Francisco: “Colombia, abre tu corazón de pueblo de Dios y déjate reconciliar”

11:00 a m| 09 set 17 (VN/VI/BV).- El Papa en su primer día completo en Colombia, el jueves 7 de setiembre, dirigió mensajes a líderes políticos, eclesiales y ciudadanos, animando a todos ellos a respaldar un proceso de paz que busca terminar con el conflicto más largo de Latinoamérica y a abordar las desigualdades que lo alimentaron. Al día siguiente se dirigió a Villavicencio, que por mucho tiempo fue una ciudad golpeada por el conflicto y la violencia, rodeada por territorios controlados por las FARC.

La segunda jornada estuvo marcada por palabras como el perdón, la verdad y el reencuentro, acumulando los momentos más fuertes de su visita. Desde su partida en el Aeropuerto Militar de Catam, donde bendijo a los uniformados caídos y heridos durante el conflicto, hasta su reunión con cientos de víctimas en el Parque las Malocas, un evento en el que además estuvo presente un símbolo de esa violencia que el Papa pidió dejar atrás: el Cristo mutilado de Bojayá. Aquí un recuento de los primeros días de Francisco en Colombia.

—————————————————————————

1) Primer saludo del Papa en Colombia: “No dejen que nadie les robe la alegría ni la esperanza” (6 de setiembre – Bogotá)

En la tarde del miércoles 6 de septiembre, tras el festivo recibimiento que tuvo al llegar a Colombia en la base militar CATAM, el papa Francisco se trasladó en papamóvil hasta la sede de la Nunciatura Apostólica. A las puertas del edificio se vivió un momento de gran emotividad, cuando los jóvenes atendidos por el Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (IDIPRON) le dieron la bienvenida y le pidieron que considere la beatificación del salesiano Javier de Nicoló (ver más).

ENLACE: Discurso completo


2) A los políticos de Colombia: esta es la vía para la paz
(7 de setiembre – Bogotá)

El Papa pronunció su primer discurso oficial público en Colombia, frente a las autoridades políticas y a los representantes de la sociedad civil, reunidos en la Plaza de Armas del Palacio presidencial de Bogotá. Francisco, el tercer pontífice que visita Colombia, después de Pablo VI (1968) y Juan Pablo II (1986), llegó para ayudar a que se prosiga con el proceso de paz emprendido y que todavía es muy frágil, puesto que los acuerdos entre el gobierno del presidente Manuel Santos (Premio Nobel de la Paz que está por concluir su mandato) y los guerrilleros de las FARC fueron reprobados con un referéndum popular. El país está viviendo grandes tensiones entre la mayoría y la oposición, hay muchas incógnitas sobre el futuro y como telón de fondo se puede ver sin dificultades la contraposición entre las pocas familias (unas 300) que gobiernan Colombia desde hace 70 años y el resto de la población, mitad de la cual vive bajo el umbral de la pobreza (ver más).

ENLACE: Discurso completo


3) “Colombia necesita jóvenes que sepan comprender y perdonar”
(7 de setiembre – Bogotá)

“¡Dejen que el sufrimiento de sus hermanos colombianos los abofetee y los movilice! Ayúdennos a nosotros, los mayores, a no acostumbrarnos al dolor y al abandono”. Porque que Colombia tenga un futuro, porque necesita finalmente dejar a la espalda su trágico pasado de divisiones y de violencia, se necesita que los jóvenes sepan comprender y perdonar. Jóvenes que no permanezcan indiferentes frente al sufrimiento. El Papa Francisco lo dijo al asomarse del Palacio cardenalicio de Bogotá, que da a la Plaza Bolívar en la que se reunieron más de 20 mil jóvenes para escucharlo (ver más).

ENLACE: Discurso completo


4) Francisco a los obispos colombianos: “La paz exige de los hombres un coraje moral diverso”
(7 de setiembre – Bogotá)

En el Palacio Arzobispal, el papa Francisco se reunió con los obispos colombianos. Lo saludaron en nombre de los prelados del país el cardenal Rubén Salazar y el presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, Óscar Urbina, arzobispo de Villavicencio. En su discurso, llamó a los obispos “custodios y sacramentos” del primer paso dado por Dios, ese salir al encuentro de la humanidad que subyace a la historia de salvación. “Dios siempre nos primerea, exiliado de sí por amor”. He ahí uno de los desafíos planteados por el Papa para la Iglesia Católica colombiana: salir, no tener miedo de perderse, hallar en Cristo la brújula. No temer empobrecerse en la entrega, sin otra fuerza que el amor (ver más).

ENLACE: Discurso completo


5) “Que las mujeres no sean reducidas a siervas de nuestro recalcitrante clericalismo”
(7 de setiembre – Bogotá)

Lo dijo el Papa Francisco durante la reunión en la Nunciatura apostólica que tuvo por la tarde (hora local colombiana) con el comité directivo del CELAM, el órgano que representa al episcopado latinoamericano. Francisco recordó la herencia pastoral de Aparecida, “último acontecimiento sinodal de la Iglesia Latinoamericana y del Caribe”, y se refirió al mensaje de poner “la misión de Jesús en el corazón de la misma Iglesia, transformándola en criterio para medir la eficacia de las estructuras, los resultados de su trabajo, la fecundidad de sus ministros y la alegría que ellos son capaces de suscitar. Porque sin alegría no se atrae a nadie” (ver más).

ENLACE: Discurso completo


6) Francisco pide “disipar las tinieblas de la venganza y de la falta de respeto por la vida”
(7 de setiembre – Bogotá)

Una lluvia insistente llenó abundantemente el Parque Simón Bolívar, en donde el Papa celebró su primera Misa colombiana, en el mismo lugar en donde celebró hace 31 años san Juan Pablo II y en donde lo estaban esperando más de un millón de fieles. En la homilía, el Papa recurrió al simbolismo del mar para referirse a la “marea humana” donde conviven todos los pueblos. “Estas multitudes de hombres y mujeres, niños y ancianos habitan una tierra de inimaginable fecundidad, que podría dar frutos para todos”, dijo el Obispo de Roma, “pero también aquí, como en otras partes, hay densas tinieblas que amenazan y destruyen la vida”, añadió.

Ante intereses mezquinos o particulares, el Papa pidió unir fuerzas a favor del bien común, para “cargar a los más frágiles, promoviendo sus derechos”, ante lo cual es necesario compartir riesgos, dejar los propios egoísmos y, sobre todo “perder miedos que no vienen de Dios, que nos inmovilizan y retardan la urgencia de ser constructores de la paz, promotores de la vida”, concluyó Francisco (ver más).

ENLACE: Homilía completa


7) Los obispos de Venezuela reciben en Colombia el “espaldarazo” del Papa
(7 de setiembre – Bogotá)

Ya en tierra colombiana, Bergoglio acaba de tener otro importante gesto. Tras la celebración de la misa presidida por él en el Parque Simón Bolívar, en Bogotá, ha querido mantener un encuentro con la Ejecutiva del Episcopado venezolano, que había concelebrado con él junto a muchos otros prelados latinoamericanos. Concretamente, se han visto con el Papa los cardenales Jorge Urosa y Baltazar Porras, presidentes honorarios de la institución; José Luis Azuaje, primer vicepresidente; Mario Moronta, segundo vicepresidente; y Jesús González de Zárate, obispo auxiliar de Caracas (ver más).

ENLACE: Comunicado de la Conferencia Episcopal de Venezuela sobre encuentro con Francisco

 

8) “La reconciliación no puede servir para acomodarse a situaciones de injusticia” (8 de setiembre – Villavicencio)

“La reconciliación no puede servir para acomodarse a situaciones de injusticia”, sino que “se concreta y consolida con el aporte de todos”. Es necesario que “algunos se animen a dar el primer paso en tal dirección, sin esperar que lo hagan los otros”. El Papa Francisco celebra la misa en Catama, Villavicencio, ciudad agro-industrial e importante centro comercial de los Llanos Orientales de Colombia. Aquí se lleva a cabo el día más importante, en cierto sentido, delicado y sufrido del viaje apostólico del Pontífice. Es la jornada simplemente dedicada a la reconciliación, en la que los protagonistas son las víctimas de la violencia y también los ex-criminales que han reconocido sus crímenes (ver más).

ENLACE: Homilía completa


9) El Papa clama a Colombia: “Abre tu corazón de pueblo de Dios y déjate reconciliar”
(8 de setiembre – Villavicencio)

El Parque de Las Malocas, depositario de la cultura llanera y pulmón ecológico de Villavicencio, acogió hoy viernes 8 de septiembre, el esperado Gran encuentro de oración por la reconciliación nacional, el segundo de tres significativos momentos de la visita apostólica de Francisco a ‘la puerta’ de los Llanos Orientales y de la Amazonía colombiana, escenarios históricos de muerte, conflicto armado, narcotráfico y desplazamiento forzado de las víctimas de la violencia en Colombia (ver más).

ENLACE: Discurso completo


10) Ante el Crucificado de Bojayá, el acto más significativo del viaje papal a Colombia
(8 de setiembre – Villavicencio)

En la tarde de hoy viernes 8 de septiembre, en el Parque Las Malocas, en Villavicencio, un Francisco atónito, estupefacto ha escuchado los testimonios de Pastora, Luz Dary, Juan Carlos y Deisy, víctimas de las horrorosas violencias que ha sufrido Colombia desde 1963, cuando surgieron las clandestinas Fuerzas Armas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Ejército Popular de Liberación (EPL). El discurso del Santo Padre ha sido una exposición orgánica del mensaje que Bergoglio ha traído a este país que aún está dividido ante el proceso de paz (ver más).

 

Fuentes:

Vida Nueva / Vatican Insider / Oficina de Prensa del Vaticano / La Nación

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *