EL NUEVO PODER

[Visto: 208 veces]

Esta foto fue tomada hace apenas dos días. En ese momento su significado era rechazar la maniobra golpista urdida desde los recintos parlamentarios, nada menos que por militantes del partido del Presidente Belaúnde, quien sufrió en carne propia un golpe que lo sacó de Palacio en pijamas.

Ahora, luego de conocerse los audios del domingo, la foto adquiere un nuevo y peculiar significado: es tanta nuestra capacidad autodestructiva en el plano de la gestión y convivencia política, que les toca a los militares (en retiro y en ejercicio) conducir a los peruanos por este callejón oscuro de 7 meses en que se ha convertido la democracia peruana hasta las elecciones del 11 de abril de 2020. Veamos cómo llegamos a esto.

Vizcarra, el rey desnudo

En 1837, un famoso escritor de cuentos infantiles, Hans Christian Andersen, publicó la fábula “el rey desnudo”, que narra la historia de un rey excesivamente atento a su vestuario que se deja timar por unos pícaros que le ofrecen la tela más suave y exquisita que -según ellos- tenía la peculiaridad de ser invisible para estúpidos o ineptos para su cargo. Como nadie quería ser visto como tal si decía no verla, todos alababan al rey la inexistente prenda. Orondo, el monarca sale a un desfile “vestido” con tan fina prenda siendo alabado por todo el pueblo hasta que un niño dice “¡Pero está desnudo!”, desbaratándose toda la farsa.

Karem Roca le vendió al Presidente Vizcarra la prenda invisible de su lealtad, que no dudó en abandonar apenas se sintió amenazada, exhibiendo con sus audios la desnudez moral de su jefe y haciendo evidente que él no puede liderar ya ninguna lucha anticorrupción y que es el gran responsable político de levantar esa “muralla moqueguana”.

La señora Roca ha hecho una contribución a favor de la verdad en nuestra frágil democracia, pero me apena decirle que la historia humana no ha sido generosa con los traidores: baste recordar que los romanos pasaban por las armas a los que apresaban y entregaban a su propio monarca (para evitarse cualquier felonía futura), y que en la Divina Comedia, esa monumental obra de Dante Alighieri, el noveno, el último círculo del infierno y el más cercano a Satanás, está reservado para los que traicionan, y allí están Caín, Judas y Bruto. Tan está en la naturaleza humana el desprecio a los desleales que no hay libro religioso que no contenga un episodio que los deplore.

A partir de ahora y hasta que se ponga a manos de la justicia, Vizcarra es un cadáver que camina, un zombie político, pero el país necesita que siga vivo hasta que cumpla su mandato porque la alternativa es todavía peor.

La emboscada y muerte de Emiliano Zapata

Emiliano Zapata fue un famoso revolucionario mexicano quien el 10 de abril de 1919, fue emboscado y asesinado en la Hacienda de Chinameca por un militar enemigo quien para simular ser su aliado y reunirse con él, no dudó en fusilar a 50 soldados propios. Me vino a la memoria ese truculento episodio cuando escuché a un congresista cercano a Merino decir que la presencia de Vizcarra en el Congreso no era por la vacancia, sino para que dé su versión de los hechos por el caso Swing. Plop.

La asonada golpista estuvo muy bien tramada: admitir la vacancia a la velocidad del rayo, censurar a la ministra de Economía y luego llevar a Vizcarra a la sesión de debate. Ahora podemos presumir que esa era la emboscada final. Los conjurados estaban tan seguros de su triunfo -incluyendo congresistas de varias bancadas-, que hasta se repartieron las bandas ministeriales. Con lo que no contaron los conjurados era que Manuel Merino, nada menos que el principal beneficiado del putsch, se adelantara en llamar a los mandos militares. Estoy convencido que, si no lo hubiera hecho, hoy estaríamos en un escenario completamente diferente.

No hay forma de aceptar la presunta lucha anticorrupción de parte de Merino y Alarcón: detrás venían agazapadas la postergación de las elecciones, la reelección de los actuales y anteriores congresistas, y hasta la postulación de los sentenciados penalmente. Y encima una crisis política imprevisible. Ojalá entiendan pronto que el golpe fracasó. Ahora es justo exigirle al Congreso que se retire el debate de la vacancia, que se cumpla estrictamente el cronograma electoral y que culmine la reforma política ante la inminencia del fin de plazo para hacerlo.

Epílogo

Vivimos una situación absolutamente excepcional: en adelante será el gabinete ministerial el verdadero centro del poder, chalequeado por las fuerzas armadas como garante de la nueva y extraña gobernabilidad que nos toca vivir en los próximos meses. Es imposible terminar sin antes decir con orgullo que una ciudadanía vigilante, a pesar de pandemias, de crisis macro y microeconómicas, con su celular como única arma política, se volcó a las redes sociales a condenar a los aspirantes a golpistas. Esa mayoría silenciada, tan despreciada por ciertos dizque padres de la patria, está obligada ahora a buscar un nuevo horizonte, una nueva esperanza. No olvides caminante, que la vida es una lucha y que se hace camino al andar.

Puntuación: 3.5 / Votos: 6

Acerca del autor

Vicente Sánchez Vásquez

Presidente del Instituto de Neurociencias para el Liderazgo. Abogado y Magister en Gerencia Pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *