Otra voz de El Vaticano que considera la unión civil entre personas del mismo sexo como una alternativa al matrimonio

Arzobispo Piero Marini piensa en la union civil homosexual como alternativa

2.00 p m| 2 may 13 (NCR/BV).- El arzobispo Piero Marini, quien fue maestro de ceremonias litúrgicas del Papa Juan Pablo II por más de 18 años, ha considerado la posibilidad de reconocer las uniones civiles entre personas del mismo sexo como alternativa al matrimonio, una posición que alguna vez fue favorecida también por el cardenal Jorge Bergoglio, ahora Papa Francisco, cuando era arzobispo de Buenos Aires. “Hay tantas parejas que sufren porque sus derechos civiles no son reconocidos” declaró Marini.

Marini, de 71 años, es actualmente el presidente del Comité Pontificio para los Congresos Eucarísticos Internacionales. Fue entrevistado por el diario “La Nación” de Costa Rica, donde la iglesia local concluyó un congreso eucarístico a mediados de abril.

Aunque Marini no tiene responsabilidad en articular políticas en materia de matrimonio, sus comentarios pueden volver a generar preguntas sobre la línea del Vaticano, considerando la posición similar expresada a inicios de febrero por monseñor Vincenzo Paglia, presidente del Consejo Pontificio para la Familia. Durante una conferencia de prensa del Vaticano el día 4 de febrero, Paglia dijo que aunque la iglesia se opone a toda otra unión entre el hombre y una mujer considerada equivalente al matrimonio, se podrían aceptar “soluciones de derecho privado” buscando la protección de los derechos de las personas.

Además el comentario de Marini podría despertar el interés en el historial que tiene el Papa Francisco respecto a este tema. El 19 de marzo, el “New York Times” informó que cuando Argentina se preparaba para un debate nacional sobre el matrimonio gay en 2009 y 2010, Bergoglio favoreció silenciosamente una alternativa que incluía las uniones civiles para parejas del mismo sexo.

Dicho informe fue negado por Miguel Woites, director de la Agencia de Información Católica Argentina, un medio de comunicación vinculado a la arquidiócesis de Buenos Aires. Woites insistió que Bergoglio “nunca” ha favorecido algún tipo de reconocimiento legal de las uniones entre personas del mismo sexo y dijo que el reporte del Times estaba “totalmente errado”.

A principios de abril, sin embargo, un alto funcionario de la Conferencia Episcopal Argentina, dijo a NCR que Bergoglio, sí consideraba como una opción a las uniones civiles. Mariano de Vedia, veterano periodista del diario más importante de Argentina, confirmó a NCR que el New York Times describió correctamente la posición de Bergoglio.

Guillermo Villarreal, periodista católico en Argentina, dijo que en aquél momento se sabía que la posición moderada de Bergoglio fue rechazada por el arzobispo de La Plata, Héctor Rubén Aguer. No era una oposición a estar a favor o en contra del matrimonio gay, sino qué tan feroz debía ser la oposición y si se tendría en cuenta a las uniones civiles como alternativa. Villarreal describió la disputa sobre el matrimonio gay como la única que Bergoglio perdió en sus seis años como presidente de la conferencia.

Por último, en declaraciones a un canal de noticias por cable italiano, el historiador en temas de la Iglesia, Alberto Melloni, quien es visto como una voz del ala progresista del catolicismo, predijo que “tarde o temprano, esta apertura (hacia las uniones civiles) llegará en el magisterio del Papa”. Sin embargo, Melloni también dijo que cree que Francisco actuará con “cautela y prudencia”.


A continuación la entrevista al P. Piero Marini, publicada en el diario “La Nación” de Costa Rica:

Para usted, ¿qué ha significado el cambio de Papa?

Se respira un aire fresco, es una ventana a la primavera y a la esperanza. Hasta ahora habíamos respirado aguas de pantano, que huelen mal. Estábamos en una iglesia con miedo de todo y problemática con la situación de los VatiLeaks (filtración de documentos de la ciudad del Vaticano) y la pedofilia. Con Francisco se hablan solo cosas positivas; él pone lo positivo por delante y habla de mantener la esperanza.

¿Podría describir el ambiente que se vive ahora en el Vaticano?

En estos primeros días de pontificado se respira un aire diferente de libertad, una iglesia más cercana a los pobres y menos problemática. A él (Francisco), no le gusta vivir entre las grandes pinturas y el oro.

Con esos gestos humildes, ¿hace un llamado hacia los votos de pobreza de los sacerdotes?

El llamado es que nos preguntemos ¿quiénes son los pobres hoy? Son los que no saben si mañana van a poder comer. Los sacerdotes debemos dar un ejemplo de vida moderada, simple.

¿Implica que el sacerdote salga más del templo y comparta con los más necesitados?

Sin duda alguna. Por eso, el nuevo Papa ha hecho un llamado a que debemos tener el olor de las ovejas; es decir, vivir la vida y la fe con la comunidad.

En sus 18 años como maestro de ceremonias de la liturgia de Juan Pablo II, ¿qué aprendió al lado de un hombre tan admirado?

Aprendí de su sencillez. Era una persona muy simple, espontánea, con grandes ideas de compartir con la gente, de quedarse con los fieles después de la misa charlando. Él había trabajado en una minería y, pues, conocía la realidad y las necesidades de la gente.

¿Alguna conversación, frase o recuerdo que usted guarde con especial cariño de Juan Pablo II?

Me recuerdo que estábamos en unas jornadas de la Juventud en Filipinas, cuando Juan Pablo II, celebró mi primer cumpleaños a los 52 años. Yo nunca antes había soplado las candelas de una tarta, y él reunió a varia gente para que me celebraran. Era muy amable, de buen humor y espontáneo.

¿Cómo hacer para que los jóvenes se integren más a la Iglesia?

Es uno de los problemas más importantes y un reto para la Iglesia católica. Tenemos una ruptura en el paso de testimonio de la fe de una generación a otra. Hay que recuperar ese mensaje y es necesario la comunicación en familia; que los hijos obedezcan a los padres.

El papa Benedicto XVI utilizó Twitter como medio de comunicación, ¿cree que fue efectivo?

De mi parte yo no hubiera utilizado el Twitter, pero al Papa se lo aconsejaron. La Iglesia no tiene que ser una anticuada, pero es necesario tener un poco de cuidado.

En Costa Rica se ha abierto la discusión sobre el Estado laico, ¿que opinión le merece este tipo de decisiones?

Esto ya es una realidad en Europa. Está bien el Estado laico, lo malo es si se convierte en Estado laicista; es decir, que esté contra la Iglesia católica. Ambos no deben verse como enemigos entre sí. En esas discusiones, es necesario, por ejemplo, reconocer la unión de personas del mismo sexo, porque hay muchas parejas que sufren porque no se reconocen sus derechos civiles; lo que no se puede reconocer es que esa pareja sea un matrimonio.


Fuentes:

National Catholic Reporter

Diario La Nación de Costa Rica

Puntuación: 5.00 / Votos: 2

Comentarios

  1. Joaquin escribió:

    Yo si quisiera que se permitiera la Union de un hombre con hombre, para no tener que llevar una vida tan solitaria, pues todos tenemos derecho a la felicidad,entiendo que esto incomoda a mucha gente , pero puede darse de manera discreta sin ofender la sensibilidad de otros. Ojala yo consiguiera esa union.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *