entre los cuatro que quedan (Poder Ejecutivo, Poder Legislativo, Poder Judicial y Ministerio Público), con lo cual no se desestima que tres de cinco consejeros puedan ser elegidos por criterios políticos. Y parió Paula, esa era la idea: sale a la luz que el objetivo real es el control político del Consejo Nacional de la Magistratura.

Hay que decir que a estas alturas del camino, el gobierno ya había dejado de lado la propuesta de la propia Comisión Presidencial de Integridad, convocada por el propio PPK, que proponía que se convocara a concurso público de méritos para elegir a la mitad de los miembros del CNM. Y menos caso hizo a la presentada por su partido en su Plan de Gobierno 2016.

La reacción no se hizo esperar. La Junta de Fiscales Supremos expresó su desacuerdo con el proyecto de ley “por la afectación a los principios de independencia y autonomía”, proponiendo “un debate nacional serio y objetivo”. Decanos de catorce colegios de abogados del país realizaron un plantón protestando por la inconstitucionalidad del proyecto. Y el Presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, pidió ser citado por el Congreso para emitir una “opinión institucional”, adelantando el riesgo de politización en el nombramiento de magistrados. Tanta fue la oleada que el gobierno dio marcha atrás con el premier Zavala al admitir que es “una propuesta para que se debata, lo que queremos es que se discuta y se llegue a una propuesta que mejore este sistema”. Mientras, la probidad e idoneidad ética de los consejeros y magistrados siguen siendo las grandes ausentes en este debate. Y el cadáver siguió muriendo.


FIN DEL CHAVISMO, NACE EL MADURISMO

[Visto: 822 veces]

Se conoce como chavismo al proceso político vivido en Venezuela cuando asciende al poder Hugo Chávez Frías el 02 de febrero de 1999, y da inicio a su Revolución Bolivariana. Un siguiente hito fue la aprobación de la nueva Constitución ratificada el 15 de diciembre del mismo año con más del 71% de los votos. Una característica esencial de su régimen fue que nunca perdió una elección, lo que dio legitimidad política a la ruta socialista que implementó desde el poder. A diferencia de otras concepciones marxistas que plantearon la toma del poder vía la lucha revolucionaria armada (como la revolución soviética o la china), el proceso venezolano basaba su respaldo en la legitimidad democrática lograda a partir de una contienda electoral entre diversos partidos políticos, en representación de diversas clases sociales. La Constitución Bolivariana era expresión legal de esa estrategia.

A la muerte de Chávez en marzo de 2013, lo sucede Nicolás Maduro, quien gana las elecciones del 14 de abril de 2013, y a partir de allí intenta la continuidad del chavismo sin su carismático líder fundador. Sin embargo, la larga caída de los precios del petróleo, la radicalización política de su gestión, y sobre todo, las propias limitaciones del modelo económico estatista, han derivado en una profunda crisis política, económica y social, que tuvo como resultado la derrota del oficialismo en las elecciones parlamentarias del 06 de diciembre de 2015, obteniendo la oposición la abrumadora cifra de 112 de un total de 167 diputados.

Ante esta derrota, Nicolás Maduro optó por agudizar la confrontación deteniendo a opositores y buscando reducir o anular las facultades de la Asamblea Nacional a través del Poder Judicial (increíblemente, el Tribunal Supremo se concedió a sí mismo la facultad de ejercer las funciones del poder legislativo). Ha postergado las elecciones sub-nacionales y prácticamente anuló un referéndum promovido por la oposición para definir su continuidad como Presidente. La situación política venezolana no ha hecho más que agravarse: marchas diarias impulsadas por la oposición y hasta huelga general. El desconocimiento de la voluntad popular y el afán de continuar en el poder al margen de la legitimidad democrática, prácticamente dan por concluida esta segunda fase del chavismo.

Al no serle ya útil la Constitución Bolivariana para mantenerse en el poder, el régimen convoca a una Asamblea Constituyente para el 30 de julio, en la que la característica principal es la elección territorial y sectorial, en base a las organizaciones formadas por el propio gobierno y sin la participación de los partidos políticos de todos los sectores políticos. La mayoría de los países latinoamericanos y europeos han desconocido la Asamblea Constituyente, y Venezuela solo ha recibido el apoyo de Cuba, Rusia y algunos otros gobiernos. El aislamiento internacional es casi total y Venezuela se encamina abiertamente a una dictadura del proletariado de partido único, sin la legitimidad de una lucha revolucionaria o de una elección democrática. Murió el chavismo: nació el madurismo. El pueblo venezolano tendrá que recuperar su propia Patria. Pero no está solo.


Suscripción

Ingrese su correo electrónico para notificarlo de las actualizaciones de este blog:

22 subscribers

Categorías

Enlaces

Archivos