Archivo por meses: agosto 2021

El CUCO DEL GOLPE

[Visto: 123 veces]

Lea También el artículo en: https://larazon.pe/por-anibal-quiroga-el-cuco-del-golpe/

Aníbal Quiroga León (*)

Desde hace un tiempo venimos escuchando distintas voces que, en determinadas circunstancias políticas, acusan de la inminencia o la cercanía hacia un presunto golpe militar, como ocurrió tantas veces en el pasado.

Las posibilidades de que exista hoy, en el 2021, un golpe militar, son absolutamente remotas, según lo refieren los propios agentes involucrados y aparece el análisis sosegado de la política peruana.

Los militares, básicamente los del Ejército que es la fuerza mayoritaria, han entendido que los golpes militares los terminan llevando a la cárcel por muchos años y que, en no pocas circunstancias, acabarán acusados de delitos de lesa humanidad. Todavía hay algunos que están purgando condena 20 años después de haberse involucrado en el gobierno autoritario de Alberto Fujimori.

En consecuencia, han entendido que el hecho de proceder por orden superior no los libera de responsabilidad, que requieren de una orden escrita que sea legítima y constitucional, pero fundamentalmente han entendido que los problemas políticos se resuelven políticamente y no lo resuelven los salvadores de la patria que tienen las armas del Estado, que sirven para otras cosas y no para las interrupciones políticas, por más crisis que se presenten en el Estado peruano.

Hace algún tiempo gané una apuesta a un despistado director de un medio de comunicación que, mal aconsejado, también anunciaba la cercanía a los cuarteles. Una rápida y breve entrevista a los principales agentes determinaba que la posibilidad de un golpe militar era del 0,00001% porque el sistema del servicio militar voluntario, aunado al profesionalismo que han adquirido las Fuerzas Armadas y su manejo mucho más comprensivo y responsable de la democracia, les hace entender que no deben participar en política y que no es su tema.
El lema es, entonces, los problemas de los políticos los resuelven los políticos políticamente y no tienen que verse soluciones en los cuarteles.

Sin embargo, sobre todo con gente que tiene mentalidad del pasado, de tiempo en tiempo escuchamos y leemos opiniones en que fulano le hace un guiño a los militares, mengano le hace una arenga a los militares, inclusive el propio ex presidente Sagasti -que apareció despistado en el tema- ordenó que se procesara a una serie de fonavistas militares por el solo hecho de dirigir una carta al comandante general, pidiéndole fundamentalmente el respeto a la Constitución en el trance de la segunda vuelta, lo cual era absolutamente inocuo y no representaba ninguna responsabilidad, porque le bastaba al comandante general del Ejército tirar la carta al tacho y no pasaba absolutamente nada.

Sin embargo, se hizo una algarada respecto al tema y se instruyó al procurador para procesarlos por un presunto delio de sedición que a todas luces no correspondía.
En consecuencia, la situación de grave crisis política, social y económica en la que nos encontramos, aunado al tema de la salubridad producto de la pandemia, que no termina y no terminará pronto, nos revela que la solución tendrá que darse políticamente, cualquiera de estas sea que se tenga que dar, por más dramática o por más conversada o pactada que se pueda dar.

Pero suena muy remoto y muy ajeno y muy lejano a cualquier análisis racional el pensar o sostener o temer que pueda haber una intervención militar en el gobierno en los próximos tiempos. No se puede jugar de esa manera con el permanente cuco del golpe militar.

([1]) Profesor Principal PUCP. Jurista

Lea También el artículo en: https://larazon.pe/por-anibal-quiroga-el-cuco-del-golpe/

EMPIEZA LA CONFRONTACIÓN

[Visto: 174 veces]

(*) Aníbal Quiroga

Confrontación/ La designación del congresista Guido Bellido como presidente del Consejo de Ministros es una provocación del presidente Pedro Castillo hacia el Congreso. Bajo las directrices de Vladimir Cerrón busca que el Parlamento le niegue la confianza para convocar un nuevo Gabinete, forzar nuevamente la negación de confianza y entonces dar lugar a la disolución del Congreso, conforme lo contempla la Constitución Política.

El libreto no es nuevo, ya ocurrió antes y fue provocado exprofeso por el exmandatario Martín Vizcarra, que de alguna manera ha dejado la impronta muy clara en cómo puede accionar un presidente de la República de mala manera, para terminar sojuzgando al Legislativo.

Además, hace tres meses en una conferencia, Cerrón anunció que justamente ese era su plan, que no por ser tan obvio ni burdo, deja de ser peligroso. Lo cierto es que las fuerzas de centro y la derecha han regalado el espacio político a la posición más extrema y radical de la izquierda en el Perú y ese es el resultado.

Ahora, el Congreso se ve en la disyuntiva de darle la confianza a este gabinete Bellido, que como titular de la PCM tendrá a su cargo varias instituciones importantes como Indecopi, la Dirección Nacional de Inteligencia, donde se ven los temas más complicados de la seguridad nacional y veremos si puede articular un Gabinete que tenga una mínima posibilidad de sobrevivencia política hacia adelante.

Por otro lado, el Congreso va a reaccionar. Probablemente irá a intentar ganar puntos en esta confrontación, forzando de alguna manera la figura de la vacancia presidencial.
Lo cierto del caso es que entramos en una vorágine harto complicada, cuyos resultados están todavía por definirse.

No sabemos cuál será la consecuencia de esta confrontación que claramente ha dado su inicio con la sola designación de este titular de la PCM, del primer gabinete del presidente Castillo, realmente tan impresentable que inclusive la prensa que de alguna manera favoreció la posición de Castillo en la segunda vuelta, hoy se da cuenta de la gran complicación política que se trae.

De otro lado, el Partido Morado, que fue un acérrimo apoyo a Castillo en la segunda vuelta, empezando por la propia figura del expresidente Sagasti que para nada fue imparcial en esta contienda, ahora se ha pronunciado en contra de la designación de Bellido.

Lea también el artículo en: https://larazon.pe/empieza-la-confrontacion/

(*)  Jurista. Profesor Principal PUCP

LA NECEDAD COMO POLÍTICA

[Visto: 122 veces]

(*) Aníbal Quiroga

La política es el arte de saber mandar y poder comandar una sociedad, un estado o una nación. Política viene de poder, por lo tanto, cuando alguien ejerce la política está ejerciendo el poder que le ha sido conferido.

En la antigüedad ese poder venía del uso de la fuerza, de la ley de la selva, del uso de las armas, o simplemente de la imposición de unos sobre otros. De ahí nacieron los reinos, los imperios y los autoritarismos y dictaduras.

Hoy día con el derecho constitucional en la democracia, el poder emana del pueblo y es conferida a través de elecciones a los mandatarios que son los representantes del Pueblo, bien sean los congresistas o los que van a liderar el Ejecutivo.

Sin embargo, el arte de la política es el arte de lo posible y no se puede estar sesgado por la necedad. No es posible que habiendo acabado las elecciones de segunda vuelta, con el resultado que hemos tenido, en donde las fuerzas de centro y de derecha al estar dispersas han facilitado el triunfo de la izquierda que al principio tenía tan solo el 19%, hoy en la elección de la Mesa Directiva del Congreso sigamos con esa misma necedad, dividiendo las fuerzas de centro, derecha y fuerzas democráticas, poniendo en riesgo el triunfo ante los sectores más radicales.

Lo que ha ocurrido en el Congreso es una necedad absoluta. Postular a una candidatura que se sabía de antemano que no iba a tener posibilidad de éxito alguno, pero que iba a restar votos a la coalición de centro derecha, que puede enfrentar de la mejor manera al gobierno de izquierda que se va a instalar en el Ejecutivo, ha sido francamente algo penoso y lamentablemente vaticina cual va a ser el accionar de estos políticos de acá en adelante.

No es justificación la impericia política. No es justificación no tener expertise político para poder enfrentar esto, porque para algo se postula al Congreso y para algo se participa en unas elecciones.

No tiene ninguna justificación inmolarse de esa manera, quitándole votos a una posición cercana a uno mismo, para facilitar que las posiciones de extrema izquierda tengan mayor posibilidad en el Congreso.

Eso no se entiende de ninguna manera y eso no es hacer política. Eso es seguir en un claro curso de franca necedad que augura un sombrío porvenir a quienes así lo han manifestado.

Lea también el artículo en: https://larazon.pe/la-necedad-como-politica/

(*)  Jurista. Profesor Principal PUC