03/04/20: Virus and Ideology: How much is the person’s worth?

VIRUSES AND IDEOLOGY: How much is the person’s life worth?

Efraín Gonzales de Olarte

The coronavirus has ideology-like characteristics: it is invisible, when people become contaminated it is difficult to get rid of, it is easily transmitted, and when it becomes widespread it becomes a pandemic or ideal thought. The difference is that people themselves die from the biological virus, in the other case ideologies can kill it, as it has been long demonstrated in history, German Nazism, Soviet or Chinese communism, killed millions of people in the name of totalitarian ideologies and by action of their leaders.

But now the coronavirus is also killing for two reasons: because countries are poorly prepared for an eventuality of this magnitude, or because some rulers, protected by certain neo-liberal or left-wing ideologies, have underestimated the power of this virus and are privileging their economic interests, and / or politicians.

The coronavirus pandemic and the normal and simultaneous functioning of the economy is a lethal equation, with quite predictable results: the virus will win, that is, it will kill more people than it should. This raises the central issue of the current pandemic: how much is people’s life worth? There are two positions on this.

On the one hand, there are those who, like the President of the United States, the British Prime Minister and the President of Brazil – for whom the coronavirus is a little “flu” – assume that if tens of thousands of people have to die, provided they do not stop the economy it does not matter, it is the social cost of any pandemic or crisis.

On the other hand, there are those who think that life has no monetary value or price and that everything possible must be done to save as many lives as possible.

At the bottom of this controversy are ethical and moral principles, which are embodied in fundamental human rights such as the right to life, which every person by the simple fact of being alive has. This right protects her from any attempt on her life by anyone, including governments. Therefore, when a government makes the decision that people continue to work despite the high risk that they will become infected with the coronavirus, they are violating the right to life and against the dignity of the persons.

Therefore, the coronavirus is testing the principles that defend life and is drawing a line between those that the world cannot stop because the economy cannot stop and those who think that it can stop because there are thousands or millions of people whose lives, whose life projects, whose dreams would not be realized and, in my opinion, there is no rational and practical justification to justify them. This is the time for solidarity, cooperation, and detachment so that, once the economy is stopped, those who least have access to temporary and solidary income and we should all collaborate to that end.

Consequently, it is essential to do everything possible so that the smallest number of people become infected and the fewest die, even if they are old, because the right to life is also the right to a full life.

Lima, April 2020

31/03/20: Virus e ideología: el valor de la vida

VIRUS E IDEOLOGIA: ¿Cuánto vale la vida de una persona? 

Efraín Gonzales de Olarte

El coronavirus tiene características parecidas a la ideología: es invisible, cuando las personas se contaminan es difícil deshacerse, se transmite  facilmente y cuando se generaliza se convierte en una pandemia o en un pensamiento ideal. La diferencia es que la propia gente muere a causa del virus biológico, en el otro caso las ideologías pueden matarlo, como ha sido largamente demostrado en la historia, el nazismo alemán, el comunismos soviético o chino, mataron millones de personas en nombre de ideologías totalitarias y por acción de sus líderes.

Pero ahora el coronavirus también está matando por dos razones: porque los países están mal preparados para una eventualidad de esta envergadura, o porque algunos gobernantes, amparados en ciertas ideologías neoliberales o izquierdosas, han subestimado la potencia de este virus y están privilegiando sus intereses económicos y/o políticos.

La pandemia del coronavirus y el funcionamiento normal y simultáneo de la economía es una ecuación letal, con resultados bastante predecibles: el virus va a ganar, es decir va a matar más gente de la que debería. Esto nos plantea el tema central de la actual pandemia ¿cuánto vale la vida de las personas? Hay dos posiciones al respecto.

Por un lado, hay quienes como el presidente de Estados Unidos, el primer ministro británico y el presidente de Brasil -para quien el coronavirus es una “gripecita”- asumen que si tienen que morir algunas decenas de miles de personas con tal que no se pare la economía no importa, es el costo social de cualquier pandemia o crisis.

Por otro lado, hay quienes pensamos que la vida no tiene valor monetario ni precio y que hay que hacer todo lo posible para salvar al mayor número de vidas.

En el fondo de esta controversia están los principios éticos y la moral, que se plasman en los derechos humanos fundamentales como el derecho a la vida, que toda persona por el simple hecho de estar viva tiene. Este derecho la protege de cualquier atentado contra su vida por parte de cualquiera, incluyendo a los gobiernos. Por ello, cuando un gobierno toma la decisión de que las personas sigan trabajando pese a que hay el alto riesgo de que se contagien con el coronavirus, están atentando contra el derecho a la vida y contra la dignidad de las personas.

Por ello, el coronavirus está poniendo a prueba los principios que defienden la vida y está trazando una línea entre aquellos que el mundo no puede parar porque la economía no puede parar y aquellos que pensamos que si puede parar porque hay miles o millones de personas cuyas vidas, cuyos proyectos de vida, cuyos sueños no se realizarían y, en mi opinión, no hay justificación racional y práctica que los justifique. Este es el momento de la solidaridad, de la cooperación, del desprendimiento para que, parada la economía, los que menos tienen puedan acceder a un ingreso temporal y solidario y todos deberíamos colaborar a ese fin.

En consecuencia, es imprescindible hacer todo lo posible para que se infecte el menor número de personas y mueran los menos así sean viejitos, pues el derecho a la vida es también  el derecho a una vida completa.

19/03/20: The Coronavirus and ¿The end of capitalism?

THE CORONAVIRUS AND ¿THE END OF CAPITALISM?

Efraín Gonzales de Olarte

The pandemic unleashed by Covid19 is a bio-socioeconomic phenomenon that is testing not only countries but also the capitalist system. Beyond the number of infected and dead – which statistically is much lower than the current flu – has generated a paranoia that depends on the uncertainty of its evolution and on the countries’ ability to cope with it. Furthermore, it tests the effectiveness of democracy, the capacity of governments and the quality of States.

China was the first country to deal with the problem and, according to official information, appears to have controlled its spread. What was the formula: absolute quarantine, curfew and blocking of any type of mobility of people, which the Chinese complied immediately, this for two reasons, China has a strong state, an autocratic government and a population whose civic culture is forged vertically since centuries.

In the antipodes, Italy, which already has the highest number of deaths, did not take the first cases seriously, the measures were taken progressively until the moment when it was already a major public health problem, so they reacted and did something similar to China but very late, because there was probably democratic deliberation before taking the measures. Furthermore, unlike China, Italy has an old population, which is, more vulnerable.

The United States of Trump, almost in a similar way to Italy, have reacted late, with some arrogance and self-sufficiency, but suddenly they realized that Covi19 is a threat to “America first” and they begin to take measures. Immediately after the economic impact has begun to perceive. The reduction of economic activity in public areas is beginning to be felt, even Amazon that sells by mail, is having to fire 100,000 workers. The New York Stock Exchange has had several unprecedented crashes in recent days, that is, economic expectations – which are partly real and partly psychological – have begun to internalize the possibility of facing an economic recession, just before end of the year elections.

Obviously, the medium and small countries can only imitate China, to the best of our ability, to the extent that our states are capable and, above all, to the extent that our culture and needs allow. The world is paralyzed and the Covi19 – an exogenous and unexpected phenomenon – has put the capitalist system to the test, even in China, which prides itself on being socialist.

It is interesting to note various side effects of Covi19. On the one hand, environmental pollution decreased significantly in China and, probably, in the world, giving reason to those who maintain – among them Pope Francis – that the capitalist system is jeopardizing the ecological sustainability of the planet. Better proof for those, like President Trump, who deny the relationship between the economic system and climate change. On the other hand, it is becoming clear that the solution to the pandemic does not come from the market or the private sector, but from the state, the cooperation, solidarity and altruism. Lets see how China is cooperating with Italy and other countries, how employees of major companies are willing to reduce their wages, but also companies are willing to earn less so that their workers do not lose their jobs, the quality of health systems and especially their universal access has begun to be valued. Also, we realize that we could live well without so much consumerism, that at the end of the day we are forced by “states of emergency”, “quarantines”, “states of catastrophe”. In other words, the Covi19 questions us about our ways of life, our standards of consumption, but above all about our ethical values, within which individualism and selfishness turn out to be dysfunctional.

Finally, what is clear is that the economic and financial impact must be enormous, there will be many bankruptcies of companies of all sizes, unemployed masses, people will have spent their savings, tourism and all those activities that work based on contact of people will have to rethink their business strategies, it is also highly probable that poverty will increase in all countries. International trade itself will be restricted. In other words, the Covi19 is an important factor of deglobalization, which will favor those governments that say “my country first”.

The world will not be the same and I wonder if this is not the beginning of the end of neoliberal capitalism as we know it, and perhaps it will reinvent itself or drastically change. A virus smaller than a thousandth of a bacterium could change the world we know more than various revolutions and, most worryingly: this will not be the last virus.

We have to change.

03/19/2020

19/03/20: El coronavirus ¿fin del capitalismo?

EL CORONAVIRUS Y ¿EL FIN DEL CAPITALISMO?

Efraín Gonzales de Olarte

La pandemia desatada por el Covid19 es un fenómeno bio-socioeconómico que está poniendo a prueba no sólo a los países sino también al sistema capitalista. Más allá del número de infectados y muertos –que estadísticamente es bastante menor que la gripe corriente- ha generado una paranoia que depende de la incertidumbre de su evolución y de la capacidad de los países para afrontarlo. Además, pone a prueba la eficacia de la democracia, la capacidad de los gobiernos y la calidad de los estados.

China fue el primer país en afrontar el problema y, según información oficial, al parecer ha controlado su propagación. Cuál fue la fórmula: cuarentena absoluta, toque de queda y bloqueo de cualquier tipo de movilidad de las personas, que los chinos cumplieron sin chistar, por dos razones, China tiene un estado fuerte, un gobierno autocrático y una población cuya cultura cívica está forjada de manera vertical.

En las antípodas, Italia que tiene ya el mayor número de muertos, no tomó en serio los primeros casos, las medidas fueron tomadas de manera progresiva hasta el momento en que ya era un problema mayor de salud pública, entonces reaccionaron e hicieron algo parecido a China pero muy tarde, porque probablemente hubo deliberación democrática antes de tomar las medidas. Además, a diferencia de China, Italia tiene una población vieja, es decir más vulnerable.

Los Estados Unidos de Trump, casi de manera parecida a Italia, han reaccionado tarde, con cierta arrogancia y autosuficiencia, pero de pronto se han dado cuenta que el Covi19 es una amenaza a “América primero” y al comenzar a tomar medidas el impacto económico ha comenzado a percibir. La reducción de la actividad económica en los ámbitos públicos se comienza a sentir, incluso Amazon que vende por correo, está teniendo que despedir a 100mil trabajadores. La bolsa de valores de Nueva York ha tenido varios desplomes sin precedentes en los últimos días, es decir las expectativas económicas –que son en parte reales y en parte psicológicas- han comenzado a interiorizar la posibilidad de afrontar una recesión económica, justo antes de las elecciones de fin de año.

Obviamente, a los países medianos y pequeños solo nos queda imitar a China hasta donde se pueda, hasta dónde nuestros estados sean capaces y, sobre todo, hasta donde nuestra cultura y necesidades lo permitan. El mundo está paralizado y el Covi19 –fenómeno exógeno e inesperado- ha puesto a prueba el sistema capitalista, aún en China que se precia de ser socialista.

Es interesante observar varios efectos colaterales del Covi19. Por un lado, la contaminación ambiental disminuyó sensiblemente en China y, probablemente, en el mundo, dando la razón a quienes sostienen –entre ellos el Papa Francisco- que el sistema capitalista está poniendo en peligro la sostenibilidad ecológica del planeta. Mejor prueba para quienes como, el presidente Trump, niegan la relación entre el sistema económico y el cambio climático. De otro lado, está apareciendo claro que la solución a la pandemia no viene del mercado ni del sector privado sino de la cooperación y del altruismo, sino veamos como China está cooperando con Italia y otros países, cómo empleados de empresas importantes están dispuestos a reducir sus salarios, pero también las empresas están dispuestas a ganar menos para que sus trabajadores no pierdan el empleo, se ha comenzado a valorar la calidad de los sistemas de salud y sobre todo su acceso universal. También, nos damos cuenta que podríamos vivir bien sin tanto consumismo, que al final del día nos obligan los “estados de emergencia”, “las cuarentenas”, “los estados de catástrofe”. En otras palabras, el Covi19 nos interroga sobre nuestros modos de vida, nuestros estándares de consumo, pero sobre todo sobre nuestros valores éticos, dentro de los cuales el individualismo y el egoísmo resultan siendo disfuncionales.

Finalmente, lo que si queda claro es que el impacto económico y financiero ha de ser enorme, habrá muchas quiebras de empresas de todo tamaño, masas desempleadas, las personas habrán gastado sus ahorros, el turismo y todo aquellas actividades que funcionan en base al contacto de personas tendrán que replantear sus estrategias de negocio, es altamente probable también que aumente la pobreza en todos los países. El propio comercio internacional se verá restringido. Es decir, el Covi19 es un importante factor de desglobalización, que favorecerá a aquellos gobiernos que dicen “primero mi país”. El mundo no será el mismo y me pregunto si este no es el comienzo del fin del capitalismo neoliberal como lo conocemos y que tendrá que reinventarse o cambiar. Un virus más pequeño que la milésima parte de una bacteria podría cambiar el mundo que conocemos y ser mucho más efectivo que varias revoluciones. Pero, lo más preocupante: este no será el último virus. Hay que cambiar para esta preparados.

19.03.2020

 

11/03/20: La metastasis de la corrupción ¿qué hacer?

LA METASTASIS DE LA CORRUPCIÓN EN EL PERÚ: Estado débil, desigualdad social y moral

Efraín Gonzales de Olarte

La corrupción en el Perú se ha extendido y ramificado de tal manera que se asemeja a la metástasis de los cánceres malignos. El problema es que los países no se mueren de cáncer, pero si pueden convertirse en sociedades en las cuales las reglas éticas y morales pueden cambiar y lo que antes era una falta a la ética y una excepción, hoy el “coimear” o corromper es una práctica corriente y generalizada. Estamos frente a otros códigos éticos a los cuales nos estamos acostumbrado sin prisa y sin pausa y el resultado será un país que todo funciona con “aceite”. Toda acción con el estado tendrá su precio y se establecerá un mercado paralelo para todo trámite con el estado, que probablemente funcionará mejor que nuestro débil aparato estatal.

No es éste el lugar para hurgar sobre los orígenes de la corrupción, pero intuimos que está implícitamente ligada a la construcción del estado peruano desde la colonia hasta hoy y a las desigualdades económicas y sociales que no permiten erradicar la pobreza y que generan condiciones objetivas para el cálculo de cuánto se gana en algo material y cuánto se pierde en moral y dignidad. Para un pobre extremo o para un político o funcionario avezado la dignidad no vale nada.

El estado en lugar de ser un igualador de oportunidades, se ha convertido en un desigualador pues la corrupción tiene sus tarifas en función del grado de riqueza del corruptor. Observamos en el Perú, que el club de la construcción, Oderbrecht, etc. han favorecido a los sectores económicos más poderosos y a los funcionarios estatales de los más altos niveles del poder. Con seguridad también hay corrupción en niveles inferiores, pero las coimas y los “porcentajes” son bajos en términos absolutos, pero altos en términos relativos. Un alcalde distrital que gana 3,500 soles al mes y debe ejecutar una obra, obviamente va a estar tentado de “acumular” a partir de las licitaciones, pues tiene la única oportunidad durante cuatro años de hacerse de un patrimonio, que no se lo podría hacer en toda la vida si actúa con ética y dignidad.

Las soluciones clínicas frente a este cáncer serían la quimioterapia, la radiación o la quirúrgica.La quimioterapia equivaldría a generar una serie de desincentivos muy disuasivos, de tal manera que el tentado de “romper la mano” o el que se deja romper tenga que pensarlo dos veces. Obviamente, estos desincentivos no deberían pasar por el pesado y no siempre justo poder judicial, debería estar en el control de los funcionarios, los unos a los otros, a los políticos los unos a los otros, y las organizaciones sociales que estén en permanente vigilia y que se pueda comunicar de inmediato cualquier acto “torcido”. Para ello, se requiere de liderazgos y referentes morales, que podrían estar algunas instituciones de prestigio o en personas de intachable moralidad. La acción colectiva podría ser el gran antídoto contra la corrupción.

La radiación que apuntaría a los “peces gordos”, con tribunales especiales, distintos a los existentes, una suerte de tribunales sin rostro, que trabajarían con presteza. La dificultad de esta opción es que la radiación puede afectar también a inocentes, por confusión o por delación.

El método quirúrgico es el que se está aplicando actualmente, se identifica al corrupto, se hace una buena investigación, se lo condena dentro de un debido proceso. El problema de este método es que hay demasiada gente dentro y fuera de la sala de operaciones, que tratan de distorsionar la información, de atrasar la investigación y de distraer la intención, es decir, el club de los hermanitos, los jueces y vocales cuya moral se condice con el ordenamiento jurídico.

Estas metáforas nos permiten buscar salidas. Las primeras requieren de una decidida acción colectiva, de una toma de conciencia y de un rearme moral que permita volver a pensar en lo “malo” que es aprovecharse privadamente de lo que es público o colectivo. La segunda requiere de una reforma, aunque sea parcial, del poder judicial, para establecer una judicatura especial para los temas de corrupción. La tercera, debe ser apoyada con toda firmeza hasta que los fiscales y el poder judicial lleven a juicio a todos los sospechosos y los condenen.

Si no hacemos nada como sociedad, como instituciones y como personas el futuro del Perú es ófrico y siempre habrá la tentación de un gobierno dictatorial de derecha o de izquierda que tome las banderas de la anticorrupción como su plataforma política, para llegar al poder. Una vez allí, la historia se repetirá. Sino veamos el caso de Venezuela o Nicaragua.

 

Lima, 11 marzo 2020

18/02/20: Comentario sobre los principios y los intereses y el desarrollo humano

COMENTARIOS AL ARTÍCULO: LOS PRINCIPIOS Y LOS INTERESES Y EL DESARROLLO HUMANO.

Por: Maria F. Garzón

Estoy de acuerdo con que el estado no es capaz de mantener el equilibrio intereses/principios, por las razones que se expone en el artículo. A riesgo de simplificar demasiado las cosas, me parece que el verdadero problema de fondo es la explosión de la posverdad (“storytelling”) que es la narración de juicios sobre hechos u opiniones que no se ajustan a la verdad, que ni el estado ni quienes defienden principios pueden controlar. Por un lado, quienes defienden principios ni siquiera están conscientes de que ese “storytelling” es precisamente el gran poder que deben controlar o enfrentar para promover eficazmente dichos principios. En cambio, se desgastan desarrollando buenos argumentos, completos, bien documentados y racionales que desgraciadamente no ven realmente la luz pública.  Por otro lado, los principistas carecen de recursos y experiencia para controlar el “storytelling”. En realidad, el mayor control lo ejercen los que tienen y defienden intereses particulares (corporaciones y los elementos del estado con intereses específicos). Ellos si están muy conscientes del poder absoluto que tiene el “storytelling” y tienen los recursos económicos y la experiencia que usan para maximizar este poder.  Para complicar las cosas, en el contexto en que vivimos, con millones de mensajes diarios, solo aquellos mensajes sobre-simplificados, ”sanitizados” y minimizados— es decir sólo aquellos mensajes que cuentan la verdad a medias o tergiversada y que sirven a intereses particulares bien limitados— alcanzan visibilidad y son realmente “consumidos”.

De hecho, el mayor poder sobre el “storytelling” incluye la capacidad de suprimir contenidos. En mi opinión solo este poder puede restablecer (establecer por primera vez?) el equilibrio entre principios e intereses.

Tratando de entender este problema lo he identificado en la educación moral y académica de los niños en general, en las retoricas políticas, en la confusión que el macro-contexto le genera a los adultos en cuanto a lo que es moral y, en realidad, en la forma como los humanos estamos interactuamos unos con otros. Es decir, tengo una profunda preocupación sobre la moral social en estos tiempos.

El gran problema es ¿qué hacer? Siendo un tema complejo, modestamente, creo que es necesario condensar de manera deliberada y sistemática, lo más fundamental y elemental de los principios (sea como un todo, o uno por uno, si es necesario).  Es decir, es necesario obtener las piezas de información mínimas y completas de los principios, , para convertirlas en módulos de contenido consumibles de información y distribuirlas como “productos”. Desafortunadamente tal vez la forma para hacerlo sea a través de la maquinaria tradicional de publicidad y mercadeo y redes de “influencers” desarrolladas con este propósito. Es imprescindible atacar las fallas morales de la posverdad o storytelling.

 

02/02/20: The Peruvian Laboratory and Political atomization. Congressional elections.

THE PERUVIAN LABORATORY AND POLITICAL ATOMIZATION: 

Efraín Gonzales de Olarte 

The atomization of politics in Peru, shown in the recent congressional elections, with 21 political organizations competing for 130 seats in the congress, is a fact worthy of the greatest attention and concern, for its repercussions on governance and on the development of Peru.

This electoral process can be seen as a social experiment, almost a laboratory, which consists in how to choose 130 congressmen – for a year and a half – that represent the wishes, expectations, frustrations and hopes of more than 20 million voters. It is necessary, however, to take into account that the context, in which the elections were held, had four major components that have certainly conditioned the vote.

First, we come from a political crisis of representation, which concluded in the dissolution of the Congress of the Republic. Second we lived an unprecedented period of fight against corruption with prosecutors who have investigated the former presidents of the republic and some notable politicians. Third, the economy has begun to stagnate in part due to external factors – the US-China trade war – and internal factors, the relative inability of the government to execute its investment budgets, and finally we live in an atmosphere of citizen insecurity and violence of gender and criminal unpublished in Peru. With these big problems in mind, 21 electoral organizations were registered, of which maximum three could be accredited as “political parties”, the rest were organizations with electoral purposes, without doctrine, without organization, without all those attributes that are required to aspire to alter in serious politics.

Normally, serious countries have bipartisan systems, in some others they have up to four political parties or movements that aspire to govern, which allows us to propose great policy and governance orientations. But having 21 organizations, with a political system fragmented to the extreme obviously the electoral preferences no longer go through the great policy options – conservative, liberal, social democratic or socialist – but to the small needs of the population, which in the Peruvian case are many.

These “experimental” elections have shown us that insecurity is a big problem, that is why people have voted for the organization and for the leader who offers them security, for those who represent the forgotten and discriminated Peruvian who also has a religious ideology with a biblical ethic, but they have also voted for those who are unhappy with the economic model and political structures, which in the end propose “hard-handed” governments, that is, an important group of Peruvians do not believe in this state and want a more authoritarian. But, they have also voted for some organizations with some experience and with global proposals to govern Peru, one of which points to cheap and cardboard education, as a means of social ascent. In addition, these elections have punished politicians and their organizations that made congress a machine favorable to corruption, to low-law politics. This choice has thus been a process of social catharsis. Basically, all the proposals converge on the need for more State, but above all for a strong one in democracy. These elections tell us that Peru is fragmented to the extreme and since no one has achieved a majority beyond 10%, the question arises: is it possible that 10 political organizations can agree on a common agenda? We do not know, it is an unprecedented and interesting situation, almost a social experimental laboratory. I presume that a common agenda would be the list of promises of each group: fight against insecurity, inclusion policies for the less favored, especially in rural areas, continuity in the fight against corruption, more and better social policies – education and health – and greater efficiency and effectiveness of the state. It is an unknown if the necessary reform of the political system and its parties, and the mechanisms of future election can be approved quickly with this congress.

The government of President Vizcarra will have to tune into this agenda. However, this congress will not only be one year and more, but also this year begins the presidential campaign for the general elections of 2021 and there are several new congressmen who feel presidential. This makes me think that we will remain more or less the same, because too many scenarios are crossed and the time of this congress and the government is already short. Finally, in a situation of atomization of political representations and with enough improvisation, what will count is who are the representatives with their own name, somehow the most voted will count for possible agreements, rather than their platforms. When there are crises in which the institutions stop working, they are replaced by the notable ones, which in this case are the most voted.

I will return to the subject in a month, when we know the composition of the congress, the government has taken note of the results and Peru has digested these laboratory results. I cannot fail to recognize that despite all Peru is processing its crises while maintaining its democratic system, almost a miracle.

02.03.2020

28/01/20: El laboratorio peruano y la atomización política. Elecciones 2020

EL LABORATORIO PERUANO Y LA ATOMIZACIÓN POLÍTICA:

Efraín Gonzales de Olarte

La atomización de la política en el Perú, mostrada en las elecciones congresales recientes, con 21 organizaciones políticas compitiendo por 130 curules en el congreso, es un hecho digno de la mayor atención y preocupación, por sus repercusiones sobre la gobernabilidad y sobre el desarrollo del Perú.

Este proceso electoral puede ser visto como un experimento social, casi de laboratorio, que consiste en cómo elegir 130 congresistas –por un año y medio- que representen los deseos, las expectativas, las frustraciones y las esperanzas de más de 20 millones de electores. Es necesario, sin embargo, tomar en cuenta que el contexto en el cual se dieron las elecciones tenían cuatro grandes componentes que ciertamente han condicionado la votación. En primer lugar, venimos de una crisis política de representación,  que concluyó en la disolución del congreso de la república, luego vivimos un período inédito de lucha contra la corrupción con fiscales que tienen investigados a los ex presidentes de la república y algunos políticos notables, en tercer lugar, la economía ha comenzado a estancarse en parte por factores externos – guerra comercial USA versus China- y por factores internos la incapacidad relativa del gobierno de ejecutar sus presupuestos de inversión, y finalmente vivimos en una atmósfera de inseguridad ciudadana y de violencia de género y delictiva inédita en el Perú. Con estos grandes problemas en mente, se inscribieron 21 organizaciones electorales de las cuales máximo tres podrían ser acreditadas como “partidos políticos”, el resto fueron organizaciones con fines electorales, sin doctrina, sin organización, sin todos aquellos atributos que se requiere para aspirar a alterar en política seria.

Normalmente, los países serios tienen sistemas bipartidistas, en algunos tienen hasta cuatro partidos o movimientos políticos que aspiran a gobernar, lo que permite proponer grandes orientaciones de política y de gobernanza. Pero tener 21 organizaciones significa que el sistema político se ha fragmentado al extremo y que las preferencias electorales ya no pasan por las grandes opciones de políticas – conservadora, liberal, social demócrata o socialista- sino por las pequeñas necesidades de la población, que en el caso peruano son muchas.

Estas elecciones experimentales nos han mostrado que la inseguridad es un gran problema, por ello la gente ha votado por la organización y por el líder que les ofrece seguridad, por aquellos que representan al peruano olvidado y discriminado que además tiene una ideología religiosa con una ética bíblica, pero también han votado por aquellos que están descontentos con las estructuras económica y políticas, que en el extremo proponen gobiernos de “mano dura”, es decir, un grupo importante de peruanos no creen en este estado y quieren uno más autoritario y recio. Pero también han votado por algunas organizaciones con cierta experiencia y con propuestas globales para gobernar el Perú. Además, estas elecciones han castigado a los políticos y sus organizaciones que hicieron del congreso una máquina favorable a la corrupción, a la política de baja ley. Esta elección ha sido, pues, un proceso de catarsis social.

En el fondo, todas las propuestas convergen en que se requiere de más estado, pero sobre todo de un estado fuerte.

Estas elecciones nos dicen, que el Perú está fragmentado al extremo y dado que nadie ha logrado una mayoría más allá del 10%, se presenta la interrogante: ¿será posible que 10 organizaciones políticas se puedan poner de acuerdo sobre una agenda común? No lo sabemos, es una situación inédita e interesante, casi de laboratorio social.

Presumo que una agenda común sería la lista de promesas de cada grupo: lucha contra la inseguridad, políticas de inclusión para los menos favorecidos sobre todo en el ámbito rural, continuidad de la lucha contra la corrupción, más y mejores políticas sociales –educación y salud- y mayor eficiencia y eficacia del estado. Es una incógnita si la necesaria reforma del sistema político y sus partidos, y los mecanismos de elección futura se podrán aprobar rápidamente con este congreso.

El gobierno del presidente Vizcarra tendrá que sintonizar con esta agenda. Sin embargo, este congreso no sólo será de un año y más, sino que además este año comienza la campaña presidencial para las elecciones generales del 2021 y hay varios nuevos congresistas que se sienten presidenciables. Esto me hace pensar que seguiremos más o menos igual, pues se cruzan demasiados escenarios y el tiempo de este congreso y del gobierno es ya corto.

Finalmente, en una situación de atomización de las representaciones políticas y con bastante improvisación, lo que va a contar es quienes son los representantes con nombre propio, de alguna manera los más votados contarán para los posibles acuerdos, más que sus plataformas. Cuando se presentan crisis en las que las instituciones dejan de funcionar, éstas son reemplazadas por lo notables, que en este caso son los más votados.

Volveré sobre el tema en un mes, cuando sepamos la composición del congreso, el gobierno haya tomado nota de los resultados y el Perú haya digerido estos resultados de laboratorio. No puedo dejar de reconocer que pese a todo el Perú está procesando sus crisis manteniendo su sistema democrático, casi un milagro.

28.01.2020

11/12/19: Los principios y los intereses en el Perú

LOS PRINCIPIOS Y LOS INTERESES Y EL DESARROLLO HUMANO

Efraín Gonzales de Olarte[1]

Existe una vieja tensión entre intereses y principios. Los países se desarrollan si los segundos subordinan a los primeros. 

El comportamiento humano oscila entre la defensa de intereses  particulares y principios éticos y morales. En general los intereses tienen como base el egoísmo, a menudo llevados por instintos de sobrevivencia, pero también por el deseo de poder económico o político. Los principios son códigos éticos que provienen de la necesidad de una convivencia humana civilizada y, muy a menudo, basada en sentimientos de solidaridad, cooperación, competencia, compasión.

Veamos un ejemplo para comprender la importancia de este tema para el desarrollo de un país y para el desarrollo humano. Hoy se ha generado o impuesto en el sentido común que la inversión es la única solución para el desarrollo del Perú, venga de donde venga, lo importante es que se invierta. Obviamente, los interesados en tal idea son los propietarios del capital, que con sus inversiones obtendrán las ganancias correspondientes. Sin embargo, observamos que en el Perú se ha invertido como nunca en los últimos veinte años, pero que esto ha generado que una minoría incremente drásticamente sus ingresos, mientras que las mayorías sólo han recibido aumentos muy modestos, es decir, la inversión que ha servido para crecer no ha servido para reducir las desigualdades, es decir el interés de la ganancia se ha contrapuesto al principio de la equidad.

En estas circunstancias si a alguien se le ocurre proponer mayores impuestos sobre las ganancias para tener mayores recursos para redistribuir, inmediatamente los intereses dicen que tales impuestos reducirían el crecimiento. El problema es que los inversionistas no pueden pensar en el bien común a partir de sus intereses, por definición pensarán en sus futuras ganancias y si los trabajadores se benefician proporcionalmente será una casualidad. Frente a ello, los principios de justicia social, de equidad y de compasión, aparecen como las ideas que podrían lograr los equilibrios sociales, para lo cual se requiere un pacto social distinto (quizás un modelo económico reajustado) y un estado equilibrador.

El problema central es cómo se establecen los principios en el funcionamiento de una sociedad, para que se logre que los intereses privados, sectoriales o particulares no reduzcan la creación de oportunidades para todos. Normalmente, las grandes normas (Constitución, leyes y decretos gubernamentales) se inspiran en los principios democráticos de igualdad de oportunidades, promoción de la equidad, cuidado por el medio ambiente y mejora del bienestar de las personas, es decir, casi todas las normas peruanas tienen como bases éticas estos principios. Sin embargo, en la realidad no se cumplen o se cumplen parcialmente, creo que por tres razones: 1. Porque el Estado peruano no tiene la capacidad y autonomía de hacerlo, es decir o tiene debilidades institucionales o es “asediado” por intereses particulares. Es decir, un estado débil es manejado por los intereses. 2. Porque los grupos con intereses particulares (empresas, partidos políticos, gremios) tratan de manejar los gobiernos (nacional, regionales o locales) en función de sus intereses. 3. La cosa empeora si los intereses particulares se sirven del estado corrompiendo a sus funcionarios.  El resultado colectivo es, en general, mayor inequidad, menor integración, mayor conflicto social y hasta menor democracia.

La crisis actual en realidad se da porque los intereses particulares se han impuesto a los principios de equidad, inclusión, respeto a la ley y no hay un estado con sus tres poderes capaz de llevar al equilibrio entre estos intereses, el bienestar colectivo y el bien común.

Pando, diciembre 2019

[1] Profesor, Departamento de Economía PUCP

02/12/19: Principles and Interests in Peru

PRINCIPLES, INTERESTS AND HUMAN DEVELOPMENT

Efraín Gonzales de Olarte 

There is an old tension between interests and principles. Countries develop if the latter prevail over the former.

Human behavior oscillates between the defense of particular interests and ethical and moral principles. In general, interests are based on selfishness, often driven by survival instincts, but also by the desire for economic or political power. The principles are ethical codes that come from the need for a civilized human coexistence and, very often, based on feelings of solidarity, cooperation, competition, compassion.

Let’s look at an example to understand the importance of this issue for the development of a country and for human development. Today it has been generated or imposed in the common sense that investment is the only solution for the development of Peru, wherever it comes from, the important thing is that it be invested. Obviously, those interested in such an idea are the owners of capital, who with their investments will obtain their corresponding profits. However, we observe that Peru has invested as never in the last twenty years, but that this has led to a minority drastically increasing its income, while the majority have only received very modest increases, that is, the investment that has served to grow has not served to reduce inequalities, that is, the interest of profit is opposed to the principle of equity.

In these circumstances, if someone occurs to propose higher income taxes to have greater resources to redistribute, interest immediately says that such taxes would reduce growth. The problem is that the quality of the investment is not taken into account, since it could be said that the interests of the capitalists do not contradict that of the workers, provided that the latter are proportionally favored. But when this does not happen, then the principles of social justice, equity and compassion appear as the ideas that social equilibrium could achieve.

The central problem is how the principles are established in the operation of a society, so that private, sectoral or private interests do not reduce the creation of opportunities for all. Normally, the important norms (Constitution, laws and government decrees) are inspired by democratic principles of equal opportunities, promotion of equity, care for the environment and improvement of people’s well-being, that is, almost all Peruvian norms. They have as ethical bases these principles. However, in reality they are not partially fulfilled or fulfilled at all, I believe that for two reasons: 1. Because the Peruvian State does not have the capacity and autonomy to do so, that is, it has institutional weaknesses or is “besieged” by particular interests. Thus, a weak state is managed by interests. 2. Because groups with particular interests (companies, political parties, unions) try to manage governments (national, regional or local) according to their interests. The collective result is, in general, greater inequality, less integration and in many cases less democracy. The current crisis actually occurs because private interests have been imposed on the principles of equity, inclusion, respect for the law and there is no Peruvian state, with its three powers, capable of bringing the balance between these interests and collective well-being.