Católicos, anglicanos y musulmanes firman acuerdo contra el tráfico de personas

Católicos, anglicanos y musulmanes firman acuerdo contra el tráfico de personas

11.00 p m| 20 mar 14 (CATHOLIC HERALD/BV).- El nuevo acuerdo, firmado durante una conferencia de prensa en El Vaticano, puso en marcha la “Global Freedom Network”, que espera ser ampliada para incluir a las demás religiones del mundo. La iniciativa global tiene como objetivo prevenir las formas modernas de esclavitud, proteger, rescatar y rehabilitar a las víctimas, y promover medidas concretas que condenen o penalicen la trata de personas.

—————————————————————————
El Vaticano, la Comunión Anglicana y una institución líder musulmán han firmado hoy un acuerdo histórico para trabajar juntos con la meta de poner fin a la trata de personas en todo el mundo para el año 2020.

En una declaración conjunta, los firmantes del Acuerdo calificaron a la trata de personas y las formas modernas de esclavitud como “crímenes contra la humanidad” y es un llamado urgente a todas las comunidades de fe a unirse al esfuerzo para “poner en libertad a nuestros hermanos y hermanas más oprimidos”.

“Sólo mediante la activación en todo el mundo de los ideales de la fe y de los valores humanos compartidos, podemos reunir el poder espiritual, el trabajo en conjunto y la visión liberadora para erradicar la esclavitud moderna y la trata de personas de nuestro mundo, y para siempre” dice en la declaración conjunta .

“Este mal es causado por el hombre, pero también puede ser doblegado por una fe inspirada en la voluntad y el esfuerzo de la humanidad”, dice.

Los que firmaron el acuerdo:

– El obispo Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias, en representación del Papa Francisco.

– Mahmoud Azab, en representación de Ahmad el-Tayeb, el gran imán de la Universidad Al-Azhar; reconocida institución musulmana sunita en El Cairo.

– Arzobispo anglicano David Moxon, el representante del arzobispo de Canterbury, en Roma.

– Andrew Forrest, fundador de Walk Free Foundation; un importante socio y organizador de la nueva red.

En el acuerdo, todas las partes se comprometieron a elaborar planes concretos de acción, así como incorporar momentos de oración, ayuno y sensibilización.

Otros objetivos del acuerdo incluyen :

– Lograr que las comunidades de fe aseguren que sus “cadenas de suministro”, e inversiones estén libres de utilizar o aprovecharse de la mano de obra esclava.

– Conseguir que gobiernos y empresas de todo el mundo también eviten utlizar mano de obra esclava, tanto en los bienes y servicios que adquieren, producen o venden.

– Educar a las familias, las escuelas y grupos sobre cómo detectar y reportar posibles casos de esclavitud y trata de personas .

– Convencer a los 20 países más desarrollados del mundo, para que condenen la esclavitud moderna y la trata, y apoyar un fondo mundial para ayudar a los países más pobres, para que promulguen y hagan cumplir las medidas contra la trata de personas.

La  Global Freedom Network se gestó durante una reunión en junio del 2013 entre el Papa Francisco y el arzobispo Justin Welby de Canterbury, líder espiritual de la Comunión Anglicana mundial, cuando ambos buscaron la manera de formalizar una cooperación concreta, dijo el arzobispo Moxon. La idea de la red continuó desarrollándose durante las conferencias contra la trata y las iniciativas posteriores celebradas en el Vaticano.

La red es una de las primeras iniciativas globales puestas en marcha por El Vaticano, la Comunión Anglicana y una institución musulmana importante, dijeron los organizadores.

De las muchas cuestiones en que las comunidades de fe podrían haber elegido a cooperar juntos, dijo el arzobispo Moxon, optaron por la trata de personas, ya que es un tópico en el que la Iglesia católica y los anglicanos ya han estado trabajando juntos activamente durante décadas en una serie de asociaciones a niveles local y nacional. “Lo que es nuevo es la cooperación a nivel mundial “, dijeron.

Pero la trata, en particular, era de urgente preocupación, dijo, porque se ha convertido en un enorme problema global que se ha mostrado “resistente” al gobierno y a los esfuerzos legales y policiales. Con al menos 30 millones de hombres, mujeres y niños atrapados en las trampas de los traficantes “el proyecto nos necesita unidos, ninguno de nosotros es tan fuerte como estar todos juntos y esto necesita un enfoque combinado”, dijo el arzobispo anglicano.

Por su parte, Forrest dijo que la iniciativa fue financiada por él mismo y su esposa a través del Fondo Global para Acabar con la esclavitud. Dijo que inició la Fundación Free Walk después que su hija se ofreció a trabajar en un orfanato en Nepal y descubrió que la institución era, en esencia, un mercado para la venta de niños nepaleses a los países “en la India, el Medio Oriente y más allá”.

“Los únicos niños que se quedaban eran los que estaban severamente desfigurados o mentalmente discapacitados, por lo tanto, eran difíciles de vender”, dijo. Más tarde durante su visita a las víctimas infantiles en Nepal que recibían atención después de ser rescatados, dijo que el “terror, la desfiguración y el enorme daño mental era muy evidente en los niños”.

“El asco y el miedo que les causaba el solo hecho de que un hombre se acercara y; el terror y los desgarradores gritos cuando alguien los intentaba consolar”, dijo, esos fueron los momentos que lo convencieron “de invertir una parte de mi vida dedicada a la eliminación y extinción de la esclavitud”.


Jorge Mario Bergoglio y su lucha contra la trata de personas

La cuestión del tráfico de personas fue desde siempre una de las altas preocupaciones para el ahora líder la Iglesia católica, Jorge Mario Bergoglio. Es así que podemos encontrar varios ejemplos, cuando aún era arzobispo de Buenos Aires:

Desgrabación de la homilía del cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, arzobispo de Buenos Aires, con motivo de la 4º misa por las víctimas de la trata y tráfico de personas (Plaza Constitución, 23 de septiembre de 2011)

[…] “Hoy venimos a pedir por las victimas de trata de personas, la trata del trabajo esclavo, la trata de la prostitución; en esta plaza del barrio de Maria Cash venimos a pedirle a Jesús que, él que es Dios y tomó nuestra carne, nos haga llorar por la carne de tantos hermanas y hermanos nuestros que son sometidos. Le venimos a pedir a Jesús que aprendamos a cuidar a estos hermanos nuestros sometidos a la esclavitud con la ternura que merecen y que no gastemos nuestra ternura en cuidar y en atender mascotas dejando de lado el hambre de nuestros chicos…” […]

Ciudad pecadora… Ciudad sufriente… Ciudad que no sabe llorar… Buenos Aires necesita llorar: llorar por la esclavitud de sus hijos, de tantos hijos e hijas que pasaron por el volquete y quedaron en la volqueta… en Buenos Aires se ha instalado la cultura del volquete porque se dan por desperdicio a hombres y mujeres que cayeron en la trata de personas. Alguno podrá preguntar: “Padre, como puede ser esto?” Lo dije las dos últimas veces: Hay una anestesia cotidiana que esta ciudad sabe usar muy bien y se llama coima y con esta anestesia se adormecen las conciencias. Buenos Aires es una ciudad coimera! Jesús esta acá con nosotros! Jesús: enseñanos a pensar en tantos hermanos y hermanas nuestros que son esclavos, enseñanos a meternos en su carne, enseñanos a llorar por esta esclavitud de Buenos Aires, enseñanos a ser más solidarios, y a luchar para que esta ciudad no tenga más esclavos.

Y a la Virgen, Madre de todos nosotros, le pedimos que nos contagies ternura materna para sentir que esos hombres y mujeres, chicos y chicas, sometidos a la esclavitud en esta ciudad, sean hijos de ella e hijos nuestros. Que Dios bendiga a todos los que en este momentos están sufriendo, siendo explotados; que Jesús los acaricie. Hoy Jesús está en Plaza Constitución, no para hacer política ni para dar una conferencia sino para llorar con su Pueblo.

Que así sea.

———————————–

Desgrabación de la homilía pronunciada por el cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, arzobispo de Buenos Aires en la Estación Constitución con motivo de la misa por las víctimas de la trata de personas (12 de julio de 2010)

Por eso digo que esta Ciudad es una fábrica de esclavos y picadora de carne; por eso digo que en esta Ciudad se ofrecen sacrificios humanos en honor del bienestar de pocos que nunca dan la cara y que siempre salvan el pellejo… quizá por esa receta tan porteña y tan nuestra que se llama la “coima”. A fin del año pasado califiqué a la Ciudad como “coimera” porque si no existiera ésta no se podrían encubrir estas mafias que sacrifican vidas humanas y que someten a la esclavitud, quitándoles la voluntad a sus hombres, sacrificando a sus hijos.

Hoy vinimos acá a pedir a Dios compasión de sus hijos y a pedir por nosotros para que no nos hagamos los distraídos!! Somos campeones en mirar para otro lado y dar un rodeo cuando no nos conviene! No te metás! No nos hagamos los distraídos y señalemos donde están los focos de sometimiento, de esclavitud, de corrupción, donde están las picadoras de carne, los altares donde se ofrecen esos sacrificios humanos y se les quiebra la voluntad a las personas.


Fuente:

Catholic Herald

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *