Archivos Mensuales: mayo 2021

AISLAMIENTO Y EDUCACIÓN FÍSICA

Categoría : Neurociencia

[Visto: 185 veces]

¡Este lunes te traemos un nuevo #NEURO-EDÚCATE!
Continuamos desarrollando el tema de cómo el aislamiento afecta a nuestra vida cotidiana. En esta ocasión relacionándolo al tema de la salud física.
El aislamiento prolongado afecta nuestro GPS cerebral y nuestra salud; por ello, es recomendable tener una rutina diaria y realizar ejercicio físico.
¡Sigan atentos y atentas a nuestras redes sociales para seguir conociendo sobre otros temas importantes en nuestras vidas!

COVID-19, SALUD MENTAL Y OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

Etiquetas :

Categoría : Neurociencia

[Visto: 435 veces]

¿Sabía usted que la salud mental ni siquiera figura en el texto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que aprobó la Organización de las Naciones Unidas para alcanzarlos el 2015?

¿Sabía usted que si uno revisa hoy los portales web de la ONU o de la OMS todavía se refieren a la salud mental como problemática individual o de las profesiones o actividades de mayor exposición al Covid-19?

Al revisar la página web de la Organización de las Naciones Unidas y ver los artículos recientes de su Secretario General actual, António Guterres, se habla profusamente del Covid-19, pero poquísimo de salud mental. El último del 11/03/2021 pide declarar a las vacunas “un bien público mundial”. En su declaración del 15/01/2021, Guterres apela a la solidaridad global y contra el “vacunacionalismo”. En la del 06/10/2020, aboga por la cobertura sanitaria universal y robustecer los sistemas de salud pública. Y en la del 29/09/2020, la más cercana de sus alocuciones a la temática de la salud mental por su título “No debemos perder nunca de vista todas y cada una de las vidas individuales”, ni una palabra de salud mental.

Veamos por ejemplo la página web de la Organización Mundial de la Salud al 21 de mayo de 2021: “La OMS, junto con sus socios, está brindando orientación y asesoramiento durante la pandemia de COVID-19 para los trabajadores de la salud, los administradores de los establecimientos de salud, las personas que cuidan a los niños, los adultos mayores, las personas en aislamiento y los miembros del público en general, para ayudarnos cuidar nuestra salud mental.” Se sigue con el marco conceptual de la salud mental como un problema casi personal.

Recién en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, Objetivo 3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades, en el punto 3.4. se dice “Para 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante la prevención y el tratamiento y promover la salud mental y el bienestar” (p. 18).

Particularmente interesante es el material “El nuevo futuro de la salud” (Ver: https://sdgs.undp.org/2020-health/es/index.html). En su Capítulo 3, tiene un acápite gráfico con el título “Salud Mental”, que dice textualmente lo siguiente: “Vivimos en un mundo con una pérdida masiva de ingresos generalizada e incertidumbre sobre el futuro. Los primeros informes sugieren que aumentarán la soledad, el estrés, la depresión, la ansiedad, el consumo nocivo de alcohol, las drogas, las autolesiones, el suicidio, especialmente entre los trabajadores sanitarios de primera línea”. Huelgan comentarios.

¿Acaso no es imperativo un inmediato cambio de enfoque sobre la salud mental? Sabemos que es enorme la resistencia humana a reconocer la salud mental como un problema social (ahora universal). Pero es urgente que entendamos su doble naturaleza: es una afección al individuo y es una afección social que debe ser afrontada por los Estados, por las empresas, por todos los actores institucionales y organizacionales, y no sólo por las personas y a lo máximo, sus familias.

Es indispensable que la salud mental sea considerada una política pública de Estado, nacional y multisectorial, que se luche frontalmente contra su estigmatización. Se requiere que los medios de comunicación sean factores proactivos y positivos para la divulgación de la Psicología y las Neurociencias, en vez de ser cajas de resonancia de estereotipos negativos y discriminatorios.

El Covid-19 tendrá efectos duraderos en nuestra salud mental, en especial de niños y jóvenes. Gobiernos, empresas y personas jurídicas deben usar su “cerebro corporativo” para cooperar en su solución.

En suma, sí es necesario un inmediato cambio de enfoque, de paradigma. Es momento que la Organización de las Naciones Unidas declare a la pandemia del Covid-19 como un riesgo a la salud mental de la humanidad a nivel global. Ya es tiempo que la salud mental sea un tema prioritario para los organismos internacionales. La oportunidad es ahora.


NUESTROS MIEDOS… NEUROCIENCIA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Etiquetas :

Categoría : Neurociencia

[Visto: 431 veces]

Son tiempos difíciles. Tiempos de Bicentenario en que el miedo es inevitable. Ahora hay miedo a la pandemia, miedo a estar sin ingresos y miedo a la política.

El miedo al Covid-19 es el miedo a la muerte, que la vemos más cerca que nunca llevándose familiares y amigos, y dejando tantos huérfanos.

El miedo a no tener ingresos es el miedo al hambre, a no proveer a los nuestros: es un miedo enorme porque como el primero refiere a nuestra existencia.

El miedo a la política es el miedo al futuro incierto, y que desde las dos esquinas se relata de la forma más brutal, a la vena: “vienen los comunistas” o “llega al poder una organización criminal”.

No son los únicos: hay miedo a que nos roben y hasta miedo a salir de casa. Es un cóctel explosivo contra nuestra salud mental.

El miedo tiene efectos directos en nuestro comportamiento aunque a nivel consciente creamos no tenerlo. Nuestro miedo también es rápidamente captado por nuestro entorno inmediato. De modo que a los niños y jóvenes, que aún no saben procesar esa emoción pero la perciben, les puede afectar más que a los adultos.

El miedo en nuestra especie opera igual que para cualquier otra: asegura nuestra supervivencia. El miedo es una reacción biológica frente a todo aquello que ponga en peligro nuestra vida o modo de vivir, y se expresa de tres maneras: huimos, luchamos o nos paralizamos.

El miedo es parte de nuestro kit neurológico de supervivencia. Activa la producción de cortisol y adrenalina y nos pone alertas para responder a la amenaza. En ese sentido, tiene un rol positivo de preservación para una situación de riesgo temporal, pasajero; luego el cuerpo y la mente vuelven a la normalidad.

¿Qué pasa cuando el miedo se prolonga? Sus efectos pueden ser devastadores y agotadores, tanto física como emocionalmente. Según cada personalidad, la reacción (huir, luchar o paralizarnos) será diferente en cada individuo, pero puede afectarnos en forma significativa.

Primero, puede gatillar depresión, impotencia, frustración, ira, violencia o alguna otra afectación a la personalidad. Segundo, nos impide pensar con calma y juicio, pues el miedo desactiva el control inhibitorio de los impulsos y emociones. Y tercero, nos hace muy vulnerables a todo mensaje que nos parezca confirmar nuestros temores y/o darnos una solución a ese miedo.

Segundo, ¿se puede enfrentar esos miedos? Absolutamente sí. El cerebro humano tiene un arsenal de herramientas. Y las Neurociencias pueden ilustrarnos cómo actuar.

Una primera herramienta que tenemos se llama sistema reticular activador, una parte en nuestro cerebro que se encarga de focalizar nuestra atención. Es decir, conscientemente podemos dirigir nuestra atención a pensar y hacer aquello que nos permita superar ese temor. Por mínimo que sea o que pienses que puedan ser sus efectos, enfócate en hacer algo para dejar atrás ese miedo.

Si por ejemplo quieres evitar el contagio del virus, enfócate en las medidas de protección personal que debes seguir tú y tu familia. Si quieres obtener ingresos, debes enfocarte en las decisiones y acciones que consideres te pueden proporcionar esos recursos vitales. Y si es la política, enfócate en definir cómo quisieras que sea la situación desde tu perspectiva y realiza alguna pequeña acción para lograrlo. Enfocar tu atención hacia un objetivo es una poderosa herramienta para superar el miedo.

Una segunda herramienta se llama función cognitiva superior. Y es que no basta enfocarse, se necesita dirigir nuestra atención a algo positivo. No busques o te alimentes del pensamiento anti, sino del pensamiento pro. Define tus pros y actúa en consecuencia. Recuerda que somos energía y materia. Nuestra energía personal puede ser más potente que el recipiente material que es nuestro cuerpo. Por tanto, enfocarnos hacia una acción positiva será una fuente de energía personal y social. ¿Qué parte del cerebro nos genera esa herramienta? La corteza prefrontal, con sus redes sinápticas encargadas de las funciones cognitivas de planificación y toma de decisiones.

La tercera herramienta es la oxitocina, un neurotransmisor encargado de la socialización. Se le llama también la hormona del apego. No basta enfocar tu atención hacia pensamientos positivos que puedas realizar. Necesitas además conectar tu propia energía con otras similares. Compartiendo con otros tus ideas y juntos llevarlas a cabo harás que cambie no solo tu mundo personal sino el mundo que hoy parece hundirse en el caos o la polarización extrema.

En resumen, ¿qué debemos hacer?

  1. Enfocar nuestra mente en acciones positivas.
  2. Únete con aquéllos que piensan como tú, no para atacar a otros, sino para hacer realidad lo que anhelas.
  3. Explica a los niños y jóvenes la situación. Jamás se te ocurra creer que ellos no se dan cuenta. Lo hacen pero no lo entienden. Es mejor que sea por tu propia versión.
  4. Respeta las opiniones ajenas pero tienes todo el derecho de ofrecer las tuyas: de expresarlas, no de imponerlas.
  5. Despierta tus energías latentes, visualiza tus fortalezas, replantea tu perspectiva de las cosas y encamina tu vida hacia metas trascendentes a partir de pequeños logros continuos.

AISLAMIENTO, DEPRESIÓN Y ESTRÉS

Etiquetas :

Categoría : Neurociencia

[Visto: 122 veces]

En el #NEURO-EDÚCATE del día de hoy, te traemos diversos temas que deberías conocer acerca de cómo nos afecta el aislamiento a nuestra vida diaria.
Dos de estas consecuencias son el estrés y la depresión, afecciones frecuentes en la humanidad. Existen diversas actividades que se pueden realizar de forma individual o familiar para reducir el estrés y prevenir problemas de depresión. Visítanos en https://neuroeducacion.pe

AISLAMIENTO Y SALUD MENTAL

Etiquetas :

Categoría : Neurociencia

[Visto: 169 veces]

En nuestro primer Neuro-Edúcate, les comentamos que en el Perú, 33% de niños y adolescentes tiene problemas de salud mental asociados a la pandemia.
Nuestro cerebro está diseñado para interactuar con otras personas. Por ello, el aislamiento puede afectar nuestras emociones.
En el INL reconocemos las implicancias que tiene el aislamiento en nuestras vidas. Por ello, con el primer NEURO-EDÚCATE queremos que conozcas más sobre este tema. ¡Sigan atentos y atentas a nuestras redes sociales para seguir conociendo sobre otros temas importantes en nuestras vidas!

LANZAMIENTO DEL PROYECTO “NEUROEDÚCATE”

Etiquetas :

Categoría : Neurociencia

[Visto: 104 veces]

El Instituto de Neuroeducación para el Liderazgo anuncia el lanzamiento de un nuevo Proyecto: ¡NEURO-EDÚCATE!

Cada mes trataremos temas cotidianos que todos conocemos, pero no sabemos sus consecuencias en la mente de cada uno de nosotros. Estén alertas a nuestras redes, porque desde mayo podrás aprender más de neurociencias de un forma entretenida y fácil, y sobre todo, totalmente gratuita.

https://www.facebook.com/neuroeducacion.inl


Suscripción

Ingrese su correo electrónico para notificarlo de las actualizaciones de este blog:

22 subscribers

Categorías

Enlaces

Archivos