CÓMO NUESTRO CEREBRO REGISTRA LO QUE NOS HABLAN

[Visto: 102 veces]

Nuestros cerebros “marcan el tiempo”, el orden de los sonidos entrantes, lo que nos permite procesar correctamente las palabras que escuchamos, según un nuevo estudio.

Los hallazgos, que aparecen en la revista Nature Communications , ofrecen nuevos conocimientos sobre las complejidades de la función neurológica.

Para comprender el habla, su cerebro necesita interpretar con precisión tanto la identidad de los sonidos del habla como el orden en que se pronunciaron para reconocer correctamente las palabras que se dicen“, explica Laura Gwilliams, autora principal del artículo, estudiante de doctorado en la Universidad de Nueva York en el momento de la investigación y ahora un becario postdoctoral en la Universidad de California, San Francisco.

Mostramos cómo el cerebro logra esta hazaña: se responde a diferentes sonidos con diferentes poblaciones neuronales. Y, cada sonido tiene una marca de tiempo con cuánto tiempo ha pasado desde que ingresó al oído. Esto le permite al oyente conocer tanto el orden como la identidad de los sonidos que alguien está diciendo para averiguar correctamente qué palabras está diciendo esa persona”.

Si bien se ha investigado bien el papel del cerebro en el procesamiento de sonidos individuales, hay mucho que no sabemos sobre cómo manejamos las secuencias auditivas rápidas que constituyen el habla. La comprensión adicional de la dinámica del cerebro puede conducir potencialmente a abordar las afecciones neurológicas que disminuyen nuestra capacidad para comprender la palabra hablada.

En el estudio, los científicos intentaron comprender cómo el cerebro procesa la identidad y el orden de los sonidos del habla, dado que se desarrollan tan rápidamente. Esto es importante porque su cerebro necesita interpretar con precisión tanto la identidad de los sonidos del habla (p. ej., limón) como el orden en que se pronunciaron (p. ej., 1-2-3-4-5) para reconocer correctamente las palabras que se dicen (p. ej., “limón” y no “melón”).

Para hacerlo, registraron la actividad cerebral de más de 20 sujetos humanos, todos hablantes nativos de inglés, mientras estos sujetos escuchaban dos horas de un audiolibro. Específicamente, los investigadores correlacionaron la actividad cerebral de los sujetos en relación con las propiedades de los sonidos del habla que distinguen un sonido de otro (por ejemplo, “m” frente a “n”).

Los investigadores descubrieron que el cerebro procesa el habla usando un búfer (*), manteniendo así una representación continua, es decir, una marca de tiempo, de los últimos tres sonidos del habla. Los resultados también mostraron que el cerebro procesa múltiples sonidos al mismo tiempo sin mezclar la identidad de cada sonido al pasar información entre las neuronas en la corteza auditiva.

Descubrimos que cada sonido del habla inicia una cascada de neuronas que se disparan en diferentes lugares de la corteza auditiva”, explica Gwilliams.

Esto significa que la información sobre cada sonido individual en la palabra fonética ‘ka-t’ se transmite entre diferentes poblaciones neuronales de manera predecible, lo que sirve para marcar el tiempo de cada sonido con su orden relativo“.

Los autores adicionales son de École normale supérieure en París; Universidad de Nueva York; y el Instituto Ernst Struengmann de Neurociencia en Frankfurt, Alemania.

(*) Un espacio de memoria para almacenar datos temporalmente.

Link: https://www.futurity.org/brains-sounds-words-2825902/

Estudio original DOI: 10.1038/s41467-022-34326-1

LA GUERRA DE PUTIN PASA A MODO EXISTENCIAL

[Visto: 187 veces]

Con el bombardeo masivo a ciudades ucranianas, el cuasi ingreso de Bielorrusia en la guerra y la amenaza nuclear, Vladimir Putin viene transformando su “operación militar especial” en un conflicto regional en raudo camino a uno de dimensión global con riesgo nuclear inminente. Y al mismo tiempo, sus retrocesos en el campo de batalla lo ponen en el siguiente dilema existencial: desaparece Ucrania o desaparece su gobierno. Para él, la decisión es obvia.

En primer lugar, esto cambia de raíz la naturaleza de la guerra y la hace concerniente a toda la humanidad. No podemos ser indiferentes al riesgo nuclear y se requiere, desde todos los rincones del planeta, expresar una posición clara de un cese inmediato del fuego y de la invasión. El Papa Francisco, consciente del peligro que corre la humanidad, se ha dirigido directamente al Presidente de la Federación Rusa “suplicándole que detenga esta espiral de violencia y muerte”. Doce días después, el zar ruso sigue lanzando sus misiles.

En segundo lugar, este es precisamente el nudo del problema. La invasión sólo se explica por los anhelos imperiales de un autócrata empeñado en ser dueño del mundo. Su régimen ha dejado de ser democrático hace tiempo y es una dictadura con fachada electoral con la anuencia de la comunidad internacional. Así que las derrotas militares significan para Putin que ahora se trata de supervivencia o muerte política, de victoria o de caída del poder.

El origen de la guerra no es pues un asunto militar sino político, y es así como ha debido abordarse desde el inicio. La habilidad de Putin ha consistido en centrar el conflicto en el plano militar, que es el escenario que mejor le aviene porque usa su arsenal nuclear como arma de extorsión.

Debe saberse que la población rusa no respalda a su gobernante en esta guerra absurda. Los varones en edad de combatir salen del país a raudales. La represión interna se ha multiplicado. Sus fuerzas armadas carecen de la moral de combate por ser conscientes del afán personalista de la invasión.

Y lo que es más asombroso: sus fuerzas armadas son ridiculizadas por los propios políticos extremistas rusos afines a Putin como el checheno Kadirov quien dice cosas como esta: “Si dependiera de mí degradaría a Lapin (general ruso que perdió el control de Lyman) a soldado raso, le retiraría sus medallas y le enviaría al frente para limpiar su vergüenza con sangre”. Cuatro días después, Kadirov es nombrado coronel general del ejército (sin ser militar de carrera). Vaya manera de motivar a sus fuerzas armadas y de propiciar la unidad político-militar en plena guerra.

Ese mismo Kadirov pidió que Rusia use “armas nucleares de baja intensidad dados los recientes reveses en el campo de batalla”. Y el expresidente ruso Dimitri Medvédev dijo hace unos días “el objetivo de nuestras futuras acciones debe ser el completo desmantelamiento del régimen político de Ucrania”, el mismo que en junio ironizaba: ¿quién dice que Ucrania existirá en dos años?

En resumen, la continuidad de la guerra está definida por la supervivencia política de Putin mediante una victoria militar y la desaparición de Ucrania, estando dispuesto a todo para lograrlo.

Ante ello, estando en riesgo la existencia de la propia humanidad, ya no se puede tratar a Putin como un gobernante democrático. Él ha pasado a ser un criminal de guerra y parece no tener ningún reparo en presionar el botón nuclear. Putin ya no debe ser reconocido como autoridad legítima ni como representante del pueblo ruso y deben realizarse de inmediato todas las medidas políticas y diplomáticas para propiciar que no continue como gobernante. Los países democráticos deben retirar sus embajadas de Rusia y deben suspenderse las relaciones diplomáticas con ese gobierno hasta el retorno de un régimen democrático real. Se debe declarar una amnistía a los militares rusos que desistan de obedecer al tirano.

El otro gran tema del conflicto es que China no puede seguir con esa “neutralidad pro-rusa”. ¿Cree China que el conflicto no afecta su posición en la escena internacional? ¿Cree China que una escalada nuclear no la afectará? ¿Cree que mientras los demás se desgastan ella saldrá victoriosa e indemne? El dilema de esta guerra ya no es Este versus Oeste, o  unilateralismo contra multilateralismo, sino uno de supervivencia o destrucción del mundo tal y como lo conocemos.

Un conflicto nuclear es la destrucción mutua asegurada. Por lo tanto, aquí también es imperativa una acción política global dirigida a exigir a China una condena explícita de una escalada nuclear y de retirar el apoyo velado que brinda a Putin. Esperamos que Xi Jinping pueda demostrar en el XX Congreso del Partido Comunista Chino que tiene la estatura de líder global de la paz con el poder para cambiar el curso de este conflicto.

En esta guerra ya está en juego la existencia de la humanidad, de Ucrania y del gobierno de Putin simultáneamente. Sabemos cómo debe desatarse ese nudo.

Fuente: https://www.elcorreo.com/bizkaia/sociedad/201508/08/artista-ucraniana-crea-retrato-20150808013705-rc.html.

EL FACTOR MENTAL EN LAS ORGANIZACIONES – REVISTA NEUROCOACHING 7

[Visto: 148 veces]

Descargar el pdf aquí: Revista Neurocoaching N° 7

Hoy Miércoles 31 de agosto presentamos la edición N°7 de la Revista Neurocoaching. Recuerda que como todos los meses, puedes descargarla completamente gratis a través del siguiente enlace: https://bit.ly/revistaneurocoaching. Dirigida a emprendedores y directivos de empresas de todo tamaño. Este número trata sobre la importancia del factor mental en las organizaciones.

 

 

 

 

POBREZA MONETARIA AFECTÓ AL 26% DE LA POBLACIÓN PERUANA EL 2021.

[Visto: 159 veces]

La pobreza monetaria en el Perú alcanzó el 25,9% de la población peruana, sin llegar a retroceder al 20,2% que se registró el año 2019 antes de la pandemia. Así lo informó el INEI en su documento “Evolución de la Pobreza Monetaria 2010-2021”, en base a la Encuesta Nacional de Hogares – ENAHO.

La pobreza monetaria se calcula sobre una canasta básica de S/. 378.00 mensuales por habitante (sea niño o adulto). Desagregando, en el área rural llega al 39,7% de la población, y en Lima al 24,9%. Mayor información aquí.

INEI – Pobreza Monetaria Perú-2021 

EL PESO DE LA CAMISETA

[Visto: 117 veces]

Es el partido Real Madrid – Manchester City un miércoles 04 mayo 2022 en el estadio Santiago Bernabéu en Madrid. Como contexto, es el partido de vuelta en la semifinal de la Champions League. En el de ida, el Manchester City ganó 4-3. Resultado final: 3-1 a favor de los locales.

“Que baje Dios y lo explique” titulaba Marca luego del partido, “De otro mundo” refería a su vez As, “Increíble” escribía Sport y “SurREAListe” clamaba L´Equipe. Titulares que no sólo revelan asombro sino dificultad para explicar racionalmente los hechos.

Porque ¿cómo explicar que hasta el minuto 89 tenía el Manchester City el pase a la final de la Champions en la mano con dos goles de diferencia, y al terminar el partido caía eliminado luego de recibir 3 goles en 10 minutos?

No puedo referirme a lo metafísico o lo paranormal. Prefiero darle otro enfoque. Y dado que muy poco se habla de él, la pregunta que me hago es: ¿cuál fue el peso del factor emocional en este extraordinario resultado? Bien vale hacer ese análisis.

El partido se inicia con una cierta tranquilidad del Manchester City (por la victoria en casa) y con la necesidad del Real Madrid de remontar el resultado. La escasa diferencia de un gol da lugar a la ilusión. Ese es el escenario emocional de inicio.

En el primer tiempo, salvo la posibilidad de un gol madrugador de Benzema a los 3 minutos, el riesgo rondaba la portería de Curtois. Hubo hasta cuatro posibilidades del Manchester: a los 14´ con un disparo de De Bruyne, Bernardo a los 19´, De Jesús a los 22´, y Foden a los 39´. Como evaluación general es el cuadro inglés el dominante, pero al no anotar no consolida ese dominio en el resultado. La imagen de Curtois se agiganta. La diferencia de un gol sigue siendo mínima. Real Madrid hilvana, crea y arriesga pero no hace daño.

Al inicio del segundo tiempo hay reacción del Real Madrid y se ve en los minutos 46´ y 51´: Vinicius pierde un gol casi hecho y le pasa algo similar a Modric. Pero a los 72´ llega el gol de Mahrez marcando el 1-0 a favor de los ciudadanos y ampliando a dos goles la diferencia en el global.

En los siguientes minutos, es el Manchester City el que más peligro provoca: a los 85´, Curtois le tapa a Cancelo, y a los 86´ por el carril de Grealish se pierden dos ocasiones de gol. A estas alturas, Curtois ya es definitivamente el jugador estrella del partido. Es cierto que van dos goles de diferencia pero su gran desempeño ha impedido otros más.

Se llega a los 89 minutos con hinchas del Madrid retirándose del Bernabéu, y ya la resignación cundía en la afición. La posesión del balón de 55% a 45% en favor de los “citis” y el doble de disparos a puerta (10-5), daba cuenta estadística de la relativa superioridad británica.

En eso, a los 89 minutos y 20 segundos toca Rodrygo un pase de Benzema y gol. Fue como una brutal inyección de adrenalina a la vena, y ese efecto se trasladó al Bernabéu.

Ese gol actuó como un desfribilador: una fuerte carga eléctrica que te revive, y ante la sola posibilidad de la meta todo el equipo se impulsa hacia adelante y se verticaliza todo. Un minuto y medio después llega el segundo gol.

Si el primero fue un mazazo para el Manchester, el segundo fue casi como un nocaut. Ya no hay juego colectivo, se actúa en modo supervivencia, la mente se aferra a evitar un nuevo gol más que buscar uno más. Así que el penal es la expresión de eso: una falta irrefutable contra Benzema que el mismo jugador ejecuta de forma impecable.

En un medio español, el locutor expresaba frases como ésta: “un Real Madrid que parecía abatido, otra vez toca milagro“, “cuando estaba absolutamente muerto, en el ataúd, con tantos en el vestuario, aparece la magia del Bernabéu en una eliminatoria para la historia“, “la de hoy es muy gorda, cuando nadie pensaba en el milagro, cuando estaba la fecha del entierro, cuando no creía nadie, ha vuelto a resucitar“.

Estas frases dichas con extrema rapidez, dan cuenta del elevado estado emocional del locutor. Adrenalina pura fluyendo en su cerebro, específicamente en su área de Broca, el centro de producción del lenguaje.

¿Qué hizo posible los 3 goles? La posibilidad de remontar, el deseo de ganar, el peso de la camiseta. Ni el Manchester, sin duda uno de los cuatro mejores equipos del mundo en la actualidad, pudo ser ajeno al licuado mental que produce el miedo en los seres humanos.

¿Existe el peso de la camiseta? No hay duda que existe, no en el ámbito de la razón pero sí en la emocionalidad de los seres humanos, tanto en quienes la tienen puesta para dar todo de sí (inclusive más allá del límite físico), como de quienes la enfrentan, como si ella fuera un escudo invisible que protegiera a los portadores o que les haga realidad hazañas que de otra manera no se pueden explicar. Creo que lo mismo seguirán pensando el Paris Saint German y el Chelsea, las anteriores víctimas del peso de la camiseta blanca.

Lima, 09 de mayo de 2022.

25% DEL PADRÓN ELECTORAL SON JÓVENES

[Visto: 149 veces]

Los jóvenes entre 18 a 29 años representan el 25% de quienes votarán en las próximas elecciones regionales y municipales de noviembre, y conforman el grupo etario más numeroso del padrón electoral. Así lo consigna el Informe “Perfil Electoral ERM 2022” N° 2 (pág. 6), publicado por el Jurado Nacional de Elecciones en mayo de 2022.

De este modo, la juventud será un factor de primera importancia para configurar el panorama político regional y municipal para el período 2023-2026.

Vea un análisis más detallado del padrón electoral de las ERM 2022 aquí.

Perfil Electoral 2 – Análisis del padrón electoral ERM 2022

MUJERES JEFAS DE HOGARES NUCLEARES POBRES LLEGAN AL 58% EN PERÚ – INEI

[Visto: 122 veces]

A pocos días del Día de la Madre, la realidad de las mujeres como jefas de hogar viene transformándose sustancialmente en el Perú, lo que exige repensar nuestra mirada sobre la sociedad peruana de cara al futuro cercano.

Según el Informe Técnico “Evolución de la Pobreza Monetaria 2010-2021” del INEI, los hogares nucleares pobres jefaturados por mujeres, pasaron al 57,9% en el 2021. Respecto del año 2019, se observa un fuerte incremento de 15,9 puntos porcentuales (de 42,0% a 57,9%). (Ver pág. 124)

Desagregando los hogares nucleares, se observa que el 32,2% son monoparentales (jefa sin cónyuge, pero con hijos), el 22,9% son biparentales con hijos (jefa y cónyuge, con hijos) y 2,8% biparentales sin hijos (jefa y cónyuge, sin hijos).

INEI Informe Técnico Evolución Pobreza Monetaria 2010-2021

PACTO MUNDIAL PARA UNA MIGRACIÓN SEGURA – ONU

[Visto: 150 veces]

En diciembre de 2018, los Jefes de Estado y de Gobierno y Altos Representantes, reunidos en Marruecos los días 10 y 11, reafirmando la Declaración de
Nueva York para los Refugiados y los Migrantes, decididos a contribuir de manera
importante a la mejora de la cooperación sobre la migración internacional en todas
sus dimensiones, aprobaron el siguiente Pacto Mundial para la Migración
Segura, Ordenada y Regular.

Pacto Mundial para la Migracion Segura, Ordenada y Regular

CULTURA POLÍTICA Y DEMOCRACIA EN LAS AMÉRICAS 2021

[Visto: 129 veces]

El Barómetro de las Américas es un instrumento riguroso que permite recoger las percepciones de la ciudadanía en torno a la gobernabilidad democrática, además de  presentar una comparación con la situación de otros países en el continente. El último estudio se desarrolló en 22 países de América, incluyendo Canadá y Estados Unidos.

En la octava ronda para el Perú, el informe “Cultura Política de la Democracia en Perú y las Américas: 2021, Tomándole el pulso a la  democracia”, incluye temas como democracia, autoritarismo, elecciones, corrupción, estado de derecho, entre otros.

La encuesta fue realizada a un año de la pandemia, con una creciente desazón económica y con lazos sociales muy débiles.  Los resultados de 2021 muestran tendencias similares o incluso peores que datos registrados en encuestas anteriores, la desafección y la falta de confianza política permeó también a las elecciones mostrando una caída de la confianza ciudadana en los comicios.

AB-Peru-2021.-Cultura-politica-de-la-democracia-abril-2022-1

DOSSIER: VIII Ronda del Barómetro de las Américas en Perú: Cultura Política de la Democracia en Perú y las Américas, 2021

LA GUERRA DE PUTIN CONTRA MÍ Y CONTRA TI

[Visto: 145 veces]

Ante la estúpida y sangrienta agresión a Ucrania por parte de la Rusia de Putin, Europa se parece hoy a la multitud de ciudades griegas del mundo antiguo que solo la invasión del colosal ejército persa unió y dotó de la conciencia de su unidad en valores e ideales, de la idea de formar un único mundo. Una fuerza desproporcionada y amenazadora, aparentemente invencible, fue la única capaz de hermanar Atenas y Esparta, encarnizadas rivales hasta entonces, uniéndolas bajo el mismo mando, con la misma voluntad de luchar por la libertad. Desde ese momento, en incontables ocasiones a lo largo de los siglos, la guerra entre la esclavitud y la libertad se ha repetido en mundos distintos como un arquetipo eterno de la condición humana.
Pues no se trata en primer lugar de una guerra entre ejércitos en los campos de batalla, sino un perpetuo conflicto interior de cada uno de nosotros.
Cuando la desproporción entre las fuerzas es tan desesperada, surgen las premisas del heroísmo, uno de los rasgos menos frecuentes y más valiosos de la humanidad. El mundo moderno, con su pragmatismo, tiende a negar o a burlarse del espíritu de sacrificio en la vida, de la inspiración en el arte, del idealismo como forma de ser y, sin embargo, no pasa un día ni existe una sola situación humana sin que veamos a nuestros semejantes ofrecer unas extraordinarias muestras de altruismo y de altura de miras. Es el rostro luminoso, la parte lisa de «la madera torcida de la humanidad», de la que hablaba Immanuel Kant. Esa parte lisa existe de verdad, en la vida de cada día, en las cosas pequeñas y en las grandes, pero sobre todo en los momentos cruciales para la humanidad, como es el momento presente. La batalla de las Termópilas parece hoy en día una bella historia, pero fue real y se ha repetido a lo largo de la historia cuando se ha visto que la fuerza bruta de los ejércitos gigantescos puede verse humillada por la voluntad humana de libertad.
Hoy Putin aúna Europa y el mundo entero, en contra de sus intenciones, mucho más que cualquier factor económico, sociológico o cultural. Termópilas está ahora en Ucrania, y el heroísmo de Ucrania inspira y unifica. Hoy, siguiendo el asedio de Kiev, vemos a través del grosor de la historia a unos soldados espartanos que resisten ante un inmenso ejército de esclavos. Porque también el imperio de Putin -que no se identifica con el pueblo ruso, el primero sometido a su yugo- es el de la esclavitud, el del gobierno a través de la fuerza bruta, como en la antigua Unión Soviética de la que él procede y que quiere ver restaurada.
Termópilas cayó, todos y cada uno de sus defensores fueron masacrados, pero sin esa batalla no habrían existido Salamina, Maratón o Platea, donde la voluntad de libertad, el instinto humano más fuerte que el de supervivencia, venció al coloso persa. También Kiev podría caer, y Ucrania podría ser conquistada, pero ya no tiene importancia, porque Zelenski y sus combatientes han entrado definitivamente en el horizonte dorado del mito. En este momento ellos son los héroes de la humanidad ante los que, incluso derrotándolos, el tirano no tiene nada que hacer. Al agrupar al mundo en su contra y al provocar la emocionante resistencia de Ucrania, Putin ya ha perdido la guerra.
La historia no es un libro o un manual, sino la confluencia sucesiva y simultánea de millones de vidas humanas. No está presente tan solo en el pasado, sino en estos mismos instantes. Debe seguir adelante a cualquier precio. La guerra de Putin es, sin embargo, una singularidad jamás vista en la historia, pues es la primera vez que, tras unas batallas convencionales, se perfila un dedo tembloroso que se acerca al botón del Apocalipsis. Un solo hombre, perdido en sus alucinaciones, puede destruir hoy definitivamente el amor, la creatividad, la compasión, la solidaridad, la felicidad, la contemplación, la sonrisa, la maternidad, la curiosidad, la inteligencia y muchos otros aspectos de la maravillosa criatura humana. La guerra de Putin no es ahora contra Ucrania, sino contra cada uno de nosotros.
Mircea Cărtărescu
Poeta, narrador e intelectual rumano.

EL DERRUMBE MENTAL DEL PARIS SAINT GERMAIN

[Visto: 261 veces]

UN ANÁLISIS NEUROCIENTÍFICO SOBRE LA EXCELENCIA EMOCIONAL

El partido entre Real Madrid y el Paris Saint Germain ayer 09-mar, en los octavos de final de la UEFA Champions League 2022, fue el ejemplo perfecto de que puede haber excelencia física, excelencia técnica, incluso excelencia institucional, pero si falta la excelencia emocional se puede -en 17 minutos- traer abajo el sueño de un país, de un club y de deportistas superestrellas que deseaban como nunca ser campeones de la UEFA.

De modo que es de sumo interés ahondar en ese campo, pues ambos equipos admitieron luego (a su modo), la importancia del tema. Pochettino, entrenador del PSG, reconocería: “A partir de ahí (el primer gol de Benzema) el estado emocional de todos ha cambiado y no lo hemos gestionado bien”. Por su parte, Karim Benzema diría: “Esta afición nos da una fuerza brutal que nos empuja. En el segundo tiempo con fuerza mental ganamos el partido”.

¿Por qué los grandes equipos de Europa parecen tratar a la excelencia emocional como la cenicienta de todas las excelencias? ¿Es la fortaleza mental un atributo de solo algunos privilegiados? ¿Se puede entrenar? ¿Se puede alcanzar la excelencia emocional tanto personal como grupal? Nos duele decirlo, pero la verdad es que ni los mejores equipos, empresas o gobiernos del planeta se preocupan por este asunto tan esencial, ni lo consideran indispensable para el éxito en su campo de acción humana. Ello es un gran error.

Por ahora, analicemos el partido.

Primero, el contexto. Paris Saint Germain es una suerte de club-estado que cuenta con todos los petrodólares cataríes que se puedan soñar, y con esa megabilletera puede darse el lujo de tener al tridente galáctico del momento: Messi, Mbappé y Neymar, solo por mencionar los 3 más caros. En los últimos años, toda su misión institucional está anudada a lograr ser (por primera vez) campeón de la Champions. Su liga local, la Ligue 1 ya les queda chica.

Real Madrid por su parte, tiene tradición copera y una historia de grandeza. No por nada tiene 13 orejonas champions en sus vitrinas. No ha estado en su mejor forma en las últimas semanas, pero tiene ese linaje de campeón europeo que pesa especialmente en sus rivales. Eso que le llaman intangible. En el partido de ida en París, un fantástico Mbappé, coqueteado todos estos meses por la directiva madridista para que firme por ellos, puso el 1-0 que les quitaba la mitad del boleto a cuartos de final. No había otra: ganar o ganar.

Así llegaban ambos a este partido en el Bernabéu, donde un empate le bastaba al PSG para pasar a la otra ronda.

En segundo lugar, los primeros sesenta minutos del partido. En el primer tiempo, el PSG gobernaba sin titubear. No era EL partido, pero la intensidad era alta. Cada minuto que pasaba, la presión subía para el RM. A los 38´, Mbappé hacía el gol que sumado al de París, le daba 2-0 en el global. Real Madrid necesitaba ahora dos goles para volver a soñar. Al marcar los 60´, la gloria estaba apenas a 30 minutos de distancia para el PSG, y en estadio rival.

Segundos después, llega el imposible error de Donnarumma, y abre una nueva etapa al partido. El primer gol de Benzema despertó al gigante dormido que era la hinchada blanca. Fue como una corriente eléctrica a la vena de cada jugador albo. Abierto el arco francés, los madridistas, cual depredadores, olieron sangre en la retaguardia azul. El PSG pudo dormir el balón por varios minutos. Incluso con el 1-1 seguían adelante. Hasta que a los 75´, un excelso Modric, chicaneado por esa inyección de adrenalina que emanaba de las tribunas, le permite a Benzema el segundo. Dos minutos después llegaba el tercero. El derrumbe emocional del PSG fue tan instantáneo como brutal.

Aquí cabe la pregunta de rigor: ¿qué hizo posible que en 17 minutos, un equipo de mega estrellas, acostumbrados a estas lides, se desplomara mentalmente, al punto de recibir tres goles de un francés, haciendo de esta derrota una ironía aún más cruel?

El error de Donnarumma abrió las compuertas del miedo, ese sentimiento tan humano, que te puede inundar en segundos, seas una megaestrella o miembro del equipo más caro del mundo. El miedo en este caso fue el terror a ser eliminados, pues ellos eran los depositarios de esa gigantesca expectativa. Ese miedo los atrapó tanto individual como colectivamente. Y en vez de saber reaccionar ante el error aislado, vino la quiebra mental colectiva. Ello fue como una detonación atómica, una reacción en cadena. El depredador se volvió de pronto, la presa.

Cuando en el cerebro, pasas súbitamente del sistema de recompensa al sistema de aversión al riesgo, sucede una suerte de bloqueo, confusión y desconcierto inicial. No se entiende lo que está pasando. Se percibe el peligro pero no se sabe qué reacción tomar: luchar, huir o paralizarse. El miedo tiene un efecto inmediato en el grupo: lo desintegra. En su mente, cada individuo ve su propia salvación. El engranaje y espíritu de equipo se disuelve. Si no hay una gestión emocional aprendida previa, simplemente no hay respuesta colectiva. ¿Cómo les afecta a los futbolistas? Los pases son inciertos, la molestia y la ira los embarga, las faltas se hacen más frecuentes, y el impulso y los movimientos se contraen.

Tal vez algún lector pueda pensar que la solución es que contraten a un coach o un psicólogo y asunto arreglado. Total, tienen dinero. No es tan simple. Hay un problema grande y estructural. Y se llama ego. En empresas como esta, el ego es la principal amenaza para realizar una gestión emocional profesional y eficiente. Y no me refiero a Messi o Neymar únicamente. Al propio Al-Khelaifi, le resultaría difícil aceptar que él es también parte del problema: lo evidenció cuando llegó Neymar el 2017 y ayer mismo al amenazar a un empleado del club rival. La necesidad de una gestión profesional de las emociones debe ser algo muy difícil de aceptar en el PSG.

Y mientras el miedo invadía a todo el PSG, crecía en forma directamente proporcional la motivación del Real Madrid. El primer gol de Benzema levantó a otro monstruo, la hinchada madridista, que del letargo inicial por lo que parecía una derrota inevitable, pasó a intuir que inyectando algo de ánimo a los suyos, podría venir el empate global. Y vaya que llegó. Y no sólo el segundo. Dos minutos después, llegaba el tercero, por un error atroz, está vez de Marquinhos.

Inversamente al sistema de aversión al riesgo, el sistema de recompensa se activa cuando se alcanza una meta o se satisface una necesidad. Incluso la sola posibilidad de satisfacción dispara la secreción de dopamina y adrenalina, y cada gol dispara oleadas de oxitocina y endorfinas. El cuerpo reacciona de inmediato: mayor atención y concentración, tu GPS corporal (sí, lo tenemos) se pone en modo automático, mente y capacidad motora son uno, desaparece el cansancio o el letargo. El deportista corre más, acierta mejor los pases, y su motivación está en su pico. En términos de supervivencia, estamos en modo depredador.

En resumen, las empresas, los gobiernos y hasta los grandes clubes de futbol no siempre valoran la importancia de la excelencia emocional como un objetivo esencial de sus equipos humanos. Y que la gestión de las emociones en forma profesional y planificada es una metodología necesaria para alcanzar el éxito y sus logros institucionales. Asimismo, el ego puede ser una enorme amenaza para aplicar la gestión emocional en las organizaciones, tanto porque las personas en posiciones importantes o exitosas se creen invencibles o superdotadas, como por el lamentable estigma social al concepto de salud mental. Finalmente, las neurociencias se desarrollan a pasos agigantados y nos proveen de la evidencia científica para desarrollar nuestra disciplina mental consciente y voluntariamente.

Lima, 10 de marzo de 2022.

Email: vicentesanchezv@gmail.com

REVISTA NEUROCOACHING

[Visto: 149 veces]

 

NEUROCOACHING es un esfuerzo editorial del Instituto de Neuroeducación para el Liderazgo para difundir las experiencias de coaching en el Perú, ad portas de la Nueva Normalidad post-Covid que parece abrirse paso luego de la tercera ola de la pandemia. No tenemos duda que, como la historia lo demuestra en anteriores pandemias, los seres humanos le daremos un impulso extraordinario al sentido de vivir bien y a la calidad de nuestra existencia.

Descarga aquí la Revista Neurocoaching N°1

COACHING EMPRESARIAL EN EL PERÚ

[Visto: 894 veces]

El coaching empresarial en nuestro país es una actividad profesional que viene ampliando significativamente su ámbito de desarrollo. Observamos que empresarios y emprendedores de todo nivel buscan mejorar sus habilidades de liderazgo. Y dada la extraordinaria y diversa realidad de la que somos parte, es necesario dar una mirada general para ubicar el coaching en el contexto económico nacional.

Lo primero que hay que decir es que las nociones de coaching usualmente son aprendizajes logrados en ámbitos internacionales, conceptos y métodos que al aplicarse en nuestro país se friccionan con las prácticas y culturas propias, no siempre encajando apropiadamente. Puedo decir, a partir de mi experiencia, que será más propicio el “match” mientras más vinculada sea la actividad de la empresa al entorno internacional y a la modernidad tecnológica. Pero no pasa lo mismo con las micro, pequeñas e incluso medianas empresas, muy influenciadas por la cultura y la historia locales.

Por lo tanto, una primera idea es que necesitamos profesionales que sepan adaptar la vastísima información que nos proporciona el entorno internacional del coaching con nuestra rica y dinámica realidad local. En esa necesaria mixtura se enriquecerá la teoría y práctica del coaching.

Una segunda idea es que el coach no puede ser monotemático. Puede ser originario de una profesión (por ejemplo, psicólogo) pero podría ser insuficiente para que su oferta o aporte sea enriquecedora para el coachee. Relato mi experiencia: soy abogado, un perfil profesional ligado a la formalidad de las leyes y la dinámica del poder, pero he tenido que ser autodidacta en psicología y neurociencias para involucrarme en una actividad que considero apasionante y prometedora. Y por historia personal bastante cercano a la actividad empresarial (desde los 8 años mi padre me llevaba a su pequeña empresa para “saber en el futuro cómo manejarla”).

De modo que el coach debe ser el primero en autoanalizarse y conocer sus propias fortalezas y debilidades. Dado los diversos campos que en la actualidad se despliega el coaching, es pertinente que el coach se especialice. Pretender ser todólogo por urgencias económicas, no es el mejor perfil. La mejor armadura de un coach es su prestigio profesional, no importa la carrera de procedencia. En mi caso, tuve que hacerme un FODA y definir mi camino y mis prioridades de adquisición de conocimiento y experiencia. Precisamente por lo arriba explicado, decidí la especialidad de coach empresarial. No soy un coach ontológico (por mencionar otro tipo de coaching) así que prefiero sugerir al eventual cliente otro profesional con el perfil que solicita.

Una tercera idea, sistematizada a partir de la experiencia y no de la academia, es que los factores culturales son indispensables para un servicio de éxito. En nuestro país hay por lo menos tres condiciones al respecto: una cultura de emprendimiento familiar, una cultura de informalidad y una cultura de liderazgo isoscélico.

No necesito fundamentar que más del 96% de las empresas en suelo peruano son micro y pequeñas empresas. Según el INEI, las empresas activas en el Directorio de Empresas y Establecimientos son más de 2,8 millones al 2021. La inmensa mayoría de ellas son emprendimientos familiares. Esto le da una dinámica especial a la cultura del núcleo directivo. Por ejemplo, primará la confianza antes que el mérito. Si la actividad económica es duradera requerirá inevitablemente pensar el relevo generacional. Y precisamente por tratarse de una familia, se incorporan a la actividad empresarial todos los componentes emocionales (positivos y negativos) que se arrastran desde los inicios de la familia. Si uno observa bien, cada uno de estos aspectos es todo un mundo para analizar y orientar. Puedo decir que el mundo emocional personal y familiar es uno de los aspectos esenciales a atender para orientar adecuadamente las soluciones. Y es tal vez el más complicado. Si el coach no se interesa por la historia familiar, le será difícil desatar los nudos mentales que se pueden formar entre los miembros de ella. Y por supuesto, cada familia tiene una única y gran historia, por lo que la intervención no puede ser similar en todos los casos. Asimismo, tendrá que disponer de toda su capacidad para lograr que cada familia reconozca la importancia de separar lo familiar de lo profesional.

Un nuevo elemento debo reseñar en este punto. Según el INEI, el 62% de las empresas creadas en el 2021 son del tipo personas naturales con negocios, y el 53% son conducidas por mujeres. Podemos entonces sugerir la siguiente hipótesis: que para los próximos años, las empresas personales con liderazgo femenino reforzarán la dinámica familiar de las empresas peruanas.

La cultura de informalidad es el segundo gran universo en el que viven las empresas peruanas. Es frecuente la ausencia de una información contable fiable, es escasa la cultura financiera primando masivamente el manejo de efectivo, mientras se pueda se evita la entrega de comprobantes de pago, no existen protocolos de producción, no hay plan de negocios o presupuesto, la dirección de los recursos humanos está marcada por la incertidumbre, la improvisación y la alta rotación. Entonces, ¿por qué es tan atractiva? Porque facilita las cosas y la rentabilidad. Pero tiene un límite.

La informalidad es el enemigo feroz de la productividad y la competitividad. He brindado coaching a empresas que empezaron de cero en el mercado local, con los años se abrieron a la exportación y se dieron de cabeza contra la realidad: no cumplir con los plazos y con la calidad acordada les significó pérdidas millonarias. De modo que un coach empresarial no solo tiene que lidiar con el proceso material que significa pasar de la informalidad a la formalidad y del ejercicio informal a la gestión profesional de la empresa. Tan o más importante es lidiar con el proceso mental de ese cambio en los líderes de la empresa.

¿A qué llamo liderazgo isoscélico? Es el tipo de conducción de una empresa, que cual triángulo isósceles recto, concentra excesivamente las decisiones en el vértice superior de la estructura. Este tipo de liderazgo al comienzo puede ser muy útil, básicamente por la dimensión de la empresa. Pero es casi una ley divina que cuando la actividad se complejiza, ese tipo de liderazgo empieza a ser una traba para el crecimiento de la empresa.

Se hace más difícil cuando el emprendedor está convencido que ha llegado adonde ha llegado por hacer así las cosas. Para él, en su modo extremo (más frecuente de lo que se cree) delegar es imposible y confiar en los subordinados una locura. Puede llegar a ser consciente de su limitación o del perjuicio que ocasiona dicha práctica a la empresa (y por eso se anima a requerir un coach), pero esa cultura y costumbre de liderazgo vertical están tan arraigadas que se hace imperativo acompañar un proceso de deconstrucción mental de ese tipo de liderazgo.

Una cuarta idea que exponer es sobre la dinámica del coaching. Tiene que haber un propósito, un plan y un plazo. El propósito se resume en la pregunta ¿para qué el servicio? Lógicamente, no podrá conocerse por anticipado los objetivos precisos. Tomará una primera fase de acercamiento para lograr determinarlos, pero es imperativo que el coach clarifique qué quiere lograr, cómo y en qué tiempo lo hará. Me gustaría contar el siguiente caso: una pareja propietaria de una empresa me contactó para preparar a sus hijos para que ellos en corto tiempo puedan hacerse cargo de la empresa. Pronto fue más que evidente que no eran los hijos los únicos que necesitaban el servicio, sino ellos mismos. Al entender eso y fijar los objetivos con más claridad, los logros fueron más certeros.

En cuanto al plan, requiere una dosis combinada de fijación consciente como de plasticidad cognitiva. El plan te permite hacer realidad los objetivos propuestos, por ello es deseable que todos sepamos cómo van a hacerse las cosas, pero también es cierto que la realidad puede ser también un océano tempestuoso en que los planes pueden volar en mil pedazos. El desarrollo del servicio, para resumir la idea, no puede estar solo en la mente del coach, todos tienen que estar al tanto para buscar el compromiso compartido, porque el tiempo de cada uno tiene hoy tanto valor como cualquier otro recurso o riqueza.

Finalmente, soy absolutamente contrario al coaching vitalicio, no sólo lo considero contrario a la ética de un coach sino a la esencia del coaching. El coaching es un entrenamiento para la motivación y la voluntad y un acompañamiento para la decisión y la ejecución de carácter temporal. El coach tiene que tomar distancia del coachee y ser el primero en entender que su trabajo es como darle alas para que pueda volar solo después. Y mientras más pronto, mejor. Trato a lo más, de que mi servicio, dependiendo del propósito, dure entre tres meses a un año. No más.

Hay varios elementos más por contar, pero nos quedaremos aquí, no sin antes prometer que esta entrega es el inicio de un compartir que puede ser útil para empresarios interesados en contar con un servicio idóneo de coaching, como para coaches interesados en esta fascinante actividad.

LAS RAÍCES DE LA VIOLENCIA

[Visto: 246 veces]

Faltan pocos días para celebrar el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer. Pero ¿se puede explicar la violencia contra la mujer sólo como un problema de poder entre géneros o también a partir de la naturaleza humana? ¿Es la violencia un fenómeno superable o mitigable desde la condición humana?

La agresividad parece inherente a las especies animales, sea por la urgencia de lograr alimento, para obtener las hembras que aseguren la continuidad del linaje genético, o por la conquista o defensa del territorio que aseguren los dos primeros.

¿Cómo se explica entonces la violencia en los seres humanos que, se entiende, han superado esa situación primaria de lucha por la supervivencia tanto como individuos y como especie? Bueno, no tanto. En un estudio con niños de clase media normal en Oklahoma en 1954, Muzafer Serif encontró que la competencia por los mismos recursos limitados, puede hacer escalar el conflicto. Básicamente consiste en que si la victoria de uno significa ineludiblemente la derrota del otro, el conflicto es casi inminente.

¿Y qué pasa en el plano individual?

De manera sucinta, se puede decir que el comportamiento violento no es unicausal: no es una propensión genética, o un hogar violento, o alguna experiencia negativa en la infancia. La violencia procede de la acumulación de diversos factores de riesgo que se refuerzan entre sí.

En un estudio en Nueva Zelanda desde 1972, que abarcó 33 años, y se estudiaron unas mil personas, se encontró que el comportamiento antisocial se concentra entre los varones de 13 a 15 años. Las adolescentes se decantan por la agresión solapada e indirecta (las intrigas y la guerra psicológica) con mayor concentración entre los 14 y 15 años.

La diferencia puede explicarse por los roles sexuales que la sociedad inculca (“las niñas no  agreden” o “los niños se defienden”) y porque las agresiones indirectas requieren una mayor “inteligencia social” que las chicas desarrollan más rápido que los jóvenes.

Un grupo muy pequeño -compuesto por varones- mostraba desde la niñez esos rasgos. En este grupo había comportamiento muy impulsivo, baja tolerancia a la frustración, escaso aprendizaje de reglas sociales, poca empatía e inteligencia, y problemas de atención.

Estas personas reaccionaban con ira a la menor provocación, hay una alta sensación de amenaza y de actuar a la defensiva. En general, se percibía baja capacidad para controlar sus impulsos.

Otros estudios han permitido ubicar la zona del cerebro de donde parten los impulsos agresivos: del hipotálamo y la amígdala, que conforman el sistema límbico. Asimismo, se atribuyen a ciertas áreas de la corteza prefrontal la acción inhibidora de esos impulsos, por lo que la hipótesis principal que explicaría el comportamiento violento es el defecto de la corteza prefrontal para regular los circuitos del sistema límbico.

Una investigación de Adrian Raine a agresores confesos, los dividió en dos grupos: los que estaban convictos y los que no habían sido sancionados por el sistema judicial. Encontró que el primer grupo presentaba un fuerte reducción de la sustancia gris del lóbulo prefrontal, mientras que en el otro grupo la sustancia gris prefrontal estaba en rangos normales.

Esto le llevó a determinar que la violencia crónica no está unida a un defecto en la corteza prefrontal, cuya función es inhibir los impulsos violentos. Es decir, hay “violentos reactivos” y hay “violentos planificadores”.

Por otro lado, se ha comprobado el papel de la serotonina en la conducta impulsiva y violenta. Es una hormona que tiene efectos tranquilizantes y mitiga la angustia. Se ha encontrado en los violentos crónicos un rango inferior de su nivel de serotonina.

El impacto de la testosterona también ha sido motivo de investigación. James Dabbs en la Universidad de Georgia, demostraba que los delincuentes violentos exhibían niveles de testosterona más elevados que delincuentes no violentos.

Sin embargo, es importante considerar que las conductas violentas exhiben combinaciones de los factores biológicos con los factores de riesgo psicosociales. No sería solo la disposición genética o las deficiencias neuroquímicas las que explicarían la violencia. También importa ver los trastornos vividos en la relación madre-hijo, los maltratos y abusos crónicos, el abandono, agresión o conflicto en el seno familiar, y las condiciones de vida que afecten la regulación emocional o la capacidad de empatía.

¿Es posible superar la violencia?

El mismo Serif, en el estudio que comentamos al inicio, demostró que cuando hay metas comunes entre grupos rivales, el conflicto puede aplacarse, en razón a que necesitan cooperar. Eso también aplica para individuos.

En otro trabajo, Saxe y Bruneau en el 2012 (Universidad de Pensilvania), demostraron que si hay condiciones entre grupos rivales para un acercamiento, contacto e intercambio de información, el juicio severo mutuo se distiende.

Finalmente, Steven Pinker, psicólogo experimental de la Universidad McGill de Canadá, plantea que “la mente humana está formada por muchos sistemas neuronales enfrentados los unos a los otros, sistemas antagonistas que introducen un grado de libertad en la capacidad de resistir la propensión a la agresión”. En resumen, que es posible mitigar la violencia.

Ciertamente, que el camino hacia el respeto mutuo y la disminución de la violencia entre seres humanos, tiene aún un largo recorrido. Pero el esfuerzo para recorrerlo es individual y colectivo.

REFERENCIAS

Struber, D., Luck, M. y Roth, G. “El cerebro agresivo”. Revista Mente y Cerebro N° 22, 2007. Págs. 60-66.

Schaarschmidt, T. “El largo camino hacia la paz”. Revista Mente y Cerebro N° 94, 2019. Págs. 40-45.

Pinker, S. “Vivimos en un mundo cada vez menos violento”. Revista Mente y Cerebro N° 94, 2019. Págs. 46-53.

1 2 3 12