La Fe en los Evangelios

Fe en los Evangelios

5.00 p m| 20 ago 13 (THINKING FAITH/BV).- Con motivo del Año de la Fe, en el blog “Thinking Faith” intentan explorar la naturaleza de la fe, al ver cómo los cristianos y los demás usan y entienden esa palabra. Peter Edmonds SJ, estudioso de las Escrituras, comienza con los Evangelios. Analiza las referencias a la “fe” en Mateo, Marcos y Lucas. ¿Cómo podemos construir una visión rica de una vida de fe al observar sus diferentes formas presentadas en los evangelios?

Una pregunta obvia para este Año de la Fe sería: “¿Cómo se usa la palabra “fe” en el Nuevo Testamento?” La palabra griega para “fe” es pistis y aparece en 24 de los 27 libros que componen el Nuevo Testamento. En este breve artículo, nos limitamos a los evangelios de Marcos, Mateo y Lucas; sorprendentemente nunca se usa en el Evangelio de Juan. Salvo dos excepciones, no haremos caso de las apariciones del verbo relacionado, “yo creo” (pisteuo), que por el contrario se encuentra 98 veces en el evangelio de Juan.


El Evangelio de Marcos: Creer en el Evangelio

Comenzamos con la primera excepción, ya que las primeras palabras pronunciadas por Jesús en Marcos incluyen la palabra “creer”. Él escribe: “Jesús vino a Galilea a anunciar las buenas nuevas de Dios, diciendo: “Se ha cumplido el plazo y está cerca el reinado de Dios. Arrepentíos y creed (pisteuo) en la Buena Noticia” (Marcos 1:14-15 ). Nos preguntamos: ¿Quién respondió a este llamado al mostrar la fe (pistis) que Jesús exigió? Aquellos que conocen el evangelio de Marcos, lo llaman el “evangelio de la paradoja”. La paradoja aquí es que no son los discípulos que Jesús llamó a orillas del lago (1:16-20) o en la montaña (3:13-19) los que dan un ejemplo de fe, sino las personas que aparecen sólo una vez en el evangelio de Marcos y que luego no se sabe más de ellos. Son las respuestas de estas personas las que nos pueden decir algo en este Año de la fe.

La palabra “fe” (pistis) se presenta cinco veces en Marcos. Se aplicó por primera vez a los cuatro hombres que llevaron un paralítico a Jesús al bajar por el techo de la casa donde estaba. A causa de su fe, Jesús perdonó los pecados de ese hombre (2:05). Este primer uso nos recuerda que la fe se manifiesta en la acción. Pablo argumentó esto cuando escribió a los Gálatas sobre “la fe que actúa por sí sola en el amor” (Gálatas 5:6). Y cabe señalar que donde Jesús encontró la fe, allí anunció que los pecados fueron perdonados.

El segundo uso de esta palabra señala a los discípulos de Jesús. En un barco en el lago de Galilea, se encontraron con una tormenta y se asustaron porque pensaron que estaban a punto de hundirse. Jesús calmó la tormenta y dijo a sus discípulos: “¿Aún no tenéis fe?” (04:40). Aunque anteriormente habían sido testigos del poder de Jesús en la curación y la controversia, y de su autoridad en la enseñanza, en una situación de crisis se desesperaron. Aquí, como en todo el evangelio de Marcos, el comportamiento de los discípulos de Jesús antes que un ejemplo es una advertencia. Una fe sólida, la que los discípulos aún estaban por adquirir, capacita al creyente para hacer frente a las tormentas que nos encontramos en nuestras experiencias de vida.

La tercera aparición de la palabra “fe” en Marcos es mencionada por Jesús a una mujer a la que acaba de curar. Su enfermedad había durado doce años. Su curación se produjo en dos etapas. Primero buscó una cura tocando a Jesús, y esto la dejó “asustada y temblando”. Fue sólo después de caer ante Jesús y al contarle “toda la verdad”, que encontró su curación completa y Jesús le dijo: “Hija, tu fe te ha salvado” (05:34). De ella aprendemos que la fe puede crecer, e implica una relación personal y de confianza con el Señor.

La palabra “fe” se presenta por cuarta vez en Marcos en su relato de la curación de Bartimeo. Era un mendigo ciego que escuchó que Jesús pasaba por ahí. Tres veces le rogó a Jesús por compasión y la restauración de su vista. Se le concedió y Jesús le dijo como a la mujer anterior, (10:52) “Ve, tu fe te ha salvado”. Paradójicamente, Bartimeo no hizo caso cuando Jesús le dijo que podía irse, sino que lo siguió por el camino que conducía a Jerusalén, la ciudad donde Jesús iba a morir. Su fe se había expresado en la oración constante, a pesar del desaliento de los que estaban presentes. Su ejemplo nos enseña a perseverar en la oración a Jesús. La fe fomenta el hábito de la oración regular y persistente. La tradición cristiana griega ha valorado esta oración de Bartimeo, “Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí” (10:47). Los monjes de la antigüedad la repetían mientras caminaban fuera de su trabajo en los campos.

Finalmente, Jesús mencionó la palabra “fe” a sus discípulos cuando descubrieron que la higuera que había maldecido el día anterior se había marchitado. Él les pidió “tener fe en Dios” (11:22), y luego les dio una lección sobre el poder de la oración. Esta es la orientación más extensa de Jesús para orar en este Evangelio ya que no hay “Padre Nuestro” en Marcos. La enseñanza tiene tres componentes, dos de los cuales apelan más a la exageración profética que a la realidad del día a día. En realidad no esperamos que nuestra oración pueda mover montañas o que cada una de nuestras oraciones sean contestadas, pero la oración debe ser de corazón, con confianza y seguridad, y debe incluir el perdón mutuo. Con la historia de Bartimeo, reconocemos el vínculo entre la oración y la fe.

Pero quizás la frase paradójica más memorable acerca de la fe en el evangelio de Marcos es pronunciada por otro de sus personajes secundarios. La palabra usada aquí no es “fe” (pistis), más bien su opuesto (apistia). El padre del muchacho epiléptico, a quien los discípulos de Jesús no pudieron curar, clamó a Jesús y le dijo: “Creo; pero socorre mi falta de fe” (09:24). Esta oración está incluida en las recomendadas para este Año de la Fe:

Señor,
déjame mirar tu rostro,
conocer tu corazón
y experimentar tu amor en mi vida.
Fortaléceme con el don de la fe.
Yo creo Señor, pero socorre mi falta de fe.
Amen


El Evangelio de Mateo: Ustedes, los de la poca fe

Se dice que el evangelio de Mateo es una revisión del de Marcos, por lo que ahora es el momento de examinar la forma en que trata a las referencias de Marcos sobre la “fe”. Las primeras palabras públicas de Jesús en Mateo no incluyen la palabra “creer”. Simplemente pide arrepentimiento (Mateo 04:17). Su primer uso de la palabra “fe” viene en su relato de la curación del siervo del centurión, un incidente no informado por Marcos. Allí Jesús anuncia que “ni aun en Israel he hallado tanta fe” (8:10). Jesús está aquí tratando con un gentil y esto nos recuerda cómo, desde el principio, la fe encontró un hogar en estos forasteros. A principios del evangelio, Los reyes Magos son los primeros en adorar al niño Jesús (2:11) y en su conclusión, un centurión -y los que estaban con él- confesó a Jesús como Hijo de Dios (27:54). Estos textos nos animan a buscar signos de la fe fuera de nuestro propio grupo.

Al igual que Marcos, Mateo utiliza la palabra “fe” cuando los hombres llevaron el paralítico a Jesús (09:02) y en una versión más corta de su curación, Jesús dijo a la mujer que había estado enferma durante doce años: “Tu fe te ha salvado” (09:22). Cuando Jesús sanó a dos ciegos, en un pasaje que se asemeja a la curación de Bartimeo en Marcos, dijo: “Que suceda como habéis creído” (09:29). Tanto en este relato y en el de la curación de la mujer cananea, a quien le dijo: “Mujer, ¡qué fe tan grande tienes!” (15:28), Mateo enlaza la disposición de Jesús para sanar con la fe demostrada por los más necesitados.

Lo que es especial en Mateo es una expresión utilizada cuatro veces en este Evangelio, una vez en Lucas y nunca en Marcos. La palabra oligopistos, que es griega, mejor traducido como “persona de poca fe”. En el relato de la tormenta en el lago de Mateo, Jesús dice a sus discípulos: “¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?” (08:26). Se dirigió a ellos de nuevo en estos términos cuando confunden sus palabras acerca de la levadura de los fariseos y de los saduceos con pan común: “¿Qué andáis comentando, hombres de poca fe? ¿Que no tenéis pan?”(16:08). En el relato de la curación del niño epiléptico de Mateo, Jesús no hace mención de la fe del padre como en Marcos, sino que les dice a sus discípulos que era debido a su “poca fe” que no fueron capaces de curar al niño (17:20). Por último, Jesús le dijo a Pedro que era a causa de su “poca fe” que comenzó a hundirse en su intento de caminar sobre el agua (14:31).

En este Año de la Fe, Mateo desafía la Iglesia de hoy a reconocer su “poca fe”, como ocurrió con los discípulos cuando no pudieron curar al niño epiléptico. “Si tuvierais fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí a allá, y nada os será imposible para ti” (17:20). Un refrán similar acerca de la fe que mueve montañas se incluye en la parte de la higuera marchita que reproduce de Marcos (21:21). Una vez más la fe y la oración van juntos.


El Evangelio de Lucas: Aumenta nuestra Fe

A primera vista, Lucas añade poco a lo que hemos observado en Marcos y Mateo. Una vez más la palabra “fe” se utiliza en relación con los que trajeron al paralítico a Jesús (Lucas 5:20) y con el centurión cuyo siervo fue sanado (07:09). Cuatro veces en Lucas, a diferencia de las dos ocasiones en Marcos y Mateo, nos encontramos con la expresión: “Tu fe te ha salvado”. Jesús se dirige no sólo a la mujer curada de sus hemorragias (08:48) y al ciego que Marcos llama Bartimeo (18:42), sino también a “una mujer, pecadora pública” (7:37 , 50) y para el leproso que volvió a alabar a Dios (17:19). Esa salvación es un tema en Lucas, como Juan el Bautista proclamó en su predicación: “Y verá todo mortal la salvación de Dios” (3:06). Sólo en Lucas, Jesús es llamado salvador, como los ángeles anunciaron a los pastores (02:11).

Mientras que Mateo desafió a su comunidad debido a su “poca fe”, por lo general Lucas es más amable con los discípulos de Jesús que sus predecesores. En la descripción de la tormenta en el lago, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Dónde está vuestra fe?” (Lucas 08:25), en contraste con la “no fe” de Marcos y la “poca fe” de Mateo. Cuando se acercaron a Jerusalén, los discípulos le pidieron: “Aumenta nuestra fe” (17:05), así como ya le habían pedido que les enseñara a orar (11:1). Les dijo una parábola acerca de una viuda que rogó a un juez injusto. Su conclusión fue un lamento: “cuando llegue el Hijo del Hombre, ¿encontrará esa fe en la tierra?” (18:08). En la última cena, Jesús oró por Pedro “para que no falle tu fe” (22:32). Una vez más observamos la relación entre la fe y la oración.


Los escritos de Juan: Conquistar el mundo con la fe

Mientras que el evangelio de Juan no incluye el sustantivo “fe”, contiene casi un centenar de casos del verbo, “yo creo” (pisteuo). Incluimos aquí nuestro segundo ejemplo del uso de este verbo, es decir, la bienaventuranza que Jesús dirigió a Tomás, que dudó, y para todos los que escuchan este Evangelio: “Bienaventurados los que no han visto y han creído” (Juan 20:29). El sustantivo “fe”, sin embargo, se presenta una vez en las cartas de Juan: “Ésta es la victoria que venció al mundo: nuestra fe. ¿Quién vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?” (1 Juan 5:4-5). ¡Este hecho es el estímulo para este Año de la fe. Que nuestra fe conquiste el mundo!


Creciendo en la fe

Sabemos por los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas, que a medida que crecemos en nuestro conocimiento de la bondad y el amor de Dios, también crecemos en nuestra fe. Esta debe ser nuestra esperanza en este Año de la fe. La última vez que Mateo utiliza la palabra pistis (fe) se produce al registrar las palabras de Jesús a los escribas y los fariseos, en el más franco de sus discursos hacia ellos en todos los evangelios: “¡Ay de vosotros, letrados y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del anís y del comino, y descuidáis lo más grave de la ley: la justicia, la misericordia y la fe!”(23:23). Procuremos que Jesús no tenga que lamentarse de la misma manera por nosotros.

Fuente:

Faith in the Gospels de Peter Edmonds SJ. Publicado en Thinking Faith.

Puntuación: 5 / Votos: 4

Comentarios

  1. joward escribió:

    seria muy bueno que dentro de tu investigación agregues los otro libros del N.T donde aparece la palabra pistis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *