Francisco a nuevos sacerdotes: ‘No rechacen el bautismo a quien se los pida’

11.00 p m| 28 abr 15 (AGENCIAS/BV).- “El confesionario sirve para perdonar, no para condenar. Ustedes están para perdonar, y no para condenar, para ser ministros de la unidad en la Iglesia”. El Papa Francisco ordenó a 19 nuevos sacerdotes en la basílica de San Pedro. En una homilía en la que improvisó con frecuencia, el Papa pidió a los nuevos presbíteros que “no se pavoneen” y les advirtió que la Iglesia debe estar abierta a todos.

—————————————————————————
“Es feo un sacerdote que vive para gustarse a sí mismo, que se pavonea”, insistió el Papa, quien invitó a los nuevos sacerdotes a que “no hagan homilías aburridas”, y que den ejemplo con su vida. “El perfume de vuestra vida será el testimonio de lo que decís; el ejemplo edifica, pero las palabras sin ejemplos son palabras vacías, son ideas que no llegan nunca al corazón y hacen mucho mal”, señaló, a la vez que recordó que “la Palabra de Dios no es de su propiedad, es Palabra de Dios”.

En su homilía el Obispo de Roma señaló a los nuevos sacerdotes que “ejercitando el ministerio sacerdotal serán participes de la misión de Cristo, único Maestro”. Serán quienes continúen con la obra santificadora de Cristo, mediante su ministerio el sacrificio espiritual de los fieles se hará perfecto unido al de Cristo.

Asimismo el Papa les pidió “en nombre de Cristo y de la Iglesia: por favor, no se cansen de ser misericordiosos. Ustedes están para perdonar y no para condenar. Con el óleo santo darán alivio a los enfermos, y también a los ancianos: no sientan vergüenza de mostrar ternura con los ancianos”.

Finalmente, les exhortó “a participar en la misión de Cristo, Cabeza y Pastor, permaneciendo unidos a sus Obispo, esfuércense por reunir a los fieles en una sola familia para conducirlos a Dios Padre, por medio de Cristo en el Espíritu Santo. Tengan siempre presente el ejemplo del Buen Pastor, que no vino para ser servido, sino para servir, y buscar y salvar lo que estaba perdido”.

“Sean Pastores, no funcionarios. Sean mediadores, no intermediarios”, enfatizó el Papa.

Horas después, en la oración del mediodía y ante una abarrotada Plaza de San Pedro, Francisco insistió en el pedido a los sacerdotes de una actitud de servicio y cercana a los fieles. Dirigió también unas palabras a las víctimas de la tragedia en Nepal.

El Papa animó a “volver a descubrir con asombro que Jesús es el buen Pastor, el que ofrece la vida por las ovejas”, el mismo que se sacrificó en la cruz, obedeciendo la voluntad del Padre.

Luego recordó que Jesús es el modelo a seguir de buen pastor: “ha dado la vida, ha ofrecido su vida en sacrificio por cada uno de nosotros, por ti, por mi, por todos… Cristo es el pastor verdadero, dispone libremente de la propia vida. Ninguno se la quita: él la da en favor de sus ovejas, en abierta oposición a los falsos pastores”.

Porque “Jesús se presenta como el pastor del pueblo” frente al “falso pastor que piensa en sí mismo y explota a las ovejas”. Porque, “a diferencia del mercenario, Cristo participa en la vida de su grey, no busca otro interés, no tiene otra ambición que la de guiar, nutrir y proteger a sus ovejas. Y todo esto al precio más alto, el del sacrificio de la propia vida”.

“En la figura de Jesús, buen pastor, contemplamos la providencia de Dios, su solicitud paterna por cada uno de nosotros”, señaló Bergoglio. “No nos deja solos. La consecuencia de esta contemplación es la exclamación de un asombro: Miren qué amor tan grande nos ha mostrado el Padre”.

“El Padre nos ha dado todo lo más grande y precioso que podía darnos. Es el amor más alto y más puro, porque no tiene como motivación ninguna necesidad, no está condicionado por ningún cálculo, no se siente atraído por ningún interés de intercambio. Experimentamos una alegría inmensa, y nos abrimos al reconocimiento por lo que hemos recibido gratuitamente”, añadió.

Al tiempo, reclamó a “cuantos tienen la misión de guía en la Iglesia: sacerdotes, obispos, Papas… están obligados no a mantener la actitud del manager, sino la del siervo, que despojándose de sí mismo nos lleva a dar la vida por los otros”.

El Papa, que se hizo acompañar de dos nuevos sacerdotes, también quiso expresar “mi cercanía a los pueblos golpeados por el fuerte terremoto de Nepal y países limítrofes”. “Rezo por las víctimas -continuó el Papa, interrumpido por un atronador aplauso en San Pedro-, por los heridos y por todos aquellos que sufren a causa de esta calamidad. Que tengan el apoyo de la solidaridad fraterna”.

Antes de despedirse, el Papa tuvo un nuevo recuerdo a Juan Pablo II, pidiendo a los presentes “abran las puertas a Cristo, como decía con esa voz santa que tenía”.


Enlaces con los discursos completos:

“Sean ministros de la unidad”. El Papa ordenó a 19 nuevos sacerdotes.
Seguir a Jesús Buen Pastor, como siervo no como mánager, pide el Papa a cuantos tienen misión de guía en la Iglesia.


Fuentes:

Agencias

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *