Sínodo Amazónico: presentación oficial y el pedido por el voto femenino

6:00 p m| 4 oct 19 (VATN/LN).- En un primer momento era difícil pensar que este Sínodo, que comenzará mañana domingo en el Vaticano y se celebrará hasta el 26 de octubre, pudiese convertirse en una de las asambleas de obispos más importantes para definir el papel de la Iglesia en el siglo XXI. Sin embargo, la reunión, pensada como un debate sobre los nuevos caminos de evangelización en el pulmón del mundo, incorpora el debate en asuntos como el celibato o los derechos de los indígenas, que se perfilan cruciales para la Iglesia.

En la presentación oficial, a cargo del cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de Obispos y el arzobispo Cláudio Hummes, Relator General, se insistió en que la “evangelización y la ecología” serán las dos prioridades. Además, se hizo un repaso de la procedencia de los participantes y del procedimiento en los trabajos. Por otro lado, en los medios ha trascendido la manifestación en Roma de un grupo de religiosas, que representa un reclamo global por la ausencia del voto femenino en las deliberaciones de la Asamblea del Sínodo.

—————————————————————————

El Secretario General del Sínodo de los Obispos comenzó recordando que el pasado 17 de junio tuvo lugar, en este mismo lugar, la presentación del Instrumentum Laboris de este Sínodo que es, esencialmente, “una recolección y categorización por temas del material producido durante la fase de consulta, en la escucha de todos los componentes del Pueblo de Dios interesado en el tema y que se ofrece a los Padres sinodales como punto de referencia para la discusión durante los trabajos de la Asamblea sinodal”.

De la Asamblea Especial recordó que se la convoca para “tratar asuntos que conciernen a una o más áreas geográficas específicas”, y que si bien la atención se centra ahora en un territorio específico, cada Sínodo concierne siempre a la Iglesia universal. De ahí que se lo celebre en Roma, en la sede del Sucesor de Pedro, y no en algún lugar de la Región Panamazónica.

Participantes en este Sínodo

En cuanto a sus participantes el Secretario General informó que lo hacen todos los Obispos Ordinarios y Auxiliares de las circunscripciones eclesiásticas amazónicas o del territorio amazónico y los Presidentes de las Conferencias Episcopales interesadas. Por lo tanto, a diferencia de las Asambleas Generales Ordinarias y Extraordinarias, “no se trata de una representación parcial de los Obispos, sino que se reúnen todos los Prelados de la Región Panamazónica, lo que pone de relieve la colegialidad, característica peculiar de la institución sinodal”.

Sin embargo explicó que también hay Prelados de otras Iglesias particulares y organismos eclesiales regionales o continentales, así como Jefes de Departamentos de la Curia Romana que tienen alguna competencia en este campo. De manera que su participación pone asimismo de manifiesto el vínculo entre la Asamblea Especial y la Iglesia universal. Sí, porque “es toda la Iglesia la que muestra su preocupación por la Amazonía: por las dificultades, los problemas y los desafíos que se encuentran en ella, pero también por estar dispuesta a aceptar la contribución para la mejor existencia que puede venir de ella”.

De manera que, tal como informó, hay 184 Padres sinodales, de los cuales 136 participan ex officio y entre éstos 113 proceden de las diversas Circunscripciones Eclesiásticas Panamazónicas. Hay 13 jefes de Dicasterios de la Curia Romana. Y en el número total se incluye a los miembros del Consejo Pre-Sinodal, 15 religiosas elegidas por la Unión de Superioras Generales y 33 miembros nombrados por el Papa.

Entre los Padres sinodales hay 28 Cardenales, 29 Arzobispos, 62 Obispos Residentes, 7 Auxiliares, 27 Vicarios Apostólicos, 10 Obispos Prelados y 21 miembros que no son Obispos, entre diocesanos y religiosos.

Región Panamazónica

De la Región Panamazónica recordó que ocupa un territorio de nueve países (Guyana Francesa, República Cooperativa de Guyana, Surinam, Venezuela, Colombia, Ecuador, Brasil, Bolivia y Perú). Por esta razón, los Padres sinodales ex officio pertenecen a 7 Conferencias Episcopales: Antillas, Venezuela, Colombia, Ecuador, Brasil, Bolivia y Perú. Y así, de entre los 113 Padres sinodales de las Circunscripciones Eclesiásticas Panamazónicas, 3 provienen de las Antillas, 6 de Venezuela, 13 de Colombia, 7 de Ecuador, 57 de Brasil, 11 de Bolivia y 10 de Perú.

Dimensión universal de la Iglesia

La dimensión universal de la Iglesia se expresa también en los 33 miembros de nombramiento pontificio que proceden, sobre todo, de países y zonas geográficas, como la cuenca del Congo, que presentan los mismos problemas ecológicos y que constituyen uno de los dos ámbitos mencionados en el título del Sínodo.

“Participan en este Sínodo, 6 Delegados Fraternos, en representación de otras Iglesias y Comunidades eclesiales presentes en el territorio amazónico, cuya presencia alimenta en nosotros el deseo de alcanzar la plena unidad visible de la Iglesia de Cristo y fortalece la voluntad de trabajar juntos, seguros de que el Espíritu Santo está actuando y sugiere nuevos caminos para el anuncio y el testimonio del Evangelio de Jesucristo”.

Invitados Especiales

“De particular importancia –prosiguió explicando– es también la presencia de 12 Invitados Especiales, que corresponde al número más alto hasta ahora de participantes en una Asamblea Especial. Han sido elegidos por su alta competencia científica o en cuanto miembros de organismos que, de diversas maneras, llevan a cabo actividades de carácter humanitario o destinadas a proteger el medio ambiente.

El número de participantes se completa con 25 expertos, designados en función de sus competencias específicas en diversos ámbitos. Ellos colaboran con el Relator General y con los Secretarios Especiales según los temas que se vayan tratando.

Auditores y Auditoras

Hay 55 Auditores y Auditoras. Entre ellos hay especialistas y agentes pastorales, la mayoría de los cuales proceden de la Región Panamazónica, incluso de los lugares más internos. Y en este grupo hay 10 religiosas presentadas por la Unión Internacional de Superioras Generales (U.I.S.G.). “El número total de las religiosas – añadió – es superior al de los otros Sínodos, lo que testimonia su importancia pastoral y misionera”.

Representantes de pueblos originarios

Entre los diversos participantes en el Sínodo, hay también 17 representantes de diferentes pueblos originarios y grupos étnicos indígenas, entre los cuales 9 mujeres. “Todos ellos – dijo el Cardenal Baldisseri – traen la voz y el testimonio vivo de las tradiciones, de la cultura y de la fe de sus gentes y contribuyen a delinear un conocimiento de la situación en la Región Panamazónica que responda lo más posible a la realidad local”.

El número total de mujeres que participan en el trabajo sinodal es de 35. 2 son invitadas especiales, 4 expertas (de las cuales 2 son religiosas) y 29 auditoras (de las que 18 son religiosas).

Nuevos caminos para la evangelización

Como muestra el título, el focus de esta Asamblea Especial para la Región Panamazónica es doble y lo ha indicado con precisión el Santo Padre cuando la convocó. Se trata de individuar “nuevos caminos para la evangelización de esa porción del Pueblo de Dios, especialmente de los pueblos indígenas, a menudo olvidados y sin perspectivas de un futuro sereno, también a causa de la crisis de la selva amazónica, pulmón de capital importancia para nuestro planeta” (Francisco, Ángelus, 15 de octubre de 2017).

Teniendo en cuenta que uno de los ejes temáticos de este Sínodo gira en torno a la problemática ecológica, la Secretaría General ha promovido una serie de iniciativas con el objetivo de limitar la contaminación y promover la sostenibilidad del medio ambiente, con el fin de contribuir a la salvaguardia de la casa común.

Por esta razón la primera medida en orden de tiempo se refiere a la inscripción de los participantes mediante un procedimiento informático directamente online, lo que ha acelerado la comunicación y, sobre todo, ha permitido un ahorro considerable en papel impreso, eliminando, además, los costes asociados al uso del correo tradicional.

También se presta especial atención a limitar el uso del plástico. De ahí que los vasos que se utilizarán serán de material biodegradable; las carpetas con el material de trabajo que se entregarán a los participantes han sido realizadas con fibras naturales y el papel utilizado para los documentos que se distribuirán tiene el mayor número de certificaciones de origen y de cadena de procesamiento. El Secretario General del Sínodo de los Obispos concluyó diciendo:

“Se espera que el Sínodo responda a lo que se afirma en su título, identificando nuevos caminos para favorecer, en la Amazonía, el anuncio de Jesucristo, Redentor de todo hombre, e indicar modalidades viables para la protección y el cuidado del medio ambiente natural, humano y social”.

Cardenal Hummes: “Escuchar el clamor de la tierra y los pobres”

Por su parte, el Cardenal Cláudio Hummes, O.F.M., Arzobispo emérito de São Paulo (Brasil), Presidente de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) y Relator General del Sínodo Especial de los Obispos para la Amazonia, señaló que el contexto amplio del Sínodo es la grave y urgente crisis socio-ambiental de la que habla Laudato si’ y se puede resumir en tres “crisis”: la crisis climática, es decir, el calentamiento global debido al efecto invernadero; la crisis ecológica como consecuencia de la degradación, contaminación, depredación y devastación del planeta, especialmente en la Amazonia; y la creciente crisis social de pobreza y miseria flagrante que afecta a gran parte de los seres humanos y, en la Amazonia, especialmente a los indígenas, a los ribereños, a los pequeños agricultores y a los que viven en las afueras de las ciudades amazónicas y a otros.

 

Religiosas en pie de guerra antes del sínodo sobre la Amazonia que convocó el Papa

Cuando faltan pocos días para el comienzo del sínodo sobre la Amazonia convocado por el Papa en el Vaticano, un grupo de mujeres católicas está en pie de guerra: reclama voz en la toma de decisiones y voto.

Aunque en la reunión de obispos -que comenzará el próximo lunes y se extenderá durante todo el mes- por primera vez fueron designadas mujeres consultoras de la secretaría general del sínodo y otras fueron designadas como como expertas y auditoras, ninguna de las 20 religiosas que participan podrá votar.

“Hay 180 padres sinodales con derecho a voto y ninguno es mujer y esto refleja cómo las mujeres estamos excluidas de las discusiones sobre el futuro de la Iglesia y más aún en un sínodo sobre una región, la Amazonia, donde, como indica el documento preparatorio, el rol de las mujeres, laicas y religiosas, es crucial para la fe”, dijo Zuzanna Flisiowska, directora de Voices of Faith, organización que lucha para promover el rol de las mujeres en la Iglesia católica, en un encuentro con corresponsales extranjeros.

“En los sínodos recientes a los hermanos religiosos se les ha permitido votar. ¿Por qué las hermanas religiosas, que representan el 80% de los consagrados y cuyas superioras tienen el mismo status que sus hermanos superiores, no tienen derecho a voto? Esto no es justo”, le hizo eco Deborah Rose-Milavic, estadounidense directora de Future Church que lanzó el año pasado una campaña global para protestar y sensibilizar sobre esta cuestión, con la que recolectó más de 10.000 firmas.

Milavic reconoció que en el sínodo sobre los jóvenes que hubo el año pasado -en el que participó un puñado de mujeres, que tampoco pudo votar-, hubo un avance. El documento final de esta reunión, en efecto, habló de la necesidad de una mayor “presencia femenina en los organismos eclesiales a todos los niveles, incluso en las funciones de responsabilidad”, así como de una “participación femenina en los procesos de toma de decisiones eclesiales con respecto al papel del ministerio ordenado”.

“Seguramente fue un señal que nos da esperanza”, admitió. Pero no ocultó su decepción porque, pese a esas palabras, en el sínodo sobre la Amazonia que comienza la semana que viene, ninguna participante mujer religiosa podrá votar. “Evidentemente hay que seguir luchando para llamar la atención sobre este tema y no vamos a parar hasta conseguir el voto”, aseguró, combativa.

Coincidió la hermana estadounidense Simone Campbell, muy conocida en Estados Unidos por haber lierado el proyecto Nuns on the bus (monjas en ómnibus, comprometidas con temas de justicia social), muy criticadas durante el pontificado de Benedicto XVI. “Nuestra voz y nuestro voto son necesarios”, dijo Campbell, que recordó la importancia de las religiosas en la Amazonia al evocar la figura de la hermana Dorothy Stang, una monja brasileña de origen estadounidense que fue asesinada en 2005 por defender a los campesinos.

“Ella dio su vida por el Amazonas”, subrayó, al denunciar la incongruencia de que las mujeres religiosas no puedan votar en un sínodo dedicado a las problemáticas de esta región, bajo amenaza.

Irene Gassmann, priora del monasterio benedictino de Fahr, en Suiza, con hábito negro y una chalina naranja con el lema de campaña #votesforcatholicwomen (voto para las mujeres católicas), contó que se comprometió con la causa después de que en julio de 2016 peregrinó junto a un grupo de compañeras a pie desde Asís a Roma para llamar la atención, “pero nadie nos recibió en el Vaticano, pese a nuestro pedido”.

En octubre de 2018, una foto de ella junto a otras hermanas llevando un cartel con la leyenda de la campaña (voto para las mujeres católicas) dio la vuelta al mundo. “Después de esa foto que lanzó la campaña, muchos obispos y cardenales se expresaron en favor del voto de las mujeres, pero después no pasó nada, como puede verse en el próximo sínodo sobre la Amazonía”, lamentó. “Es importante que las mujeres estemos unidas, dialoguemos de forma honesta y también recemos para cambiar todo esto”, agregó.

Kate McElwee, directora de un organismo nortamericano que lucha para que las mujeres puedan llegar al sacerdocio y aboga por la misma causa, adelantó a LA NACIÓN que en los próximos días, para seguir protestando por la falta de voz y voto, las mujeres harán manifestaciones “tipo guerrilla” cerca del Vaticano, donde piensan proyectar imágenes con el lema de la campaña por el voto a las mujeres y en contra del silencio sobre esta delicada y postergada cuestión de la igualdad.

El papel de Francisco

Más allá de la rebelión en marcha, ante una pregunta del diario La Nación el grupo de mujeres rescató y reconoció el papel del papa Francisco. Desde que fue electo, si bien reiteró el “no” a las mujeres sacerdotes, sí admitió que es urgente darle más espacio a las mujeres y, de hecho, nombró a varias de ellas en cargos importantes del Vaticano, aunque no de primer orden.

“Yo soy admiradora de Francisco, que logró un cambio tremendo y que ayudó a que las mujeres tengamos más influencia al cambiar la estructura de los sínodos, ya que le dio a las mujeres más espacio al ayudar en los pequeños grupos linguísticos y al poder participar como consultoras”, reconoció Milavec. “Eso es un gran comienzo, pero queremos tener poder deliberativo, decisional”, insistió.

La italiana Paola Lazzarini, de la organización Donne per la Chiesa (Mujeres para la Iglesia), contó un dato significativo: después de que el documento preparatorio del Sínodo destacó la labor de las mujeres en la Amazonia, le escribió una carta al padre jesuita Giacomo Costa, secretario de la comisión para la Información del sínodo, preguntándole por qué, entonces, no iban a poder votar las religiosas que participan de la reunión. “Él contestó diciendo que era consciente de la contradicción, pero que era demasiado tarde para cambiar”.

 

Enlaces relacionados:

 

Fuentes:

Vatican News / La Nación

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *