Francisco llama a una “transformación eclesial y social” contra los abusos

2:00 p m| 24 ago 18 (VN/RD/VATN).- A los pocos días de la publicación del demoledor informe sobre la pederastia en las seis diócesis de Pensilvania (Estados Unidos), en el que se identifica a más de 1000 víctimas y a 300 eclesiásticos abusadores, el Papa difundió una carta al Pueblo de Dios en la que dice que “nunca será suficiente” pedir perdón por lo sucedido y buscar reparar el daño causado. “Siempre será poco”, además, todo lo que se haga para conseguir que estas situaciones no vuelvan a repetirse.

En paralelo, se supo que el Papa recibió en Roma a la presidenta del Consejo Nacional Chileno de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas, Ana María Celis, y en un comunicado oficial se anunció que Francisco desea un trato transparente para las víctimas, “para que se pueda dar una respuesta justa a cada una”. Todo lo mencionado suma a una coyuntura que espera aún más novedades con la participación del Papa en el Encuentro Mundial de las Familias, en Irlanda, país que también acumula miles de casos y víctimas de abusos.

—————————————————————————

En la carta el Pontífice afirma que los católicos deben sentir “vergüenza y arrepentimiento” por no haber sabido proteger a los más pequeños y les reclama trabajar para solventar este problema que, como ha hecho en otras ocasiones, relaciona con el clericalismo.

Les exige el obispo de Roma a todos los bautizados que se involucren para conseguir una “transformación eclesial y social” con la que se consiga desterrar de una vez la pederastia y el encubrimiento de las comunidades eclesiales.

“El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor”, afirma Jorge Mario Bergoglio, que recuerda que sus heridas “nunca desaparecen y nos obligan a condenar con fuerza estas atrocidades, así como a unir esfuerzos para erradicar esta cultura de muerte”. Las consecuencias psíquicas, físicas y sociales de los abusos, a diferencia de su consideración como delitos, “nunca prescriben”.

Lucha contra la corrupción espiritual

Ese dolor de las víctimas es “un gemido que clama al cielo” y que se escucha más fuerte que “todas las medidas que lo intentaron silenciar o, incluso, que pretendieron resolverlo con decisiones que aumentaron la gravedad cayendo en la complicidad”, escribe el Papa en su carta, en la que reafirma el “compromiso” para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad.

Tras asumir que la Iglesia no ha sabido estar “donde tenía que estar” y tampoco ha “actuado a tiempo” al reconocer la “magnitud y gravedad” del daño causado a las víctimas, Francisco advierte que la situación ha de afrontarse con “solidaridad”. Es por ello que pide tanto “denunciar” todo lo que ponga en peligro a una persona como “luchar contra todo tipo de corrupción, especialmente la espiritual”.

El problema del clericalismo

Aun reconociendo el esfuerzo realizado en diversas partes del mundo en la implementación de la doctrina de ‘tolerancia cero’ frente a los abusos, el Papa afirma que queda mucho por hacer, pues “nos hemos demorado en aplicar estas acciones y sanciones tan necesarias”.

Para tener éxito, propone una “transformación eclesial y social” que debe partir de la “conversión personal y comunitaria”. Para ello invita primero a los files “al ejercicio penitencial de la oración y el ayuno”.

Finalmente, Francisco considera “imposible” alcanzar el cambio que desea sin que sean protagonistas todos los bautizados, para lo que es necesario acabar con el clericalismo, una “manera anómala” de entender la autoridad dentro de la Iglesia.

“Favorecido sea por los propios sacerdotes como por los laicos, genera una escisión en el cuerpo eclesial que beneficia y ayuda a perpetuar muchos de los males que hoy denunciamos. Decir no al abuso es decir enérgicamente no a cualquier forma de clericalismo”, concluye el Pontífice argentino.

ENLACE: Leer aquí la carta del Papa al Pueblo de Dios (completa)

 

El Papa toma nota de las críticas y prepara ya medidas definitivas para enterrar la crisis de abusos

En vísperas de la visita del papa a Irlanda y tras el demoledor informe sobre más de trescientos sacerdotes pederastas en Estados Unidos, piden al papa Francisco acciones concretas en la cruzada contra los abusos en la Iglesia.

El papa “ha dejado muy claro que una de las prioridades de su pontificado es la lucha contra los abusos por parte del clero”, asegura a EFE el padre Hans Zollner, uno de los miembros más activos de la Pontifica Comisión para la Protección de los Menores, que creó Francisco.

Zollner valora el gran trabajo del papa en esta lucha, pero indica que hay aún mucho trabajo que hacer sobre todo para que se sigan las directivas de Francisco.

“Hay que reforzar todo el trabajo de prevención, las conferencias episcopales y las diócesis se tienen que esforzar en este ámbito. Hay que responsabilizar a los obispos para que no se encubran los abusos”, explica Zollner.

Según el sacerdote, desde hace tiempo ya existe la obligación de denunciar estos casos, así como desde la Congregación del clero se ha indicado que en el programa de estudios de los nuevos sacerdotes se debe incluir la protección de los menores.

Aunque también indica que “sería actualmente importante una revisión del Derecho Canónico, ya que hasta ahora es muy vago respecto a la definición de este tipo de crímenes y las correspondientes penas, por lo que se deja en muchas ocasiones a juicio del Tribunal”.

Zollner asegura que “la Iglesia se está moviendo, pero es una gran nave que para que vire se necesita mucho esfuerzo, pero una vez hecho irá hacia el puerto justo”.

ENLACE: Leer aquí la nota completa con la opinión de especialistas y vaticanistas

 

Francisco se reúne con las víctimas de abusos (de Chile) y pide “una respuesta justa a cada uno”

El papa Francisco recibió a la presidenta del Consejo Nacional Chileno de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas, Ana María Celis; quien viajó al Vaticano junto al obispo de San Bernardo, Juan González.

En un comunicado de la Sala de Prensa de la Santa Sede, la Iglesia admitió que el jefe de la Iglesia Católica desea que las interrogantes en relación a los abusos sexuales al interior de la institución puedan dilucidarse “para que se pueda dar una respuesta justa a cada uno”.

La cita se llevó a cabo en la residencia Santa Marta y tuvo por objetivo “informarse e intercambiar opiniones sobre los pasos que se están dando en Chile para afrontar los casos de abuso y para prevenir que vuelvan a suceder”.

En el encuentro con los representantes chilenos, el sumo pontífice discutió el “sufrimiento de las víctimas y su necesidad de hallar consuelo y reparación”, indicaron en el escrito. Además, aseguraron que el obispo de Roma “sigue con interés cada avance por parte de la Conferencia Episcopal Chilena”.

Los obispos de Chile piden perdón

Errores, subestimación, superficialidad. En una palabra “fracaso”: es una larga lista de mea culpa la que los obispos chilenos ofrecen a los fieles y a toda la opinión pública respecto a la dramática situación sobre los abusos sexuales cometidos por exponentes del clero. Al finalizar la Asamblea plenaria extraordinaria, convocada precisamente para debatir sobre el tema, los 32 obispos de Chile han redactado un documento, ilustrado durante una rueda de prensa que se celebró en Santiago de Chile.

El texto –presentado a los periodistas por el presidente de la Conferencia episcopal, el obispo Santiago Silva Retamanles, y el secretario del organismo episcopal– está centrado en la grave crisis que está viviendo la Iglesia en Chile. Los obispos han reconocido haber fracasado en sus deberes como pastores en los casos de abusos sexuales a menores y han dado a conocer las decisiones y los compromisos asumidos, a corto y medio plazo, para alcanzar la verdad, la justicia y la compensación de las víctimas.

Reconocen “humildemente –escriben los prelados– que hemos fallado a nuestro deber de pastores al no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidas por sacerdotes y religiosos. A veces no reaccionamos a tiempo ante los dolorosos ‘abusos sexuales, de poder y de autoridad’ y, por ello, pedimos perdón en primer lugar a las víctimas y sobrevivientes”.

Los prelados declaran su sincero arrepentimiento ante a “quienes han acompañado a las víctimas, a sus familias, a quienes han realizado responsablemente esfuerzos por buscar la verdad, la justicia, la reparación y la purificación, y a los cientos de consagrados y laicos que diariamente dan testimonio del amor, la misericordia y la redención de Cristo y que se ven afectados en su ministerio por causa de los errores, pecados y delitos cometidos”.

ENLACE: Carta completa de los obispos de Chile

 

Enlaces relacionados:

 

Fuentes:

Vida Nueva / Religión Digital / Vatican News / L’Osservatore Romano

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *