EL MARTILLAZO Y EL HUAYNO. UN RESUMEN LIBRE.

[Visto: 496 veces]

Ragi Burhum es un ingeniero geoespacial peruano, CEO de la empresa tecnológica AmigoCloud, que ha logrado una repentina y extraordinaria repercusión internacional luego de publicar el 02/05/2020 un artículo titulado “El martillazo y el huayno”. Ayer 05 de mayo fue citado para explicar su propuesta ante el Presidente Vizcarra y el Acuerdo Nacional. Me tomo la libertad de “traducir” y resumir lo que dice por considerarlo un valioso y sereno aporte en estos tiempos de incertidumbre sobre qué hacer luego de que se levante la cuarentena el 10 de mayo. Cualquier error de interpretación es mi entera responsabilidad.

  1. Ragi Burhum plantea la aplicación a la realidad peruana de la estrategia llamada “El martillo y el baile” propuesta por el español Tomás Pueyo, quien a su vez se basó en un trabajo del Imperial College of London, que explica las opciones que tienen los líderes globales para reaccionar frente a la pandemia. Básicamente, luego de analizar las tres opciones posibles (no hacer nada, mitigación y supresión), Pueyo opta por la de supresión, la cual consiste en una primera etapa de restricción estricta (como la vivida en Perú), llamada por eso “el martillo”, y una siguiente etapa (“el baile”), en la que se adoptan medidas de ajuste y relajo según se localice el avance del virus. El gran beneficio de esta estrategia según Pueyo es ganar tiempo, aprender de la evolución del virus y planificar nuestra respuesta. Ragi Burhum se basa en esta propuesta y la hace suya a tal punto que la redacción de su artículo tiene la misma forma que el trabajo de Pueyo. La adaptación que hace la denomina “el martillazo y el huayno”.
  2. Pasemos a Burhum. Para aplicar la estrategia de supresión, hay que entender antes un concepto esencial llamado “R”, que es el número de reproducción de personas infectadas. Así, R>1 significa que una persona contagia a dos o más personas, R=1 que una persona contagia en promedio a otra persona, y R<1 que una persona infectada no contagia a nadie. Cuando aparece una pandemia, el R va subiendo, llega a un pico, pasa a una meseta y luego baja. La figura que se forma es un cerrito. El objetivo es llegar a R<1, situación en que la enfermedad es derrotada. Todo esto es hasta que aparezca una vacuna.
  3. Para Burhum, el “martillazo” de Martin Vizcarra ha sido efectivo. Lo dice con estas palabras: “Es indudable que hasta el día de hoy, esta medida ha salvado vidas peruanas. Lo podemos demostrar con estadísticas”. Dice que el martillazo (las restricciones) ha funcionado y han permitido que la curva R se acerque a 1 (el 03 de mayo llegó a 1.43). En teoría, el objetivo con el martillazo es llegar a R<1. La indisciplina social explica el 1.43 pero tampoco es un mal resultado. Señala sin embargo, que en la actualidad, los mercados son los focos infecciosos más grandes (aunque no es el único foco de infección), y si no se ataca ese problema, R puede elevarse nuevamente. En resumen, son las decisiones del gobierno de los próximos días las que decidirán si la curva R sube o baja.
  4. Después del “martillazo” dice Burhum, viene “el huayno”, un baile constante de ajustar y relajar restricciones teniendo en cuenta las características de la realidad peruana. Por ejemplo, en nuestro país no todos los hogares tienen refrigeradora o acceso a una computadora, y no todos tienen cuenta bancaria o tarjeta de crédito. Por lo tanto, para ir monitoreando mejor alcanzar la meta R<1, hay que usar unos indicadores que nos puedan ayudar a medir el avance y éxito de las medidas adoptadas. Esos dos indicadores serían: la cantidad de camas UCIs (Unidad de Cuidados Intensivos) disponibles por región, y la curva R localizada (por región, provincia o distrito si se pudiera) para ir aplicando la dinámica de ajuste o relajo de manera más eficiente. Se entiende que cada huayno regional, este trabajo territorial más de cirugía, debe hacerse articuladamente entre los tres niveles de gobierno con un sistema de geolocalización como plataforma tecnológica.
  5. Opinión personal. Desde mi punto de vista, las consecuencias que se derivan de la propuesta son:
    1. Luego del 10 de mayo ya no debe haber una cuarentena nacional, sino localizadas por región o provincia, y siempre que la curva R no se eleve peligrosamente en buen número de regiones.
    2. La información estadística, si es posible geolocalizada, es crucial para medir mejor los avances. Además no sólo tiene que ser transparente (accesible al público) sino además precisa a nivel regional y provincial, por lo menos.
    3. No es inevitable la reducción de la curva. Puede elevarse el número de contagios y muertes. La gestión gubernamental es esencial para dirigir esta dinámica hacia R<1. Dentro de esta, tiene carácter de urgencia proteger a los que están en la primera línea de combate contra el virus: personal de salud y policial-militar. Hay que admitir que el gobierno se siente rebasado.
    4. En la etapa del huayno es indispensable la conciencia y conducta de la población. Llámese cuarentena voluntaria o cuarentena inteligente, lo importante es que si la población no pone su grano de arena, si no aplica las reglas de distanciamiento social, higiene y control personal, tomará más tiempo llegar a la nueva normalidad o a R<1. Y lamentablemente, habrá más muertos.
    5. Este artículo no toma en cuenta las recientes informaciones sobre la conducta del coronavirus respecto a su efecto trombótico inflamatorio, que obliga a priorizar las etapas previas a los balones de oxígeno y las camas UCI. Aquí sería importante algún indicador estadístico que debería precisarlo el Ministerio de Salud.
    6. Los Comandos Regionales Covid-19, como espacios de articulación intergubernamental en cada región, tendrán mayor protagonismo en esta guerra, y deben superar el divisionismo político y la escasa conexión con el máximo nivel nacional.

Links: https://medium.com/@rburhum/el-martillazo-y-el-huayno-278716f49938.

https://medium.com/tomas-pueyo/coronavirus-el-martillo-y-la-danza-32abc4dd4ebb 

Puntuación: 5 / Votos: 1

Acerca del autor

Vicente Sánchez Vásquez

Presidente del Instituto de Neurociencias para el Liderazgo. Abogado y Magister en Gerencia Pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *