Archivo por meses: Abril 2010

15/04/10: COORDINACIÓN DE LAS POLITICAS ECONÓMICAS Y DESARROLLO

COORDINACIÓN DE LAS POLITICAS ECONÓMICAS y DESARROLLO
Efraín Gonzales de Olarte

Es fundamental para el desarrollo la coordinación de las políticas económicas. Las políticas económicas son de tres tipos: macroeconómicas, sectoriales y sociales. Los países que se han desarrollado han logrado que estas tres políticas funcionen de manera coordinada con objetivos de estabilidad, crecimiento y redistribución, de manera simultánea.

La idea central es que las políticas macroeconómicas deben generar estabilidad de precios relativos (tipo de cambio, tasa de interés, sueldos y salarios y precios públicos) que permitan previsibilidad en la inversión, el consumo y el endeudamiento. El problema es que tienen resultados uniformes para todos los sectores y regiones, o sea que no están diseñadas para corregir las desigualdades productivas, regionales y sociales existentes. Para promover ciertos sectores productivos y/o corregir desigualdades productivas, están las políticas sectoriales que tomando en cuenta sus particularidades utilizan instrumentos adecuados. Deben servir para promover aquellos sectores que sean capaces de incrementar la productividad y el empleo, que en el fondo son las metas esenciales del crecimiento de largo plazo. Por su parte, las políticas sociales deben servir para compensar y disminuir las desigualdades sociales en el consumo de bienes y servicios esenciales para el desarrollo humano.

El desafío, para aquel gobierno que tenga metas de desarrollo de largo plazo, es cómo hacer para que las tres políticas cumplan con sus metas específicas: estabilidad macroeconómica, promoción productiva sectorial y reducción de las desigualdades y de la pobreza, y al mismo tiempo generen un resultado global mayor a la sumatoria de los resultados parciales. Es decir, como se las coordina bien y cómo se armonizan sus objetivos, los instrumentos y los presupuestos necesarios.

El Perú no logra mejores resultados de sus políticas económicas en el desarrollo porque no hay una buena coordinación entre ellas, tanto en sus objetivos como en sus instrumentos. Por ejemplo, durante el gobierno de Fujimori la política macroeconómica generó estabilidad y crecimiento pero con desigualdad y pobreza, frente a lo cual se utilizó políticas sociales para compensar los resultados negativos de las primeras. Algo ha fallado, pues al final la situación distributiva no ha variado, pese a los recursos utilizados. Hoy tenemos problemas similares, por ejemplo la política macro, en su componente monetario, permite la flotación sucia del tipo de cambio, sin embargo hay una tendencia ya duradera de sobrevaluación del Sol, lo que lleva a la importación de muchos productos que se podrían producir internamente, lo que genera menos empleo, menos ingresos y más pobreza. Nuevamente, los resultados de las políticas macro generan desigualdades que se reproducen.

En nuestro criterio estos problemas se han suscitado por la inexistencia de políticas sectoriales, concordantes con los resultados de la política macro y capaces de reducir las desigualdades productivas, las cuales están en la base de las desigualdades distributivas. Las políticas sectoriales deberían ser capaces de promover aquellos sectores que generan empleo, incrementan las productividades, exportan y aumentan los ingresos.

El problema es cómo definirlas y llevarlas a cabo para que haya una coordinación de metas e instrumentos de política. El problema se hace más complejo si tenemos en cuenta que quienes deberían llevar a cabo estas políticas son los distintos niveles de gobierno. La política macro es responsabilidad del gobierno central, las políticas sectoriales deberían ser definidas y planificadas en una instancia mixta de gobierno central con gobiernos regionales, y las políticas sociales deberían ser diseñadas por el gobierno central a la par de dotar de los recursos financieros, deberían ser ejecutadas por los gobiernos locales (municipalidades provinciales y distritales) y supervisadas por los gobiernos regionales que deberían coordinar con todas las municipalidades de su jurisdicción. En verdad, se requiere de una ingeniería institucional y política, porque además los distintos niveles de gobierno responden a sus electores. En verdad se requiere una maquinaria suiza en un país tropical como es el Perú. Un verdadero reto. Difícil pero no imposible. Veamos porqué?

El secreto de las políticas sectoriales consiste en elegir los sectores que el Estado debe apoyar y entrar en acuerdos de mutua conveniencia con las empresas. En el Perú, los sectores que generarían mayor productividad, más empleo y más exportaciones están en la agro-industria, la agricultura ecológica, la pesca industrializada, los servicios atractivos al turismo y manufactura no competitiva con las importaciones. Los instrumentos de las políticas sectoriales son el acceso a paquetes tecnológicos, acceso a crédito de largo plazo, utilización de los tratados de libre comercio, es decir, capacidad del estado de facilitar el acceso a mercados externos. Fuera de ello, la política macro debe tratar de corregir progresivamente el tipo de cambio para favorecer nuevos sectores exportadores, promover las tasas de interés bajas para la importación de maquinaria y tecnología para los sectores exportadores. Además, acompañar de una política de formación laboral para los sectores escogidos.

Leer más »