Los 10 mensajes de Francisco para la Jornada Mundial de los Pobres

9:00 a m| 28 jun 19 (VN/AICA).- El Papa hizo público su mensaje para la III Jornada Mundial de los Pobres, que este año se celebrará el próximo 17 de noviembre. Bajo el título “La esperanza de los pobres nunca se frustará”, Jorge Mario Bergoglio repasa en 10 puntos la clave de esta cita, elaborada a partir del Salmo 9,19. En sus palabras, el Papa ha denunciado el ensañamiento y la “violencia de la arbitrariedad” que la sociedad ejerce contra los pobres, al tiempo que ha instado a los cristianos a devolverles la esperanza: “no son números a los que se pueda recurrir para alardear con obras y proyectos, son personas a las que hay que ir a encontrar”.

—————————————————————————

1. ¿Cómo puede Dios tolerar esta disparidad?

“¿Cómo puede permitir que el pobre sea humillado, sin intervenir para ayudarlo? ¿Por qué permite que quien oprime tenga una vida feliz mientras su comportamiento debería ser condenado precisamente ante el sufrimiento del pobre? La crisis económica no ha impedido a muchos grupos de personas un enriquecimiento que con frecuencia aparece aún más anómalo si vemos en las calles de nuestras ciudades el ingente número de pobres que carecen de lo necesario y que en ocasiones son además maltratados y explotados. Pasan los siglos, pero la condición de ricos y pobres se mantiene inalterada, como si la experiencia de la historia no nos hubiera enseñado nada”.

2. Las nuevas formas de esclavitud

“Todos los días nos encontramos con familias que se ven obligadas a abandonar su tierra para buscar formas de subsistencia en otros lugares; huérfanos que han perdido a sus padres o que han sido separados violentamente de ellos a causa de una brutal explotación; jóvenes en busca de una realización profesional a los que se les impide el acceso al trabajo a causa de políticas económicas miopes; víctimas de tantas formas de violencia, desde la prostitución hasta las drogas, y humilladas en lo más profundo de su ser.

¿Cómo olvidar, además, a los millones de inmigrantes víctimas de tantos intereses ocultos, tan a menudo instrumentalizados con fines políticos, a los que se les niega la solidaridad y la igualdad? ¿Y qué decir de las numerosas personas marginadas y sin hogar que deambulan por las calles de nuestras ciudades?”

3. El pobre confía en Dios

“Es precisamente esta confianza en el Señor, esta certeza de no ser abandonado, la que invita a la esperanza. El pobre sabe que Dios no puede abandonarlo; por eso vive siempre en la presencia de ese Dios que lo recuerda. Su ayuda va más allá de la condición actual de sufrimiento para trazar un camino de liberación que transforma el corazón, porque lo sostiene en lo más profundo”.

4. Los muros caerán

“Se pueden alzar muchos muros y bloquear las puertas de entrada con la ilusión de sentirse seguros con las propias riquezas en detrimento de los que se quedan afuera. No será así para siempre. El ‘día del Señor’, tal como es descrito por los profetas, destruirá las barreras construidas entre los países y sustituirá la arrogancia de unos pocos por la solidaridad de muchos. La condición de marginación en la que se ven inmersas millones de personas no podrá durar mucho tiempo. Su grito aumenta y alcanza a toda la tierra”.

5. El Reino de Dios pertenece a los pobres

“¡Cuántas personas pobres encontramos cada día! A veces parece que el paso del tiempo y las conquistas de la civilización aumentan su número en vez de disminuirlo. Pasan los siglos, y la bienaventuranza evangélica parece cada vez más paradójica; los pobres son cada vez más pobres, y hoy día lo son aún más.

Pero Jesús, que ha inaugurado su Reino poniendo en el centro a los pobres, quiere decirnos precisamente esto: Él ha inaugurado, pero nos ha confiado a nosotros, sus discípulos, la tarea de llevarlo adelante, asumiendo la responsabilidad de dar esperanza a los pobres. Es necesario, sobre todo en una época como la nuestra, reavivar la esperanza y restaurar la confianza. Es un programa que la comunidad cristiana no puede subestimar. De esto depende que sea creíble nuestro anuncio y el testimonio de los cristianos”.

6. La Iglesia, cercana a los pobres

“La Iglesia, estando cercana a los pobres, se reconoce como un pueblo extendido entre tantas naciones cuya vocación es la de no permitir que nadie se sienta extraño o excluido, porque implica a todos en un camino común de salvación. La condición de los pobres obliga a no distanciarse de ninguna manera del Cuerpo del Señor que sufre en ellos.

Más bien, estamos llamados a tocar su carne para comprometernos en primera persona en un servicio que constituye auténtica evangelización. La promoción de los pobres, también en lo social, no es un compromiso externo al anuncio del Evangelio, por el contrario, pone de manifiesto el realismo de la fe cristiana y su validez histórica”.

7. La opción por los últimos

“El compromiso de los cristianos, con ocasión de esta Jornada y sobre todo en la vida ordinaria de cada día, no consiste solo en iniciativas de asistencia que, si bien son encomiables y necesarias, deben tender a incrementar en cada uno la plena atención que le es debida a cada persona que se encuentra en dificultad.

La esperanza se comunica también a través de la consolación, que se realiza acompañando a los pobres no por un momento, cargado de entusiasmo, sino con un compromiso que se prolonga en el tiempo. Los pobres obtienen una esperanza verdadera no cuando nos ven complacidos por haberles dado un poco de nuestro tiempo, sino cuando reconocen en nuestro sacrificio un acto de amor gratuito que no busca recompensa”.

8. ¡Gracias voluntarios!

“A los numerosos voluntarios, que muchas veces tienen el mérito de ser los primeros en haber intuido la importancia de esta preocupación por los pobres, les pido que crezcan en su dedicación. Antes que nada, los pobres tienen necesidad de Dios, de su amor hecho visible gracias a personas santas que viven junto a ellos, las que en la sencillez de su vida expresan y ponen de manifiesto la fuerza del amor cristiano.

Por supuesto, los pobres se acercan a nosotros también porque les distribuimos comida, pero lo que realmente necesitan va más allá del plato caliente o del bocadillo que les ofrecemos. Los pobres necesitan nuestras manos para reincorporarse, nuestros corazones para sentir de nuevo el calor del afecto, nuestra presencia para superar la soledad. Sencillamente, ellos necesitan amor”.

9. Los pobres no son números

“A veces se requiere poco para devolver la esperanza: basta con detenerse, sonreír, escuchar. Por un día dejemos de lado las estadísticas; los pobres no son números a los que se pueda recurrir para alardear con obras y proyectos. Los pobres son personas a las que hay que ir a encontrar”.

10. ¡Qué no falte la esperanza!

“La esperanza del pobre desafía las diversas situaciones de muerte, porque él se sabe amado particularmente por Dios, y así logra vencer el sufrimiento y la exclusión. La condición que se pone a los discípulos del Señor Jesús, para ser evangelizadores coherentes, es sembrar signos tangibles de esperanza.

A todas las comunidades cristianas y a cuantos sienten la necesidad de llevar esperanza y consuelo a los pobres, pido que se comprometan para que esta Jornada pueda reforzar en muchos la voluntad de colaborar activamente para que nadie se sienta privado de cercanía y solidaridad”.

ENLACE: Mensaje completo para la III Jornada Mundial de los Pobres – 2019

 

Mons. Fisichella: La Jornada Mundial de los Pobres se está consolidando y expandiendo

La Jornada Mundial de los Pobres se está consolidando, tiene cada vez más acogida y se multiplican las iniciativas que en todo el mundo despertó esta “intuición” del papa Francisco a lo largo del último año y en el actual, dijo el presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, monseñor Rino Fisichella, durante la presentación del mensaje del Santo Padre con motivo de la III Jornada Mundial de los Pobres, que se celebrará el próximo 17 de noviembre.

En su intervención, monseñor Fisichella citando el tema central de esta jornada afirmó que de las palabras del mensaje del Papa este año brotan una mirada y una acción de esperanza, porque, sobre todo, “los pobres tienen que vivir este momento con la certeza que proviene de la confianza en la intervención del Señor” y que la trama del documento lleva a reflexionar sobre dos coordenadas: la descripción de las nuevas formas de pobreza que están ante nuestros ojos todos los días, y la acción concreta de los que con su testimonio pueden ofrecer esperanza.

El prelado observó que no era casual que en el mensaje el Papa hiciera referencia a la figura de un gran apóstol de nuestro tiempo fallecido hace unas semanas, Jean Vanier, que con su obra El Arca, “devolvió la esperanza a aquellos para quienes el mundo ya había decretado una vida de soledad, infelicidad y discriminación, convirtiéndolos en protagonistas de su vida y en la de muchos que se han dedicado a ellos. Ciertamente, testimonios tan fuertes hacen que emerjan aún más claramente la desigualdad de nuestros días y las dramáticas formas de injusticia, a menudo, resultado del enriquecimiento anómalo de unos pocos frente a la pobreza de tantos. La Iglesia no puede cerrar los ojos ante este drama, y mucho menos callar. En este contexto, el valor de la llamada a encontrar al pobre se vuelve urgente”.

-Almuerzo con 1500 pobres de Roma

A continuación el prelado describió las iniciativas que para esa jornada ha organizado el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización como responsable de la jornada: El ambulatorio en la Plaza de San Pedro donde los necesitados pueden recibir atención médica gratuita y por el que el año pasado pasaron más de 3.000 personas, de las cuales el 77.8% sin trabajo y el 19.7% % subempleados.

Otro acto será el almuerzo con el Santo Padre para 1.500 pobres en el Aula Pablo VI, al que seguirá la celebración de la Misa en San Pedro para concluir la jornada con la III edición del Concierto “Con los pobres por los pobres” siempre en el Aula Pablo VI, en el que participará el maestro Nicola Piovani, ganador de un Oscar junto con el maestro monseñor Marco Frisina.

El mensaje de este año parece concluir una primera etapa -notó monseñor Fisichella-. En 2017: “No amemos de palabra sino con obras” se refería a una acción concreta que expresa la caridad; en 2018: “Este pobre gritó y el Señor lo escuchó” se tocaba el tema de la confianza y de la fe, de quienes se confían a Dios con todo su ser; en 2019: “La esperanza de los pobres nunca se frustrará”, se refiere a la esperanza, un poco como en la visión de Charles Péguy, que la describe como la hermana menor de la fe y la caridad; es la más pequeña, la más escondida, pero empuja a las otras dos y les da la fuerza necesaria”.

-Ecos de la Jornada en el mundo

Por su parte monseñor Graham Bell, secretario del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, se refirió al eco de la II Jornada Mundial de los Pobres, celebrada en noviembre pasado en todas las diócesis del mundo.

En Europa se organizaron almuerzos para los pobres en Ales-Terralba (Italia), Westminster (Reino Unido) o Berlín (Alemania), acompañados siempre de iniciativas de concientización sobre la necesidad de una atención especial para los grupos más débiles y marginados de la sociedad.

En América del Norte, la diócesis de Edmonton (Alberta) hizo lo propio, mientras en América Central, los obispos mexicanos publicaron una carta titulada “El grito del pobre”, para llamar la atención sobre la Jornada y reflexionar sobre el concepto de pobre en México.

“Como se puede ver –terminó monseñor Bell- la Jornada Mundial de los Pobres se está consolidando. La intuición del papa Francisco, por lo tanto, permanece como una acción concreta que en esta semana se llena de iniciativas para llegar al domingo como punto culminante”.

ENLACE: Temas y propuestas de la I y II Jornada Mundial de los pobres (antecedentes)

 

Fuentes:

Revista Vida Nueva / AICA

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *