Red Eclesial Panamazónica: Incentivo y aldabonazo para la Iglesia en Amazonas

REPAM

4.00 p m| 3 mar 15 (VIS/BV).- La Oficina de Prensa de la Santa Sede presentó la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), nacida en septiembre de 2014 en Brasilia (Brasil), durante un encuentro de los obispos en cuyo territorio hay regiones del Amazonas, sacerdotes, misioneros y misioneras de congregaciones que trabajan en la jungla amazónica, representantes de algunas Caritas nacionales y laicos pertenecientes a diversas estructuras de la Iglesia. “La REPAM en un proceso que representa años de historia y presencia próxima-prójima con aquellos que han sido olvidados y vulnerados en este territorio; de luces y de sombras en la búsqueda de emprender una misión inmensa, compleja y profunda; y de una coherente entrega de vida a pesar de las enormes dificultades”.

Se contó con las intervenciones del cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, Presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, el arzobispo Pedro Ricardo Barreto Jimeno SJ, de Huancayo (Perù) y Presidente del Departamento de Justicia y Solidaridad del Consejo Episcopal Latinoamericano; Michel Roy, Secretario General de Caritas Internationalis y Mauricio López Oropeza, Secretario Ejecutivo de la REPAM. El cardenal Cláudio Hummes, O.F.M, Presidente de la Comisión para Amazonas de la Conferencia Episcopal de Brasil, que no pudo estar presente intervino en la presentación con un mensaje grabado.

—————————————————————————
El territorio amazónico es el bosque tropical más extenso del mundo. Comprende seis millones de Km2 y es compartidp por Guyana, Surinam y Guyana Francesa Venezuela, Ecuador, Colombia, Bolivia, Perú y Brasil. Viven en él 2779478 seres humanos que corresponden a 390 pueblos indígenas y 137 pueblos aislados (no contactados) con el valor de sus culturas ancestrales, 240 lenguas habladas pertenecientes a 49 familias lingüísticas. Se trata, como explicó el arzobispo Barreto, de “un territorio devastado y amenazado por las concesiones de los Estados a las corporaciones transnacionales. Los grandes proyectos extractivos, los monocultivos y el cambio climático ponen en grave riesgo sus tierras y el entorno natural”.

“Destruyen su cultura, la autodeterminación de los pueblos y sobre todo afectan a Cristo encarnado en las personas que lo habitan (pueblos originarios, ribereños, campesinos, afro descendientes y poblaciones urbanas). De ahí que la REPAM se crease como la respuesta de Dios a esta necesidad sentida y urgente de cuidar la vida de las personas para que vivan en armonía con la naturaleza desde la amplia y variada presencia de los miembros y equipos de la Iglesia en la Panamazonía”, agregó el arzobispo.

Por su parte el cardenal Turkson ilustró las características principales de la Red, comenzando por la transnacionalidad. “El elevado número de países involucrados -dijo- se debe a la toma de conciencia de que una acción eficaz que contrastase los retos que van más allá de las fronteras de un sólo estado, requería la sinergia de las fuerzas vivas de todas las naciones interesadas, entre ellas… la Secretaría de la REPAM, las diversas diócesis, sin olvidar que desde el principio la Red trabaja en sintonía con la Santa Sede, el CELAM y sus estructuras”. Otra característica es la eclesialidad porque además de actuar de forma transnacional, la REPAM se propone instaurar una colaboración armoniosa entre los diversos componentes de la Iglesia: congregaciones religiosas, Caritas, diócesis, laicos, etc”.

El compromiso por la defensa de la vida es, para el cardenal Turkson, la tercera característica. “La REPAM -evidenció- nace para responder a desafíos importantes. Está en juego la defensa de la vida de numerosas comunidades que, sumadas, representan más de 30 millones de personas. Están amenazadas por la polución, el cambio radical y rápido del ecosistema del que dependen y la ausencia de tutela de sus derechos humanos fundamentales”.

“La Red se presenta en Roma -añadió- no sólo por el enorme significado simbólico que reviste para la Iglesia la Sede de Pedro, sino también por la voluntad de darle visibilidad. La forma en que la REPAM, actuando como una plataforma, se estructurará y definirá su modo de funcionamiento, sus prioridades de acción, sus modalidades de acreditación, podría servir de modelo a iglesias locales de otros continentes que deben enfrentar retos parecidos”.

“Además, la REPAM, se ha concebido como una herramienta que se puede adoptar en ámbitos claves y diversos: la justicia, la legalidad, la promoción y tutela de derechos humanos, la cooperación entre la Iglesia y las Instituciones públicas en varios niveles, la prevención y gestión de conflictos, el estudio y la difusión de informaciones, el desarrollo económico inclusivo y ecuo, el uso responsable y solidario de los recursos naturales respetando la creación, la defensa de las culturas y los modos de vida tradicionales de los diversos pueblos”, finalizó Turkson.

A su vez, el cardenal Hummes en su vídeo mensaje reiteraba que la creación de la Red Eclesial Panamazónica, “representa un nuevo incentivo y un aldabonazo para la obra de la Iglesia en Amazonia, fuertemente deseada por el Santo Padre. Allí, la Iglesia quiere ser con valor y determinación, Iglesia misionera, misericordiosa, profética, cercana a toda la gente, especialmente a los más pobres, a los excluidos, a los descartados, a los olvidados y a los heridos. Una Iglesia con un rostro amazónico y un clero autóctono, como propuso el Papa en un discurso a los obispos de Brasil”.


Aquí la intervención del arzobispo Pedro Barreto Jimeno SJ:

Realidad Geográfica

El territorio Amazónico es el bosque tropical más extenso del mundo. Comprende seis millones de Km2 (20 veces más que el territorio de Italia). La Amazonía es compartida por Guyana, Surinam y Guyana Francesa (0.15%), Venezuela (1%), Ecuador (2%), Colombia (6%), Bolivia (11%), Perú (13%) y Brasil (67%).

Realidad humana y cultural

La extensa Amazonía es hogar de 2779478 indígenas que corresponden a 390 pueblos indígenas y 137 pueblos aislados (no contactados) con el valor de sus culturas ancestrales, sus 240 lenguas habladas pertenecientes a 49 familias lingüísticas.

Problemática socio-ambiental

La Amazonía es un territorio devastado y amenazado por las concesiones de los Estados a las corporaciones transnacionales. Los grandes proyectos extractivos, los monocultivos y el cambio climático ponen en grave riesgo sus tierras y el entorno natural. Destruyen su cultura, la autodeterminación de los pueblos y sobre todo afectan a Cristo encarnado en las personas que lo habitan (pueblos originarios, ribereños, campesinos, afro descendientes y poblaciones urbanas).

Consecuencias y amenazas

Hoy estamos viviendo una alta incidencia de sequías en la Amazonía. Algo que no se creía posible y que hoy estamos experimentando con gran fuerza. La Amazonía es un bioma natural, es decir, un sistema vivo que funciona como estabilizador climático regional y global al producir 1/3 de las lluvias que alimentan la tierra, sin embargo está amenazado.  Más del 20% de su cobertura vegetal ya no existe. Sin embargo los Estados priorizan el crecimiento económico y las políticas sociales que favorezcan la explotación de los recursos naturales como urgencia nacional.

Misión de la Iglesia

“Nuestra vocación es custodiar toda la creación, la belleza de la creación, como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra san Francisco de Asís: es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos” (Papa Francisco, 19-03.2013).

Nacimiento y compromiso de la REPAM

La REPAM se crea como la respuesta de Dios a esta necesidad sentida y urgente de cuidar la vida de las personas para que vivan en armonía con la naturaleza desde la amplia y variada presencia de los miembros y equipos de la Iglesia en la Pan-Amazonía.

Reafirmamos lo que dice el papa Francisco: “La Iglesia no está en la Amazonia como quien tiene hechas las maletas para irse después de explotarla. Desde el principio está presente en ella con misioneros, congregaciones religiosas, sacerdotes, laicos y obispos, y su presencia es determinante para el futuro de la zona” (Francisco en Río de Janeiro, 27.07. 13)

Por eso la Red Eclesial Pan-Amazónica está llamada a ser una verdadera experiencia de fraternidad, una caravana solidaria y una peregrinación sagrada, para responder de manera eficaz y orgánica a los clamores del pueblo amazónico del presente y del futuro.

El proceso de creación de la Red Eclesial Pan Amazónica está animado por el Departamento de Justicia y Solidaridad del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM),  la Comisión para la Amazonía de la Conferencia Episcopal de Brasil (CNBB), las presidencias del Secretariado Latinoamericano y del Caribe de Cáritas (SELACC), de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Religiosas y Religiosos (CLAR) y de los misioneros y misioneras que han entregado y entregan su vida en la Pan – Amazonía.

Nuestro agradecimiento al Pontificio Consejo Justicia y Paz, en la persona del Cardenal Peter Turkson y a todo su equipo por su invalorable apoyo en el proceso de crecimiento de la Red Eclesial Pan-Amazónica.


Fuente:

Vatican Information Service / Radio Vaticana

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *