Los peligros del clericalismo

20110526-clericalismo.jpg

4.00 p m| LONDRES, 26 may. 11 (THETABLET/BV).-El clericalismo es un modo de comportamiento político que puede manifestar el clero de una religión, para tratar de favorecer sus intereses institucionales y materiales e incrementar su poder. Debido al fruto de diversos análisis y posturas en la Iglesia Católica en relación a este tema, publicamos el artículo escrito por la revista inglesa The Tablet:

Estar contra el clericalismo, no es lo mismo que estar con el clero. El clericalismo es un excesivo énfasis del papel del clero en los asuntos internos de la Iglesia. Implica el elitismo de oficina y la superioridad del sacerdocio sobre los laicos. El anticlericalismo, como concepto en la política europea está vigente, sin embargo, el clericalismo también lo está, y aparece en el análisis de los factores culturales que dieron origen al escándalo de los abusos sexuales de oficina dentro de la Iglesia Católica, lo que se ha convertido de rigor para los que dicen estar contra el clericalismo, en este contexto.

El clericalismo sufrió un duro golpe por el énfasis de la enseñanza del Concilio Vaticano II, pero no hay evidencia de una reacción clerical de algunas personas en formación para el sacerdocio o recientemente ordenado. En vestimenta y comportamiento, algunos de ellos parecen anhelar una forma más suave del clericalismo, que aún son evidentes en las estructuras diocesanas y en el propio Vaticano; donde si bien algunos laicos ya están trabajando (aunque por lo general en puestos relativamente menores) el clericalismo automáticamente sigue marginando o excluyendo a las mujeres de puestos importantes.

A veces el clericalismo está implícito en la motivación de los que presionan por el retorno del rito tridentino para uso general. El Vaticano hace hincapié ahora en la Eucaristía como una actividad compartida por toda la comunidad, mientras que la Misa del Concilio de Trento pone más peso en la separación de funciones, con un sacerdote activo y una observación pasiva de la comunidad.

El Vaticano sigue sin poner atención a las manos del lobby pro-tridentino en la Iglesia, como en la última instrucción, Universae Ecclesiae, publicado por la Pontificia Comisión Ecclesia Dei. ¿No se dan cuenta de lo mucho que esto animará a las tensiones de división en la Iglesia y el espíritu de la rebelión reaccionaria contra la autoridad episcopal local, por no hablar de la reactivación de un clericalismo misógino y elitista?
El restablecimiento del Rito Tridentino tiene la intención de unificar la Iglesia y conciliar a los alienados de ella, pero hay un peligro real de que tenga el efecto contrario.

Por otro lado, la última instrucción de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) en relación con el manejo administrativo de las acusaciones de abuso se mueve en la dirección opuesta. Reconoce que, si bien los obispos no pueden eludir sus responsabilidades, tampoco pueden juzgarse ellos mismos. Las conferencias nacionales episcopales deberán establecer las directrices y las remitirán al Vaticano. La importancia de la cooperación con las autoridades seculares, como con la policía se pone de manifiesto, aunque, curiosamente, la CDF sólo hace hincapié en la obligación de denunciar todos los casos que lo exige la ley. Aquí habría que ser más específicos ya que en muchos países no hay obligación de denunciar un delito. Por lo demás, la instrucción pone a la Iglesia en el mundo real, (como en Inglaterra y Gales, tal vez) que se hizo norma común. Como resultado, la Iglesia será mucho menos de oficina – y más segura.

Imagen: Sacerdotes vistiendose para una ceremonia

Puntuación: 3.50 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *