Archivo por meses: mayo 2016

E PUR SI MUOVE

[Visto: 385 veces]

AQL-BLOG E POR SI MUEVECuentan que Galileo, al  salir de la Inquisición donde tuvo que abjurar –so riesgo de morir quemado- su tesis heliocéntrica del mundo, masculló está expresión (“y, sin embargo, se mueve”) en señal de rebeldía ante su convicción en una lucha desigual contra la arbitrariedad y el oprobio característico fanatismo contra los que osaran pensar diferente.

Felizmente la humanidad ha evolucionado, y el Estado democrático de derecho nos consagra –a todos por igual- libertad de pensamiento y opinión.  A pesar de ello, la defensa de convicciones y principios atrae hoy –agazapados en el anonimato de las redes sociales que provee la tecnología del Siglo XXI- a algunos que se alocan evidenciando su fanatismo, como el de los destinatarios de la admonición de Galileo en el Siglo XVI.

El Tribunal Constitucional (TC) anunció mediante un “comunicado” haber llegado a un mayoritario veredicto en el hábeas corpus (HC) de Alberto Fujimori (AFF) contra la condena a 25 años que le impuso la Corte Suprema, y que hoy goza de autoridad de cosa juzgada y cuyo contenido ha sido validado por el TC.  Sin embargo, el texto del fallo recién se terminó de redactar y dar a conocer una semana después. Esto es inusual -es bastante informal- y no se condice con la importancia de la labor jurisdiccional del TC. Ni la Corte Interamericana de DDHH (CORTEDDHH) de San José, ni la Corte Internacional de Justicia de La Haya, ni siquiera en nuestra Corte Suprema habría obrado así.

Es casi seguro que AFF sea responsable de lo que se le imputa.  Y muy probablemente también sea responsable de crímenes de lesa humanidad, como fue sentenciado por la CORTEDDHH en los tristes casos “La Cantuta” y “Barrios Altos”.  De eso queda muy poca duda.  El problema es otro, y es que tal condena, para ser legítima en un Estado de derecho, debe responder a los estándares de los DDHH que precisamente defiende de la CORTEDDHH con base de la Convención Americana de DDHH (Convención), por lo que debe estar impuesta por un tribunal imparcial, sobre la base de la acusación del Ministerio Público y –por sobre todo- luego de un juicio justo que responda a los estándares del debido proceso definidos por la propia CORTEDDHH y recogidos por nuestra Constitución.

Dos eran las bases del HC de AFF contra su condena: (i) La ausencia de un tribunal imparcial; y, (ii) La condena por sobre lo que no fue acusado, no existe en la legislación peruana, no fue materia de la autorización de Chile al conceder la extradición e AFF hacia el Perú y no parte de la acusación del fiscal.

El juez San Martín ha reconocido en diversas oportunidades (Caretas de 5/5/16) que consultó acerca de la sentencia condenatoria con colegas españoles y, más allá del texto de esa correspondencia -consignada textualmente en el valiente voto disidente del magistrado Sardón-, resulta evidente que, como presidente del tribunal que juzgó y condenó a AFF, casi 2 años antes de escuchar a su defensa, ya tenía en mente cómo condenar a AFF, articulando con sus colegas y con la propia acusación fiscal la necesaria adecuación para que tal condena no se le escape de las manos. Es decir, AFF fue juzgado en la indefensión. Consultados dos connotados juristas –también españoles- de mucho prestigio, eso constituye una evidente falta ética que demuestra la ausencia de imparcialidad, lastrando el fallo condenatorio en su legitimidad.

El otro argumento del HC es el cintillo de “crimen de lesa humanidad” con que se cierra la condena a AFF (apartado 823) en la parte 4ta. del fallo titulada “Decisión”.  El propio San Martín ha reconocido que esa tipificación está fuera del sistema jurídico peruano, y los hechos demuestran que no estuvo ni en la autorización chilena de la extradición ni en la acusación del Fiscal en el juicio oral. ¿Cómo entonces aterrizó en la condena a AFF?  La explicación es iniciada por San Martín cuando dice que esa calificación es meramente formal, que no trae ni más condena, ni más años, ni cambia el tipo de los delitos por los que fue sentenciado.  Casi, diríamos, un saludo a la bandera.  Lo mismo dice el TC y ratifica en su redundante voto singular el magistrado Espinosa –quien ojito-ojito fungió de jefe de asesores de San Martín en la Corte Suprema- minimizando la gravedad de un delito cometido en agravio de la humanidad y sus consecuencias (inhabilitado para la amnistía y/o el indulto).

Nadie discute que la intromisión en el correo de San Martín sea un hecho irregular.  El problema es que cuando se ha juzgado la corrupción en el Perú, se ha recurrido a ese irregular método, y tanto la Corte Suprema como el TC han validado eso como prueba lícita alegándose ser hechos de público interés.  Es decir, un poquito de su propia medicina.

Cómo sostener que es inocuo lo que es agraviante. Como sostener que nada cambia cuando hay una calificación mortal que hace mucho más graves los efectos de una condena.  Para el derecho sanción es todo aquello que afecta la esfera jurídica de la persona.

Nadie dice que no merezca esa calificación, ni que los crímenes juzgados no lo fueran.  Ese no es el punto. De lo que no queda duda es que –por su trascendencia y su importancia para el Perú- AFF merecía un juicio justo inobjetable y legítimo, lo que parece no haber tenido.

No se entiende cómo en aras de la CORTEDDHH se afecta la Convención que ésta protege y aplica, ya que sus Arts. 8° y 9° señalan que nadie puede ser juzgado por lo que no está en la acusación (principio acusatorio-contradictorio) y nadie puede ser penado por aquello que no es delito conforme a su legislación, ni condenado a lo que la ley describe clara e inequívocamente de modo previo a los hechos juzgados.  La pegunta es: ¿Cómo, en nombre de la CORTEDDHH y de su jurisprudencia se puede actuar contra el texto expreso de la Convención y de la propia Constitución?

Defender principios cuesta, sobre todo cuando estamos en un medio hostil, unilateral y arbitrario.  Pero justamente eso es lo que garantiza el derecho, que los derechos fundamentales sean para todos, sin excepción.  Esa es justamente la estatura altura moral que distancia al Estado derecho de las autocracias que manipulan los procesos contra sus enemigos.  Es una paradoja que el tribunal de San Martín haya hecho uso de alguno de los instrumentos que el propio AFF utilizara en su autocracia contra sus enemigos políticos.

El Prof. Juan Montero, excepcional jurista, de la misma facultad de derecho de Valencia a la que San Martín recurrió, escribió a propósito de la defensa del juicio justo: ”el respeto de esos derechos no depende de las personas ni de los casos concretos, pues lo que hace que esos derechos sean fundamentales es que corresponden a todos los seres humanos, sin hacer distinción alguna(…) Existen ideologías políticas para las que no deben respetarse siempre esos derechos, y lo sostienen así desde una cierta manera de entender la seguridad en detrimento de la libertad. Todos sabemos a dónde se ha llegado desde esas concepciones. (…) Existen otras ideologías para las que el respeto de los derechos depende de que el mismo sirva para alcanzar una cierta manera de entender la igualdad, siempre a costa de la libertad, y también todos sabemos a dónde se llega estas otras concepciones. (…) a la postre unas  y otras llegan al mismo resultado, (…) a la negación de la dignidad. (…) Vuestra opción en el fondo no es más que la negación de los derechos y (…) significa, correlativamente, que todo vale para lograr la pretendida verdad”.

UN HOMBRE BUENO

[Visto: 447 veces]

AQL-BLOG HOMBRE BUENOCarlos Blancas Bustamante (CBB), además de destacado jurista y profesor universitario es, ante todo, un hombre bueno en el buen sentido de la palabra, a decir de Machado.  Al cabo de 30 años de entrañable amistad es lo que en justicia se puede constatar en un medio egoísta, competitivo y fratricida donde las envidias y  exclusiones son pan diario.

Barranquino de nacimiento, hombre de familia, hizo sus estudios en el Colegio Inmaculada recibiendo una innegable impronta jesuita que le llevó, tan solo en cuarto de media, a afiliarse a la Democracia Cristiana en 1964 abriendo paso a su vida política.  La formación universitaria la recibió en la Facultad de Derecho de la PUC y su predilección fue el derecho público, el derecho constitucional y el derecho laboral.

Luego de los iniciales escarceos políticos en la vida universitaria, participando activamente en la entonces poderosa FEPUC (Federación de Estudiantes), ya en su vida profesional pasó a hacer vida militante en su partido.  Por eso es que muy joven, con 38 años, jura en julio de 1985 como Ministro de Trabajo del primer Gabinete en el primer gobierno del entonces joven presidente Alan García, dando forma a la alianza de gobierno APRA-DC.  Estando en una Cartera de su especialidad, hizo muy buena labor y meritorio papel.  Lamentablemente la grave crisis de los penales Frontón y Lurigancho, con trágico saldo en víctimas, hizo rodar la cabeza de Luis González Posada, entonces Ministro de Justicia, dando lugar a que el Presidente García hiciera un enroque con CBB entregándole la Cartera de Justicia hasta 1988.

En su paso por Justicia literalmente vió –paradojas de la vida- desde el 6to. piso del edificio del Banco Continental en Lampa –sin participar ni en la gestación ni en su ejecución- el equivocado intento de estatizar la banca, que nunca le fue consultado y que tanto pesar trajo para el Presidente García, dando nacimiento al movimiento Libertad liderado entonces nada menos que por Mario Vargas Llosa, intento que tanta complicación económica trajo para el país y para el propio primer gobierno aprista.  Quizás la historia no lo registre pero gracias a CBB la barrera judicial levantada por los dueños de los bancos contra ese errado intento fue finalmente acatada por el gobierno.

Regresó a su práctica profesional y a intentar hacer vida partidaria hasta que la militancia en la Democracia Cristina cayó en estado de nirvana, hasta la actualidad.  Hoy solo pertenece a un lugar en la historia política del Perú.  Pero CBB siguió militando sus ideas socialcristianas en su vida profesional y personal.  También regresó a la docencia universitaria en su alma mater.  La maledicencia, que nunca falta, y la intolerancia que siempre sobra en la sociedad peruana de toda laya, intentó vetar su regreso a la cátedra Constitucional, y el decano de entonces ordenó que sólo dictara el curso de laboral.  Sus amigos y discípulos lograron, entonces, vencer tan antidemocrático veto y, desde entonces, constituye un innegable referente constitucional y laboral en su Facultad formando a cientos de estudiantes. Incansable estudioso y preocupado lector de la realidad nacional, sigue la política día a día, siempre informado, siempre versado, siempre entretenido y siempre generoso en la docencia, a que ha sumado los grados de Magister y de Doctor en Derecho, e innumerables publicaciones, siendo la más reciente, como para el momento, el “Derecho Electoral Peruano”, la obra más versada y completa de esa especialidad.

Quizás el rasgo más importante en CBB es el apego a su ideal socialcristiano y la lealtad a sus amigos, discípulos y colaboradores.  Es, pues, un hombre digno e íntegro. Y, además, un buen amigo siempre enseña con su ejemplo de vida. Pocos como él.

 

**********************

AQL-BLOG RAFO LEONExpreso mi solidaridad con Rafo León, a quien no conozco personalmente, pero a quien si conozco por sus colaboraciones que me han acompañado desde la universidad.  Con una pulcra prosa hace radiografía y sátira semanal de sociedad peruana, sobre todo de la pituquería-huachafería limeña.  Estoy seguro que la Corte Superior corregirá tan débil como poco sustentada sentencia.  Un poco más de tolerancia, correa y democracia no nos vendría mal, sobre todo entre comunicadores, si es que realmente queremos construir una sociedad democrática.  Por que como bien se ha repetido -desde Marguerite Duras hasta Gabo, pasando por Bryce- uno escribe para que lo quieran…

TAMPOCO, TAMPOCO

[Visto: 346 veces]

BLOG TAMPOCO TAMPOCONi en los más cálidos sueños de verano, ni Freddy Chirinos ni Gilbert Violeta se pudieron haber imaginado condiciones más favorables para la campaña de la segunda vuelta, como la que han protagonizado Kenji Fujimori (KF) y su hermana candidata Keiko Fujimori (KSF), ambos hijos de papá Alberto Fujimori (AFF), el expresidente.

Siempre se ha sabido que KF, quien ingresó a la pubertad y adolescencia como hijo de presidente de la república, con todas las prebendas, facilidades, gollerías y engreimientos, ha sido engreído de papá AFF, y que éste lo prefería como candidato antes que a su hija KSF.  Después de todo, como buen nisei, AFF es machista y eso se le escapa por los poros.  Para su lamento, la ocasión (KSF fue joven, improvisada y abrupta primera dama en su primer gobierno cuando KF era tan sólo púber) y los tiempos hicieron que su dinástico legado político recayese en su hija KSF y no en su pichón.

Por eso es que KF se siente con derecho a reclamar la cabecera del fujimorismo. Por eso pecha a la hermana y, en una suerte de profecía  autocumplida, proclama su derrota en la segunda vuelta y reivindica para sí el liderazgo nada menos que para el 2021.  Y por eso trata de hacer su propio juego.  La diferencia es que KF, al contrario de su hermana que luce cierto orden y chanca la lección paporreteándola disciplinadamente, expone cierta oligofrenia política ante la cual conceptos como: partidos políticos, democracia interna, institucionalidad y Estado democrático de derecho poco o nada le dicen.

Se puede afirmar, entonces, que esta semana, el mejor vocero de la campaña por el voto a PPK para la segunda vuelta ha sido KF.  Y no ha sido un exabrupto, o impromptus: no.  Revela una desinteligencia, rebeldía, envidia y juego propio quizás desde el origen mismo del liderazgo de KSF impuesto por la pragmaticidad de papá AFF desde la DIROES y que KF mastica, pero no termina de asimilar, envalentonado por su voto preferencial. Lo que olvida es que ese voto no es a él, ni a lo que representa políticamente, sino al apellido, a la mochila que le hace estar donde está.  Esa es quizás la lección más importante que aún le falta  aprender.  Ya se ha dicho que si fuera Kenji Quispe, o Sánchez, otra sería su realidad.

Al manjar del pastel se han sumado las cerezas de los congresistas Chacón y Becerril que, embriagados por la cifra repartidora del Congreso 2016-2021, han adelantado la “salida por la puerta grande” de papá AFF de su carcelería en la DIROES impuesta por una condena de la Corte Suprema que goza de la autoridad de cosa juzgada que obliga a su cabal cumplimiento conforme al mandato constitucional.

Al lado de ello KSF le ha saltado a la yugular a PPK acusándolo de viajar a los EEUU bien sea por negocios, bien sea por supuestos problemas de salud.  Y lo simple y sencillo es que PPK es también papá en segundas nupcias y la única hija de su segundo matrimonio cumplió la mayoría de edad graduándose en la preparatoria para la universidad.  Hay quienes por la política lo sacrifican todo, y la familia paga los platos, sobre todo en gente joven y ambiciosa.  Hay quienes, sin embargo, no están dispuestos a sacrificar ni a los hijos, ni a la esposa por la política, el trabajo o por ninguna otra ambición personal, ya que hay momentos en la vida familiar que se dan una sola vez, y no vuelven.  Una graduación, la mayoría de edad, un matrimonio, un bautizo o un sepelio.  Debería ser -más bien- un activo, una buena señal, de PPK percibírsele como amoroso padre dispuesto a deponer toda ambición personal  por acompañar a su hija.  Claro, quien no ha tenido una verdadera familia no entiende de qué va eso.

Lo que a PPK le hace falta es conectar con la gente.  Extender su halo democrático sobre el fantasma autoritario que rodea, no sin razón, a la dinastía Fujimori que se cree con derecho a repartirse periódicamente el poder en el Perú.  AFF sostenía que “había nacido para ser gobernante”, como confiesan sus allegados. Parecería que antes que el amor de un buen padre de familia, esa ambición política es el principal legado a sus cachorros.  Ahí está el detalle.