Oración para un Católico frustrado

20120619-frustrado.jpg

10.00 a m| LIMA 19 jun 12 (Buena Voz).- Hay oraciones que ya están hechas, y nos ayudan a encontrar las palabras que queremos decir. Muchas veces, después de rezar estas oraciones, nos vamos identificando con cada palabra y la hacemos nuestra. La oración que presentamos a continuación, como todas la oraciones nos unen a Dios, pero esta en especial, también nos une a la Iglesia.
Versión en castellano de la Oración del Católico Frustrado escrita por James Martin SJ en la revista America.

Señor, a veces me siento muy frustrado con tu Iglesia.

Sé que no estoy solo. Mucha gente que ama a tu Iglesia se siente frustrada con el Cuerpo de Cristo en la tierra. También sacerdotes y diáconos, y hermanos y hermanas, pueden sentirse frustrados. Y apostaría que incluso obispos y papas sienten frustración. Nos preocupamos y molestamos y amargamos y a veces nos escandalizamos porque tu divina institución, nuestro hogar, está llena de seres humanos pecadores. Como yo.

Pero sobre todo acabo frustrado cuando siento que hay cosas que deben ser cambiadas y no tengo el poder para hacerlo.

Por eso necesito tu ayuda, Dios.

Ayúdame a recordar que Jesús prometió que estaría con nosotros hasta el fin de los tiempos, y que tu Iglesia sigue siendo guiada siempre por el Espíritu Santo, incluso si me es difícil verlo. A veces el cambio es repentino y el Espíritu nos sorprende, pero generalmente el cambio ocurre lentamente en la Iglesia. A tu ritmo y no al mío. Ayúdame a confiar en que las semillas que planto con amor en el suelo de tu Iglesia algún día germinarán. Por ello dame paciencia.

Ayúdame a entender que nunca hubo un tiempo sin peleas y disputas dentro de tu Iglesia. Los debates retroceden por toda su historia hasta Pedro y Pablo discutiendo entre sí. Y tampoco hubo un tiempo en el que no hubiese pecado entre los miembros de tu Iglesia. Ese tipo de pecado retrocede hasta Pedro negando a Jesús durante su Pasión. ¿Por qué la Iglesia de hoy tendría que ser diferente de la que fue para aquellos que conocieron a Jesús sobre la tierra? Dame sabiduría.

Ayúdame a confiar en la Resurrección. Jesús resucitado nos recuerda que siempre hay esperanza de algo nuevo. La muerte no es nunca la última palabra para nosotros. Tampoco la desesperación. Y ayúdame a recordar que cuando Cristo resucitado apareció a sus discípulos portaba las heridas de su crucifixión. Como Cristo, la Iglesia siempre está herida, pero es siempre portadora de la gracia. Dame esperanza.

Ayúdame a creer que tu Espíritu puede hacerlo todo: suscitar santos cuando más los necesitamos, suavizar corazones cuando parecen endurecidos, abrir mentes cuando parecen cerradas, inspirar confianza cuando todo parece perdido, nos ayuda a hacer lo que parecía imposible hasta que fue hecho. Este es el mismo Espíritu que convirtió a Pablo, inspiró a Agustín, llamó a Francisco de Asís, empujó a Catalina de Siena, consoló a Ignacio de Loyola, confortó a Teresita de Lisieux, animó a Juan XXIII, acompañó a Teresa de Calculta, fortaleció a Dorothy Day, y le dio coraje a Juan Pablo II. Es el mismo Espíritu que camina hoy con nosotros, y no ha perdido su poder. Dame fe.

Ayúdame a recordar a todos tus santos. La mayoría de ellos la pasó mucho peor que yo. Ellos también a veces resultaron frustrados con tu Iglesia, lucharon con ello e incluso fueron perseguidos. Juana de Arco fue quemada por las autoridades de la Iglesia. Ignacio de Loyola fue puesto en la cárcel por la Inquisición. Mary MacKillop fue excomulgada. Si ellos pudieron confiar en tu Iglesia en medio de esas dificultades, yo también puedo. Dame valentía.

Ayúdame a tener calma cuando la gente me diga que no pertenezco a la Iglesia, que soy un hereje por tratar de mejorar las cosas, o que no soy un buen católico. Yo sé que fui bautizado. Tú me llamaste por mi nombre, Señor, a tu Iglesia. Mientras tenga aliento, ayúdame a recordar cómo las aguas del bautismo me acogieron en tu santa familia de pecadores y santos. Deja que la voz que me atrajo a tu Iglesia sea lo que yo escuche cuando otras voces me digan que no soy bienvenido en ella. Dame paz.

Sobre todo, ayúdame a colocar toda mi esperanza en tu Hijo. Tengo fe en Jesucristo. Dame solo su amor y su gracia, que eso me basta.

Ayúdame Dios y ayuda a tu Iglesia.

Amén.

James Martin, SJ

Puntuación: 4.15 / Votos: 26

Comentarios

  1. Jose Santops escribió:

    Muy oportuna y necesaria èsta oraciòn-reflexiòn para los tiempos difìciles de nuestra iglesia catòlica

  2. Joaquín Rivadeneira M. escribió:

    Que bueno que alguien nos recuerde que la Iglesia somos cada uno de nosotros y que debemos ser actores capaces de hacer que las cosas sucedan correctamente en nuestras propias vidas, en la Iglesia que cada uno somos. Nuestras propias vidas, bien llevadas, se constituyen en el efecto multiplicador que se requiere para fortalecer nuestra Iglesia como Institución. Debemos asumir nuestra responsabilidad en la crisis actual buscando primeramente el cambio positivo en nosotros mismos, con todo el coraje que el Espíritu Santo nos da.

  3. carlos lau aranda escribió:

    es muy interesante para avivar mas la fe , y todos participemos

  4. RIGOBERTO escribió:

    HERMOSA ORACION,ME GUSTO MUCHO MUY OPORTUNO EN ESTE MOMENTO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*