Wilton Gregory: “El rostro feo del clericalismo aún tiene demasiada influencia en la Iglesia”

6:00 p m| 19 abr 17 (RD/BV).- En lo que respecta a la protección de menores, “el rostro feo del clericalismo aún tiene demasiada influencia en la Iglesia”. Wilton Gregory, el arzobispo de Atlanta, ha denunciado así las que ve como resistencias “culturales” e “ideológicas” a las reformas del Papa Francisco en lo que respecta a la eliminación de los abusos sexuales perpetrados por clérigos.

—————————————————————————

“Diría que hay resistencia a hacer lo que es difícil. Y lo difícil es establecer normas y criterios que han de seguirse siempre en la protección de menores”. Así se ha expresado el prelado en una entrevista publicada este domingo en una radio local en Atlanta.

Con ocasión de esta conversación Gregory aprovechó para respaldar a Marie Collins, la irlandesa víctima de abusos que dimitió hace poco de la Comisión de Protección de Menores del Vaticano tras denunciar la negativa del cardenal Gerhard Müller a implementar las políticas anti-abusos del Papa Francisco.

“Es una mujer muy valiente, muy determinada, y creo que es una gracia para la Iglesia”, ha afirmado Gregory, quien se desempeñó como presidente de los obispos estadounidenses entre 2001 y 2004, período en que salieron a la luz muchos de los escándalos sexuales entre el clero norteamericano.

El arzobispo de Atlanta ha declarado asimismo que Collins tuvo la razón en sus críticas al Prefecto de Doctrina de la Fe por su oposición a poner en marcha el tribunal anunciado por la Santa Sede que se preveía juzgaría a los obispos negligentes que entorpecieran la lucha contra la pederastia clerical. Al recoger tal propuesta en su motu propio Como una madre amorosa, ha dicho Gregory, el Papa “acertó con un protocolo muy útil”.

Por otra parte, el arzobispo también se ha referido en dicha entrevista al debate sobre si la Iglesia puede llegar en el futuro a ordenar sacerdotes a hombres casados, y en particular a los viri probati, los fieles varones de probada rectitud. Más que doctrina el celibato en la Iglesia latina “es una disciplina, y como todas las disciplinas está abierta a una modificación”, ha dicho Gregory, observando a la vez que los sacerdotes casados ya son una realidad en las iglesias católicas orientales y en el ordinariato anglicano.

Aunque no hay nada en la teología o las Escrituras que impida ordenar curas a los hombres casados, el debate todavía “debe moderarse por varios otros factores”, ha continuado el prelado.

En esta temática, la Iglesia ha de llegar a un balance, según Gregory, entre los imperativos pragmáticos y evangélicos que se la presente. Es decir, no solo el de cubrir la falta de vocaciones sacerdotales en determinadas zonas sino también el de reconocer que, a raíz de que “el matrimonio como sacramento tiene una cierta dignidad”, “el hombre casado trae consigo una perspectiva sobre la vida cristiana que no tiene un hombre soltero”.

Y todo esto manteniendo también la integridad del “testimonio del celibato”. Una disciplina que lejos de ser “un obstáculo eclesial” es más bien “una imitación de la manera en la que vivió Jesús en su época”, pero que de ninguna de las formas interferiría con una posible introducción de un clero casado.

“La discusión tiene que ser mucho más matizada que decir simplemente que el lunes no tenemos sacerdotes casados y el viernes sí”, ha apostillado Gregory. “Entre tanto, todas estas otras cuestiones han de tomarse en consideración”.


Fuente:

Religión Digital

Puntuación: 4 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *