Archivo por meses: agosto 2021

¿Aun te atormentas más que Dios?

[Visto: 139 veces]

¿Aun te atormentas más que Dios?

dejándote flagelar por las miserables correas

abriendo llagas en la fosa común de tu conciencia

en los parámetros etimológicos más desgarradores

en los cuales se despellejan las máquinas tipeadoras

donde se pudre el dedo salta la letra

¿Aun te atormentas más que Dios?

huyendo de la cena navideña

hacia un camposanto poco sano y jolgórico

donde las espinas maltratan el pan

cima arriba cima abajo

menstruan los pescados vino de dolor

por tu angustia diaria

¿Aun te atormentas más que Dios?

en tu aposento de cuatro cajones

donde no cabe la llave fulgurante del Sol

castigándote por no escuchar la sombra

en aquel blanco donde la lavasa negra apresura la magna noche de la cebra

y te derrumbas como torre de Edad Media

con un llanto superior a su cruz

 

Reclamo

[Visto: 106 veces]

Reclamo

lo principal, su desplante

su no-escribir por las noches, porque llega solo a dormir

su simple saludo al despertar, aunque no vuelva a decir luego más

su berrinche, por querer todo lo mundano, sin quererme

su enfado, aun sin tener la culpa yo

sus preocupaciones, aunque no las comparte conmigo

sus sospechosas infidelidades, que envuelven en celos mis imaginaciones

su indiferencia, porque no me mira, ni me piensa

su maltrato atroz, que sucumbe mis heridas ya curadas

su fotografía grupal, donde nunca aparezco

su dejarme hablar solo, porque fue a contestar a otros, mensajes que considera importante

su arroz con pollo, que nunca llegó a mis manos, sino a los demás invitados

su no-abrazo cuando la lluvia solitaria me castigaba

su otro-no-abrazo en mi cumpleaños por pensar otras vez en los demás

su queja por creer que no tiene nada, olvidándome

su queja al culpar al presidente, a la cocinera, a su jefe, olvidándose

Reclamo

todos sus-“sus”, sus posesiones fatales, sus consideraciones a medias,

sus fórmulas matemáticas de ubicarme al final de todo siempre, fraccionándome

su haberme borrado en aquel tatuaje de su brazo derecho en el que camina hacia la torre del reloj

su no-confiar, su descuido, su no guardar futuro en la alcancía

cuántos sus hay hoy, en la gramática,

cuántos ayer, sin alba, o cuántos habrá mañana, con sus ausentes de rosas

 

 

 

el frente de los no.-muertos

[Visto: 207 veces]

Shikamaru se encuentra en el frente de los no.-muertos

protegido por el panal de hormigas

pero pasa un zapato negro pateando la voluntad de la Biblia

come un cuerno las fauces de la miseria

y los no.-muertos batallan en el arado enorme

y extendiéndose como un nadador la sangre embruja la luz

hediondo olor deja la peste

la pezuña estrangula el círculo con un cinturón

corsé y sostén son un infortunio para el espejo

la linda línea no tiene alivio

punzan las abejas la panza del amor

y se desinfla el último globo aerostático

persisten los no.-muertos

debatiéndose como caballo viejo

la antorcha defiende posiciones

la bandera recupera decencia

pero nuevamente la ballena cubre de terror

esa sombra gruesa que ataca el viñedo

hormigueos sacuden el frente

y en ciento cincuenta grados ingresa una esbelta flecha caída

(víbora venenosa (((susurro maligno) carta epistolar))

sucumbiendo a los no.-muertos

Shikamaru grita

crujen los coágulos

despiertan todos

hasta el más pequeño

virus titánicos

salpullidos agotados

todos se reúnen

para no colapsar diariamente en el frente de los no.-muertos

 

 

Mugidos

[Visto: 105 veces]

Iremos por la maleta para que bajo el cráter

miremos la obra  sobre la vaca

tiemblan esos cuernos, tartamudea la tragedia

y los diamantes que llenan los oídos de los trenes

chirrían en cada página de papel, y huye el exordio, se espanta el epílogo

Los cabellos se afeitan los pelos para estar listos

y los ojos preparan con lástima el llanto

el toro vendría muy pronto

con una declaración

¿Es un río verdad? “Es un río”

el teleférico concede el grado de verdad

La certeza granjea los múes de la vaca

¡Muuu, muuu! erupta el hígado y el cuero

y los embutidos reúnen pilares de paranoias

y así los oportunistas claman los brindis

celebrados atletas en el charco triunfan

transitorios mugidos paporretean en el teclado

Muuu, una tecla, muuu, otra tecla

Gaviota en el mar

[Visto: 110 veces]

Como capitán de barco soñaba la gaviota

… y el capitán seguía su trazo

Como buque fuerte soñaba su cuerpo

…y el buque toreando avanzaba

Como aquella caminata soñaba su vuelo

…y la caminata en garbo de 90 grados se verticalizaba

Como el mandil azul blanco soñaba su blanco azul

…y el mandil azul blanco tejía la armadura muscular

El mar ruidoso acompañaba la luz nocturna

La luz nocturna acompañaba el olor de los crustáceos

Los anhelos rociaban las olas caracoleadas

Y las estrelladas marinas -estrelladas en el lienzo acuático- murmuraban chispazos de rumor

Lo que no podía ser, no podía ser

Lo que no podía ser, no podía ser

Y lo que no podía ser, no podía ser

Contemplación

Es lo que podía ser

y ese ser podía ser en la playa

Acontecer baúles, telescopios, cadenas, cangrejos

La gaviota aún volaba

Su vuelo dibujaba girasoles de ilusión

Mientras el capitán en su caminar prefería volar de blanco azul

 

 

Argenis

[Visto: 145 veces]

Parte y parte, tan certero, en dos solo cabe un río,

Tierno, un amanecer que madruga con un saludo eterno,

Gigantes pasos que destruyen molinos, juicios, fuegos que hielan,

Sonrisa que aviva al animal más terco del zoológico y cualquier Parque de la Leyenda,

Chueca, como el borde derecho de Sudamérica,

De caminar sensual, como una duna curvilínea en Huacachina, que dibuja el paso eufórico y amable del amor,

Cuyo enojo engorilado engalana la conquista

Cuánta sabiduría permanece en el cerebro filosofal de su espontánea gratitud

Genuino, para atar los lazos de sus zapatos ( pies hermosos que avanzan sin cesar hacia al altar)

Mayor dicha, cuando yace sus ojos en la esponjosa almohada, donde es posible divisar su respiro, su quietud, y sus achaques también, protegido bajo el vuelo del seductor cóndor

Piscina que descubre su sombra semidesnuda más ardiente que el Sol

La h con Argenis ya no es muda

El cero envidia su vestidura

El apagón dejó su-ser con luz

La r la convierte en una alegre l

Parte y parte, retumba, palte y palte

Musicalidad en su voz, fortaleza en el vivir,

Sin agua, no hay frondosa mata, ni flores que sonrojen,

Sin gas, la cocina apaga sus acciones,

Sin viaje, no hay un San Juan de Miraflores,

La madrugada escribe, la noche escribe, el almuerzo escribe, Argenis es el alfabeto

Es mundo, es todo completo,

Quien deletree Jesús es dichoso,

Quien cante junto Argenis de Jesús aún más afortunado,

En dos solo cabe un río, un fuego que alimenta el caudal con compostura

Ejemplo de victoria con la VE que lo caracteriza

Llanero romántico, bestia amorosa, víctima valiente, café tostado, nerito opulento,

Jajaja únicos, que sin ti la vida es ruda, nula, necia

Lluvia que nunca lo detiene

Inigualable, lematiza sólidamente la [i] en el diccionario

 

 

La silla y las fotografías

[Visto: 142 veces]

Las fotografías seguían ahí, la silla,

Aquella en la que te sentabas hacer origamis de pasión,

La cocina olía a ti ( la tetera, que es un hervidor, ya no conversa )

En la sala -recuerdo- el parqué tenía tus pisadas, huellas cálidas y atardeceres longevos,

Llegué y estaba todo, hasta los rasguños del gato,

El último libro que leíste, que fue una pequeña novela inmensa, significativa, donde los personajes terminaban por huir, y donde dejaste escrito “después del amarillo, el marrón, y después del violeta, negro”

Repito- las fotografías seguían ahí, la silla, esa que encontramos en la mudanza, la que nos vio pasar, la que vio pasar a los personajes, la que ve ahora pasar a los incautos inquilinos, en un origami de papel, papel que se hace con tiernas manos, hasta que un arcoiris se desvanece

Las fotografías seguían, la cocina, tu aroma dulce, el postre, los dulces, y la sal, que nunca faltaba, junto con la tetera