Francisco instituye una nueva estructura financiera de la Santa Sede

Cardenal Pell nuevo prefecto de Economía de El Vaticano

9.00 p m| 25 feb 14 (AGENCIAS/BV).- El Papa ha instaurado una nueva Secretaría de Economía del Vaticano a partir de un Motu Proprio, un decreto titulado Fidelis dispensator et prudens, una cita bíblica del Evangelio de Lucas que significa “Administrador fiel y prudente”, que informa sobre un cambio en la gestión y control de los bienes del Vaticano.

El cardenal australiano George Pell, actual arzobispo de Sydney y miembro del Consejo de ocho cardenales, es el nuevo Prefecto de Economía del Vaticano.

—————————————————————————
El Papa explica que tras haber considerado atentamente los resultados del trabajo de la Comisión sobre la estructura económico-administrativa de la Santa Sede y haber consultado con el Consejo de cardenales para la reforma apostólica, el grupo de los ocho, y con el Consejo de cardenales para el estudio de los problemas organizativos y económicos de la Santa Sede establece, el grupo de los 15, ha decidido instituir una nueva estructura para coordinar los asuntos económicos del Vaticano.

El Motu Proprio confirma en detalle lo que ya había adelantado el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, el padre Federico Lombardi. Concretamente, se crean dos instituciones económicas nuevas: el Consejo para la Economía y la Secretaría para la Economía.

El Consejo para la Economía tiene como función “ofrecer orientaciones sobre la gestión económica y vigilar las estructuras y las actividades administrativas y financieras de los dicasterios de la Curia Romana y de las instituciones de la Santa Sede”.

El documento especifica que este Consejo estará compuesto por 15 miembros, 8 de los cuales serán “elegidos entre los cardenales y los obispos” y los otros 7 “son expertos laicos de varias nacionalidades, con competencias financieras y reconocida profesionalidad”. Además, detalla que este consejo estará presidido por un cardenal coordinador.

La otra institución económica es la Secretaría para la Economía, que “teniendo en cuenta lo establecido por el Consejo para la Economía”, responde directamente ante el Papa y “actúa como control económico y vigilancia” sobre los órganos económicos y sobre los procedimientos políticos de gestión.

El Papa subraya en el Motu Proprio que el cardenal australiano, George Pell, Prefecto de Economía, colaborará con el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, y será ayudado a su vez por un Prelado Secretario General. El documento también hace referencia a la figura de Revisor General, que tendrá que revisar las cuentas y balances del Vaticano.

En cuanto a los estatutos, el Motu Proprio aclara que el cardenal Prefecto, George Pell, será el responsable de las decisiones últimas tomadas por el Consejo de Economía, de la Secretaría para la Economía y del Revisor General.

Esta es la información oficial ofrecida por la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

“El anuncio de hoy se produce tras las recomendaciones de la rigurosa revisión llevada a cabo por la Comisión Referente de Estudio y de Guía de la Organización de la Estructura Económica -Administrativa de la Santa Sede (COSEA). Dichas recomendaciones han sido examinadas y aprobados sea por el Consejo de Cardenales, establecido para asesorar al Santo Padre sobre la reforma de la Curia Romana, que por el Consejo de 15 cardenales para el estudio de los problemas organizativos y económicos de la Santa Sede”.

La COSEA recomendaba cambios para simplificar y consolidar las estructuras de gestión existentes y mejorar la coordinación y supervisión en toda la Santa Sede y el Estado de la Ciudad del Vaticano y aconsejaba un compromiso explícito en la adopción de principios de contabilidad y de gestión financiera aceptados generalmente, así como en la presentación de informes financieros, controles internos avanzados, transparencia y gobierno.

Los cambios permitirán una participación más explícita de expertos de alto nivel con experiencia en gestión financiera, planificación y presentación de informes. Asimismo garantizarán un uso más eficaz de los recursos, mejorando el soporte disponible para varios programas, en particular los destinados a los pobres y marginados.

Los cambios anunciados por el Santo Padre son:

1. La institución de una nueva Secretaría de Economía, que tendrá autoridad sobre todas las actividades económicas y administrativas dentro de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano. La Secretaría será responsable, entre otras cosas, de la preparación de un presupuesto anual para la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano, así como de la planificación financiera y las diversas funciones de soporte, como los recursos humanos y el aprovisionamiento. La Secretaría preparará también un balance detallado de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano.

2. La Secretaría de Economía actuará las directrices formuladas por un nuevo Consejo de Economía : un Consejo de 15 miembros, compuesto por ocho cardenales u obispos, que refleja la universalidad de la Iglesia, y por siete expertos laicos de diversas nacionalidades de reconocida experiencia financiera y profesionalidad. El Consejo se reunirá periódicamente para evaluar directrices y prácticas concretas y preparar y analizar los informes sobre las actividades económico-administrativas de la Santa Sede.

3. La Secretaría de Economía estará dirigida por un Cardenal Prefecto que se remitirá al Consejo de Economía. Un Secretario General colaborará con el Cardenal Prefecto en la gestión de las actividades diarias.

4. El Santo Padre ha nombrado al cardenal George Pell, actualmente arzobispo de Sydney, Australia, como Prefecto de la Secretaría de Economía.

5. Las nuevas disposiciones incluyen también el nombramiento de un Auditor General, designado por el Santo Padre, que estará dotado de la facultad de llevar a cabo auditorías de cualquier organismo o institución de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano.

6. Los cambios confirmarán el papel del APSA como el Banco Central del Vaticano, con todas las obligaciones y responsabilidades de las instituciones similares en todo el mundo.

7. La AIF seguirá desempeñando su papel actual y fundamental de supervisión prudencial y regulación de las actividades dentro de la Santa Sede y el Estado de la Ciudad del Vaticano.

Se ha solicitado al Prefecto de la nueva Secretaría de Economía que inicie su tarea lo más pronto posible. Él Prefecto preparará los Estatutos definitivos y las otras cuestiones relacionadas con la asistencia de los asesores necesarios y trabajará con la COSEA para completar la aplicación de estas disposiciones aprobadas por el Santo Padre.


Cardenal Pell: “Se trata de hacer un uso mejor de los recursos que se nos han confiado”

El arzobispo de Sídney, George Pell, dijo que se siente honrado por su nombramiento como prefecto de la recién creada Secretaría de Economía del Vaticano, informaron hoy fuentes de la Iglesia católica de Australia.

“Si podemos hacer mejor uso de los recursos que nos han confiado podremos mejorar nuestra capacidad de apoyar los buenos trabajos de la Iglesia, especialmente nuestros trabajos para los pobres y desventajados”, agregó Pell desde Roma en un comunicado emitido hoy en Australia.

La reforma del Gobierno central de la Iglesia católica fue emprendida por el papa Francisco a raíz de las recomendaciones de una comisión de investigación, creada tras las fugas de documentos secretos en 2012 en el escándalo conocido como “Vatileaks”. Dicha filtración dejó en evidencia numerosos casos de corrupción y mala gestión.

“Esa investigación ha dejado en evidencia las numerosas mejoras que pueden aportar la planificación y la verificación financiera, así como una buena gobernanza”, declaró en un comunicado George Pell, de 72 años, integrante desde mayo del llamado G8 de prelados que aconsejan al papa sobre la reforma de la Curia.

“Es una tarea inmensa, y es importante que aplicamos lo antes posible los cambios recomendados”, indicó el cardenal Pell. “Siempre he pensado que la Iglesia debía estar aconsejada por expertos en este ámbito, de la economía”, añadió.


¿Funcionarán las nuevas reformas? ¿Será Pell capaz de limpiar las finanzas del Vaticano?
Opinión de Thomas Reese en National Catholic Reporter

Hay algunas señales positivas.

En primer lugar, el nuevo prefecto tendrá gran autoridad en Roma porque depende directamente del Papa. Eso es importante. Tendrá un mayor acceso al Papa y por lo tanto mayor autoridad que los jefes de Estado de la Ciudad del Vaticano y de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), a quienes supervisará.

En segundo lugar, Pell, no tiene nada de tímido. Es un tipo duro que no tiene miedo de hacer sentir su jerarquía. Será un rival formidable para cualquiera que trate de oponerse. Como miembro del Consejo de los ocho Cardenales, además está en condiciones de influir en las futuras reformas.

En tercer lugar, la autoridad de la nueva secretaría es más extensa que la de la Prefectura para los Asuntos Económicos. Ya no se hablará de “inspeccionar los libros, si es necesario”. La nueva secretaría “se encargará de la auditoría económica y la supervisión” de las oficinas vaticanas. Las auditorías son ahora el mandato. La nueva secretaría también tiene la autoridad de establecer “políticas y procedimientos relativos a la contratación y la asignación de los recursos humanos”, que nunca estuvo bajo el amparo de la prefectura.

Por último, la nueva secretaría es totalmente independiente de la Secretaría de Estado. Esto significa que la nueva oficina no tiene que explicar la contabilidad financiera a un grupo de diplomáticos y convencerlos antes de una autorización para hacer cualquier cosa. Además, la nueva secretaría tendrá la autoridad para imponer normas financieras a la Secretaría de Estado y auditar sus libros.

Pero aún hay preguntas. ¿Qué tipo de personal y el presupuesto tendrá Pell? La nueva secretaría no puede funcionar en manos de sacerdotes y monjas sin formación contable; y los contadores laicos experimentados no salen a cuenta.

En segundo lugar, ¿cuál será el papel de la Prefectura para los Asuntos Económicos después de estos cambios? Por lógica debería ser disuelta y sus funciones se deben asignar a la nueva secretaría.

Y por último, ¿por qué este trabajo no lo asumió un laico? ¿Realmente necesitamos cardenales para gestionar las finanzas en el Vaticano? La respuesta es que Roma sigue siendo una corte papal donde los príncipes de la Iglesia siguen siendo importantes, a pesar de la oposición de Francisco .

Con esta nueva estructura, el Papa Francisco ha demostrado que está dispuesto a ir más allá de los cambios de estilo a un cambio estructural significativo. No hay garantías, pero estos cambios tienen potencial.


Motu Proprio
del Papa Francisco “Fidelis dispensator et Prudens” (24 de febrero)

Del mismo modo que el administrador fiel y prudente tiene la tarea de cuidar atentamente lo que le ha sido confiado, así la Iglesia es consciente de la responsabilidad de proteger y gestionar con atención sus bienes, a la luz de su misión de evangelización y con una atención especial a los más necesitados. En particular, la gestión de los sectores económicos y financieros de la Santa Sede está estrechamente ligada a su misión específica, no sólo al servicio del ministerio universal del Santo Padre , sino también en relación con el bien común, en la perspectiva del desarrollo integral de la persona humana.

Después de considerar atentamente los resultados del trabajo de la Comisión referente de estudio y guía sobre organización de la estructura económica -administrativa de la Santa Sede (cf. Quirógrafo de 18 de julio de 2013), previa consulta con el Consejo de Cardenales para la reforma de la Constitución Apostólica Pastor Bonus y con el Consejo de Cardenales para el estudio de los problemas organizativos y económicos de la Santa Sede , con esta Carta Apostólica en forma de Motu Proprio establezco lo siguiente:

Consejo para la Economía

1. Se establece el Consejo de Economía , con la tarea de supervisar la gestión económica y de vigilar las estructuras y las actividades administrativas y financieras de los dicasterios de la Curia Romana, de las instituciones relacionadas con la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano .

2. El Consejo de Economía se compone de quince miembros, ocho de los cuales son elegidos de entre los cardenales y obispos para reflejar la universalidad de la Iglesia y siete laicos expertos de varias nacionalidades con competencia financiera y profesionalidad reconocidas.

3. El Consejo de Economía está presidida por un cardenal coordinador.

Secretaría de Economía

4. Se establece la Secretaría de Economía , como dicasterio de la Curia Romana de acuerdo con la Constitución Apostólica Pastor Bonus .

5. Teniendo en cuenta lo establecido por el Consejo de Economía , la Secretaría responde directamente al Santo Padre y lleva a cabo el control económico y la supervisión de los entes, contemplados en el apartado 1, así como las políticas y procedimientos relativos a la adquisición y la asignación adecuada de los recursos humanos , en el respeto de las competencias propias de cada ente . La competencia de la Secretaría , por tanto, se extiende a todo lo que de alguna manera entra en el ámbito en cuestión.

6. La Secretaría de Economía está presidida por un Cardenal Prefecto, el cual colabora con el Secretario de Estado . Un Prelado Secretario General tiene la tarea de ayudar al Cardenal Prefecto .

Auditor General

7. El Auditor General es nombrado por el Santo Padre y tiene la tarea de llevar a cabo la revisión contable (auditoría ) de los entes mencionados en el apartado 1 .

Los Estatutos

8. El Cardenal Prefecto es responsable de la redacción de los Estatutos definitivos del Consejo de Economía ,de la Secretaría de Economía y de la Oficina del Auditor General. Los Estatutos se presentarán quam primum a la aprobación del Santo Padre .

Dispongo que cuanto establecido tenga un valor inmediato , pleno y duradero , incluso mediante la abrogación de todas las disposiciones incompatibles y que la presente Carta Apostólica en forma de Motu Proprio se publique en ” L’ Osservatore Romano” del 24-25 de febrero de 2014, y en los Acta Apostolicae Sedis.


Fuentes:

Vatican Information Service / National Catholic Reporter / Religión Digital / Europa Press

Puntuación: 4.67 / Votos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *