La Muerte de Rosario Ponce

20111031-ADiarioCiro1.JPG

Con este título, el gran periodistas César Hildebrandt publico este artículo en su Semanario “Hildebrandt en sus trece” el 28 de Octubre. Merece su mayor difusión por su enfoque inteligente y crítico sobre el rol de los medios en el caso del Colca, sus personajes y la histérica reacción popular.

Buscando en Google, Rebeca Diz, encontró algo sorprendente: si en la barra se escribe la frase “Rosario Ponce asesina”, aparecen 838.000 entradas; si se acude a la frase “Rosario Ponce culpable”, aparecen 428.000 posibilidades. Y para el código “Rosario Ponce ninfómana”, los posibles ingresos llegan a 4.930. Nada desdeñable. Se trata de toda una obra maestra del chisme porno, el asesinato simbólico, la cobardía del cargamontón.

Me quito el sombrero. En este país donde los juicios pueden durar años, el linchamiento de la chusma es de vértigo. Una por otra. Todo en este asunto fue novelescamente repulsivo. Una reportera de la tele, por ejemplo, “descubrió” que Rosario Ponce estuvo en un cuarto con televisión en la clínica privada donde debió internarse tras el regreso del Colca.

“Aparentemente tranquila y con unos kilos demás, apareció Rosario Ponce en la gobernación de La Molina”, dijo la periodista de ATV al presentar un informe cargado de tarada malicia. Y luego la misma damisela le pregunta a los padres de la chica: “¿Tres meses se va de viaje su hija y deja al pequeño sólo con ustedes?” La insinuación es clara: mala madre, mala hija, mala amante: asesina en potencia. Es como hacer una sinfonía con una corchea. Es como hacer una mirada valiéndose de una legaña. Aquel informe tenía música a todo volumen y terminaba con esta frase: “¿Qué otros enigmas y misterios existen?” La verdad es que el único enigma era saber si la presentadora tenía 75 y 79 de coeficiente intelectual.

Y el noticiero de ATV no fue el único. Un día, “Buenos días Perú” ( que bien podría llamarse “ Buenas tardes Suiza”) puso el siguiente anzuelo pantalludo: “¿Mataron a Ciro?” El “informe” no tenía nada: ni pistas, ni revelaciones, ni entrevistas. Era un monumento virtual a la nada, a la huelga general del pensar. Una paisana del Colca solía decir: “Vinieron unos gringos y me pidieron un pico y una lampa” ¡Ajá! Un pico y una lampa es, en el dialecto de los reporteros con habilidades diferentes, un ideograma que se traduce como tumba. Y tumba era, en este caso, entierro por lo bajo. O sea: Te jodiste Rosario, nos venos en la cana.

En “Enemigos públicos” salió un supuesto experto en expresión corporal al decir esta frase criminalmente textual: “No la estoy culpando, no la estoy defendiendo, pero que algo oculta, algo oculta”. Este experto había hecho de cuerpo ante las cámaras y parecía feliz. Todo vale con tal de salir en TV. La TV confirma la existencia, enriquece la hoja de vida, redime a los anónimos, apellida a la vida.

Fue Beto Ortiz el Truman Capote oral de las tinieblas. Fue él quien “consagró” la “teoría” de que se había hallado el DNI de Ciro en el poblado de Madrigal , bajo las cumbres del Colca. “Se tendría la certeza — dijo en resumen este héroe de la noche — que Ciro y Rosario volvieron al poblado de Madrigal y que de allí Ciro habría desaparecido”. La novela negra escrita en una noche por alguien que ha frecuentado la sordidez pero que no tiene derecho a producirla como espectáculo, sobre todo cuando la reputación de terceras personas está en juego.

20111031-Hildebrandt.jpeg

Canal 2 no podía quedarse en el colchón y compitió enérgicamente. Uno de los rescatistas dijo en su pantalla: “Podría estar preocupada, por lo menos mostrar un poquito de dolor, angustia, molestia…”. Claro, la indiferente era Rosario. Canal 4 puso lo suyo. “Nadie puede decir cuánto calla Rosario Ponce”, dijo “Cuarto Poder” desde la investidura de su rating.

Y ya no hablemos de la prensa chicha, ese puré de chamanismo informativo, supuración sintáctica y pequeñez de todos los propósitos. En el lado de la prensa de más de 50 céntimos, Perú 21 fue rotundo, como casi siempre: “¡Mentirosa!” Y ya está: veredicto que no se apela.

Y luego vino don Ricardo Uceda, el comandante en jefe de la investigación en el Perú. Él fue el autor de un varonil ensayo de la vida sexual extraviada y superlativa de Rosario Ponce. Uceda habló con amigos y enemigos de la universidad donde ella había estudiado para obtener una especie de retrato genital de la señorita en cuestión. La conclusión era que ella candidateaba a ninfómana, era una necesitada crónica y podía romper las camas donde podía yacer de puro gusto. Un Uceda disfrazado de William Masters hizo lo que pocas veces se había visto en la llamada prensa seria. Y así por el estilo. El vampirismo de la prensa peruana encontró una de las yugulares más sabrosas. La vena canalla de la tele se ensaño como nunca.
El problema de Rosario Ponce, es que no lloraba, no estallaba en gritos, no cumplía las normas de la angustia. Hasta que este semanario incurrió en un exceso de sospechas al respecto.

Y también estuvo el asunto del padre de Ciro. Aquejado de un dolor tenaz, el doctor Castillo fingió haber sido un padre ejemplar y un marido impecable al que la fatalidad, disfrazada de precoz mujer fatal, había visitado. No era así: ahora se sabe que la desdicha de su hijo no interrumpió ninguna gran felicidad y que el hogar del doctor Castillo era tan disfuncional como el de la mayoría de la gente roída por el tiempo. Su matrimonio exhausto salió a la luz. Y ahora, convertido en líder del partido del sufrimiento, el doctor Castillo insiste en sus insinuaciones retorcidas.

He escuchado el linchamiento radial de Rosario Ponce, y he visto a la gente de Arequipa convertir el ataúd de Ciro en urna de votación, la muerte en programa de gobierno y la ignorancia en ejecutoria de un corte suprema de los milagros. Y me ha dado pena que el Perú siga siendo, en muchos aspectos, país de plebes fulminantes.

Ciro Castillo murió en una aventura montañera. Lo mató el azar, la arbitrariedad, el no-Dios de las alturas. Pero quien ha querido matar a Rosario Ponce, que cometió el pecado de no morirse al alimón, ha sido esta prensa nuestra que luego reclama por sus estatutos de privilegio. Al cuerno con ella.

Puntuación: 4.11 / Votos: 18

Comentarios

  1. Enrique escribió:

    Fantastico articulo el de Hildebrand.

  2. andrea escribió:

    el sr hildebrant sabe realmente que la familia de ciro castillo rojo era una familia disfuncional? se basa en las palabras de una mujer que lo unico q hizo en este tiempo es mentir y hablar cada estupidez, si no queria colaborar con la busqueda simplemente debio quedarse callada

  3. Jorge escribió:

    De un tiempo a esta parte, me da azco la prensa peruana,

  4. Sexar Hildebrandt escribió:

    – Hace unas semanas, una curiosa noticia cacheteó la sensibilidad humana en el mundo. Cámaras televisivas de la costanera chilena captaron las imágenes de un can atropellado retorciéndose de dolor en medio de la pista, lo cual hubiera pasado desapercibido en medio de la cruel indiferencia de los transeúntes y las noticias, de no ser porque otro can se acercó a tratar de ayudarlo con sus limitados recursos manuales y quiso arrastrarlo fuera de la pista. Más allá del desenlace, el tierno perro nos dio una lección de solidaridad entre congéneres. La solidaridad, afortunadamente es aún considerado un valor altruista y trascendente para las mayorías humanas, pero también está devaluado en muchos engendros homínidos incapaces de ayudar al prójimo.
    – Un hepático artículo reciente de César Hildebrandt titulado “la muerte de rosario ponce” se esmera en elaborar una oda a la miseria de una mujer indiferente al sufrimiento amical. La joven que asistió de mala gana a las diligencias para la búsqueda del joven perdido, como lo hubiera hecho cualquier humano sensato –obviamente luego de recuperarse físicamente–, merece el virtual aplauso de César Hildebrandt.
    – El periodista alega en su malicia, una supuesta disfuncionalidad del hogar del Dr. Castillo. ¿Tendría ello alguna pertinencia en alguna arista del caso?, Hildebrandt al parecer ha asimilado el periodismo nocturno de espectáculos como buen alumno. ¿él mismo podrá dar lección alguna sobre familias disfuncionales, cuando ha sido incapaz de mantener una familia o relación sólida en el tiempo? alguien como él que proviene de una familia al paso, pues se sabe como su padre sólo lo engendró y lo apoyó económicamente, y el calor humano estuvo ausente de su hogar. La fuente de ese dato de la disfuncionalidad de la familia Castillo es: la palabra de la incoherente Srta ponce, dando un gran ejemplo de objetividad periodística.
    – Alguien como la Srta. ponce capaz de decir respecto a Ciro: “estará bien”, “estará por ahí” como quien se refiere a quien salió al parque del frente cuando la probabilidad de la muerte del joven era altísima, simplemente certifica su miseria humana disfrazada de fortaleza. Lo que Hildebrandt al parecer admira.
    – Alguien como ella, que dice amar a su hijo hasta el límite, pero al que dejó 3 meses por un paseíto amical de placer–tal vez algo rutinario para los cánones familiares de un Hildebrandt igualmente abandonado del calor paterno en su juventud–, ¿tiene autoridad para hablar de amor maternal?. Las tortugas abandonan también a sus futuras crías en las playas, a los azares de la evolución.
    – César, critica al Dr, Castillo por su terquedad en buscar a UN HIJO. César Hildebrandt Chávez, está advertido que deberá cuidarse de no perderse en Colcas de cualquier naturaleza, pues ya sabe como no lo buscará su padre César, quien como Berlusconi, tal vez preferiría ir detrás de agraciadas jovencitas antes que a buscar al hijo.
    – Finalmente diagnostica la causa de muerte desde su escritorio. Cuando la propia ciencia forense tal vez esté en imposibilidad de dar un veredicto definitivo; aunque la Srta. ponce, asume esa incertidumbre, como su inocencia en medio del carnaval de su subjetiva –e incoherente hasta la cantinflada– lógica perversa que siempre mostró. Tildarla de asesina siempre fue aventurado y quizás ni la evidencia científica podrá demostrar eso, ni lo contrario.
    – César Hildebrant tiene el perfecto derecho de admirar la sangre fría de una abencia meza o Liliana manarelli fundidas en la Srta ponce, lo que puede ver como ejemplo de virtud, de una mujer atacada porque: “no lloraba, no estallaba en gritos, no cumplía las normas de la angustia”, pero no tiene autoridad puede criticar la indignación popular hacia ella, fundamentada en la indiferencia patológica de un monstruo por la vida del amigo.
    – Para quienes aún ven la solidaridad humana como un valor referente, abandonar a un ser en peligro siempre será motivo de asco; quien no lo ve así tiene el derecho de revolcarse en su propia escala de valores, pero no tiene el derecho a criticar la indignación natural humana ante la indiferencia perversa. Con toda seguridad el perro de la costanera chilena, hubiera sido mejor compañero de Ciro que el artefacto humano de quien eligió acompañarse en su fatal viaje

  5. ada escribió:

    Cesar Hildebrand, siempre sintió que tiene el monopolio de la moral y de la verdad, con el paso de los años me di cuenta que es pura falsedad, lo addmiraba como periodista, cuando creía que realmente era un personaje imparcial. Ahora pienso que es uno más del montón y con este escrito lo demostró. Si quiere enseñarnos a no juzgar sin pruebas pues entonces por qué juzga de disfuncional a la familia del Dr. Ciro. Bueno el artículo de respuesta a este seudo periodista.

  6. carmen escribió:

    me parece que el señor hildebrando no tiene autoridad moral para declarar que la familia de ciro castillo rojo es disfuncional ,solo por el echo de que una imputada lo haya insinuado,en todo el mundo hay familia disfuncionales tal ves en el 90 por ciento puesto que hoy en dia por el motivo e trabajo de los padres se descuida a los hijos o abandonan a sus esposas por otras mas jovenes etc,etc,etc…,sin embargo el señor ciro castillo es un padre ejemplar desde el momento en que iso lo que iso para dar con el cuerpo de su hijo ,por desgracia en este medio donde vivimos no hay otra manera de llamar la atencion ,estoy a favor de doctor ciro castillo rojo por lograr su cometido ,yo admiro mucho al señor hildebrando por ser muy buen periodista ,pero no por eso estoy de acuerdo con su punto de vista pues tambien esta yendo contra el pueblo que se sintieron identificadas con el dolor de la familia castillo rojo,respecto a la señora rosario ponce es un poco dificil opinar ,pues en su momento no quiso declarar como es debido ,tal ves por la familia disfuncional que tiene ,que no son personas capaces de demostrar el dolor humanitario ,ya que se supone que murio su pareja, no se puede ridiculizar al pueblo por sentir dolor ajeno ,y eso señores no es ignorancia o falta de cultura ,todos sabemos que hitler nunca tubo compasión por sus semejantes ,pues no esperemos que los peruanos semos insensibles al dolor de un padre clamando ayuda para recuperar el cuerpo de su hijo. pues con lo que sea pero lo logro y estoy segura que lograra sacar la verdad a la luz.

  7. cesar ardiles lopez escribió:

    han pasado los mese y vemos las cosas como son:ciro castillo rojo no quiere q le quiten la mamadera de las donaciones y lucra con la muerte de su hijo,inlcuso suelta delirantres teorias como q "a su hijo lo matò la mafia".gracias prensa chicha,crearon a un monstruo incontrolable….

  8. walter peña medrano escribió:

    Estoy de acuerdo contigo cesar, la prensa se presto para el circo que armo el doctor, que ahora amenaza con meterse en politica, el no busca la verdad sino un culpable,entiendo su dolor pero eso no le de derecho a destruir una vida sin pruebas, y la prensa ojala pida disculpas cuando declaren libre a rosario, pero que eso no los libre de un juicio por que se lo merecen.

  9. Juan escribió:

    que estupidez santificar a esta señorita que mostro una increible indiferencia al dolor ajeno, esta mujercita que se nego a colaborar en la busqueda de su pareja, esta señorita que se dedico a las pasarelas , indiferente a las suplicas del padre de ciro, a ella la quiere santificar don Hildebrandt ja…parece un chiste mal contado, un cuento de Halloween, mi estimado Hilde.. parece que su linea periodistica es causar sensacionalismo, y a veces o muchas veces Ud. acierta no lo niego que sabe donde apuntar y siempre da en el blanco, Ud es un gran periodista, pero esta vez el tiro se le fue por la culata , ahora que la fiscal a denunciado a doña rosario, doña por que de niña virgen no tiene nada, con una investigacion limpia y transparente, que dira Ud. que tambien la fiscal la mato, mi estimado señor, aca se apunta a que rosario posiblemente empujo y dejo morir a ciro, entonces quien mato a quien, que es lo que puede argumentar Ud., ahora , y bueno alguna vez en algun lado en este mundo o en el otro , si es que es culpable la va a pagar bien, estoy seguro de esto

  10. Rosa escribió:

    Cesar Hildebrand das verguenza ajena parcializandote con la imputada. Acaso tambien te gusta para novia?

  11. patricia escribió:

    Ahora que ya se sabe la verdad, Rosario debería ir presa, aún si esta obstaculizando la labor de la justicia al salir a la prensa y seguir diciendo mentiras.

  12. Schuco escribió:

    Hildebrandt es lo máximo. La verdad duele. Llegara el día en que Rosario Ponce se ria de todos esos perros rabiosos que la odian por ser mujer y valiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*