Melchor de Liñán y Cisneros, Arzobispo de Lima. XXI Virrey del Perú, (1678-1681)

[Visto: 2597 veces]

Oriundo de la villa de Torrelaguna, en el arzobispado de Toledo, fue hijo de Francisco de Liñán de Cisneros e Isabel González. En la Universidad de Alcalá de Henares estudió Artes y Teología, doctorándose en esta última materia. Luego de recibir las órdenes sacerdotales, ofició de cura en las villas de Santa María de Buitrago y de Torrelaguna. En 1660 pasó a la villa y corte de Madrid, donde tuvo a su cargo la parroquia de San Salvador, en la que se mantuvo hasta 1664. Al mismo tiempo ejerció como Calificador del Santo Oficio. Su desempeñó en tales responsabilidades le sirvió de trampolín para pasar a América envestido de las más altas dignidades

20130817-473px-melchor_de_linan_y_cisneros.jpg

El 7 de Julio de 1678, Castellar recibió la Real Cédula en que se le exoneraba del gobierno de Virreinato del Perú y se le entregase al Arzobispo don Melchor de Liñán y Cisneros. La cédula de nombramiento de este último es del 8 de Marzo de dicho año. Al recibir la noticia de su relevo, Castellar no se hallaba bien de salud y parece que se retiró a Surco en busca de algún alivio, en compañía de su esposa. Poco después, salió a Paita y este lugar permaneció catorce meses, para volver nuevamente en 1689. Aquí permaneció hasta que el juicio que se le seguía dio por concluido.

En 1680, don Melchor de Liñán y Cisneros había recibido una carta de Panamá, con el anuncio del asalto de los piratas y sus acometidas. En Julio de dicho año, hizo que saliese la armada, llevando por General a don Santiago Pontejos, con 727 soldados, a borde de la Capitana, Almiranta y una fragata y un chinchorro. Este socorro solo sirvió para abastecer y dotar de las armas y munición necesaria a los puertos de Paita, Guayaquil y Panamá y, al mismo tiempo, para obtener el sometimiento de los indios del Darién.  Las amenazas no solo venían por mar y de los filibusteros, sino también éstas surgieron en tierra y las causaban los bandeirantes del Brasil, que, al igual que los piratas ingleses, obraban muchas veces por su cuenta pero se hallaban respaldados por las autoridades de su país.

Fuente consultada:
Vargas Ugarte, Rubén. Historia General del Perú. Tomo III. Lima: Editor Carlos Milla Batres, 1966

Puntuación: 4 / Votos: 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *